Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Así el amor se acaba... YuuYu Yuri on Ice por konohanauzumaki

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Nunca supe cómo sucedió. Solo tengo recuerdos, vagos, pero ahora dolorosos, de aquel tiempo en que te conocí...
Solo eso...

En el pasado efímero que llega a mí en medio de mis reminiscencias, te puedo encontrar... A ti.
Mientras todos se volvían locos con el más guapo y perfecto patinador de todos, Viktor Nikiforov, yo no podía despegar la mirada de ti, Yuri Katsuki. No.

Fue en ese Grand Prix que te conocí. Al verte patinar, no pude más que sorprenderme de la forma en que develabas tu talento. Y aunque para mucho, tu brillo jamás alcanzaría al de Viktor, me daba igual. A mí me agradaba, y mucho.

Fue gracioso como corrí para poder encontrarme contigo detrás de la pista, pero te veía triste y decidí no acercarme... Y no es que fuera a decirte algo, solo quería ver de cerca a esa persona que imponía con solo plantarse en el hielo.
Cuando te vi entrar al baño, y luego, escucharte llorar, mi carácter más que la lógica, me llevaron a reclamarte el que lo hicieras... Y es que, tu imagen se me caía a pedazos al verte así, pero bueno, era de suponer tras de perder una competencia tan grande.

Creí que no volvería a encontrarme contigo hasta algún día en competencia. Y aunque no era algo que me molestaba, tampoco me agradaba demasiado. Eran días dónde salías de repente a mis pensamientos, pero no encontraba los motivos o el que hacer con todo eso.

El resto, fue fortuito. Terminar en tu casa, viviendo, fue raro porque, te sentía mi enemigo en ese momento. Yo quería que Viktor me entrenara, pero, tampoco quería que tú perdieras. Con todo y eso, me esforcé... y te empecé a conocer...

De pronto, supe cómo eras y que te gustaba. Que te hacía reír y que te hacía temer. Me fui metiendo en tu vida, sin mayor problema, porque tus puertas estaban abiertas para ello. Comencé a sentirme cómodo con estar ahí y poder ser parte del mundo que me brindabas. Y por eso, en ningún momento me di cuenta que ibas obrando en mi algo diferente a lo que antes había sentido.
Y es que, mientras por pocas personas había experimentado amistad, en ti sentía esta de forma natural, pero, no solo ello, sino un raro sentimiento que cuando te pensaba, me provocaba un choque eléctrico en mi estómago... Algo que no podía explicar; no en aquel momento.

Entrenamientos, vivencias, y, entonces, me encontré con la decisión de Viktor tras nuestra competencia. Él te había elegido a ti, no solamente para entrenarte... te había elegido como amante.

Y, al partir corriendo del Ice Castle, comprendí una verdad que me jugaba el corazón por vez primera: sentía celos, sentía dolor... sentía amor.

Amor...

No quise indagar más dentro mío en saber que era. "Un gusto y ya", fue el estado en que declaré esa pérdida al corazón. A final de cuentas, yo, jamás podría competir con alguien como Viktor en cuestión de elección para ti, no solamente porque él era él y porque a ti siempre te había gustado, sino porque yo era yo, tan pequeño y poco especial, así como cualquier patinador en tu camino... así como la persona en quien nunca te ibas a fijar

Acepté mi derrota, pero no por eso, perder tu amistad. Y, seguimos avanzando, en este camino que el hielo siempre unirá.
Decidí fijarme en otras personas, y lo hice con J.J., pero con su egocentrismo y su rareza, no funcionó, y al final, tras intentar conocernos más a fondo, de la nada, no funcionó.
Lo gracioso fue que, estuviste ahí para apoyarme por haber fallado y no lograr nada con él, pero, al tenerte cerca, consolándome, lo único que sentía en mi estómago eran esos choques eléctricos que con J.J. casi no sentí...

Y el tiempo su paso continuó, y con Viktor tu seguiste. Y yo, como tu amigo continué. Ese amigo que se alegra de tus triunfos, aunque no lo creas, pero que quisiera caminar tomado de tu mano alguna vez...

Pero, al verte imposible, decidí olvidarte. Aunque, justamente cuando decidí que haría ello, percate que más comencé a ti aferrarme, quizás porque empecé a ver atisbos de esperanza al saber que tenías problemas con Viktor, o porque muy en lo profundo, creía que, si me confesaba contigo, se lograría el milagro de que te fijaras en mi... aunque, no dejaban de ser utopías de alguien que se acostaba por las noches, llorando, al pensar en que jamás podría tenerte a ti...

Decidí mantenerme al margen mientras tu relación con Viktor era un vaivén de emociones. Entre quedarse juntos, o terminar. Ni yo entendía que querías de él o que esperabas tener cuando todo entre ambos iba tan mal. Y fue ahí, cuando mi subconsciente decidió que debía hacer mis jugadas, que era el momento de darte pequeñas muestras de que, me moría por ti.

Pero, no las viste...
Es eso, o darte cuenta nunca quisiste...
O, simplemente, con él no te rendiste...

Hasta que, pasó lo que todo en esos momentos, en mi vida, entre nosotros, trastocó...
Mi primer beso, contigo...

No debió pasar, pero el silencio nos llevó a caer… Cual profundo es el vuelco en mi interior al recordarlo…

Esa tarde estábamos al final de una sesión de entrenamiento en una gala de exhibición. No había nadie en los vestidores, y, cuando llegué de mi entrenamiento, te vi, tan triste y dolido, que me acerqué a ti, a sabiendas de la causa.
—Solo te hace daño seguir así…
—Tengo que resistir, al final, ya llegó el fin…
—Y, ¿por qué no solo le pones ya a esto ese fin?
—Es que… —me dijiste, vacilante y mirando tus manos sobre tus piernas.
—No me gusta verte así, y menos, que tengas que pasar por todo esto. Viktor es un idiota por no haber hecho algo por ustedes dos —espeté, molesto, apretando mis manos, con lo que, al notarlo, te pusiste de pie.
—No te pongas así, estaré bien —agregaste, con tu rostro mostrándome una sincera sonrisa, y poniéndote frente a mí.

Sentí entonces mil cosas, entre miedo, dolor, y el impulso de saber que, si no me atrevía, no me lo perdonaría… que quizás, esto era lo que necesitabas para tomar tu decisión, y decirle a él adiós.

Y entonces, me acerqué mucho a ti… Tanto que, para los dos, fue un reflejo, cortar el aire entre nuestras bocas, con un beso…

La luz se apagó al cerrar mis ojos y lanzarme a tu cuello. Ese beso, mezclaba amor y dolor en mí, en esa necesidad de tus labios, de seguir, en ese toque que parecía breve y que moría en ti, en algo que sentías, y que no querías sentir.

De pronto, un ruido escuchamos, y con la voz de alguien acercándose, nos soltamos. Era Georgi, que entró hablando de la pista sin percatarse, que, nuestros cuerpos esquivos, de un lado y otro del lugar se pusieron, y, que, evitábamos mirarnos.

Esa noche vibré con el sentir de tus labios sobre los míos, después de tanto tiempo. Pero, después de todo, si se acercaba el final, para mi… Porque tú decidiste darle otra oportunidad, y, yo, solo hice como si ese beso no hubiera pasado, ya que, era más que obvio que, en tu corazón no habría lugar, que no era u destino y que, el amor para mí se había escondido… que solo siempre sería tu amigo.

Con mi última carta jugada, decidí soltarte. No volver a hablar del tema y respetar tu decisión. Y, al poco tiempo, con eso de que es raro el destino, terminé haciéndome novio de Otabek…

Así, han pasado ya algún tiempo. Y termine enamorándome de manera profunda de Beka, quien, es el hombre más maravilloso del mundo, y me hace muy feliz.

Pero, aun así, sigues regresando a mi almohada, entre noches desesperadas…

Pasa algunas veces, en la calma de la madrugada, mientras sueño, y, te vuelvo a encontrar, ahí, con tu cara dulce sonriéndome, y, tomándome entre tus brazos, me besas de nueva cuenta, despacio y con el alma… para después desvanecerte como la misma luna.

No digo nada, pero, al despertar siento ese vibrar en mi ser, queriendo bajar de nuevo la noche y cerrando los ojos para no olvidar esa sensación que me haces, aun así, desprender.

Lo peor es que, me siento tan mal, ya que, Beka no lo sabe y no sé cómo tomaría decirle que a veces, sueño con Yuri, quien es mi amigo, y del que él no sabe que estuve enamorado. Deseando que, poder acabar con esos sueños y esa mancha en mi alma, fuera fácil.

Y no es que tenga aún esperanza de que me elijas, ya que tú ahora ya ni siquiera estás con Viktor, simplemente, me queda el pensar en el “que habría” de haberte dicho lo que sentía…

Quizás me equivoqué. O es solo que no estábamos destinados a juntos estar. O es que, de otro modo, no habría conocido a Otabek, a quien amo, aunque, no por eso puedo negar que de ti estaba enamorado… que quizás, muy en el fondo, siempre lo voy a estar…

Nunca supe como sucedió, cierto, pero tampoco, por qué el destino de tanto en tanto, hace pequeñas cosas que me hacen recordar lo que te amé… Como hoy, no sé…

Pusiste una imagen en tu Facebook, donde decías que te podíamos decir cualquier verdad que jamás nos habíamos atrevido a confesar. Y, de inmediato, solo se vino a mi mente todo lo que por ti sentí... ¿O siento?

Le da vueltas a mi mente sobre lo que te podía expresar. Algo banal. Algo profundo. Algo que dejara hablar a mi corazón. No sé.

Al final, no tuve valor y, te dije algo normal, como que me cuando te conocí, si parecías katsudon. Que idiota, ¿No?

Y así, con el pequeño recordatorio de este sentimiento perdido, me devuelvo a la cama una vez más. Y tengo que soltarte, ya lo sé, ni creer que te amo. Olvidar que te amé. Por la persona que me ama hoy y a la que amo. Por el niño tonto que fui al amarte, y, permitirme dejar que mi corazón llegaras a quebrar. Por la decisión que tomaste, al seguir aquel día con Viktor.

Solo seremos amigos. Aunque ni te pueda ver. Pese a que mi culpa fue también.

Falló mi valentía, dejaste mi sueño morir. Huiste de mí, y yo de ti. Y aunque pueda extrañarte mañana, y soñar que me besas sin fin, tal idilio no tendrá fecha de partir.

Así el amor se muere… Revive, vuela, brilla, y se apaga. Muere, vive, huye y se pierde. Duele, resiste, vibra y se acaba… El amor que no pudo en los dos seguir, que entre sueños solo puedo sentir; que callaré y al que renunciaré por aquél a quien amo y me ama; que no podré nunca vivir…

Así el amor se muere… Sin ti, por ti; en mí, por mí… Sin fin…

Notas finales:

Gracias por leer, espero tus reviews!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: