Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

32. El oso de Junho (22)

Autor: dayanstyle

[Reviews - 49]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

volvimos con la manada KIM buahahhaha... ya se que se estan volviendo locas con todos estos saltos en la serie, pero es un mal necesario que continuara hasta el final buhahahahhaa....

a leer nenesss ya le toca el turno a nuestro Chansung que se volvera loco y lo digo en serio, Junho ser mas que un dolor de cabeza...

 

Notas del capitulo:

a leer.. tendremos uno invitados inesperados kkkkkkk

 

«¡Joder, joder, joder!» Junho levantó sus brazos sobre la cabeza mientras veía a Moon Chansung caminar, alejándose del porche del frente. Junho  pateó la puerta del frente con su bota, golpeando al mismo tiempo la puerta con su puño.

¿Qué infiernos estaba sucediendo en su vida últimamente?

¿Su tío era un maldito traficante de drogas? ¿En qué tipo de loco mundo había entrado? No podía creer que Jongin hubiera descubierto drogas en el granero que Junho había usado durante muchos años como un refugio cuando necesitaba alejarse de todo. Y su motocicleta, la que le había dado paz a su mente cuando trabajaba en ella. Se había ido. Quemada en un montón de inútiles piezas fundidas dentro del establo.

—¿Eres tú, Junho? —dijo su mamá desde arriba de la escalera. Junho movió su frente de un lado a otro sobre la pared, apoyando las manos a los lados. Usando la pared de apoyo de su exhausto cuerpo. Junho suspiró, bajó la vista a sus botas mientras deseaba estar en cualquier lugar menos aquí, ahora. Demasiado había sucedido al mismo tiempo, y sentía que su vida estaba fuera de control.

Moon  Chansung sólo caminó alejándose, saliendo de su vida, y Junho estaba desgarrándose entre dejarlo ir o ir tras él, insistirle al hombre que se quedara. —¡Joder! —Golpeó con las palmas la pared.

—Junho, ve a la cama —su madre le gritó desde arriba.

 

Junho se alejó de la pared y vio hacia arriba de las escaleras.   Era   asombroso,   los   bomberos   estaban  afuera apagando el incendio cuyas flamas engullían el granero, y su madre estaba en su recámara actuando como si nada malo sucediera en el mundo.

Junho se giró y abrió a la puerta del frente, saliendo al porche justo cuando las últimas flamas eran sofocadas. Su papá estaba hablando con el jefe de los bomberos que hacía su mejor esfuerzo por descubrir lo que realmente le había sucedido a la estructura.

Su tío Soo Bin había estado usando el granero para hacer una droga llamada Liquid Wrath. Junho había entrado al granero enojado porque su tío estuviera haciendo algo así y trató de arrancar todos los químicos del granero. Desafortunadamente, él no sabía que la mierda era tan inestable. Por lo tanto, el granero se incendió. Él veía a su papá hablar, sus brazos se movían alrededor animadamente mientras señalaba el granero y entonces a la casa.

Ellos lo descubrieron. Los bomberos podían ver el laboratorio de química que su tío había establecido y sabían que el papá de Junho estaba lleno de mierda. Justo ahora, a Junho no le importaba una jodida. Ya había perdido demasiado esa noche.

Le dio una última mirada al granero y se alejó, recorrió el camino de tierra, alejándose de la casa y de lo que había sucedido ahí. Su espalda aun le dolía, porque Jongin lo derribó. El hombre era demasiado malditamente grande como para tratar a Junho como si fuera un balón de futbol. ¿Cómo se suponía que debía saber que los químicos del granero podían explotar? En primer lugar, eso nunca debió haber estado ahí, y esto nunca hubiera sucedido.

Junho no tenía a dónde jodidos ir cuando tomó la calle principal, pero era mejor que seguir en casa ahora. Vio a una camioneta circulando despacio,  acercándosele, las luces de la camioneta lo cegaron mientras Junho se hacía a un lado del camino.

Gruñó cuando los frenos de la camioneta rechinaron fuertes, indicando que el conductor se detenía. —Hey, ¿quieres dar un paseo?

Junho caminó lentamente mientras veía la mierda de camioneta azul oxidada acercarse en el camino a él. No reconocía al hombre, pero maldición si el jodido no gritaba pervertido. —No gracias.

El pervertido se asomó por la ventanilla, palmeando la puerta del conductor. —Puedo hacer que valga tu tiempo.

Junho podía sentir un tic formarse en su mandíbula. Esa noche ya se había ido al excusado. No necesitaba a un pervertido siguiéndolo por el maldito camino. —Dije no, ahora lárgate con una jodida. —Junho pasó su mano por su corto cabello, movió los ojos por un segundo y siguió su camino a ninguna parte.

La camioneta comenzó a moverse lentamente, las llantas en una perezosa rotación mientras el pervertido lo seguía por el desierto camino de la Villa Kim. —Puedo ayudar a que calmes tus preocupaciones —el hombre dijo con un meloso tono—. Deja de jugar al rudo y déjame darte un aventón.

«¡Eso es!» Junho cruzó la calle, los frenos rechinaron cuando el pervertido detuvo la camioneta, sonriendo triunfante y con los ojos llenos de lujuria. Junho miró directo a la cara del hombre señalándolo con su dedo mientras gruñía. —¿Me veo como una victima desamparada? Mido un metro setenta y ocho y peso ciento once kilos de músculo. Si no te largas con una jodida de aquí, voy a mostrarte la mala noche que realmente he tenido.

Junho golpeó con su mano la puerta y entonces cruzó a un lado del camino, alejándose de la camioneta y viendo a todos lados. Junho no podía entender cómo su encerrada ira estaba saliendo. Normalmente él era muy relajado.

Pensándolo bien, sí, lo era.

 

Su calma se quemó hasta los cimientos, llevándose su apreciada motocicleta. Su jodido tío era un traficante de drogas que probablemente no sobreviviría esta noche después de lo que Jongin le haría. Su padre era un imbécil homofóbico que no le daba un gramo de atención a nadie aparte de a sí mismo, y el hombre que él quería, pero con el que él estaba demasiado asustado para comprometerse, sólo salió de su vida. Oh si, él sabía por qué estaba exactamente listo para masticar clavos y escupirlos sobre el pervertido.

Suspiró y siguió caminando. No iba a dejar salir toda su ira cuando no había una cosa que pudiera hacer con eso, eso no le sentaba bien.

Está bien, quizás él podría hacer algo acerca de Chansung, pero era una historia totalmente diferente.

Junho dejó de caminar y miró alrededor, viendo sólo grandes pastos y el bosque. Amaba vivir en el campo. Qué mal que tenía que experimentarlo bajo el pulgar de su padre. Era cierto que él era lo suficientemente mayor para vivir por su propia cuenta. ¿Pero a dónde iría y con qué dinero?

Quizás era tiempo de conseguir un trabajo. Ese era un pensamiento que necesitaba considerar seriamente. Pero Junho sabía que tomar decisiones cuando estaba emocionalmente alterado era siempre una mala idea. Eso era por lo que hizo su mejor esfuerzo para alejar a Moon  Chansung. Cada vez que veía al hombre alrededor, sus emociones se alteraban.

Chansung le hacía sentir cosas que Junho no quería examinar demasiado de cerca. Los compromisos eran algo que realmente nunca le agradaron. Se sentía atado cada vez que alguien trataba de comprometerse de una u otra manera.

Eso era casi una sensación sofocante, sin embargo su papá lo había hecho comprometerse de alguna u otra manera.

Junho pasó sus manos por sobre su cabeza mientras volvía a tomar el camino. No podía ni siquiera comprometerse a decidir a dónde vagabundear. Eso era por lo que su motocicleta nunca estuvo totalmente ensamblada, excepto una vez. Junho no podía comprometerse con tener un trabajo.

—Es demasiado tarde humano, para salir a vagabundear. Junho gruñó suavemente. Si era ese pervertido de nuevo,

iba a enseñarle una lección acerca de acosar a la gente. Esperen, ¿él dijo humano? Junho giró la cabeza lentamente, viendo sobre su hombro a alguien que nunca había visto antes, sonriéndole.

Sólo genial. Otro bicho raro. ¿Qué estaba pasando esta noche para que salieran todos los locos? —Jódete. —Junho sabía que eso no era cortés, pero la cortesía se había alejado de él con todo lo que había sucedido esa noche. La cortesía podía besarle el culo.

—Eso no fue muy cortés. —El hombre le dijo a Junho acercándose más.

Junho bufó y se encogió de hombros. —Justo estaba pensando lo mismo. Pero después de lo que he pasado esta noche, me importa una mierda.

—Debería.

 

Junho tensó la mandíbula cuando vio colmillos de vampiro en la boca del tipo. Había tenido suficiente con que los Moon y Jongin hubieran tratado de convencerlo de que las criaturas paranormales  existían. Ya  había  escuchado   toda  la  historia acerca de eso.

Pero entre más lo pensaba, más se daba cuenta que ellos estaban llenos de mierda. No podía ser verdad y Junho no iba a tragarse nada de eso. Tenía suficiente de gente que estaba tratando de engañarlo. No estaba seguro de que su punto de vista fuera el correcto, pero descontó todo eso.

Ahora, ese tonto también trataba de engañarlo.

 

Alguna gente tomaba esa mierda demasiado en serio. Había oído de algunas personas que iban con sus dentistas para que sus dientes parecieran colmillos, pero Junho nunca había visto de cerca a nadie que los tuviera. —No me impresionan.

—Un verdadero cínico, por lo que veo. —El hombre se rio—. Puedo hacerte cambiar de opinión muy fácilmente.

 

—Preferiría que no. Mi lista de jodidas cosas que me han sucedido se ha triplicado en las últimas horas. ¿Por qué no vas y se los muestras a esas vacas de allá? Ellas estarán más impresionadas de lo que yo lo estoy ahora. —Junho señaló a los pastizales—. Hay algunas vacas pastando, aunque parece que a  ellas no les importa el mundo.

El hombre siseó, mostrando completamente sus colmillos a Junho. ¿Qué le sucedía a ese tipo? ¿Estaba tan desesperado por mostrar su trabajo dental? Junho se enderezó, esperando que el imbécil se fuera y comenzó a caminar de nuevo. Quizás si caminaba lo suficiente, se alejaría de toda esa colección de locos que lo estaban enfureciendo.

Sorpresa, es probablemente la mejor palabra que pudiera describir la situación cuando el delgado extraño tomó su brazo y lo giró. Para ser un tipo delgado era in infierno de fuerte. Junho estaba impresionado.

—Suéltame, imbécil. —Junho se apartó y golpeó la mandíbula del extraño. Si el hombre le había puesto la mano primero, él tenía el derecho de defenderse.

—¿Por qué infiernos hiciste eso? —El tipo tomó su mandíbula, moviéndola de un lado a otro y entonces abrió más la boca.

—¿Por qué pusiste las manos en mi? —Junho preguntó mientras veía los colmillos del jodido.

—Porque te estabas yendo. ¿Qué infiernos creías? —El extraño movió las manos animado—. Alejarte es una descortesía cuando alguien te está hablando.

Quizás Junho debería de haberse ido a la cama como su mamá sugirió. Esa noche se estaba volviendo más extraña de lo que había sido antes. Junho había tenido suficiente de una noche de aventuras con el incendio del granero, el traficante de su tío, Chansung yéndose, el pervertido en la camioneta, y ahora este tipo.

¿Qué infiernos más podía sucederle esta noche?

 

—Eso es lo que normalmente hago cuando alguien me muestra su irrazonable trabajo dental —dijo Junho dando media vuelta y comenzando a caminar…de nuevo.

—Yo–yo sólo tengo hambre. No voy a lastimarte —el tipo declaró.

Junho dejó de caminar y se carcajeó. Se carcajeó fuerte ante las palabras del hombre. No estaba seguro de por qué se estaba riendo, pero no podía detenerse. Quizás todo finalmente lo había atrapado y había perdido la cabeza. Cualquiera que fuera la razón, Junho se reía tan duro que se inclinó y colocó sus manos en la cintura, lágrimas bajaban por su cara.

El extraño con colmillos comenzó también a reírse, pero Junho podía decir que el tipo no tenía idea de por qué se estaba riendo. Joder, hombre, tampoco Junho tenía idea.

 

—¿Por qué nos estamos riendo? —el hombre finalmente preguntó.

—No tengo idea —Junho confesó—. Debe de estar en el aire.

—Oh. —El delgado hombre miró alrededor como si pudiera ver la razón de su diversión como una entidad viva y que respiraba. Junho sacudió la cabeza y se enderezó. Algo de su estrés había desaparecido con las carcajadas, pero ni de cerca fue suficiente para hacer que la tensión en su cuerpo retrocediera.

—¿A dónde vas?

—A ningún lado. —El hombre se encogió de   hombros—. Sólo vagabundeaba, ¿tú?

—Igual. —Junho extendió su mano—. Mi nombre es Junho.

Ryeowook. —El extraño le estrechó la mano.

 

—¿Ryeowook? —Junho se rio mientras estrechaba la mano del hombre—. No te ves como un Ryeowook. ¿Por qué no te digo solo Wook?

—Está bien. — Ryeowook se encogió de hombros. Junho lo vio más cuidadosamente. Ryeowook era pequeño y muy delgado. El hombre podía ganar algunos kilos e ir al gimnasio. Quizás también consumir gran cantidad de carbohidratos.

—En tanto mantengas tus dientes en ti mismo, eres bienvenido a caminar conmigo.

Ryeowook lo veía suspicaz, pero asintió. —Trato. Pero necesito alimentarme. Realmente estoy hambriento.

Junho vio al tipo, preguntándose por qué seguía pretendiendo ser un vampiro. —Ve y chupa a una vaca. —Se rio mientras mostraba sobre su hombro con el pulgar a las vacas.

—Eww. No hay manera. —Wook se estremeció y miró a Junho—. Tú chuparías a una.

 

—Yo no soy quien dice necesitar sangre. —Junho se detuvo cuando Ryeowook se detuvo y lo veía fijamente. Comenzó a caminar…de  nuevo.

—Espera — Ryeowook le gritó y corrió para alcanzar a Junho—. En serio necesito alimentarme.

—Bien, entonces ve y chupa al lobo de allá. —Junho señaló con su mano el bosque.

Ryeowook tropezó y tomó a Junho del hombro, su cabeza  giró.

r13;¿Qué lobo?

—El que está justo ahí —Junho dijo mientras señalaba a un extremadamente grande lobo que lentamente los seguía. ¿Era su imaginación o el lobo realmente los estaba vigilando?

—Oh infiernos. Eso no es un lobo. Bueno lo es, pero él es un shifter — Ryeowook dijo y tomó el brazo de Junho—. Tenemos que correr.

Junho jaló su brazo y siguió viendo al enorme lobo. —Si nosotros corremos, él nos cazará. Sólo sigue caminando.

—Pero no entiendes…

—Entiendo que mi noche se está poniendo imposiblemente más extraña a cada momento. Entonces quizás si caminamos a casa de la abuela, el lobo puede que nos deje.

Ryeowook tomó el brazo de Junho de nuevo, haciendo que Junho se  detuviera. —Esto no es cuestión de risa. Él es un shifter. — Ryeowook  dijo la última palabra dramáticamente, como si eso pudiera hacer que Junho entendiera de qué infiernos estaba hablando Ryeowook.

Junho inclinó la cabeza a un lado y se mordió el labio inferior, preguntándose de qué jodidos hablaba Ryeowook. —¿Y qué es un shifter?

Ryeowook lo agarró. —Un hombre que puede cambiar a lobo. O al contrario, realmente no estoy seguro, y no me quedaré a descubrirlo.

Junho pasó sus manos por la cara, la cama ahora parecía haber sido una mejor opción. Él sabía que los osos podían vagabundear por el bosque. Los Moon parecían amistosos con uno. ¿Pero lobos? ¿Y ahora Ryeowook  estaba diciendo que ellos podían cambiar a hombres?

Esa era la misma basura que todo el mundo trató que tragara. ¿Sería él el único cuerdo por aquí? Habría algo en el agua o algo así. Todo el mundo seguía diciendo cosas acerca de hombres que podían cambiar a animales y otras extrañas mierdas.

Junho estaba realmente cansado de eso.

 

Quizás él seguía tirado en el suelo después de que Jongin lo derribó. Eso podría explicar todo esto. Él estaba acostado en el suelo bajo el gran hombre, con una conmoción. Eso se oía más plausible y más cuerdo que lo que Ryeowook  estaba diciendo.

—Está bien —Junho le gritó al lobo—. Si eres un shifter, cambia.

—¿Estás jodidamente loco? — Ryeowook  gimió, jalando el brazo de Junho—. ¿Por qué lo provocas?

—Porque no tengo nada mejor que hacer con mi  tiempo.

—Junho gruñó. Eso era cierto. De cualquier manera, ¿A dónde infiernos se dirigía?

A ningún lado.

 

¿Qué tenía que hacer? Nada.

 

Junho trastabilló hacia atrás cuando un hombre apareció frente a sus ojos. Y estaba jodidamente desnudo. Junho parpadeó y entonces vio al lobo de nuevo. —Oh infiernos —Junho gritó, tomó a Ryeowook  de la cintura y comenzó a correr. No había manera en el infierno que fuera testigo de un lobo cambiando a hombre ante sus ojos.

«¡Ni una jodida manera!»

Sólo estaba tan loco como todos los demás ahora.

—Te lo dije — Ryeowook jadeaba mientras corría al lado de Junho.

 

Si Ryeowook  estaba diciendo la verdad acerca de eso, si todo el mundo le había dicho la verdad, entonces Junho tenía a un maldito vampiro corriendo a su lado.

Rápidamente soltó la cintura del chico. Esa lista de extrañas y jodidas cosas que le estaban sucediendo estaba empeorando con cada segundo.

Junho notó que el lobo corría a un lado del bosque, pero no cruzó el camino ni siguió detrás de ellos. Junho lentamente disminuyó el ritmo, haciendo su mejor esfuerzo por tomar aire. No estaba acostumbrado a todo ese maldito ejercicio.

—¿Por qué infiernos bajas el ritmo? — Ryeowook preguntó mientras seguía corriendo—. ¿Estás loco? ¿Qué parte de shifter no entendiste?

Junho se encontró de nuevo inclinado con las manos en sus rodillas. Solamente que esta vez él trataba de calmar el ritmo de su corazón. —Joder. No podemos correr tan rápido como él. Si él nos va a comer, te lanzaré a ti primero.

Ryeowook colocó sus manos en las caderas y miró fijamente a Junho.

—Jesús, gracias. Pero creo que tú eres el único que está en problemas.

 

—¿Por qué? —Junho preguntó, poniéndose finalmente de pie, tomando una profunda respiración mientras el sudor bajaba por su cabeza. Lo que no daría por algo de brisa ahora.

—Porque yo no tengo que correr más rápido que el lobo. Sólo tengo que correr más rápido que tú. —RyeoWook se rio y se alejó. Dio unos pasos hacia atrás y le hizo señas a Junho.

—No te atrevas —dijo Junho en tono de advertencia mientras veía sobre su hombro al enorme lobo que los vigilaba desde el bosque.

—¿Por qué no? Tú querías que se alimentara de mí.

 

Junho hizo un guiño ante el dolor en el tono de voz de Ryeowook. Él estaba bromeando. Él no quería lastimar los sentimientos del pobre chico, er, vampiro. Joder si eso no era la cosa más extraña de esa noche. Se sentía como si estuviera caminando por un universo paralelo o algo así. No había manera que todo esto fuera real.

—Yo no hablaba en serio —Junho confesó mientras veía hacia los bosques. Le hizo señas al lobo indicándole que quería que se acercara a ellos.

—¿Por qué no cambias y me dices qué jodidos quieres?

r13;Junho gritó.

 

Ryeowook levantó las manos al aire y caminó en círculos viéndose como si fuera a tener una crisis nerviosa. —Has perdido la maldita cabeza. ¡Los vampiros y los shifter son enemigos!

Junho bufó y movió los dedos entre ellos dos. —Entonces somos dos contra uno.

Ryeowook  lo   miró en shock.   —¿Realmente quieres ayudarme? ¿Después de que traté de alimentarme de ti?

 

—Amigo, no trataste de alimentarte de mí. Recuerda eso.

—Hablas sobre esto muy bien. ¿Tratas mucho con lo paranormal?

—No, así que no me lo recuerdes o realmente empezaré a delirar.

—Debidamente anotado.

 

Junho tenía que pensar en la manera de salir de esto. Estaba parado al lado de un vampiro y esperando que un lobo del otro lado del camino cambiara a hombre. Estaba muy seguro que no había un manual sobre cómo salir de esa situación.

—¿Por qué no cambia? —Junho le preguntó a Ryeowook.

—Si, porque yo estoy con shifters todo el tiempo — Ryeowook resopló—. ¿Cómo infiernos se supone que sepa?

—Creo, que no tienes que ser tan cínico. ¿Qué se supone que hagamos? —Junho se mordió un lado de su labio mientras veía de Ryeowook al lobo. Tenía que haber una explicación lógica. ¿Por qué el lobo no cambiaba a hombre?

No es que Junho estuviera emocionado por ver el cambio de nuevo. Tenía que admitir, eso había sido cool y aterrador al mismo tiempo. Junho no estaba seguro si quería verlo de nuevo o si se desmayaría ante la imposibilidad.

—Si supiera lo que se supone deberíamos de hacer, no estaríamos aquí discutiendo sobre el tema.

Junho tenía que encontrar la manera de atraer al lobo. La criatura realmente no estaba haciendo nada malo. Pero era aterrador como el infierno que lo siguiera.

Junho giró la cabeza cuando las luces iluminaron el camino, a él y a Ryeowook cuando el vehículo empezó a bajar la velocidad.

Junho gruñó. Si una cosa más sucedía esa noche, él iba a patear el trasero de alguien sólo para aliviar el estrés.

 

—Uh, ¿deberíamos de correr de nuevo? —Wook preguntó.

—No estoy seguro, pero al parecer nuestro amigo de ahí va a cruzar el camino. —Junho señaló hacia el lobo que avanzaba. ¿Por qué no se había ido a la cama?

 

continuara....

Notas finales:

como no me han dejado mas rw... no habra actualizaciones... 

MINIMO 15 RW O NO ACTUALIZO

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: