Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Metal y Mente, son sinónimos.

Autor: Adri6

[Reviews - 3]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

La verdad en ocasiones es mas cruda que la mentira, en mi caso, decir que Charles no me atrae es levantar miles de toneladas de metal con facilidad pero aun así, sentir que me cuesta trabajo hacerlo. Desde que llegue aquí, por error o por el destino, le necesito a tal punto que necesito todo de él, eso es lo que escondo detrás de mis pocas palabras o mis escasas miradas, eso es lo que mis manos acarician para bajar la fiebre y el deseo de asaltar su cama y posesionarme sobre él con el único fin de que sienta lo que yo siento. Lamento ser tan cobarde o tal vez, soy muy valiente al no caer en la tentación, pero no solo carnal, tambien de forma sentimental… es imposible no amarlo, es imposible cuando ves que genuinamente Charles, es una buena persona que se preocupa por las heridas de los demás aun cuando, él mismo sangra por dentro.

Si él esta muy ocupado para recordar nuestro compromiso de jugar ajedrez, entonces le interrumpo y sencillamente me siento a esperar que se rinda y me conceda unas horas de su total concentración en mi y en nosotros. Adoro que su mente este enfocada en el juego y por sobretodo, que su mirada destelle con la misma intensidad que un astro estelar, levanta el rostro y con eso me dice que es mi turno, parpadeo rápido y recupero el verdadero enfoque de este momento, tengo que mover una pieza y sinceramente, la mayor parte del tiempo no tengo idea de lo que estoy haciendo, si gano me sorprende de que sea así y si pierdo, al menos estuve con él.

Ya lo había dicho, Charles es el enfermero ideal en cuanto a las personas con traumas del pasado, pero para mi desgracia, Logan es el nuevo objetivo de mi querido amigo, cuando le veo sostener el rostro de aquella bestia bruta me enfurece que este, en ocasiones y no son pocas, le mire con admiración. Es un fastidio, mi humor empeora y me encierro en mi mundo a esperar que llegue la noche y así, pueda de algún modo u otro, tenerle junto a mi.

— ¿En que lo estas ayudando? —pregunte fingiendo que era un tema casual
— En recordar —dijo pensativo mientras sus dedos deslizaban una pieza del tablero que a estas altura, me haría perder
— … No le dediques mucho tiempo —dije mientras admire el momento crucial del juego
— Erik… en mi deber ayudarlo

Con aquellas palabras, solo pude levantar el rostro y observarle detenidamente, ¿su deber? —pensé de mal humor. Una persona como Charles no debería perder el tiempo con un ignorante como Logan, ese tipo es un recogido del basurero, yo también lo soy pero la diferencia es que yo puedo disfrutar de la música, el arte, del ajedrez, de los libros… puedo disfrutar escuchar a mi querido amigo hablar y hablar de la vida, sobre lo que estudia, sobre el futuro y sobre sus propios sueños que sin poder evitarlo, tambien son los míos.

Ese Logan tiene suerte de que sea un misterio ambulante, porque de otra forma, estoy seguro que Charles le trataría como lo hace con el resto, de forma amable pero sin involucrarse demasiado, claro, eso es siempre así cuando una persona no requiera su ayuda. Que no espere tener demasiado porque yo mismo me encargare de que no tenga nada, y la verdad, es que nadie sabe de la forma que sentí la primera vez que tuve celos, ¡MALDITOS CELOS!, pero me relaje al sentir ademas otra cosa, y eso era que ese tipo estaba lleno de metal y como tal, siempre podré controlarlo tal como puede hacerlo Charles con los demás. Si llega a dar un paso de mas hacia mi amigo, hare que su cabeza se aparte de su cuerpo y me sentare a ver, si se puede regenerar.

— No te exijas demasiado —comente mientras bajaba la mirada y me acomode aun mas en mi sillón
— Me preocupa que este tan herido —imito mi postura pero al contrario de mi, su mirada se quedo fija en la mesa
— Todos sufrimos, no hay nada de especial en eso —le discuti con la esperanza de que por lo menos, por algunos días, se mantuviera apartado del perro sarnoso
— Todos experimentados distintos tipos de dolor, amigo mío —dijo a través de sus lindos y rojos labios
— Es verdad, pero siempre se manifiesta de la misma forma —acaricie mi rodilla derecha con mi mano y sentí la rigidez de mi cuerpo
— Nunca nada es igual para todos —por fin sus ojos azules se fijaron en los mío y así, factiblemente puedo darle la razón en esto y en lo que quiera
— Siempre sabes que decir —me burle y eso lo hizo sonreír, movió su rostro de forma negativa y luego suspiro de forma resignada
— Parezco un viejito —se rió con toda la libertad del mundo y eso provoco que hasta yo, quien nunca se divierte por nada, sonriera encantado de la vida
— Es verdad —susurre haciéndome complice del momento y de él. La verdad es que todos en esta mansión éramos jóvenes y mutantes.

La calidez del lugar y las luces tenues, nos envolvían y provocaban que ni Charles ni yo quisiéramos ir a la cama a descansar, por mi parte debo admitir que me sentía muy cansado pero de todas formas, siempre prolongo estos momentos, le quiero… no tengo miedo de reconocerlo pero si de demostrarlo, ¿seria demasiado raro que una persona como yo este con alguien como él? ¿es así o yo estoy exagerando?… temo que mi respuesta sea la herida que termine por destruirme el corazón.

Charles estaba relajado pero en tan solo en un instante su semblante se torno serio, su cuerpo reacciono en segundos y se levanto como si su vida dependiera de eso, camino, por no decir, corrió hacia la puerta y de forma nerviosa la abrió para desaparecer de mi vista. Todos esos movimientos y mas con aquella actitud provocaron que me quedase inmóvil y en blanco, no entendía nada y así, lentamente mi mente me dijo: “Ve con él”. Eso hice pero cuando me enfrente al pasillo, no sabia a donde ir, este lugar es muy grande y como tal, las opciones son muchas, busque con la mirada algún indicio de algo pero no había nadie a quien preguntarle o de quien sospechar, estuve perdido hasta que escuche un grito y después cristales rompiéndose en el suelo, logre identificar mas o menos de donde provenía el alboroto y eso era en la habitaciones de los nuevos mutantes. Al llegar al lugar, la voz de Charles me tranquilizo, pero eso no duro mucho cuando vi en la forma que estaba descontrolado Logan. Su mirada perdida y sus garras en señal de que se defendería de cualquiera que se le acercara, era una invitación muy tentadora para dejarle solo pero no, mi amigo era el único que podía ir contra el instinto natural de supervivencia. Con calma, una mano estaba extendida hacia aquella bestia rabiosa y la otra en su propia cabeza lo cual indicaba que estaba ejerciendo su poder, Logan noto este detalle y en su confusión, se abalanzo para atacar lo que mas me importa en toda mi vida. Frente a eso, estada dispuesto a desmembrarlo vivo pero en un segundo, el perro rabioso se volvió un cachorrillo el cual, para mi horror, se aferro al cuerpo de mi amado con tal necesidad que podría compararse con la mía. Hasta Charles no sabia que hacer, pero su instinto le hizo corresponder ese abrazo y finalmente, termino por brindarle consuelo.

Mi presencia estaba de mas, eso lo sabia pero dejarlos solos… ¡JAMAS!… “púdrete perro sarnoso y callejero, lamentaras haber tocado a Charles con tus sucias manos” —pensé y no me dio miedo de que mi amigo escuchase mis pensamientos.

Notas finales:

Gracias por leer!!!

Besos!!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: