Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Destino en rojo

Autor: XXIIIYamikoXIII

[Reviews - 19]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Bueno, vengo con una nueva historia BaeRi. ^^

No planeo que sean muchos capítulos para poder continuar con otras historias a futuro, lo que espero es que les agrade la idea de este fic. ^^ <3

Notas del capitulo:

Cada capítulo serán nombrados sólo con números ya que se me atrofia la mente pensando títulos para cada uno, xD

Sin más que decir, ¡a leer! ~

 

 

 

-¡Me quedé dormido!, ¡llego tarde!- desesperado, un joven pelinegro corría por los vacíos pasillos de la academia de artes.

Una vez que llegó hasta el salón de danzas, se detuvo para respirar un poco ya que venía corriendo desde su departamento, el cual estaba a unas pocas cuadras de allí.

Nervioso, abrió la puerta encontrándose con su profesor cruzado de brazos y serio, al parecer lo estaba esperando.

-Buenos días...- saluda formal ingresando al salón donde alrededor de unos quince aprendices estaban elongando y pre-calentando.

 

-Es la quinta vez que llega tarde, alumno Lee- frunce el ceño.

 

-¡Lo siento!, la alarma de mi celular no ha sonado- suspira.

 

 

"Si supiera que me quedé viendo porno toda la noche para practicar con mi novia, me castigará"

 

 

El profesor fulminó con la mirada al menor y suspiró.

-Antes de que me haga enojar más con excusas simples, vaya a su lugar y prepárese que en cinco minutos comienzo con la clase-

Obedeciendo ya que sabía que ese profesor era el más severo a la hora de castigar, miró hacia el suelo y caminó hacia su amigo quien reía al verlo llegar tarde.

 

-Trata al menos poner más de una alarma para despertar a tiempo, Seungri- sonríe un joven musculoso, de cabello corto y azulado.

 

-Lo hago, Dae pero al parecer las apago todas estando en un profundo sueño- deja su mochila a un lado mientras comienza a elongar junto a su amigo.

 

-La próxima vez, iré a buscarte a tu departamento-

 

-No quiero que tengas que desviar tu camino para ir a despertarme, Dae. Ya tengo veinte y debo comenzar a ser más responsable-

 

-Y eres responsable. Descuida, siempre paso en mi bicicleta por la esquina de allí. Como llego a tiempo, puedo perder diez minutos más para ir a buscarte, Seungri- sin quitar su bella sonrisa, ayuda a elongar al menor.

 

Desviando su vista disimuladamente, Seungri miró hacia el dedo meñique del peliazul notando que aún su hilo rojo no se había formado.

 

 

"Siempre tan humilde. Espero pueda conseguir a su persona destinada pronto ya que se merece ser amado por ser un buen hombre"

 

 

-Está bien, gracias Daesung- le sonríe tomando una de sus piernas para estirarla hacia atrás.

 

-No me agradezcas, pandita- ríe ya que siempre le gustaba llamarlo así debido a sus notorias pero adorables ojeras.

Seungri se avergonzó levemente mientras terminaba de entrar en calor.

 

-¿Y tu novia?- pregunta curioso el peliazul.

 

-Ahora le toca clases de guitarra...- suspira al recordar la pequeña discusión que tuvieron el día anterior.

 

-Tu cara te delata... discutieron, ¿verdad?-

 

-Sí- estira sus brazos, de un lado hacia el otro.

 

-Si deseas hablar con alguien para que te aconsejen o simplemente quieres desahogarte, ya sabes que puedes contar conmigo- palmea con suavidad su espalda.

 

-Gracias, Dae. Puedo hablar contigo en nuestra media hora de descanso- aliviado, le sonríe.

 

-De acuerdo. Y para que te alegres, compré los dulces que tanto te gustan-

 

-¿De verdad?- lo mira entusiasmado.

 

Daesung asintió.

 

-¡Ya quiero que esta clase termine!- exclama ansioso ya que deseaba comer sus dulces favoritos.

 

-Lamento decepcionarlo pero la clase recién comenzará y usted se exigirá el doble, alumno Lee- el profesional se posiciona en frente a sus alumnos mientras la música comenzaba a escucharse por todo el salón.

 

 

“Malvado profesor… presiento que dejará mi cuerpo todo dolorido”

 

 

Suspirando frustrado, el pelinegro comenzó a seguir el ritmo del profesional dando comienzo con la clase de danza…

 

 

**

 

 

-¡Muévete, Ri!- ríe divertido el peliazul al notar que el menor rengueaba luego de haber terminado las clases de danzas.

 

-No me apures, Dae... ¡me duelen las piernas!- se queja caminando detrás de su musculoso amigo.

 

-Lo sé pero de aquí a que lleguemos al comedor, sólo tendremos cinco minutos para comer- bromea.

Al escuchar que su amigo sólo maldecía bajito, lo miró de reojo y utilizó su arma secreta para motivar al pelinegro.

-Si esto le sucede al gran Taeyang, no se quejaría e iría caminando dando sus más famosos pasos de baile mientras canta con su brillante voz-

 

 

"¿El gran Taeyang? Pero si ese enano no tiene nada de grande"

 

 

Como si todas sus fuerzas volvieran en él, comenzó a caminar más rápido jalando del brazo a su amigo.

-Yo soy mejor que ese sin talento. Ni sabe cantar- se encoje de hombros hasta que sintió una especie de electricidad en su espalda.

 

-Así que no sé cantar, ¿eh?- susurra coqueto en el oído del pelinegro quien dio un salto, sorprendido mientras que Daesung sonreía divertido.

 

-Buenos días, Bae hyung- saluda formalmente el peliazul.

 

-Buenos días, Dae- choca puños con él mirando a Seungri.

 

-Hola Taeyang- saluda serio.

 

-No digas de manera tan agria mi apodo y recuerda que soy tres años mayor que tú, Seung Hyun- lo desafía con la mirada para luego dedicarle su más radiante sonrisa.

 

 

"Odio que sonría así y que diga mi nombre"

 

 

Frunce el ceño sin quitarle la mirada logrando que el clima entre ellos se tornara tenso, por lo que un nervioso Daesung le dio un leve golpe al menor para que reaccionara.

-Perdónalo, hyung. Es que Ri tuvo una mala mañana, ¿verdad?- mira a Seungri.

 

-Sí. Lo siento, Taeyang h-hyung- suspira apretando sus puños.

 

-Estás disculpado, por ahora pequeño- sonríe despeinando los oscuros cabellos de Seungri quien se contuvo en golpearlo si no fuera por su amigo.

 

-¿Vienes a comer con nosotros?- pregunta el peliazul.

 

-No. Iré a prepararme para ensayar. Creo que en la siguiente hora nos toca canto, ¿no?-

 

-Sólo tú y Seungri. A mí me toca ir a practicar batería- sonríe.

 

 

"Competiremos de nuevo en canto. ¡Esta vez le ganaré!"

 

 

Lo mira serio logrando que Bae riera divertido.

-Entonces te veré a la salida, Dae- le sonríe amable.

 

-De acuerdo, adiós Bae hyung-

 

-Nos vemos en un rato, pequeño panda. Espero que esta vez cantes bien- los saluda yéndose del lugar dejando a un furioso Seungri.

 

-¡Estúpido!- gruñe logrando que Dae suspirara ya que sabía de los berrinches que haría su amigo hasta que se le pasara el enojo.
-¡Esta vez le ganaré y tendrá que besarme los pies mientras dice lo grandioso que soy!, lo odio tanto…-

 

-Ya déjalo, Ri. Vamos a comer algo, ¿sí?- le muestra su bolso, abriéndolo para que vea los dulces favoritos que tanto le gustaban al pelinegro.

Seungri tomó el paquete y sonrió.

 

-¡Vamos!- camina con más rapidez hacia el comedor logrando que Daesung negara sonriendo ante lo fácil que era hacer cambiar de humor a su amigo.

 

 

**

 

 

-No puedo creer que una de las más hermosas de esta academia, la más reclamada por muchos, Ito Mei, se haya negado a hacerlo contigo Seungfff- no pudo terminar de hablar ya que Seungri le tapó la boca.

 

-No lo digas tan fuerte, Dae- al notar que el peliazul asintió para no hablar, le destapó la boca.

 

-Perdón, es que me asombró. ¿Qué la detiene?-

 

-No lo sé… sólo me dijo que no se siente lista- suspiró frustrado ya que Seungri conoció a su novia japonesa hace más de un año, cuando ella fue transferida a la academia de Seúl por sus dotes artísticos y no pudo evitar enamorarse a primera vista.

 

-Ella tiene tu misma edad, ¿verdad?-

 

Seungri negó.

-Tiene veintiuno, como tú-

 

-Tal vez sólo quiere afianzar más la relación para sentirse segura-

 

-¿Tú crees?- lo mira preocupado.

 

 

“A veces pienso que no quiere tener sexo conmigo porque soy más joven que ella”

 

 

Dae palmeó con suavidad su hombro.

-Sí, seguramente es por eso. No tienes de qué preocuparte, Ri-

 

-Pero es que la amo tanto… pensé que ella también a tal punto de que estaría lista para… eso-

 

-El amor no es sólo algo físico. Debes de ser paciente. Cuando llegue el momento, será algo mágico- sonríe.

 

-Pero… ¿tú cómo puedes decir eso si nunca has tenido pareja?- lo mira confundido.

 

-De hecho, sí he tenido-

 

Seungri abrió sus ojos como platos, sorprendido.

 

-Es sólo que… en mis diecisiete, creí que ella me amaba pero no. Se cansó de mí por ser muy romántico y afectuoso- suspira.

 

-L-Lo siento, Dae. No quise que recordaras algo como eso…-

 

-No te disculpes, ya ha pasado hace mucho tiempo. Además no pienso cambiar mi forma de ser. Ya llegará una bella mujer que me ame tal cual soy- sonríe.

 

-Tienes razón y será la más afortunada de tener un ángel como tú-

 

-¡Aaaw!, es la primera vez que escucho unas lindas palabras como esas, ¿acaso te gusto?- bromeando, abraza de manera fraternal a Seungri quien correspondió.

 

De pronto, el celular del pelinegro timbró logrando que Daesung deshiciera el abrazo para que su amigo pudiera leer el mensaje ya que sabía que era de su novia por la melodía de la cual Mei le había cantado para él.

 

Al responder el mensaje, notó que su dedo meñique tenía el hilo rojo que tanto estaba esperando.

 

 

“¡Al fin! Finalmente podré avanzar con mi relación y decirle a Mei que quiero que vivamos juntos, para siempre”

 

 

Sonrió tan amplio que asombró a Daesung.

 

-¿Qué sucede?-

 

-Mei me dijo que tiene algo importante que decirme y que me espera en la sala de canto ahora mismo antes de que comiencen nuestras clases-

 

 

“Y al parecer mi hilo se dirige hacia esa dirección”

 

 

-¿Piensas que ya se decidió?- pregunta curioso el peliazul.

 

-Tal vez sí, es extraño que ella me escriba ahora. Seguramente ya siente el mismo amor que siento por ella y se decidió a que nos amemos íntimamente- sonríe confiado.

 

Daesung miró la hora del reloj de pared.

-¡Entonces apúrate y ve!, la hora de las clases están por comenzar- empuja a su amigo con suavidad para que se moviera.

 

-Tienes razón, ¡deséame suerte!-

 

-¡Mucha suerte, Seungri!-

 

Sonriendo entusiasmado, sale corriendo en dirección hacia el salón donde pronto comenzaría su clase de canto.

 

-Sólo espero que con todos los rumores que se corren sobre ella, no sea verdad y te lastime Ri- susurra bajo el peliazul yéndose con lentitud hacia su clase de batería.

 

 

**

 

 

Seungri miró su mano y el hilo rojo brillaba cada vez más a medida que se acercaba al salón.

-No caben dudas, Mei es mi pareja destinada- apresuró el paso hasta que se posicionó en frente a la puerta.

 

 

“Seguro me dirá que me ama”

 

 

Esperanzado ya que su novia sólo le decía que lo quería, suspiró para tranquilizarse e ingresar al lugar.

Una vez que abrió la puerta, no había nadie en aquel gran salón logrando que Seungri frunciera el ceño.

-¿No hay nadie?- susurró y recordó que ahora tenía su hijo rojo anudado a su dedo, por lo que notó que lo dirigía hacia el fondo del salón, precisamente en la zona del baño.

Sonrió de nuevo y caminó hacia donde su novia estaría, esperándola en frente de la puerta.

Al escuchar la cerradura destrabarse, su corazón se aceleró.

-No sabes cuánto te amo, mi precios…-

 

 

“No puede ser”

 

 

Quedó en silencio al ver que no era su bella rubia la que salía del baño.

 

-¿Listo para ser derrotado por mí, pequeño?-

 

 

“¡No puede ser Taeyang!”

 

 

Miró con temor la mano del rubio notando aquel hilo rojo que lo unía a él.

 

-¡NO!- grita asustado.

 

-¿Estás bien, Seung Hyun?- preocupado, intentó tocarlo pero el pelinegro lo empujó.

 

-¡NO ME TOQUES!- lo fulmina con la mirada para salir corriendo del salón tan apresurado que no notó que su novia estaba ingresando, logrando que casi se golpeara contra la puerta si no fuera porque YoungBae evitó que eso sucediera ya que él había corrido hacia el menor quien no le dio importancia a nada ya que estaba completamente en shock.

 

 

“No puedo creer que esté unido a él. ¿Por qué? ¡Él es un hombre y mi rival! ¡Yo lo odio con todo mi ser! ¡Él no puede ser mi pareja destina!”

 

 

 

 

 

 

 

Notas finales:

¿Qué les pareció? o:

 

Pido disculpas si hay faltas de ortografía >:/

 

Espero les haya gustado. ^^

 

¡Gracias por leer! ~

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: