Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

40 pasos adelante, 51 detrás

Autor: andrea-hime

[Reviews - 5]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los personajes (que no sean oc) no son mios, pertenecen a sus respectivos autores. 

Notas del capitulo:

Sin comentarios

Prologo


Kyriuu Zero había tenido una buena, larga y plena vida…


Había logrado matar al bastardo de Kuran (los dos) se había casado con Yuki, se había casado con el bastardo Kuran (ancestro) tuvieron dos hijos – sus más grandes orgullos fuesen vampiros o cazadores—, Ayudo al bastardo (ancestro) Kuran y luego lo mato, había salvado a su hermano, había matado a Shizuka, se había vuelto hijo de Shizuka, había matado al presidente de la asociación de cazadores y usurpado el puesto, había (de alguna manera) salvado a los Papas Kuran (agradables personas) y había matado al Kuran bastardo (ojos heterocromaticos) o lo había salvado, había disuelto el concejo vampírico y se había casado con el bastardo Kuran…


Corrección de supuesto: Kiryuu Zero había tenido Varias buenas vidas…


Nunca pareció ser suficiente y tampoco parecía obtener nunca la respuesta acerca del ¿Por qué? sucedía. Cada vez, hiciera lo que hiciera volvía en el tiempo una y otra vez, en el camino Zero había dejado de lado su habitual porte frio y ahora era más como una extraña y aterradora combinación de Yuuki y el bastardo Kuran, para su gran desconcierto. Ah! y también había conseguido bastante bueno para salvar el mundo (vampírico, ¿Por qué? No lo sabía aun). Incluso ayudó al bastardo Kuran a completa voluntad (y a manipular a los otros vampiros bastardos) unas cuantas veces.


Heck, Zero incluso se había casado una o dos veces! (con vampiros de sangre pura, no menos. Abecés con Yuuki – en su versión humana o vampírica—o con el bastardo Kuran- seguía sin entender como sucedía eso- lo gracioso del caso era que se casara con quien se casara siempre-de alguna manera- tenía a sus dos mismos hijos –Ai y Ren Kuran/Kiryuu/Hio/Cross, sus apellidos eran lo único que variaban—quienes, algunas veces, de alguna manera también recordaban sus vidas y abecés le reclamaban por ello (que, de nuevo, seguía sin entender como sucedía ¿Sus genes Kuran? Tal vez)


Esta vida sin embargo estaba llegando a su fin.


Zero estaba en su lecho de muerte, tomando sus últimas respiraciones. Esta vez completamente solo, pues en esta vida no le habían dado ganas de soportar todas las locuras de su habitual vida y decidió vivir como huraño marginal en las montañas, por ello en completa paz, cerró los ojos una última vez.


Y luego se despertó.


Zero se sentó en su cama. Desorientado, tratando de adivinar donde carajos estaba esta vez (abecés despertaba en casa de sus padres antes del incidente, otras veces despertaba en su cuarto de la casa de Papá Cross-con el tiempo se acostumbro a llamare así- otras veces, por la piedad y amabilidad de su corazón, se encontraba en el cuarto de la mansión Hio pues abecés Shizuka se le metía la magnífica idea de adoptarlos tanto a él como a Ichiru como sus hijos -Shizuka y Cross eran variables extrañas-, etc.)


Después de momentos de analizar su entorno se dio cuenta de que estaba en la casa de Papá Cross. Oh, lastima. No podría salvar a sus padres esta vez, seria para la próxima. Se miró a sí mismo.


--"Hm... Soy un niño otra vez”--Murmuró para sus adentros.


Siempre-por razón x, que todavía no encontraba- Zero se devolvía entre las edades de nueve y dieciséis años. Esta vez era un poco más joven, parecía. En realidad era un buen cambio de ritmo, apenas podía recordar algo de cuando tenía siete años. Zero bostezó y se levantó de la cama. Se rascó la espalda y parpadeó, sombrío, ante dos carteles, uno del anime de Bleach y otro de Guns N' Roses.


--"Eso es extraño... ¿pensé que no conseguí ese cartel hasta que tenía quince años?"


Algo estaba aquí estaba mal...


--¡Papi!—Zero grito—¿¡Qué año es!?


No fue hasta su catorceava vida que pudo salvar la vida de Kaien Cross de ser devorado por una horda de niveles E después de una fuerte disputa con él presidente de la asociación de cazadores. El primer par de veces que Zero había vuelto, se había roto en sus brazos. Cuando finalmente llegó a conocer a Kaien se dio cuenta de que Cross era un hombre muy complaciente. Era del tipo que rodaba con los golpes y no miraba un ojo cuando algo extraño le fue lanzado, sobre todo si venia de parte de Zero pues realmente le adoraba como su propio hijo, igual que Shizuka (a veces).


Por ello Zero los amaba en pedazos.


--Es… (Cualquier época del año, el autor es demasiado vago para averiguar las matemáticas...) –gritó Cross de nuevo


--¿Qué edad tiene Yuuki?—Él gritó.


--¡Quince y demasiado vieja para ti!—esta vez gritaron Ichiru y Kaito de vuelta, completamente ansiosos, se podía escuchar su pelea desde afuera de su habitación.


--"Esto es nuevo."-- Zero parpadeó. Zero tenía siete años. Zero tenía siete años y todos los demás tenían su edad normal.


Y al parecer las cosas no eran tan exactamente como las recordaba si su hermano Ichiru de 16 años y Kaito de 19 años que entraban en la habitación, decía algo.


Esto complica las cosas.


Muchos de sus planes eran nulos y sin valor ahora. Era demasiado joven para ser un cazador, que era una parte bastante grande de los planes de la A a la M (a Zero realmente le gustaba ser un cazador). También era demasiado joven para los planes de la P a la Q.


--“Supongo que tendré que hacerlo.”—Zero entró en el cuarto de baño, ignorando deliberadamente a Ichiru y Kaito que intentaban interrogarlo acerca de su repentino interés en Yuki Kuran si antes la aborrecía, como a cualquier sangre pura por el intento de transformación fallido de Shizuka, se detuvo ante la visión de sí mismo en el espejo.


Realmente era un adorable niño de siete años. Bastante angelical si tenía que ser realmente justos.


Zero sabía exactamente qué hacer ahora.


--¡Papi! ¿¡Me prestas tu linda toga blanca!?


--¡Sí! ¡No la ensucies o te patearé el trasero!


Los Cross tenían unos pulmones muy buenos.


LOLOLOLOLOLOLOL


Zero entró en la decrépita mansión como si fuera el dueño del lugar. Sabía dónde estaban los Niveles E, qué libros no estaban llenos de porno y, más importante aún, dónde estaba Kuran Rido.


Se acercó al ataúd y abrió lentamente la tapa.


Rido miró con asombro. Por encima de él había un niño pequeño vestido de blanco. No podía se vampiro, ni tampoco cazador, pero tampoco era humano, su aura se sentía… Piadosa. El ser tenía el pelo blanco Platinado, y los ojos de un color amatista claros. El niño, no, el ángel le sonrió compasivamente.


--Kuran Rido—el querubín sonrió benevolentemente, su voz como campanillas, más hermosa que la de un niño de sangre pura—Yo soy tu salvación.


Mirando hacia atrás unos años más tarde, Rido tardó más de lo que le gustaría admitir el darse cuenta de que Zero no era un ángel.


.


.


.


Continuara


.


.


.


Omake: Vista


Vida dieciseisava? Honestamente no importa-


¡Tú! ¡Demonio!


Tum, Tum, Tum llegaron pasos furiosos.


Los cuatro sangre puras vigilaban cautelosamente la puerta mientras los truenos se hacían más fuertes.


¡BAM!


--¡Kuran!—gritó una voz furiosa.


¡BAM!


--¿DÓNDE ESTÁ USTED? ¡BASTARDO!


¡BAM!


La puerta se abrió de golpe para revelar un furioso Ichiru Hio. Sus ojos rojos enloquecidos se acercaron a al príncipe de los vampiros, su mente sólo registró su objetivo.


--¡TÚ!—Ichiru rugió. Se lanzó contra el hombre desconcertado.


--¡Ichiru!—Gritó Yuuki mientras luchaba por mantener a su novio restringido. Ichiru era sorprendentemente más fuerte que de costumbre—¡Calma, Papá, un poco de ayuda aquí!


Haruka cubrió su perplejidad con una cara de Poker y le dio al peli plateado de mal comportado un zape firme en la cabeza.


--Abajo, Puppy—dijo Haruka Yuuki suspiró aliviada cuando Ichiru se quedó inmóvil ante el golpe inesperado.


Ichiru dejó de luchar y se volvió hacia su suegro para quejarse.


--¿Para qué era eso?–gimió él–¡Eso duele!


Haruka sólo "hmphed" a él en respuesta.


Yuuri finalmente soltó a su novio una vez que su madre Juuri saco una promesa reacia de Ichiru para abstenerse de atacar a nadie-Kaname-.


--Quizá podrías explicar ese repentino ataque de locura, ¿eh?—arrastro Haruka, completamente desconcertado acerca de la agresividad de su casi tercer hijo normalmente tranquilo y dulce.


--¡Estaba perfectamente justificado!—exclamó Ichiru, volviéndose a fulminar a Kaname quien sólo levantó una ceja.


-- ¿Eso es...? -exclamó Yuuki, incrédula.


--Sí, por favor, dinos—dijo Kaname


--¡No actúes como si no lo supieras!—Ichiru señaló con furia a Kaname—¡Sé lo que le hiciste a Zero!


Juuri, Yuuki y Haruka parpadearon en incomprensión. Se volvieron hacia Kaname, sólo para encontrarle mirando fijamente a Ichiru con una mirada impenitente.


--Uh... ¿Quién?—Yuuki finalmente preguntó.


--¡Mi hermano!—Ichiru lloró –Yo sé lo que le hiciste! ¡Tú! ¡Demonio!


--¿Demonio?—Juuri murmuró para sí misma, incrédula. ¿Desde cuándo Ichiru usaba palabras como esa?


--Ahora, ahora— dijo Haruka, tratando de calmar a su casi hijo—No nos adelantemos a...


--¿¡Cómo te atreves a embarazar a mi hermano!?


.


.


.


Vista de la Vida Nº 16: De como Shizuka convirtió a Zero e Ichiru en sus hijos


.


.


.


.

Notas finales:

Aclaraciones:

*El título “40 pasos adelante, 51 detrás” bueno hasta ahora Zero ha vivido 51 veces su misma vida, las primeras diez veces había intentado apegarse lo más que podía a su línea de tiempo original pero poco a poco comenzó a perder el interés. Por lo tanto en su onceava vida cuando se despertó con su vieja mente en un cuerpo joven se dijo “A la mierda todo” e hizo lo que se le vino en gana, si quieren pondré retrocesos o capítulos entero que nos cuenten que paso después de ahí. Si restamos de los últimos 50 vidas que no hizo nada productivo para entretenernos se podría tomar esas diez vidas como un retroceso en vez de un avance, pero como técnicamente está volviendo en el tiempo eso no importa mucho… no sé si me explico, ya me revolví a mi misma.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: