Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Cartas sin firma

Autor: NesumiChan

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

No sera un fanfic largo, cuando mucho solo tendrá tres capítulos, así que acabara rápido, ojala les guste :3

 

Les agradecería que dejaran sus opiniones, gracias por leer <3

Como era de costumbre el gran líbero del Karasuno llegaba justo a tiempo a la escuela, con unos escasos minutos para comenzar las clases, en esa ocasión no había práctica matutina, por esa razón había podido descansar más, a tal grado que se quedo dormido pero con mucha suerte logro su objetivo, la verdad era que no tenia muchos ánimos de asistir al colegio, pero seamos sinceros, ¿quien quiere ir?, caminó hacia su taquilla para cambiarse los zapatos y cuando llegó una sonrisa se vio refleja en su rostro, nuevamente estaba ahí, uno de los motivos que lo hacían sonreír.

Hace ya algunas semanas empezaron a aparecer cartas todos los días en su taquilla, esta vez tampoco era la excepción.

Al principio se sorprendió por encontrar un sobre que tenia escrito su nombre, pensó que simplemente sería una broma de Tanaka, pero al leer el mensaje se dio cuenta de que no era así, era una carta con lindas palabras escritas, las cuales le hicieron adquirir un leve sonrojo, creyó que solo recibiría esa clase de palabras en una ocasión, pero para su suerte no fue así, alguien estaba interesado en él de tal manera que le escribía mensajes tan conmovedores todos los días de clases, realmente apreciaba el gesto de aquella persona.

¿Aquella persona? Si, así se refería al remitente de aquellas cartas.
¿La razón? Algo muy simple, ninguna estaba firmada.

Tomó aquella pieza de papel y la guardo en su bolso, la leería mas tarde, ya era tiempo de entrar a clases, se cambió rápidamente los zapatos y se dirigió hacia su aula, las clases transcurrieron normalmente, una que otra llamada de atención del parte del profesor hacia Nishinoya por estar durmiendo o platicando con sus compañeros, pero bueno, eso ya era parte del día a día.

En la hora del almuerzo buscó un poco en su bolso hasta lograr encontrar la carta, con mucho cuidado empezó a abrir el sobre para posteriormente comenzar a leer...

iHola, nuevamente soy yo, lamento mucho no poder expresarte mis palabras cara a cara, se que no es de tu agrado que las personas sean cobardes, pero de esta manera soy, así que por ese motivo es por el que te pido perdón.

También se que odias leer, así que en esta ocasión te agradezco por toda tu paciencia y esfuerzo por leer este pedazo de papel... "

Noya simplemente soltó una leve risita, era muy cierto, leer era de las cosas que más le desagradaban, no era bueno en ello y cuando comenzaba una lectura simplemente se distraía y terminaba sin comprender nada, pero por alguna razón aquellas cartas eran lo único que leía con gusto.

"Como te podrás haber dado cuenta siempre término escribiendo cosas innecesarias, nuevamente perdón, creo que también pido disculpas de más, creo que ya es una costumbre mía.

Bueno, esta carta es para lo mismo que siempre te escribo, para confesarte que tú, Nishinoya Yuu eres el dueño de mi corazón

Firma: ________"

Nuevamente la carta estaba sin firmar, ya no era sorpresa, pero con cada línea que leía la intriga crecía en él, quería conocer a la persona responsable de aquellas cartas.

Por la forma en la que estaban escritos los mensajes y la actitud que se demostraba, Noya llego a pensar que la escritora de aquellas cartas no era iescritora” sino escritor, él creía que el responsable era Asahi y eso le agradaba. 

Hace algunos meses había comenzado a desarrollar sentimientos por aquel muchacho miedoso, al principio creía que era cosa de la gran admiración que sentía, pero tiempo después se dio cuenta que no era así, eran sentimientos amorosos, estaba enamorado de aquel cobarde, pensar que las cartas eran de él le daba mas esperanzas. 

Aunque también existía la posibilidad de que sus sentimientos no fueran correspondidos, no le gustaba pensar en eso, pero era algo que podría pasar, sin embargo evitaba concentrarse en eso y en seguir creyendo en lo que más quería, aunque supiera que podría salir lastimado.

Cuando terminó de leer la carta la volvió a doblar y la guardó en su mochila, siendo sincero no quería que nadie se enterado de aquello, tenía miedo de que se burlaran de él por recibir esa clase de cosas románticas, ya que no iban muy bien con su personalidad, así que decidió esconder el secreto, incluso hasta de su mejor amigo. 

La hora del almuerzo terminó y continuaron las clases, las horas pasaron rápidamente y al fin llego la hora tan anhelada, la salida, era la hora en la que más ánimos tenía, fue de los primeros en salir del aula y se dirigió rápidamente al gimnasio para la práctica. 

Primero paso al cuarto del club y se quito el uniforme para colocarse la misma ropa que siempre utilizaba para las practicas, solo tardo unos minutos y luego se fue a la cancha, cuando llegó ya se encontraban varios miembros del equipo, por un lado se encontraban Hinata y Kageyama discutiendo como de costumbre, mientras que un Suga trataba de calmarlos junto a Daichi quien estaba a punto de perder la paciencia, por otro lado estaban Tsukishima y Yamaguchi riéndose de la escena, más lejos se encontraba Tanaka acosando a Kiyoko como era de costumbre, todo parecía normal, pero en seguida noto que faltaba algo, mas bien alguien, ¿dónde estaba Asahi?

Lo busco con la mirada por todo el lugar, pero no lo encontró, era raro que llegara tarde, se estaba empezando a preocupar un poco al ver que no aparecía, así que decidió preguntarle a sus mayores si sabían donde se encontraba. 

-¿Daichi-san?-Se acercó con precaución al ver que el mayor estaba ya furioso con cierto pelinaranja y otro azabache.
-¿Qué pasa?-Contesto mientras trataba de calmarse un poco.
-¿Sabe dónde está Asahi-san?
-Creo que lo había llamado una chica.-Interrumpió Suga.
-¿Una chica?-Preguntó Noya. 
-Esa no es excusa para llegar tarde al entrenamiento.-Otra vez el capitán se estaba molestando, aunque ya era con alguien más.
-No te preocupes Daichi, yo iré por él.-El mas pequeño se ofreció amablemente.

Salió rápidamente de la cancha y fue buscando por los alrededores de la escuela para ver si llegaba a encontrar al mayor, pasados unos minutos lo vio y lo encontró con la chica mencionada por Suga, se acercó un poco mas a ellos -mala elección- y pudo escuchar dos palabras que salieron de la boca Asahi, de alguna forman lo lastimaron. 

-Me gustas.

Estaba presenciando la confesión de amor de su mayor, era algo incómodo de ver, así que decidió marcharse y no escuchar los siguientes diálogos que tendrían, solo se alejó en silencio, sintió una presión en su pecho, como si algo lo estuviera lastimando, empezó a caminar mas despacio hasta que finalmente dejo de avanzar, bajo la mirada y fue en ese momento en el que noto que algunas lagrimas recorrían su rostro hasta llegar al suelo, ¿cuando había empezado a llorar? Una mejor pregunta, ¿por que estaba llorando?

Desde el comienzo el sabía que no estaba bien hacerse ilusiones que sabia que jamás pasarían, simplemente se haría daño si seguía creándose falsas esperanzas y vaya que era cierto, ahora se encontraba ahí, sin compañía alguna, solo, llorando por algo que seria obvio, Asahi no lo podría amar como él lo ama, el ya debía su corazón a otra persona, siempre se lo imaginó pero dolía reafirmar las sospechas, no podía ir así a la práctica, no quería que nadie lo viera así, decidió enviarle un mensaje a Tanaka.

iRyu, por favor informa a Daichi que no pude encontrar a Asahi-san y también que me tengo que retirar, surgió un imprevisto"

Tendría problemas con el capitán, pero no importaba en ese momento, fue lo más rápido posible por su uniforme y bolso, y de la misma manera salió de ahí.

Al llegar a casa fue directo a su cuarto, cerró la puerta y las lagrimas volvieron a brotar, en esas cuatro paredes era libre de desahogar su dolor, nadie lo vería ni escucharía, estaba bien si lloraba, es lo normal cuando estas lastimado, se sentía débil, ni siquiera pudo confesarse para ser rechazado, nunca tuvo siquiera la oportunidad, jamás pensó que dolería tanto.

-Asahi-san, espero que seas feliz con esa chica.- Trato de secar sus lágrimas y forzó una sonrisa.

Se sentó en el piso abrazando sus rodillas. 

-El amor no correspondido duele.-Susurró antes de hundir su rostro en sus piernas y volvio a llorar, en esta ocasión con más fuerza.

¿QUIÉN NO HA TENIDO QUE DERRAMAR LÁGRIMAS?
O LO QUE ES PEOR, DERRAMARLAS HACIA DENTRO, SIN QUE NADIE LO SEPA.

Notas finales:

Muchas gracias por leer :3 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: