Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

LO QUE YO MEREZCO (Gafou)

Autor: LILITH_HIWATARI

[Reviews - 7]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los personajes no me pertenecen y pertenecen a sus respectivos autores. 

Notas del capitulo:

Solo quiero que Lefou tenga su final feliz al igual que Gaston.

 

Los personajes no me pertenecen.

 

Capítulo 1: Verte así.

 

“No es un monstruo, Gastón. ¡Tú sí!”

 

Disparos y explosiones se escucharon a la lejanía, los gritos de personas en dolor, gemidos, cuerpos llenos de sangre a cada paso que daba, el olor a pólvora inundaba su nariz, la sangre en sus manos ya seca al tratar de abrirse paso entre los cuerpos de sus compañeros caídos, un grito ensordecedor, Lefou a su lado sollozante al recibir el disparo en su hombro.

 

Arremetió entonces, con mucha más furia de la necesaria, tomo la pistola en su cintura la que solo tenía un tiro y disparo a aquél que había sido el causante de tal dolor en su mejor amigo, mas gritos se escucharon entonces, podía escuchar a Lefou gritarle algo, le observo mirarle con horror  su fusil ahora le apunto a su rostro y antes de que pudiera reaccionar disparo a quemarropa contra Lefou, contra su mejor amigo, soltó el arma sintiéndola arder, como brazas traídas del infierno mismo, el piso a sus pies se desmorono dejándole caer al vacio, a la nada.

 

Gastón se despertó de aquélla horrible pesadilla  gritando, inhalando aire necesario para respirar, sus costillas dolían horrores, manos cálidas intentaron frenar su movimiento, pero el recuerdo de la guerra, de su pesadilla, del enemigo atacando le hicieron defenderse, empujo lo más que pudo intento golpear a su atacante incluso con su poca visión trato desesperadamente de buscar algo conocido. 

 

-          ¡Gastón!... está bien… soy yo Lefou… estas a salvo ahora- la voz reconfortante de Lefou, de su compañero de armas le hizo calmarse, pronto el dolor le inundo nuevamente y el cansancio, la fatiga por su repentino brote de sicosis, la adrenalina ya lavado de sus venas le hizo caer nuevamente en el suelo, sintió una cálida mano un su frente justo antes de perderse en la inconsciencia.

 

***************

Cuando Gastón tenía 6 años de edad llego a casa entre risas rebotando de felicidad repitiendo una y otra vez que finalmente entendía a su padre, que había encontrado al que sería su esposa el pequeño niño miro con sus enormes ojos azules a su madre y le hizo saber que un chico poco más grande que el seria su esposa.

                                      

Su madre intento disuadirle, hacerle entender que un chico no podía casarse con otro hico, que estaba confundido que aún era demasiado joven para entender la diferencia y que la admiración por aquel otro joven podía confundirle fácilmente, cuando Gastón volvió a insistir recibiendo otra negativa el hizo un berrinche, él lo merecía todo, sus padres siempre le colmaron de sus caprichos, tal vez no eran muy ricos como el príncipe de la región pero si algo tenía la familia LeGume  era lo suficiente para llenar a su pequeño de lujos, para hacerle creer que el mundo estaba a sus pies y debía tomar lo que deseaba cuando quisiera.

 

Todo lo que quería en ese entonces Gastón era al joven de mejillas regordetas y sonrisa soñadora por lo que pisoteo y grito para que su deseo fuera concedido, cuando su padre llego esa noche con la caza del día en sus hombros no dudo en correr a sus brazos de mal humor, haciendo un puchero insistió en que su madre era injusta que no le dejaba tener lo que deseaba aun cuando lo merecía, que no aprobaba su elección de esposa.

 

El viejo cazador rio ante eso, creyendo que su mujer era simplemente protectora palmeo su cabeza e indico a su mujer servirle aguardiente mientras le pedía a su hijo saber sobre aquella que robo su corazón, Gastón no se contuvo alabo cada cosa de aquel ser tan majestuoso, lo llamo una maravilla, atento y amable y como derretía con su sonrisa, le hizo ver lo mucho que se había prendado de él, cuando fue el nombre de un chico lo que salió de sus labios el rostro de su padre se deformo en ira pura.

 

Una bofetada le hizo callar de pronto, su madre intento consolarle pero su padre intervino nuevamente la acuso de ser  demasiado suave con su hijo, de poner tales pensamientos en su pequeño y frente a su propio hijo golpeo a su mujer con verdadera ira, después de eso le tomo por los hombros sacándole de la habitación para azotarle en el patio con su cinturón de cuero.

 

Lo estaba curando, sacaba al demonio que seguramente había dentro de él, los pensamientos impuros, el hacía esto por su bien, para convertirlo en un hombre, para evitar que su hijo se convirtiera en un sodomita, Gastón aprendió a no llorar apretando los dientes de lo contrario el castigo sería más largo. 

 

Esa noche aprendió que amar no era algo que debía ser libre, que en su lugar debía seguir ciertas normas, Gastón enterró los sentimientos en lo más profundo de su ser y olvido el asunto, ni siquiera recuerda quien era ese chico, una mañana dejaron sin mirar atrás, al morir su padre en una cacería devorado por lobos ellos tuvieron que buscar trabajo en el castillo del noble, la sonrisa que tanto dolor le había causado se desvaneció en su memoria un día.

 

Años  después conoció a Lefou y aun que su sonrisa y palabras halagadoras eran como caricias decidió ignorarlas por el bien de las miradas coquetas de todas aquellas chicas, Gastón se enfocó en las mujeres maldiciéndose cuando sus ojos se posaban en algún buen mozo al igual que las mujeres.

 

Incluso se las arregló para mantener todo bajo control durante la guerra, más cuando Maurice se negó a darle la mano de su hija la ira hirvió nuevamente, arreglo las cosas justo como sabía que lo haría su padre, mas no dio el tiro de gracia no pudo destruir a aquel que evitaba su felicidad, no cuando él le miraba, lo dejo a merced de los lobos esperando que no sufriera tanto.

 

Cuando Bella le llamo monstruo eligiendo a una bestia sobre el algo en su interior termino por romperse, Gastón era entonces como aquél niño, no entendía aun lo que había hecho mal, se hizo hombre, lucho en la guerra y sobrevivió, se volvió  todo un héroe empujando sus pensamientos impuros tan lejos como podía, había hecho exactamente lo que deseaban de él, lo que su padre le obligo a ser, lleno las expectativas de todos y aun así Bella, la mejor chica del lugar, aquello que debía pertenecerle por derecho simplemente elegía a una bestia.

 

En medio de la cólera, ira y confusión Gastón hizo nuevamente otro berrinche y esta vez arrastro consigo a toda la aldea, como un niño pequeño pidiendo a gritos su juguete deseado alentó a la multitud a hacer algo realmente horrible, esta vez no pudo escuchar a Lefou y su advertencia, no cuando las palabras de su padre resonaron en su cabeza, no cuando esto era lo que él se merecía.

 

 

**********************

 

Al despertar algo estaba terriblemente mal, se dio cuenta tarde que no estaba en su casa, pues el techo era mucho más amplio e iluminado, tampoco estaba en alguna enfermería, no para su alivio la guerra había terminado hace mucho y no volvería a pisar un lugar así,  por un momento  estaba desorientado sin ningún recuerdo pasado más que aquella horrible pesadilla, pues eso debía ser una pesadilla horrible, jamás se atrevería  hacerle daño a un amigo, nunca dejaría atrás a Lefou.

 

Su cabeza dolía horrores y aun con su visión borrosa sabía que no estaba en ningún lugar conocido, una voz familiar le llamo soltó un suspiro retenido relajándose por completo, era él, su mejor amigo si Lefou estaba aquí podía relajarse por completo, más el dolor en su brazo  empezó a empeorar, cada vez más despertando de su letargo el dolor de sus lesiones se hicieron presentes, abrió los ojos con fuerza intentando enfocar la cara familiar frente a él, para su horror se dio cuenta que la vista de su ojo  derecho era casi nula, manchas borrosas era todo lo que podía deslumbrar apenas si  la luz que entraba a la habitación.

 

Intento gritar, pedir el estado de su situación más la boca estaba totalmente seca con un ligero sabor metálico a oxido, la sangre aun podía saborearse, un vaso de agua fue empujado a sus labios y como un bebé bebió suaves tragos, aquel refrescante líquido que debía aliviarle le supo a lijas en su garganta, algo muy malo debió pasarle, intento levantarse más aquel que le atendía trato de disuadirlo, no hizo caso, nunca lo hacía  noto las vendas entonces en su mano derecha cortes y contusiones sus piernas dolían horrores y una posiblemente estaba rota había sido entablillada con una madera, con frustración gruño más al moverse debió abrir las heridas en su costado lo que le hizo levantar su brazo izquierdo o lo  que quedaba de él.  

 

Gastón levanto su brazo con horror, no entendiendo lo que sucedía ahí donde debía existir su mano solo había la nada, su brazo había sido cortado desde arriba de su codo, solo un muñón envuelto en vendas ensangrentadas tenia, fue cuando lo recordó todo, el castillo, a Bella negándose a ser su esposa, a elegir a la bestia, luchar con ella, dispararle por detrás, el piso cediendo ante sus pies, caer desde lo más alto, golpear contra el frio mármol, el susurro que le  trajo de vuelta.

 

Grito, Gastón grito negando lo sucedió esto no podía estar pasándole, no a él, era Gastón, era un héroe condecorado de guerra, él era el bueno aquí, si alguien merecía terminar así era la bestia, empezó a perder el control, trato de levantarse aun cuando los brazos de  alguien le detenían, más voces entraron a la habitación, más  personas que intentaron detenerle y con frustración se dio cuenta que no podía apartarlas.

 

El gran y poderoso Gastón fue sometido por tres insulsos hombres, bien podía llevarlos a los tres con el brazo atado a la espalda pero ahora en esas condiciones era completamente inútil.

 

-          Gastón basta vas a lastimarte – finalmente pudo atender aquella preocupada voz, entenderla y cuando sus ojos se posaron en el rostro, cuando las sombras dejaron de hacer borrosa su visión pudo verle.

 

Lefou le miraba totalmente preocupado a su lado, estaba ahí intentando detenerle, era uno de esos que le empujaron devuelta a la cama, ahora comprendía, tenían razón Lefou siempre la tenía, debía descansar  recuperarse, el gran Gastón tenía que cuidar para regresar triunfante una vez más.

 

-          Mi brazo – murmuro Gastón tras lo que parecía horas a la habitación vacía nuevamente, Lefou suspiro a su lado al escuchar su voz pastosa y con esfuerzo – lo eh perdido – volvió a murmurar no queriendo revelar las condiciones de su ojos o más debilidades de las obvias. 

-          Estas vivo Gastón – respondió el hombre tranquilamente – vivo y eso es lo único que importa – trato de tranquilizarle dando unas suaves palmaditas en su mano que de nada sirvieron.

-          ¿Vivo? – pregunto con desdén, estaba vivo sí, pero a que costo, sin su brazo izquierdo, con una pierna rota y casi sin visión, por un momento deseo estar muerto antes de verse así tan deprimente.

-          Vivo- insistió Lefou y  esta vez tomo su mano para apretar su agarre intuyendo los pensamientos de este y queriendo alejarlos.

 

Gastón murmuro algo de mal humor y finalmente cedió otra vez a la inconsciencia, justo antes de quedarse dormido apretó con fuerza la mano de Lefou, como había hecho tantas veces en su niñez cuando escapaba de casa, como había hecho en la guerra dentro de las trincheras justo antes del ataque enemigo, como lo hacía al verse perseguido por los malos recuerdos, pesadillas horrorosas, como un niño asustado Gastón se aferró a lo único que le daba tranquilidad, a aquello que podía llamar seguro.

 

Lefou miro a su amigo nuevamente, aquel por quien había tenido tantos sentimientos encontrados, miro dormir a Gastón, recordando los tiempos de guerra, aquellos angustiosos  días en los que estaba seguro le perdería para siempre, ¿Cuántas veces él había sido el causante de esas heridas?, ¿Cuánto tiempo había pasado desde la última vez? Y sin embargo Gastón volvía a aferrarse a su mano con una fuerza increíble, cuando estuvo totalmente seguro que Gastón se había quedado profundamente dormido le soltó para salir de ahí.

 

Ni una sola vez lo había abandonado, nunca había retiradose del lugar de donde Gastón descansaba en todo el tiempo que le conocía, incluso en la guerra con sus propias heridas si Gastón sostenía su mano pasaría en vela toda la noche para asegurarse que estuviera bien, ahora era completamente diferente, se sintió enfermo, el aire le hacía falta por lo que estaba afuera en el pasillo de la habitación tratando de regular su respiración, de reprimir todo ese cumulo de emociones que nuevamente tenían que ver con Gastón.

 

-          No puedo hacer esto – murmuro mientras se dejaba caer contra la  pared – simplemente no puedo – se repitió a si mismo tomando bocanadas de aire cada vez más grande.

-          ¿Quién podría hacerlo? – la voz de Bella le sorprendió, la joven se acercó a él con el rostro totalmente tranquilo – no tienes que hacerlo – hablo cuando se dio cuenta que Lefou no diría nada – nadie te culparía por negarte.

-          Debo – murmuro resignado – se lo debo – repito en un intento de convérsela o tal vez a sí mismo.

-          No le debes nada – dijo molesta ante la actitud tan pasiva del hombre, le había visto todo este tiempo, siempre a su lado velando y secretamente deseando que Gastón nunca despertara para evitarle más dolor.

-          Jamás lo entendería – rebatió Lefou – nadie lo entendería – y era verdad, nadie entendía la deuda que tenía con el hombre, el que su vida misma le pertenecía, nadie había conocido tan bien a Gastón, nadie había visto cada una de sus facetas y entendió la razón de su forma de ser, nadie más que Lefou.

 

Y aun así la noche de la revuelta Lefou había desconocido por completo a su mejor amigo, le había seguido si, aun en contra de su buen juicio, le había obedecido en el acto por qué queriendo a no su vida pertenecía a Gastón, nunca  lo había hablado en voz alta, Gastón nunca le insistió en ello pero Lefou sentía la necesidad de pagar aquella deuda, porque Gastón había salvado su vida más veces de la que recordaba, porque de no ser por el estaría seguramente muerto durante la guerra.

 

Y sin embargo dolía, como una daga enterrándose lentamente dolía cada momento de estar ahí para Gastón, de tener que cuidar del hombre que le traiciono, de aquél que vio convertirse en un monstro y abandonarle a su suerte, Lefou sufría lentamente por tener que ser el único soporte del hombre que quebró su corazón en mil pedazos aquella noche.

 

Bella negó con la cabeza pensando en lo terco que era Lefou, en lo demasiado buena persona que llego a ser sabiendo bien del afectó que le tenía a Gastón, mas no dijo nada más  sabiendo que solo le causaría más dolor, ella aun no entendía como un hombre tan despreciable como Gastón podía tener alguien tana amble a su lado y ser tan ciego para no verlo.

 

La próxima vez que Gastón despertó fue consciente de la gravedad del asuntó y eso le aterro.

Notas finales:

Y bien simplemente necesito sacar esto de mi pecho, el nuevo fandom al que eh decidido vender mi alma, el Gafou, lo se parece ser una relación abusiva y demás pero necesito aplacar mi alma intentando resolver muchos vacios que dejo la película, porque este Gastón era mucho más amable que el animado, si igual se volvió loco al final pero no era tan engreído a mi parecer, además hay algo que no me cuadra porque si al principio todo el pueblo o al menos en su mayoría eran malo y crueles con Bella y su padre ¿Gastón es el único castigado?, en un principio él tiene interés en ella, tal vez no la ama solo la ve como algo que debe tener pero era completamente cortes incluso intento alagar sus libros y defenderla siempre y aun así todos son perdonados mientras Gastón está muerto,  ¿Dónde está la justicia aquí Disney?, Todos son malos por años con Bella y reciben perdón, Gastón lo es solo una noche y zaz muerto.

 

Además nadie odia al príncipe? El prácticamente era un vil tirano, por su culpa todos perdieron seres queridos mientras eran malditos y cobraba muchos impuestos y simplemente es perdonado, si alguien tan egoísta como el príncipe le fue dada una oportunidad porque a Gastón no? Es porque no es un príncipe? Eso es muy injusto.

 

En fin hay muchas más cosas que debo decir pero lo dejare para futuros capítulos, no olviden leer mis otros fics no crean que eh olvidado mi Jaylos pero ahora también Gafou yey!!!!

 

Una galleta??

Un chocolate??

Un Gastón para esta pobre niña que llora su muerte???

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: