Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Sentimientos por contrato por AcidRain9

[Reviews - 99]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Holaaa

No sabía si animarme con esta historia pero escribí esto y no pude con las ganas de publicarlo

Porfavor díganme que les parece, aunque Katakuri e Ichiji son relativamente muy nuevos, me han gustado los dos y por eso escribo esto nwn

Notas del capitulo:

Notas de autor: One Piece no me pertenece, tampoco sus personajes. (Alerta de Spoiler), las parejas principales son Charlotte Katakuri/Vinsmoke Ichiji & Roronoa Zoro/Vinsmoke Sanji. 

Capitulo 1: Contrato

Ichiji, un joven de pelirrojo con un largo mechón de cabello cubriéndole un solo ojo y rozándole casi a la altura de las clavículas, esbelto y delgado, de piel blanca y los ojos azules que parecían ser del mismo modelo exacto a los de sus hermanos y hermana estaba sentado en silencio tratando de procesar las palabras que su progenitor le había dicho.

Tenía que casarse y lo iba a hacer de un momento a otro.

Él no era ningún tonto y por esa misma razón cuando el mayordomo llamo a su puerta antes de la hora oficial del desayuno supo que algo no andaba bien. En el comedor solamente estaba su padre, una botella de vino y dos copas de cristal a pesar de que todavía era exageradamente temprano para comenzar a beber.

En la casa Vinsmoke había una ley silenciosa compartida entre cada uno de sus miembros: Todo asunto formal se discutiría únicamente en la oficina de su padre, en privado y con la prioridad necesaria. Sin embargo el hombre de la larga cabellera rubia había tratado de que esa charla se diera con toda la naturalidad posible.

—No pienso hacerlo— inmediatamente dijo una vez que su padre acabo de discutir los términos del matrimonio por conveniencia.

—Tienes que hacerlo y vas a hacerlo— Judge dijo a secas mientras utilizaba su tono autoritario, mismo que solamente estaba destinado al tercero de sus cuatrillizos.

—Entonces si es tan necesario pídeselo a Reiju u obliga a Sanji — exclamo Ichiji mientras rellenaba su copa y clavaba los ojos en el espeso liquido violáceo.

Reiju era una mujer extremadamente astuta, descomunalmente hermosa y probablemente la persona más adecuada para ese acuerdo. Ningún hombre en su sano juicio sería capaz de rechazar a una mujer así ,y en caso de que lo hiciera todavía estaba Sanji.

Sanji el hermano problemático, quien siempre estaba en contra de las decisiones de la familia y no aportaba nada, ese seria un perfecto escarmiento, le recordaría la jerarquía que existía entre ellos.

—Charlotte Linlin fue muy específica, quiere que quien se case con su hijo seas tu y solo tu.

Ichiji hizo una mueca de desagrado y su padre se aclaro la garganta. —Te he dado todo y cuanto me has pedido desde que eras un niño, no vas a negarte, no te estoy dando a elegir Ichiji, vas a casarte y ya esta decidido.

— ¿Por quien?

—Por mi y eso es suficiente.

El varón primogénito lo miro a través de sus gruesas gafas de sol, sin comprender, siempre supo que seguramente un matrimonio arreglado vendría a por alguno de sus hermanos pero jamás pensó que seria él el sacrificio, sencillamente porque estaba un paso por delante de cada uno de sus hermanos, siempre.

—Esto no tiene ni un poco de sentido— negó con la cabeza y se levantó de la silla, pero su padre lo jalo del brazo y lo obligó a sentarse una vez más.

—Si no lo haces para finales del año estaremos vendiendo nuestras acciones por debajo de su precio. Necesitamos de ese compromiso.

—No seré yo quien lo haga— se mantuvo firme alzando un poco mas su voz.

La cara de Judge fue de completa molesta y con un brusco jalón le quitó las gafas de la cara azotándolas en la mesa de manera ruda, y con ambas manos sostuvo el rostro de su hijo, apretándole las mejillas con fuerza, como si fuera un niño al que su padre ya llego al limite de regañar.

—Germa es mi vida entera, y si para levantar mi empresa tengo que entregar a mi mejor hijo a las garras de esa loca mujer, eso hare— dijo mirando seriamente a los ojos del menor. —No puedes defraudarme, no cuando tienes la oportunidad de hacer funcionar las cosas, ¿me entiendes?

Germa era una empresa tecnológica que fabricaba celulares y dispositivos electrónicos de último modelo, había empezado en Alemania y rápidamente se había extendido por otras partes del mundo, y aunque su padre había sido el fundador, su mala administración en conjunto con erróneas decisiones, mas la competencia, una nueva franquicia lanzada por uno de sus antiguos socios; Vegapunk, actualmente tenia al negocio de la familia por los suelos.

Y Charlotte Linlin –vulgarmente conocida como Big Mom- era poderosa, una veja viuda forrada en billetes, una mujer astuta que se había relacionado con una infinidad de hombres influyentes e importantes que le habían dado un numeral de hijos y una fortuna que haría llorar a cualquier rico de la envidia, y además, dueña de la marca de dulces mas vendida alrededor de todo el mundo.

— ¿Qué ganara ella? — Ichiji susurro mirando a la nada.

— ¿A que te refieres?

—A que nadie hace nada sin obtener nada a cambio, ¿Cómo se beneficiara la familia Charlotte si yo me caso con el hijo de Linlin?

— ¿El prestigio de poder desposar a un miembro de la dinastía Vinsmoke te parece poco?

—Ve al grano padre— Ichiji le dio un sorbo a su vino y con su lengua jugueteo el agridulce sabor de la bebida. —Sabes que Germa esta a nada de estar perdido, no tenemos nada y pronto ni el sueldo de la servidumbre podrás pagar, ¿qué prestigio hay en una familia que pronto estará en bancarrota? 

Judge cruzó las manos y recargo su barbilla sobre ellas. —Big Mom no sabe de nuestra situación todavía.

Ichiji coloco las palmas entre su rostro, reprendiéndose mentalmente por no haber sido mas astuto, ahora entendía el punto; las jugarretas de quitar sin regalar eran muy comunes entre los de su sangre.

Apretó los labios, él nunca estuvo esperanzado a tener una relación amorosa y vivir un dulce cuento de hadas, no creía en esa magia, los hombres y las mujeres empalagosos solo lo repelían y le daban repulsión, por eso estaba mejor solo, la idea de un compañero de vida no era para alguien como él. 

Su padre torció la boca, mortificado —Pensé que podríamos pedirle un préstamo, pero eso sólo nos enterraría más y sin una garantía Linlin nunca aceptaría, sólo se un buen esposo, dale a tu marido todo lo que pida, se que tu podrás manejarlo,...los líderes siempre se sacrifican por el bienestar del resto y yo se que Germa también te importa.

El menor apretó los dientes, aquí venia el chantaje.

—Padre, ¿puedes escucharte a ti mismo?, estas desesperado, suenas patético— su voz comenzó a hacerse mas pequeña, a flaquear. —Pero lo hare, de todos modos negarme no es una opción, ¿verdad?

No tenia la intención de continuar dando guerra, hacerlo y volver a obtener una negativa solo empeoraría las cosas y tampoco tendría sentido, si de todos modos y de cualquier forma, Judge encontraría una manera de obligarlo. Él siempre tendría la última palabra.

El sonido de varias pisadas se escuchó, los otros integrantes de la familia Vinsmoke venían a unírseles al desayuno, las sirvientas quienes estaban demasiado al pendiente de la conversación de padre e hijo, a pesar de que lo disimulaban muy bien, corrieron a la cocina, preparadas para atender a todos los miembros de tan peculiar línea. 

—¿Que hacen ustedes dos aquí tan temprano y porque no nos han avisado a nosotros? — Niji frunció el ceño tomando lugar a lado del pelirrojo.

Yonji caminaba con pereza, cubriendo un bostezo con su mano, en cambio Reiju tenía pasos estilizados y finos como los de una bailarina de ballet, Sanji venia a su lado y la mirada de Ichiji se volvió espeluznantemente sombría solo de verlo.

— ¿Esta todo bien?, parecen un poco...alterados— Reiju observo.

—No he pedido por ustedes porque necesitaba hablar con su hermano a solas.

— ¿De? — Yonji enarco una ceja con curiosidad.

—De su compromiso con el hijo de Charlotte Linlin— Judge dijo sin ningún rastro de emoción. 

Niji fue el que rompió el espeso silencio al estallar en una fuerte risotada. 

—¿Compromiso? Tienes que estar de broma—murmuro con una sonrisa socarrona. ¿Cuándo habían acordado algo asi?, ¿y a las espaldas del resto? Que poco creíble.

—No es una broma, yo también me acabo de enterar— Ichiji dijo tranquilo, minimizándole importancia, al menos delante de sus hermanos. — ¿No es acaso genial?

—Ichiji nunca lo aceptaría— Yonji pestañeo, y giro el cuello en dirección de su hermano. —Ichiji nunca aceptarías...¿o si? 

—Pero lo hará y va a salvar el Imperio que me tomo toda la vida construir.

—Esto es...inesperado— Reiju susurro.

— ¿Están locos?- los ojos de Sanji se abrieron como dos gigantescos platos azules. —¿Cómo pueden aceparlo asi de fácil?

Ichiji y él nunca habían tenido una relación amena, pero incluso para Sanji aquello era una cosa atroz.

— ¿Qué clase de padre le arruina la vida a su hijo así sólo por dinero? — si su madre siguiera viva jamás aprobaría eso, el rubio observó a sus hermanos, ninguno tenía el valor para decir nada. 

— ¡Yo no necesito que me defiendas! — el pelirrojo gruño dedicándole una mirada amenazante al menor. —Mantente al margen Sanji y por favor ahórrate tu compasión.

— ¡No es compasión idiota! Simplemente hasta yo se que no eres una mascota a la que le tengan que buscar un dueño. 

—Preocúpate por ti mismo— escupió con rabia Ichiji, indignado por el trato del rubio. Que Sanji estuviera dando la cara por él era vergonzoso y humillante.

—Si hubiera tenido la opción, serías tu quien estaría metido en ese matrimonio— Judge dijo, viendo fijamente la cara de su penúltimo hijo, aquel joven que había crecido exactamente igual a su difunta esposa.  

—Lamentablemente no pude hacerlo, pero no hubiera dudado ni dos segundos en entregarte a ti, para que te quede claro— en el rostro del hombre se veía su consternación y lo mucho que le pesaba su decisión.

—Tienen razón, ese es solamente su problema— respondió agriamente Sanji, si Judge quería arruinarle la vida a su hermano por su ambición, tenía que ser Ichiji el que buscara evitarlo, pero si en cambio iba a aceptar su destino con frialdad, allá el.

Algo era cierto, al menos si hubiera sido él a quien su padre obligará, no lo dejaría salirse con la suya tan fácilmente, no se quedaría con los brazos cruzados tampoco, fracaso o no, le daría pelea.

—Buen provecho— dijo sarcásticamente, levantándose justo cuando la servidumbre estaba por servir el desayuno —Comeré fuera, tengo cosas que hacer.

Ichiji tomó otro trago de vino, pero irónicamente, sólo lo sintió como agua deslizándose por su garganta. 

 

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: