Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Escape de Chechenia... Yuri on Ice

Autor: konohanauzumaki

[Reviews - 0]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Uno…

Si hubiéramos sabido lo que nos depararía ese viaje, estoy seguro que nunca lo hubiéramos querido realizar...

—Me acaba de decir Yakov que nos dará una semana de vacaciones mientras está el congreso anual de federaciones de patinaje, porque prefiere que no entrenemos, a que hagamos una locura en este —comentaba un alegre Viktor, mientras guardaba sus pertenencias tras un arduo día de entrenamiento. A su lado, un emocionado Yuuri y un "normal" Yuri, lo escuchaban—. Aunque, a decir verdad, no sé a qué se refiere. Ni que fuéramos a hacer que cosa.

—Bueno, quizás lo dice porque somos algo escandalosos Viktor —agregó Katsuki, nervioso al entender a que se estaba refiriendo su nuevo entrenador.— ¡No se hagan ustedes dos! —exclamó el rubio, explotando ante recordar las locuras cometidas por sus amigos—. Desde que se conocieron, no han hecho más que el ridículo frente a todos, desde ese baile tuyo en tubo Katsudon donde le pediste a este inútil ser tu entrenador, hasta tus borracheras y Chihoko, eh, Viktor. Me tienen harto, con razón no nos quieren llevar.

Los dos enamorados, apenados, solo se veían uno al otro, complices en sus locuras, y sabiendo que siempre era gracioso mirar enfadado al de ojos verdes.

Habían pasado tres meses desde el Grand Prix final y Yuuri había ido a entrenar con los dos rusos a San Petersburgo. Así, junto con Mila, Georgi, Lilia y Yakov, el equipo ruso+Yuuri daban largas jornadas en el hielo con la vista puesta en el siguiente GPF y las olimpiadas. Y aunque el más feliz en todo esto era Katsuki (haciendo a un lado a Viktor, quién poseía una sonrisa prácticamente perpetua en su rostro por poder estar al lado del de lentes), el que se notaba más alejado era Plisetsky, ya que no había visto desde entonces a su nuevo amigo, Otabek, más que por vía internet... y lo extrañaba y mucho.

—Si no le hubieras dicho a Yurio lo de invitar a Otabek, seguro no habría aceptado asistir —comentaba Yuuri mientras compraba el mandado junto con su ídolo.
—Lo sé, pero, en sí pensaba hacerlo, porque me gustaría poder conocerlo más —respondió Viktor y su "pupilo", impactado, tiró la caja de cereal en sus manos—. Al final de cuentas, veo que él está muy interesado en Yuri, y, considerando que es parte de mi equipo y nuestro compañero y amigo, lo mejor es saber más de él. ¿No lo crees, Yuri?
—Tienes razón... Aunque creo que Otabek es un buen chico, digo, para que Yurio lo aceptara como amigo... —agregó el de ébanos cabellos mientras el ruso le daba la caja de cereal de vuelta.
—Pienso lo mismo, pero al final y aunque no lo parezca, Yuri es casi un niño, y no me gustaría que sufra por alguien.
—Pues creo que ya lo ha estado haciendo —dijo Yuuri, dejando a ambos pensativos—. Pero estoy seguro que estás vacaciones lo van a ayudar.
—Eso espero. De todos modos, ya cargué todos los gastos para que la federación rusa pague el viaje. 
— ¿Queeeeeeeé? —gritó, anonadado el de ojos marrón, volviendo a tirar la caja de cereal al suelo.

En tanto, encerrado en su habitación, Yuri jugaba con Potya, mirando la noche caer desde el alféizar de su habitación. 
—Dudo que él venga... —se decía, pensativo y nostálgico, un tanto decaído y otro tanto ilusionado—. ¿O tú que opinas Potya? Después de todo, desde el final del Grand prix, Otabek regresó a entrenar a Almaty y solo nos vemos por videollamada, y se que está suficientemente ocupado como para aceptar venir unos días por el capricho de esos dos idiotas... Bueno, aunque nada se pierde con que Viktor lo intente... supongo.

El silencio en la habitación del rubio se rompió de pronto al entrar de golpe el ex campeón mundial y su pareja, bastante alegres.
—Yuri, dame el número de Otabek para que le llame y le diga lo de las vacaciones.
—Viktor, espera, ni siquiera hemos decidido a donde ir.
—Así es, idiota. Primero dime a donde iremos.
—Bueno, es sencillo, dejémoslo al azar —espetó Nikiforov, y corriendo a su sala, trajo consigo un globo terráqueo, el cual, puesto en la cama de Yurio, comenzó a girar—. Donde el globo se detenga, a ese lugar iremos.
—Pero Viktor, quedamos que fuera un lugar cercano —agregó Yuuri, preocupado por la manera de seleccionar el sitio.
—Descuida Yuuri, esta es la mejor manera, ya verás. Ahora, tu pon tu dedo Yurio.
—Está bien... —terció el hada, y, poniéndose de pie de un brinco, colocó su dedo índice en el pequeño globo terráqueo. Asomándose los tres al unísono, entonces, pudieron notar que país había salido seleccionado para sus vacaciones.
—Chechenia. Elegiste Chechenia —dijo Viktor, sorprendido.
—Es perfecto, ya que está junto a Rusia. Nos quedará perfecto —siguió Yuuri, midiendo la distancia con sus dedos.
—Entonces, si ya está decidido, toma —terminó el rubio, dándole a Viktor su celular, al tiempo de bajar su mirada, algo apenado— y llámale a Otabek.
—De acuerdo.

Los tres, sentados a la cama, veían el celular de Yuri mientras Viktor marcaba y ponía el altavoz. Los dos Yuris, uno a cada lado del de cabellos grises, esperaban ansiosos la respuesta a la llamada, con la diferencia en el rubor en los pómulos, inexistente en uno y marcado en el otro.
—No, él está bien, descuida. No quiero quitarte mucho tiempo, solo, quería decirte que Yurio, Yuuri y yo tomaremos unas vacaciones esta semana, y nos gustaría mucho que nos acompañaras. Sabemos que estás en plena época de entrenamientos, como nosotros, pero solo serán unos días y podrías aprovechar para convivir con Yuri un rato. Entonces, ¿Te gustaría venir con nosotros? —cuestionó el ruso, guiñiéndole un ojo a su compatriota, esperando así los tres la respuesta del héroe de Kazajistán.

Continuará...

Notas finales:

 

Nota de la autora: No quiero meter mucho adelanto en este mini post de la historia, por lo que me explayaré en comentar un poco más acerca del por qué de este fic, (normalmente me gusta escribir historias cargadas de amor dulce y sentimientos bellos -sobre todo en el caso de Yuri on ice-) hasta el siguiente capítulo, sin embargo, había traído esta idea en mente desde que escuché la noticia sobre la actual situación de este país en torno a los homosexuales.

Y pues nada, sin salirme mucho de la temática de Yoi, me "autoacepté" escribir esta historia, quizás parte por lo terrible que me parece esta situación, tal vez porque recordé -de repente- que hace algunos años ya había escrito fanfics con historias duras y no tan rositas -Sasunaru y de BeyBlade-, o simplemente, porque creo que esta historia merece ser escrita -según yo-.

De cualquier manera, ya me extendí, así que gracias por leer y aunque no les diré que actualizaré diario, si espero hacerlo bastante -MUUUUY- seguido.
Saludos y aprovecho para hacer spam e invitarles a que pasen a leer mis otros fics de YURI ON ICE (son como 20). 

Davai!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: