Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

RELACIONES COMPLICADAS

Autor: SandraBel00

[Reviews - 63]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Los personajes no me pertenecen, son propiedad de Tadatoshi Fujimari. La historia es de cosecha propia.

Aomine y Kagami se encontraban en una discoteca a 9 horas de terminar su libertad, o al menos así era en la mente de Aomine. Estaban en la entrada de una discoteca a las 12 de la noche, teniendo a las 9 de mañana clase, al ser su primer día de clase, después de las vacaciones, empezaban más tarde. Por ello Aomine lo veía como el fin de su libertad, y por eso estaba dispuesto a disfrutar hasta el último momento, sin pararse a pensar en que su amigo Kagami no estaba tan de acuerdo con él.

-No me puedo creer que me hayas convencido para irnos de fiesta el día de antes de empezar las clases.

-Venga, Kagami, no seas aburrido, disfruta la vida.

-¿Sabes que cara voy a llevar mañana al instituto? Voy a estar muerto de sueño.

-De eso ya hemos hablado, sólo nos quedaremos hasta las 2.

-¡¿Sólo?! 7 horas de sueño, sin contar el tiempo que tardemos en volver a nuestras casas.

-¿Qué dices de volver a nuestras casas?

-¡¿Cómo que qué digo?!¡¿Dónde piensas dormir?!

-Pues en casa de mi próxima presa.

-¡¿En serio?! ¡¿Quieres acostarte con alguien el día de antes del inicio de las clases?!

-Claro, sino ¿por qué iba a venir? Además así empiezo de buen humor el curso.

-¿Y entonces por qué me has traído arrastrando aquí si te vas a poner a ligar toda la noche?

-Porque ir a una discoteca solo es de pringado, además tú eres el amigo que ayuda a su amigo guapo, es decir yo, a buscar ligues y después se queda hablando con los amigos o amigas de mi ligue mientras nos enrollamos.

-¿Me estás diciendo que entre los dos tú eres el guapo que liga y yo soy la carabina?

-Exactamente. No es que seas feo, lo que pasa es que comparado con un adonis como yo tú pierdes mucho.

-Estúpido engreído.

-Bueno, dejémonos de charlas y bebamos.

-Aomine, no quiero estar con resaca en mi primer día de clase, no es manera de empezar el curso.

-Eres un exagerado, sólo vamos a ponernos un poquito a tono, nada más.

-Buff, qué remedio.

Después de una hora de bailes, de retos de bebida y charlas Aomine había fijado su vista de depredador en un chico rubio. Aomine descubrió que era bisexual cuando tenía 15 años, que empezó a salir con su compañero de clase, Ryo Sakurai, aunque Ryo sólo estaba con él para darle celos a un chico más mayor, del cual estaba enamorado, Shoichi Imayoshi. La verdad es que no le importó que Ryo lo dejara ni que lo estuviera utilizando para darle celos a otros, ya que, en cierto modo, él estaba con Ryo para experimentar que era estar con un chico, aunque nunca pasaron de los besos y las caricias. Y allí estaba Aomine, a sus 17 años ya se había acostado tanto con chicos como con chicas, y ahora mismo fijaba su vista en el aquel rubio que lo provocaba con su baile sensual.

Se acercó rápidamente hacia el chico, ya que no era el único que había fijado su vista en él. Se puso detrás de él a bailar, aún no le había visto bien la cara pero juraría que era más que guapo, y además tenía una retaguardia muy apetecible, y más con esos sensuales movimientos de cadera que volverían loco a cualquiera. Sin esperar más puso sus manos lentamente sobre las caderas del chico y se apegó más a él para tener más contacto y seguir bailando. El rubio echó sus brazos hacia atrás y los puso alrededor del cuello de Aomine, acercándose más a él. Un instante después echó su cabeza hacia atrás y sus orbes ámbar se fijaron en la penetrante mirada azulada de Aomine y sin darse cuentas sus labios se juntaron y sus cuerpos comenzaron a calentarse de forma automática.

Los dos sabían que no necesitaban nombres, habían venido a lo mismo, por lo que Aomine giró por completo al chico, lo llevó hasta un pared y lo acorraló. Empezaron a besarse de forma salvaje por ver quien dominaba. Aomine supo que el rubio tenía experiencia por su buena habilidad besando pero eso no intimidó, nunca había sido el pasivo y no pensaba serlo. Aomine se separó un momento del beso, dispuesto a hablar.

-¿Tu casa está cerca de aquí?

Por un momento el chico pareció reflexionar de lo rápido que estaba pasando todo, pero Aomine se dio cuenta y actuó para no perder esa magnífica presa. Sin pensárselo dos veces empezó a acariciar, sobre la tela, el miembro del otro, que ya se estaba despertando, la otra mano la llevó al culo del chico y empezó a masajearlo mientras sus alientos chocaban. El rubio, extasiado, no se lo pensó dos veces.

-Ven, acompáñame.

-Ahora mismo te acompaño hasta el fin del mundo.

El rubio rió complacido y se dirigieron hacia la puerta, en el trayecto la mirada de Aomine se cruzó con la de Kagami, el cual estaba hablando en la barra con unos conocidos suyos. En ese momento Kagami comprendió que le tocaría volver el taxi. Al salir Aomine besó al chico, para que no se le bajara el calentón, ya que el suyo iba a ser difícil de bajar.

-Tendremos que andar un poco- dijo el rubio.

-No hace falta, cogeremos mi moto, móntate detrás y dime por dónde tengo que ir.

Después de montar, el rubio puso sus manos por debajo de la camiseta de Aomine, acariciando sus abdominales y su pecho.

-Travieso.

-No te imaginas cuanto.

 

Notas finales:

En este capítulo me he implicado más en la pareja AoKise. Con el tiempo iran apareciendo más parejas.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: