Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Destinados el uno para el otro.

Autor: Adri6

[Reviews - 10]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Las primeras 24 horas son horas sin emociones, a contar del día siguiente es cuando en verdad los problemas empiezan. Aquello lo digo porque cuando sucede algo tan… ¿cómo llamarlo?... ¿grave?... ¿doloroso?... ¿irreal?... fatal, nos impacta de una forma en la que no sabemos qué hacer ni que pensar, ahí estamos en blanco, mientras todo a nuestro alrededor gira preocupados en cómo ayudarnos… ¿en verdad piensan que pueden ayudar?... ¿en verdad?

Cada fin de semana me escapo y vengo aquí, me gusta el otoño… es lindo… las hojas se aferran a su árbol, pero, aun así, caerán.

“… Charles… ¿puedes tener la amabilidad de contestarme el teléfono?... por favor… ¿dónde estás?... ¿vendrás a casa?... ¿quieres que vaya por ti?... por favor Charles dime que estas bien… ¿Charles?... te llamare en 10 minutos” –Raven termino la llamada y yo continúe mirando al horizonte, entre las montañas el sol juega a desaparecer y, por ende, viajar de regreso seria una locura, más aún cuando hay 184 kilómetros de carretera peligrosa.

Cada vez me escapo de mi rutina, lo necesito, pocas personas recuerdan mi tragedia por lo que diariamente me tratan como si nada, eso es un alivio, solo Raven, Hank y Logan siguen atentos a mis desapariciones las cuales no pueden evitar ni les permitiré que puedan evitarlo. Estar aquí es poder respirar sin aire, apenas puedo comer algo y no enciendo la chimenea, tan solo me siento junto a la ventana con su suéter grueso, me abrazo a mí mismo y trato de encontrar algo de su aroma en aquella prenda, pero no está… dejo de existir.

Cada vez que razono eso… es… como el día en que la vi por última vez…

“Contéstame Charles… hermano deja de torturarme de esta forma por favor… ¿no te importa que este preocupada por ti?... ¿en verdad no te importa?... está bien, te llamare mañana, que duermas bien… ¿Charles?... ¿el lunes estarás en casa verdad?... ¿verdad?... te amo hermano”

La lluvia o mejor dicho la tormenta que cae sobre el mundo es una señal… ella siempre decía eso… cuando murió, aquel día llovía como si fuese el fin del mundo. Nada apocalíptico sucedió, pero aquel día, todo termino para mí. Sigo viviendo en recuerdos vagos del poco tiempo que fuimos felices, de cómo sonreía, de cómo caminábamos de la mano y conversábamos del futuro… después de las primeras 24 horas es cuando el infierno quiere devorarnos.

Apague el teléfono porque conozco a Raven y sencillamente sé que llamara hasta que le conteste. No la culpo, pero ella tampoco puede culparme a mí. Necesito encontrar lo que perdí… por eso regreso siempre aquí… regreso por sobre mis pasos y así no avanzo, que contradicción más grande, en clases digo que la vida es un regalo, pero en el fondo pienso que es un castigo, un severo y gran castigo.

Cuando fui por primera vez al psiquiatra, estuve en silencio durante toda la sesión, ella quería hacerme reaccionar usando las fotografías de mi esposa, pero nada, tan solo las observé sin siquiera llorar por ser viudo. Desde el hecho hasta ahora, no he llorado ni una lagrima… nada… mis ojos están secos e invictos por dos años y medio. La señorita Emma Frost, vela por mi cordura y mantiene al tanto a mi familia y amigos sobre el riesgo de suicidio que, según ella, tengo. Es una mujer muy inteligente, pero se equivoca, no me suicidare, pasa lo que pase, viviré hasta el último día de esta mierda que se llama vida.

Me levante y recorrí la cabaña, hace frio, pero de igual forma sigo sin refugiarme con el calor que me brindaría la chimenea en el caso de que la encendiera. Me senté al borde de la cama para observar la pared, a mi espalda la tormenta seguía empeorando, de seguir el mal tiempo, la carretera se bloqueara. Ya me ha pasado antes, y he perdido dos a tres días de clases y eso me es difícil de aceptar. Soy muy responsable con mi trabajo y con mis estudiantes, me gusta verlos cada día y que cada día busquen un consejo que por supuesto, yo no seguiré. Los oriento en lo académico y también en sus pequeños problemas existenciales. Me causa envidia que ellos sufran por algo tan simple como lo es el primer beso, la primera cita, el regalo perfecto…me causan envidia que ellos tengan esperanza. Ellos van recién sumergiéndose en el amor, cuando yo… ya toqué fondo.

Pasaron unas horas más hasta que el cuerpo y la mente me suplicaron que durmiera. Me acosté y mire a mi lado, respire y mi imaginación es tan exquisita que pude verla una vez más. Me sonrió, acaricio mi mejilla y hasta se acercó para besarme, pero no era eso lo que necesito de ella, no… lo que necesito es que se disculpe.


Lunes

Observo la universidad y es cuando tengo que hacer el ademan de contestar los miles de llamadas de mi hermana. La conversación comienza con gritos y lágrimas, me dice lo preocupada que esta por mí, pero a medida que avanza el tiempo, agradece que la llame para decirle que estoy bien. Eso sucedió ahora, hace unos minutos atrás Raven pudo retomar en paz su vida junto a su novio Hank. Sin duda, Logan ya debe saber que estoy a punto de ir a dar mis clases, por lo que cuando finalice mi jornada laboral, me estara esperando recargado en mi auto. Sin palabras me pedira las llaves y conducira hasta el mejor lugar de la cuidad, es decir, un bar de una zona peligrosa. Me invitara unos tragos y de forma sutil me preguntara que he hecho durante el fin de semana, no sé qué decirle, porque ni yo sé que hago los fines de semana.

A todos les gusta mis clases, eso lo sé por la cantidad de alumnos que tengo, cuando ya no hay más puestos disponibles, las escaleras también les sirven para quedarse escuchándome por una hora y media. Me detengo a observarlos y me siento mal, mal porque los engaño, mi discurso es tan solo lo éticamente correcto, ahora no tengo motivos para afirmar que todo estará bien a pesar de lo malo que estén las cosas.

Despues de todo un día de trabajo, me siento cansado, por lo que quise evitar aquel encuentro con Logan, lo desee tanto que me subí al metro y viaje a casa. Las luces de las estaciones pasaban frente a mi casi como flash de fotografías. Recuerdo… recuerdo todo con tanta nitidez que me da miedo de que aún me encuentre viviendo en aquel tiempo.

Camine, la lluvia oculto los pasos de alguien, tan solo sentí que me empujaron contra la pared y que buscaban entre mi ropa, al encontrar un poco de dinero, me liberaron para mi suerte, ileso. El corazón me latía con fuerza y pese al susto, tampoco hice nada. Me quede en aquel lugar hasta que nuevamente tenia a alguien frente a mí.

“¿Estas bien?” –escuche una voz muy preocupada, así como su rostro reflejaba ese mismo sentimiento

“…” –no respondí y me acomode el abrigo, pero pensándolo bien, registre mis bolsillos y me di cuenta de que también me habían quitado el celular. Agaché la mirada y pensé que es mi castigo por no irme con Logan. Sonreí frente a lo irónico que sonaba eso, sonreí y sencillamente retomé mi rumbo, lo hice de forma despreocupada porque si volviesen a asaltarme no tendrían nada que robarme. Esa es mi forma de ver las cosas, si te pasa algo malo, no debes tener miedo de que algo peor te suceda.

Camine dos cuadras, dos cuadras con esa persona siguiéndome los pasos. Con fastidio me voltee y le vi a pocos metros de mi, sus manos estaban en sus bolsillos y de su boca, se escapa un vaho constante que me dice que planea decirme algo, pero claro está, que con la lluvia que ahora cae no escuchare. Pero de pronto, él avanzo los pasos que faltaban, por lo que, frente a frente, su voz no tuvo que elevarse a un tono alto o forzado.

“Aun no me respondes” –comento con firmeza, como si en verdad yo estuviera qué contestarle una pregunta que me es muy difícil de responder

De todas formas, tan solo asentí, “con eso debe ser suficiente” –pensé. Retome mi camino y de nuevo le escuche decirme: “Esa no es la forma de responder, mal educado” Me detuve en seco, ¿qué dijo?, ¿mal educado? Voltee nuevamente y le mire como antes no lo hice, ahora en verdad estoy al tanto de cómo luce y de cómo viste.

“Estoy bien y no soy mal educado” –respondí de forma segura

“No uses ese tono conmigo” –añadió otra frase nefasta a nuestro dialogo de extraño a extraño

Nuevamente, sus palabras me causan incomodidad, no tengo claridad como relacionarme con este tipo que para mí disgusto, está invadiendo mi metro cuadrado. De pronto, se acerca y sobre mi rostro su boca deja escapar su aliento cálido acompañado de: “Ellos aún no se van” Mire a nuestro alrededor y note que mis asaltantes estaban justo donde yo debía pasar si o si para llegar a mi casa. ¿Qué quieren? –pensé y bueno, no puedo ser tan ingenuo. Regrese la vista al desconocido que, hasta el momento, tuvo la gentileza de advertirme sobre la situación.

“Llamare a la policía” –dijo mientras buscaba su teléfono entre su ropa

“Mejor déjame llamar a alguien” –eso lo sorprendió, pero accedió. Tan solo pasaron segundo hasta que me contesto, Logan vendría por mí y en el caso de que ellos buscaran problemas lo encontrarían.

Logan llego en mi auto, como supuse me espero en la universidad con la idea de que me quede trabajando hasta tarde, me miro serio y miro aún más serio al extraño.

“¿Quién te molesta?” –bufo Logan

“Ellos” –mire hacia el frente

Mi amigo también miro hacia aquel lugar, y sin pensarlo camino hasta ellos, después de unos breves intercambios de palabras, Logan los golpeo hasta que se aburrió. Sin verguenza, se agacho y busco entre sus ropas con impaciencia, regreso con lo que me habían quitado y aun mas, mi amigo también les robo a ellos.

“Eso es ilegal” –acoto el extraño

“Ilegal es robarle a Charles” –en verdad lamente que dijera mi nombre, Logan no es muy listo, no se dio cuenta de que el extraño sonrió levemente.

“Acompáñame a casa” –le dije mientras guardaba mis cosas y caminaba hacia mi auto

“Yo manejo” –espeto y le obedecí

 



En casa, tuve que soportar la exageración de Raven y el mal humor de Logan, entre ellos dos me van a obligar a llamar a Emma para aumentar las sesiones que tengo por semana.

Notas finales:

Gracias por leer!!

Besos!!

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: