Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

La Herencia de Ikky.

Autor: Yuki Sensei

[Reviews - 13]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Todos los derechos de Saint Seiya pertenecen a Masami Kurumada y Toei Animation. Sólo hago uso de los personajes de manera lúdica y sin afanes de lucro.
Los personajes de XXXHolic son propiedad de las CLAMP, y aplica lo mismo para ellos del párrafo anterior.

Notas del capitulo:

Aquí les dejo la continuación del El Asesino de la Mansión Kido, aunque ya muy avanzado el año. También hice una actualización de Los Mejores Amigos.
Espero que sigan disfrutando de mis fanfics que sólo pretenden entretenerles un rato.

 

LA  HERENCIA  DE  IKKY.


 


    El joven de largos cabellos negros parecía muy impresionado; su acompañante no podía sentirse más satisfecho.  Estaban a punto de terminar el recorrido por aquel antiguo castillo inglés; si había un momento apropiado para ufanarse de su suerte, sin duda era ése.


    ____  Entonces…  ¿Qué dices, Dragoncito?  ¿Te gusta mi modesta propiedad?


    ____  ¡Es una maravilla, Ikky!  ¿De verdad todo esto es tuyo?


    ____  En la mañana terminé con el último trámite de la herencia; por eso te especifiqué que llegaras hoy por la tarde.  Quería recibirte aquí sólo cuando el lugar ya me perteneciera por  completo  ____contestó el Fénix  con una sonrisa; sin embargo, luego torció los labios en una mueca de desagrado____.  ¿Te divertiste en España con Shura mientras yo arreglaba mis asuntos en estas tierras?


    ____  Sí, desde luego  ____el muchacho desvió la mirada____.  Te envía saludos.


    Ikky intuyó que su amigo no estaba siendo absolutamente sincero; después de tres años viajando juntos por el mundo, había aprendido un par de cosas sobre él.  Primero, Shiryu era incapaz de mentir de frente; segundo, igual o más importante, únicamente lo hacía por extrema necesidad o para no preocupar a otros.


    ____  ¿Te estuvo molestando de nuevo con esa estupidez?


    ____  ¡Claro que no!  Fuimos a muchos puntos interesantes del país que tú y yo habíamos pasado por alto con anterioridad.  Incluso me llevó a un café en Madrid que…


    ____  ¡No lo encubras, Shiryu!  ____lo interrumpió el Fénix con su impaciencia característica.


    ____  Es una excelente persona; no lo juzgues con tanto rigor.  Si le concedieras una oportunidad…  ____Shiryu se calló de inmediato al notar el fuego que ardía en los ojos del otro joven.


    ____  ¡Te advertí que no era buena idea quedarte allá con él!  ¿Por qué no te largaste en cuanto empezó a fastidiar?


    ____  Trata de ayudarme; no había motivo para ser tan descortés  ____contestó el Dragón apenas en un murmullo.


    ____  ¡No!  Shura es un egoísta que no atiende razones; ¡recuerda lo que opinó Mu al respecto!  En tus condiciones, es una locura intentarlo siquiera.


    ____  Lo sé  ____Shiryu apretó su brazo diestro con la mano izquierda.


    Como su compañero continuó sin alzar la vista, Ikky adivinó lo que había pasado con el Patriarca en España. 


    ____  Sube la manga de tu chaqueta junto con la de tu camisa  ____le pidió al muchacho de ojos verdes, conteniendo su enojo con dificultad.


    El Dragón titubeó.


    ____  ¿Cuál?  ¿Para qué?  Sinceramente, en tu nuevo hogar hace mucho frío; lo que preferiría es abrigarme más.


    Las excusas eran prueba suficiente, pero el Fénix confirmó sus temores arrancando la citada parte de las prendas de forma rápida y  por demás brusca.    


    ____  ¿Eres idiota, Shiryu?  ____le gritó____.  ¿En qué estabas pensando?


    El brazo del chico estaba cubierto de vendajes prácticamente desde la muñeca hasta el hombro; en algunos puntos, las manchas de sangre aún estaban frescas.  Si el atuendo del Dragón no hubiera sido negro, Ikky se habría percatado mucho antes de la situación.


    ____  Creí que quizá sí era posible revivirla  ____se defendió Shiryu.


    ____  ¡Shura te metió la maldita idea en la cabeza!  ¡Tú eras perfectamente consciente de que esa técnica jamás volvería a ti!  Capricornio te la regaló, y se perdió.  Pretender recobrarla esta vez mediante un duro entrenamiento es una necedad.  Ni los dragones ni Excálibur emergerán de tu brazo derecho por la maldición de la espada de Libra; aunque te duela, ¡tienes que aceptarlo!  No eres tan fuerte como años atrás; al empeñarte en desarrollar ese poder arriesgas tu vida.  ¿Todo para qué?  Según Mu, en el remoto caso de que lo lograras, siempre que lo invoques te acechará la posibilidad de acabar en estado de coma.  ¡Son las consecuencias de haber abierto aquel maldito tajo en tu muñeca!  ¿Por qué no las asumes con resignación para dejar de arruinarme la existencia?


    Shiryu escuchó las recriminaciones del Fénix sin inmutarse hasta que éste mencionó su intento de suicidio.  Casi se completaba un año desde que las imágenes de aquellos terribles acontecimientos habían empezado a resurgir una a una en la mente del Dragón con una nitidez lacerante, pero él todavía no las asimilaba.  Las sentía como las acciones de otra persona.


    ____  Accedí al ofrecimiento de Shura precisamente porque detesto ser una carga para ti  ____le espetó al insolente hermano de Andrómeda____.  Me consideras indefenso y poco menos que inútil.  ¡Tú no toleras a esa clase de hombres!; sin embargo, estabas invariablemente cerca de mí.  Me preguntaba la razón de tu comportamiento desde el día que partimos de Grecia;  ahora estoy al tanto de que la culpa te impulsó a protegerme.  Tu misión consistía en vigilarme, y cometí aquella locura porque te descuidaste.  Supuse que revirtiendo el daño te liberaría del compromiso; es evidente que te resulta insufrible.  ¡Perdóname si con mis estupideces sólo te he dado más problemas!    


    El joven se retiró sin aguardar la réplica del dueño del castillo.  El Fénix profirió un insulto, reprochándose no haber refrenado su lengua a tiempo, pero se abstuvo de perseguir a su camarada.  A tales alturas, comprendía que no escapaba de él sino de los malos recuerdos; era mejor concederle un momento para que se tranquilizara.  Igualmente, el mal estaba hecho; ahora tanto uno como otro pagarían el precio.


    ____  Si al menos se permitiera llorar por esto…  ¡Dragón obstinado!  ____exclamó Ikky, pese a que él tampoco era partidario de expresar abiertamente sus emociones____.  ¡Ojalá te estés pudriendo en el infierno por lo que le hiciste, Dohko!


    El muchacho se prometió que después buscaría a Shura para romperle la cara, por  mucho que fuera el Patriarca en turno.


    Cuando halló a Shiryu, éste contemplaba la puesta de sol sentado en una roca muy cerca de la orilla del acantilado.  Las olas reventaban con fuerza debajo, y el mar estaba teñido de rojo.  A Ikky no le agradó ese escenario; no era el más propicio para limar asperezas.


    ____  Entra.  Te congelarás  ____le indicó al Dragón, llanamente.


    ____  No, gracias  ____contestó Shiryu.


    No había ira en su voz; lo que sí se percibía en ella era tristeza.  El Fénix lidiaba mejor con la primera; la melancolía de Shiryu simplemente lo desarmaba.  Por desgracia, ésta última se hacía presente con más frecuencia cada día.


    ____  Ahora eres muy sensible al clima  ____insistió Ikky____.  Además, te urgen unas vendas limpias.  ¡Anda!  Será una fortaleza vieja, pero está acondicionada con varias comodidades modernas.  Gozarás de un delicioso baño así tenga que calentar el agua con mis propias manos, literalmente.


    El Dragón recompensó el esfuerzo de su amigo con una sonrisa.


    ____  Eres muy amable conmigo, más de lo que merezco.  Discúlpame por el desplante de hace rato.


    ____  Lo inmerecido para ti fue que te hablara de ese modo  ____reconoció el ave de fuego____.  También te debo una camisa y una chaqueta nuevas; sin embargo, no las tendrás si no regresas de inmediato.  Yo no soy de los que ruegan.


    Ikky se adelantó con aparente indiferencia; por dentro, imploraba que Shiryu lo siguiera sin protestar.  Al volverse, justo ante las grandes puertas de madera, le alivió ver al Dragón unos cuantos pasos atrás.  La oscuridad estaba cubriéndolo todo, y el Fénix ansiaba que su amigo se pusiera a cubierto cuanto antes.  Siempre que admiraba las estrellas de las constelaciones brillando en el cielo nocturno, el joven de cabello largo se sumía en sus pensamientos por horas; a juzgar por su semblante, no eran cavilaciones que le produjeran placer alguno.  Lo peor para Ikky  era que lo excluía enteramente de su mundo.


    A veces se cuestionaba sobre su relación con Shiryu.  ¿Lo había convertido en el sustituto de Shun?  Ikky era proclive a la sobreprotección, y su hermano menor no precisaba más de sus cuidados.  El Dragón, en cambio, era más vulnerable que nunca.  Aunque derrotaría en un parpadeo a cualquier rufián común, estaría en desventaja contra cualquier guerrero de los dioses enemigos de Athena.  Afortunadamente, en esos años no se había iniciado ninguna otra batalla con uno de ellos.  La alianza entre Julián Solo y Saory Kido era tan sólida que lo hacía improbable; no obstante, nunca faltaba una deidad desquiciada en el Olimpo que de pronto volcaba su atención al mundo de los mortales.  Ahí era donde el indestructible Fénix demostraba su utilidad.


    Si Shiryu blandía Excálibur en la diestra y lanzaba al ataque a sus asombrosos dragones con el brazo izquierdo, ¿dónde terminaría Ikky?  Relegado.  Ignorado como en la época en que sólo Seiya gozaba de la absoluta confianza del chico de China.  ¿Eso era lo que en el fondo lo irritaba tanto de la propuesta de Shura?


    ____  Tu alcoba, Dragón  ____le señaló, cuando ingresaron en una muy amplia y acogedora____.  Mientras estabas afuera, te traje tu equipaje.


    Shiryu se lo agradeció; sentándose en el borde de la cama, se extasió con cuanto le rodeaba.


    ____  Es como un sueño.  Ikky, el Señor de Soulbridge.  ¿Cómo fue que te eligieron heredero de esta fortaleza?


    ____  Mi madre tenía ancestros ingleses de noble cuna  ____explicó el Fénix con un deje de aburrimiento____.  Es raro que acabara en mis manos si hay muchos otros descendientes de línea más directa.  Rechazaron este legado; ¿puedes creerlo?


    Shiryu se encogió de hombros.


    ____  El mantenimiento requerirá una pequeña fortuna; al no ser un negocio redituable sino una pérdida, muchos optarían por declinar el honor.  Tú, a diferencia de ellos, posees el valor para enfrentar el reto… y la riqueza que has amasado con tus sagaces inversiones.


    ____  Soy un genio; hasta Saory me suplica que tome las riendas de la Fundación  ____se vanaglorió Ikky____.  Lamentablemente para ella, estoy harto de eso.  Saca tu ropa para dormir y ven conmigo.  Sólo tenemos un cuarto con tina de baño; en tanto se llena, curaremos esas feas lesiones cortesía del imbécil Patriarca.


    ____  Ikky…


    Shiryu no se desnudó totalmente para meterse a la bañera; puesto que su compañero se empecinó en ayudarle a lavar su pelo, conservó la trusa.  Esto no evitó que el rubor acudiera a sus mejillas cuando Ikky le enjabonó la sedosa y larguísima cabellera negra.


    ____  ¡Qué nostalgia!  ¿Cuándo fue la última vez que me encargué de tu aseo personal?  ____inquirió el Fénix  con malicia.


    ____  Cuando estaba inconsciente  ____murmuró Shiryu, enrojeciendo todavía más; con la mano del brazo sano, se apresuró a echarse agua sobre el rostro.


    ____  Perdona lo rústico del lugar; con el ajetreo de firmar y fotocopiar papeles, ni siquiera alcancé a adquirir  un patito de hule para alegrar el ambiente.


    ____  ¡No soy un niño!, y en dado caso querría cualquier otro animal de plástico  ____sentenció categóricamente el Dragón, en un arranque que sí era infantil.


    ____  ¡Ah, claro!  Olvidé que te remiten al ruso idiota.  ¿Cómo dices que lo llamaba L?


    ____  El chico de hielo.


    ____  Ese cerebro congelado mataría por estar ahí dentro contigo.


    ____  A mí era a quien pretendía asesinar  ____gruñó Shiryu.


    ____  Bueno…  Te ahogaría después de haberte disfrutado; tampoco andaba tan perdido el nene de mamá.


    ____  ¡Ya cállate, Señor F!  ____Shiryu se alejó de él yéndose al otro extremo de la espaciosa tina____.  Soy perfectamente capaz de enjuagarme por mi cuenta sin mojar los vendajes; no te entretengo más.


    Ikky rió a sus anchas.


    ____  ¡Qué delicado, Dragoncito!  Si lo reflexionas, es un elogio.


    ____  Para mí es una ofensa, y te he manifestado hasta el cansancio que detesto los diminutivos.


    ____  No me engañas.  Si provienen de tu guía particular, son bien recibidos.


    ____  ¡Retírate, Ikky!  ¡Necesito privacidad!


    ____  No sé…  Parece que tuvieras fiebre; sería imprudente abandonarte así.


    ____  ¡Ikky!


    La risa del Fénix resonó con mayor fuerza.


    ____  Provocar que te sonrojes siempre es un deleite.  Me iré únicamente porque debo prepararnos la cena.  ¿Localizarías el comedor sin mí?


    ____  Por supuesto.  Me lo mostraste durante el recorrido hace unos momentos; el desorientado era Seiya, no yo.


    ____  Correcto  ____antes de salir, Ikky extrajo de su bolsillo una pequeña lámpara y la depositó junto a la ropa limpia de Shiryu____.  La instalación eléctrica está fallando; hasta que un técnico la revise, te recomiendo llevar contigo cualquier otro medio de iluminación.  Comprenderás que no ha sido un inconveniente para mí; por eso lo he postergado.  No pongas a cargar tu celular; se dañaría.  Además, aquí no hay señal.  Si se te agota la batería de esta linterna en el transcurso de la noche, usa las velas que están en tu cuarto.


    ____  No tengo cerillos ni encendedor.  No fumo  ____objetó Shiryu con cierta candidez.


    ____  ¿En serio?  ____se mofó el amo de Soulbridge____.  No tenía ni idea.  ¡Suerte que también te compré unos!  ¿Adivinas dónde están?


    ____  ¿En tus zapatos? ¿Dentro de tu inapropiada camiseta sin mangas?  ____aventuró el Dragón para desquitarse____.  ¡No!  ¡Están detrás de tu oreja!  ¿Cierto?


    ____  ¡Qué importa!  Te las apañarías sin ellos; si prendías incluso al mismísimo chico de hielo…


    El Fénix atrapó el jabón que volaba directo a su boca.


    ____  ¡Oye!  Esto no es una golosina; no me lo comeré, Dragoncito.


    ____  ¡Límpiate con él esa mente tan cochambrosa!


    ____  Mañana.  Hoy estoy muy ocupado  ____le contestó el Fénix socarronamente mientras se lo arrojaba al agua; inmediatamente después, se fue.


    Shiryu demoró veinte minutos en estar listo.  La temperatura había descendido aún más, y era indispensable que secara su cabello a la perfección.  Angustiado por su retraso, salió corriendo sin la lámpara de Ikky; reparó en su descuido cuando, a medio camino, los pasillos quedaron repentinamente a oscuras.


    ____  ¡Maldición!  ____exclamó, frustrado.


    Desandar sus pasos equivalía a alargar la espera de Ikky, lo cual lo exasperaría; estaría echándoselo en cara durante toda la cena y los dos o tres días siguientes.  Cabía la posibilidad de extraviar el rumbo si se iba a tientas, pero sería lo mismo en una u otra dirección.  Por ello, se decidió a continuar en vez de retroceder.  Soportaría mejor un par de burlas del Fénix por ser tan distraído y haber olvidado la linterna.


    El Dragón experimentó, muy a su pesar, una opresión en el pecho; los apagones lo inquietaban desde aquella fatídica noche en la mansión Kido.  Por otra parte, la oscuridad era mucho más densa en el castillo; las ventanas, infortunadamente, no mejoraban las cosas porque esa noche la luna estaba cubierta por grises nubes de tormenta.


    El nerviosismo del chico se intensificó unos minutos después al toparse con un muro que, según sus cálculos, no debería encontrarse ahí.  ¿Dónde se había equivocado?  Si intentaba rectificar, estaba seguro de acabar rodando por una escalera o algo por el estilo; para no arriesgarse en vano, probó llamar a su amigo.  Nadie tenía oído más fino que él; como no acudió, Shiryu comprendió que se había apartado mucho del comedor.  Sopesó los pros y los contras de sentarse en el suelo hasta que las luces funcionaran de nuevo; sin embargo, nada le garantizaba que eso ocurriría en las próximas horas. 


    Estaba al borde de un ataque de pánico cuando vislumbró un resplandor rojizo en uno de los pasillos; creyendo que se trataba del Fénix, se precipitó hacia él.


    ____  ¡Ikky!  ____exclamó con alegría; no obstante, se detuvo en seco.


    Ante él estaba una persona, sí; para su sorpresa y desencanto, no era su joven compañero de viaje sino un anciano con atuendo de sirviente. 


    ____  Lo siento, señor  ____el Dragón inclinó ligeramente la cabeza____.  Lo confundí  con mi amigo.


    ____  ¿Qué se le ofrece al caballero?  ____inquirió educadamente el hombre en un inglés con acento muy marcado; sostenía en alto un candelabro dorado de cinco brazos con el cual alumbró la faz del muchacho____.  Ignoraba que el Señor de Soulbridge tuviera invitados esta noche; perdone si no se le ha atendido como corresponde.


    Shiryu dominaba lo suficiente el idioma para conversar con él; favoreció la parquedad de palabras porque algo indefinible en ese sujeto lo inquietaba.


    ____  Busco el comedor; ¿me señalaría el camino?


    El sirviente levantó la mano libre; su índice apuntó hacia una escalera.


    ____  Está en la planta inferior al final del corredor que verá a su derecha  ____declaró, también concisamente.


    ____  Gracias.


    Deseoso de ponerse en marcha, Shiryu dio media vuelta; casi enseguida, recapacitó. 


    ____  Señor, ¿sería tan amable de cederme una de sus velas?  ____le solicitó con timidez.


    El anciano le tendió el candelero.


    ____  Tómelas todas, caballero.  Yo conozco cada recodo del castillo, y transito con soltura por él incluso con los ojos cerrados.


    El joven accedió para no ofenderlo y para no prolongar la charla.  El aspecto del criado no intimidaba, mas no estaba cómodo junto a él.  Se convenció de que relacionaba sus maneras afectadas con las de Tatsumi, y se fue rápidamente sin cavilarlo más.


    ____  ¡Hasta que el príncipe se digna aparecer!  ____lo riñó Ikky, apenas lo tuvo enfrente.


    ____  Estoy tan avergonzado…  ____comenzó Shiryu.


    ____  ¿Supones que permaneceré aquí eternamente para calentar tus alimentos cuando te plazca?  ____lo atajó el indignado Fénix____.  ¡No soy tu lacayo ni nada semejante!


    ____  ¡Por supuesto que no, Ikky!  Yo…


    ____  ¿Qué diablos haces con eso?  ¿No te proporcioné una cómoda lámpara eléctrica?


    ____  Sí.  Lo que pasó…


    ____  ¿La echaste al agua?  ¿Por eso fuiste al dormitorio por las velas?  ¿De dónde sacaste ese candelabro?; yo sólo te dejé una sencilla palmatoria.


    ____  Me perdí, y en uno de los…


    ____  ¡Da igual!  ¡Siéntate y come!  ____le ordenó de mal talante su amigo____.  Si sigues desperdiciando mi tiempo, esto será más el desayuno que la cena.


    Shiryu obedeció en silencio; de hecho, a partir de entonces, únicamente despegó los labios para ingerir sus viandas.  Odiaba que Ikky fuera tan desdeñoso con él, pero no estaba de humor para discutir.  El Fénix lo imitó, y lo que ambos escucharon durante ese lapso fue el sonido de la tempestad al desatarse con una rabia inusitada.  El Dragón tragaba cada bocado con dificultad puesto que su apetito se había esfumado; desde luego, disimuló para no insultar a su compañero.  La perspicacia de éste último le reveló la verdad, y fue la gota que derramó el vaso.


    ____  ¡Si no te gusta, escúpelo!  ¡No me hagas favores!  ____Ikky tiró unos platos al suelo y se levantó para irse a su cuarto.


    Temía no controlarse y lastimar al Dragón.


    ____  Ikky, no te vayas.  Sí aprecio tus atenciones...


    Shiryu cometió la imprudencia de perseguirlo y sujetarlo del brazo; jamás imaginó que por ello sería violentamente proyectado contra la mesa a sus espaldas.  Al caer de rodillas en el piso, tuvo que apoyarse en sus dos manos para no desplomarse por completo.  El golpe había sido brutal, e Ikky se reconvino interiormente por rendirse a sus instintos.  El contacto le había resultado tan frío que su cuerpo respondió librándolo de él sin miramientos.     


    ____  ¡Perdóname, Shiryu!  No fue mi intención  ____aseveró, inclinándose a su lado para auxiliarlo.   


    El muchacho lo apartó de un manotazo.  Ikky atrapó su muñeca por reflejo, y sin proponérselo confirmó que no se había imaginado aquella sensación.


    ____  Shiryu…  Tu brazo derecho…


    ____  ¡Suéltame!  ____el joven de ojos verdes forcejeó sin éxito.


    ____  ¿No te has dado cuenta?  ¡Está helado!


    ____  ¿Qué?  ____aturdido, el Dragón se tocó el antebrazo; su mano izquierda retrocedió enseguida.


    El antiguo sucesor de Libra se palpó una mejilla y la frente; sin embargo, la temperatura de éstas era normal. 


    ____  Ikky, ¿qué está pasándome?  ¿Es otra secuela de haber cortado mi muñeca con esa espada o se  deberá a mi entrenamiento con Shura?  ____lo cuestionó, y el miedo se deslizó subrepticiamente en su voz.


    ____  No lo sé  ____admitió el Fénix, forzándose a conservar la calma____.  ¡Descuida!  Yo estoy aquí; mi cosmos le devolverá su calor.


    Ikky rogó porque así fuera; sus músculos se relajaron en cuanto logró su objetivo.


    ____  ¡Ahí está!  Nada para alarmarse  ____declaró con falsa confianza.


    Shiryu asintió, aunque no muy convencido.  Trató de incorporarse; sin embargo, sus piernas no lo sostuvieron.


    ____  Soy responsable de este desastre; permite que te lleve a tu alcoba.


    ____  No.


    ____  Shiryu…


    ____  ¡No!


    Ikky suspiró con resignación.


    ____  En tal caso, dormiremos aquí  ____concluyó____.  No es a mí a quien le afectará pasar la noche entera sobre gélidas baldosas y entre corrientes de aire.


    ____  ¡Lárgate!  ¡No necesito niñera!


    ____  De acuerdo.  Me lo gané, pero desquítate de otro modo.  Con éste te perjudicas más a ti que a mí.


    ____  No es venganza; quiero estar solo.


    ____  ¿Por qué?


    ____  ¡Porque sí!  ¡No me fastidies, Ikky!


    ____  ¿Estás asustado?


    El Dragón no le contestó; se limitó a intentar levantarse por segunda vez.  Evidentemente, fracasó.  Esto agotó la escasa paciencia que el amo de Soulbridge había reservado para él, y colocó a Shiryu sobre su hombro pese a todas sus protestas.


    ____  ¡Bájame!  ¡Es una falta de respeto!  ¡Ikky!


    ____  No lo haré, así que no te retuerzas como serpiente; por más que un dragón chino se asemeje a una de ellas, deberías conservar algo de dignidad.


    ____  ¿Serpiente?  ¿Cómo te atreves a compararme con una de esas viles alimañas?  ¡Tú…!  ____Shiryu se contuvo; en su sano juicio no le satisfacía soltar improperios.


    Para ello se precisaba fastidiarlo mucho, preferentemente durante una de sus recaídas.


    ____  ¿Qué?  ____lo retó el Fénix, avanzando por los pasillos como si su carga no pesara ni un gramo____.  ¿Qué soy yo?


    ____  Un verdadero tonto  ____masculló el ecuánime muchacho de los Cinco Picos.


    ____  ¡Vamos!  ¡Puedes inventarte algo mil veces más ofensivo!; sé que tu repertorio de groserías es muy amplio.  Llámame idiota, estúpido, pollo a las brasas, incendio ambulante…  ____le sugirió Ikky con desfachatez____.  ¡Adelante, lagartija oriental!  ¡Dime qué soy!


    ____  ¡El sirviente!  ____exclamó Shiryu.


    ____  ¡Qué simpleza!  No tienes remedio, reptil violeta  ____declaró el Fénix con decepción.


    ____  ¡Me refiero a que allá viene tu sirviente!  ____el Dragón lo vio caminar con paso calmoso hacia ellos; traía consigo un candelabro como el que se había quedado en el comedor____.  ¡Ponme en el piso!  ¡Esto es vergonzoso!


    Ikky se rió de él.


    ____  ¡Sí, claro!


    ____  ¡Ikky!


    ____  Fue más ingenioso pero no lo suficiente, Shiryu.


    ____  ¡Te lo ruego, Fénix!  ¡Nada ganas con humillarme!


    ____  No hay testigos, y prometo no divulgarlo si renuncias a esta inútil y absurda resistencia.


    ____  ¡El anciano lo está presenciando!  ____Shiryu luchó con mayor vigor puesto que el hombre había reducido considerablemente la distancia entre ellos incluso con su aparente lentitud.


    ____  ¡Basta ya!  El juego se acabó; si no te estás quieto…


    ____  ¡Voltea!


    Ikky gruñó una maldición; no obstante, se giró.  El criado salió del campo de visión del Dragón.


    ____  ¡Listo!  ¿Ahora qué sigue?  ____inquirió el ave de fuego con su último atisbo de condescendencia.


    Shiryu se desconcertó.


    ____  ¿A quién le preguntas?


    ____  ¿Cómo a quién?  ¡Tú y yo somos los únicos seres vivos en este viejo castillo!


    ____  Entonces, ¿qué es él?  ¿Una silla?  ____el muchacho de melena larga y negra se alzó tanto como le fue posible sobre el hombro de Ikky para volver el rostro hacia atrás.


    Lo único que el cosmos del Fénix iluminaba era un corredor vacío.  Los glaucos ojos del Dragón se abrieron más de lo habitual en un gesto de incredulidad; no existía manera de que un hombre de esa edad hubiera desaparecido tan velozmente.  No era un santo de Athena o un guerrero de otra deidad; no emanaba ese tipo de energía.  Además, en un extenso tramo no se habían cruzado con otros pasillos; tampoco había sitios para ocultarse en aquél.


    ____  Fénix, no me mientas.  ¿No trabaja para ti un hombre mayor que dice conocer de memoria el castillo?


    El terror subyacente en el tono de Shiryu disipó cualquier rastro de encono en Ikky.


    ____  No  ____contestó con seriedad____.  ¿Crees que yo hubiera cocinado si le estuviera pagando a una persona para atendernos?  Igualmente, no soy afecto a que hagan las tareas por mí; es otro problema que he aplazado.  En última instancia, recurriría a un personal más joven; a la gente de edad avanzada, este ambiente le agudizaría la artritis.


    ____  Quizá trabajó aquí desde hace años para los anteriores dueños, y se habrá estado escondiendo de ti por temor a que lo echaras precisamente debido a su senectud.


    ____  No.  Yo comprobé varias veces que la construcción estaba vacía, Shiryu.  No dejé esquina sin revisar para calcular los gastos de la remodelación.  Estás tan extenuado luego del viaje que ya sueñas despierto.


    ____  ¡No es una alucinación!


    ____  Serán los frutos de haber entrenado con el español idiota en su…


    ____  ¡Ese sujeto con uniforme de sirviente me prestó su candelabro, Fénix!  ¡Tú mismo me preguntaste sobre su procedencia!  ¡El objeto era tan sólido como tú y yo; por tanto, el hombre también lo es!


    ____  ¿En tal caso, a dónde se fue?


    ____  ¿Cómo voy a saberlo?  ¡Estaba aquí, a unos metros de nosotros, hace unos segundos!  Estas edificaciones solían contar con pasajes secretos; ¿no te informaron sobre alguno?


    ____  Por supuesto.  Sellé permanentemente dos de ellos porque comprometían la estabilidad del inmueble; el que perdoné está bajo llave.  La tengo conmigo, y no saqué copias.  Igualmente, es un túnel bastante largo y muy sinuoso para la precaria condición física de un vejete; ninguno se colaría por él.


    ____  ¿Qué significa esa afirmación?  ____Shiryu se exaltó____.  ¿Insinúas que estoy loco o que invento patrañas ridículas?  Si eres tan deductivo, ¡explica de dónde tomé ese candil!


    ____  Estarías curioseando en uno de los salones; recuerdo haber visto varios por ahí, cubiertos de polvo.  Por eso te retrasaste, y pensaste una excusa dando por sentado que ya tendría un par de criados a los cuales no te había presentado  ____el joven de cabellos azules bostezó con aburrimiento, reiniciando la marcha____.  Excelente actuación, Dragoncito; por poco me la trago.


    ____  ¡Ikky!  ¡Es cierto!  ____se quejó su compañero____.  ¡No te estoy timando!  ¡Yo lo vi, hablé con él y…!


    ____   Es absolutamente imposible que alguien, ¡quien sea!, esté agazapado por aquí frente a mis narices.  Me conoces bien; ningún intruso se me escapa.  Ahora, ¡haz el favor de callarte y dejar de contorsionarte!  Es la última vez que te lo pido. 


    El tono perentorio de Ikky obligó a Shiryu a capitular.  No opuso más objeciones, pero estuvo escudriñando atentamente el pasillo hasta que el Fénix lo introdujo en una habitación.  Ese dormitorio no era el que le había asignado, y se lo estaba señalando a su amigo cuando éste lo depositó con escasa delicadeza en la amplia cama con dosel.


    ____  Sé que esto no te  gustará, Shiryu; con todo, es necesario  ____le advirtió el Fénix, y abrió el cajón de un mueble.


    Lo que extrajo de éste alarmó al Dragón.

Notas finales:

Espero verles en el próximo capítulo.


Como siempre, sus comentarios serán bien recibidos.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: