Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Dolores distintos, pero igual de letales.

Autor: Narrastin

[Reviews - 13]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Bueno como dije antes, es mi primer Fanfic y justamente con temática Yaoi xD

Así que siéntanse libres de críticar a gusto e.e (tengo miedo) y por favor dejen Reviews para que no sea la primera y última vez escribiendo ><!!

 

Los personajes y temática presentes en este Fic pertenecen a Masashi Kishimoto Sempai <3...

 

 

Notas del capitulo:

Este es mi primer capi de mi primer Fic, por favor disfrútenlo y si es posible  Dejen Reviews que me motivaran mucho a continuar ///.

 


Capítulo 1

 

En la mañana de aquel día, los rayos del sol, como de costumbre, acariciaban gentilmente cada espacio sin sombra de la Aldea de la Hoja, brindando un calor ni tan fuerte ni tan escaso, una calidez tan equilibrada que pareciera que estos tuvieran algún tipo de preferencia hacia los habitantes de dicha aldea. Acompañado de unos suaves vientos y el canto de las avecillas, este día no podía ser más perfecto. Bueno eso es lo que siempre veía el Ninja Rock Lee, quien a pesar de despertar en un día donde las nubes más oscuras pareciesen retar a todo tipo de ánimo, fuerza u optimismo, sus ojos eran capaces de encontrar lo suficiente para contemplar la perfección y sentido a un día tan penoso como cualquier otro al que hubiera ya vencido con sus energías. Así de esperanzado y desafiante es el genio del Taijutsu, pero a esa fortaleza, aunque no lo crean, le falta un buen blindado de confianza y, en ocasiones, algo de concentración.

Y bueno, después de conmoverse brevemente por la belleza del ambiente, Lee se puso en marcha a su acostumbrado terreno de entrenamiento para realizar su ejercitación diaria que consistía en un exigente calentamiento con el que comenzaba para después aprovechar el tiempo restante en agotadores ejercicios físicos que terminarían destrozando al cualquier Shinobi promedio, haciendo honor a su camino Ninja. Iba contando 3497 flexiones de brazos cuando su compañera Ten Ten llegó al lugar donde el equipo Gai había quedado para hacerse cargo del llamado que el día anterior había solicitado la Hokage Tsunade para la mañana siguiente y así darle las indicaciones para una posible misión.

-.Lindo día para una misión, ¿verdad Lee?.- Dijo la recién llegada Kunoichi peinada como típica mujer china. -.De hecho es demasiado lindo para ser desperdiciado en una misión en vez de disfrutarlo con un paseo o un momento de relajo.- Se quejó.

-.¡No digas eso Ten Ten!.- Dijo mientras se incorporaba después de llegar a las 3500 flexiones -.Somos Ninjas de Konoha ¿verdad?, nuestra juventud debe florecer aún más cuando se nos presenta la oportunidad de servirle a la aldea, y si es con este ambiente, ¿qué mejor?.- Sonrió haciendo la pose de Nice Guy de la que tan acostumbrada estaba su compañera. Sí, estaba acostumbrada a sus palabras, acciones, etc, pero de lo que Ten Ten se percató, y no es la primera vez, es de la dedicación y amor que sentía su compañero por la Aldea de la Hoja, y lo reflejaba prácticamente... en todo lo que él hacía; ejercitarse hasta el cansancio más difícil de alcanzar, apreciar cada rincón de la aldea por muy insignificante que sea, hablar de esta como si fuera la joya más grande y brillante de la existencia, entre otras. Y todo lo hacía solamente para ocupar su vida a ser otro aporte a la aldea (y por supuesto para llegar a ser un gran Ninja de elite que no usa Ninjutsu ni Genjutsu, su meta desde la niñez). Por desgracia era demasiado que daba el muchacho para una aldea que lo miraba con mal ojo a causa de su principal incapacidad, el no ser capaz de realizar algún Ninjutsu o Genjutsu, teniendo como última y única opción el Taijutsu que con tanto esfuerzo ha desarrollado evitando perder el menor tiempo posible, para que al final sea así de menospreciado por la gran mayoría de la sociedad, no solo Ninja..

Incluso Ten Ten y Neji comenzaron su relación con Lee años atrás esperando que este último no conseguiría ser más que un estorbo y un fracaso de Shinobi debido a sus incapacidades. Con el pasó del tiempo, el Ninja del Taijutsu demostró lo equivocados que estaban gracias al esfuerzo y fe con el que se ganó la apreciación y respeto de su equipo, incluso también el ser visto como un ejemplo a seguir entre ellos.


-.Lee, ¿qué es lo que te lleva a apreciar tanto la aldea?.- preguntó Ten Ten, pues le llamaba la atención el comportamiento del Shinobi respecto a Konoha.

-.¿Que qué es lo que me hace apreciarla tanto?.. Ehm... .-Quedó pensativo, era una de esas preguntas que tanto le costaba responder, ya que, si fueron muchas situaciones en el pasado de dolorosa inferioridad que le reprocharon distintas personas, también fueron responsables de que Lee perdiera su esperanza temporalmente, dudando de su verdadero objetivo. Penas que nunca reflejó. Y él estaba siendo poco a poco consciente de aquello, los esfuerzos que realizaba cada minuto de su vida eran menospreciados por esas mismas personas que constituían la aldea que el moreno tanto amaba. Aún así él no sabía el porque dudaba tanto de una pregunta tan sencilla como aquella. -.¡Ah! ¡Lo tengo! Puede ser...

-. Lee, Ten Ten, veo que ya están aquí .- Interrumpió llegando con algo de prisa Hyuga Neji, uno de los genios más destacables de Konoha, el rival eterno de Lee. -. Eso es bueno.

-. Neji..

-. ¿Acaso hay apuro? .- Preguntó Ten Ten.

-. Si lo hay, me encontré hace unos minutos con Gai en el camino, me dijo que apenas nos reuniéramos los tres deberíamos ir a la oficina de Tsunade-sama.

-. Pero se suponía que él debería haberse reunido con nosotros-. Dijo la Kunoichi-. Fue lo que acordamos ayer, ¿acaso hubo un cambio de planes?

-. Algo así, no estoy seguro y Gai tampoco parecía estar muy al tanto de la situación, lo mejor es partir ya, él debe estar llegando donde la Hokage.

-. ¡En ese caso pongámonos en marcha! ¡El tiempo es demasiado efímero para gastarlo sin actuar!.- Fue lo que dijo un desenfrenado Lee antes de partir de árbol en árbol rumbo a la oficina de la Hokage dejando atrás a los dos jóvenes ninja.

-. ¡Espera, Lee! ¡Maldición! ese idiota .- Se quejó Ten Ten tratando de seguirle el paso.

-. Hmm .- Partió finalmente Neji.

 

 

-. Entonces, ¿qué tienen que ver los ANBU con esta situación? .- Preguntó el Sensei, Maito Gai, el mayor ejemplo a seguir y supremo reflejo de la grandeza para Rock Lee.

-. En la madrugada fui despertada por Shizune, quien irrumpió en mi habitación para alertarme de un reciente hallazgo de los ANBU, no muy lejos de aquí. ¿Puedes creerlo?, justo es la noche en que debo aplicar mi sueño rejuvenecedor diario que tiene un uso de cada tres noches la misma en que ocurre tal hecho, ¡TENÍA QUE SER PRECISAMENTE LA MISMA!. .- Exclamó golpeando la mesa la terrorífica cincuentona Hokage. Pareciera que a su imagen de mujer joven había que darle más prioridad que a una situación de los ninjas de elite.

-. N-no diga eso Tsunade-sama, no hay necesidad de molestarse por un método que no hace diferencia alguna con su juvenil y bella imagen actual... Je je je.- Intentó tranquilizar a la Hokage su muy asustada asistente Shizune.

-. ¿Así que era eso? Menos mal que no era solo yo .- Suspiró aliviado Gai -. Creí que era el único que veía esas horribles arrugas.- Dijo. Como si de un suicida se tratara.

 


-.Nos tomó tan solo cinco minutos ¡Que gran récord!.- Celebró Lee, recién llegando al edificio Hokage junto con unos cabreados Neji y Ten Ten.

-. ¡IDIOTA! ¿¡Tienes que ser tan imprudentemente desenfrenado cuando estas con tu equipo!?.- Le regañó Ten Ten mientras entraban los tres al edificio.

-. Es que al ser una emergencia deberíamos ir dos veces más rápido de lo normal, ¿no te parece?.

-. ¡Es distinto el ir dos veces más rápido que ir a la velocidad del sonido solo por un llamado!

-. Ustedes dos compórtense.- Dijo Neji .- La oficina de la Hokage está cerca, como nos escuchen algún tipo de discusión absurda pondríamos en peligro nuestra reputación como equip.. ¿Qué es ese sonido?

-. Suena como a... ¿Gai Sensei?.- Dijo Lee.

Estaban Neji, Ten Ten y Lee a pasos de estar frente a la puerta de la Hokage cuando escucharon un preocupante grito de sufrimiento que vino desde la oficina de esta.
De pronto la puerta fue hecha trizas por la titánica fuerza con la que Tsunade arrojó el cuerpo de Gai hacia esta como si fuera un saco de patatas.

-. ¡¡¡GAI SENSEI!!! .- Gritó Lee.

Estuvo a punto de correr en su ayuda cuando sin saber con qué velocidad, una enfadada Tsunade salió atemorizante para cobrar el precio que costaba el ser tratada, sin importar el insignificante modo, como una adulta mayor.

-. Con que arrugada ¿eh?.- Estaba a punto de liquidar al pobre Sensei que tenía agarrado del cuello cuando su vista se fijó en los recién llegados alumnos de este. -. Oh, son ustedes, estuve a punto de olvidar el porque los llamaba chicos. Por favor pasen.- Invitó de lo más calmada Tsunade, con un cambió de humor tan estúpidamente bipolar que dejó a unos atónitos Neji, Ten Ten y Lee, una boquiabierta Shizune y a un todavía inconsciente Gai.

 

 

-. ¿Un pergamino de invocación? -. Preguntó Neji.

-. Así es, la información más actualizada por parte de los ANBU menciona que es un viejo pergamino que antiguamente era el centro de atención entre los señores feudales que intentaban apoderarse de este con el fin de aumentar la protección de sus pueblos o utilizar su poder para dominar a otros, pues esta era la fuente directa que podía tener cualquier mortal con una especie de criatura legendaria colosalmente monstruosa, con un poder similar al del Kyubi de Naruto, o peor.

-. ¿Al del Kyubi... de Naruto?.- Preguntó el moreteado Gai.

-. Si. Pero eso no es todo, también mencionaron que cabe la posibilidad de que esta criatura tiene alguna ligera conexión con uno de esos monstruos de colas. El escuadrón de investigación empezará a analizar la historia, uso y un posible sellado permanente de este por el bien de la humanidad. Ahora, si hablamos de Jinchuurikis, Naruto o Kyubi no tienen nada que ver aquí. Porque la criatura que se menciona, y tiene que ver con la misión que a continuación les asignaré, no es nada menos que Shukaku.- Explicó la Hokage sin notar el ligero cambió de expresión en Lee.- Para tener un aumento de probabilidades de éxito en la investigación, se necesita cualquier factor que impliqué algún contacto directo con este, ¿y qué mejor que algún personaje que lo haya tenido directamente en su interior, es decir, un propietario?... Aunque actualmente sería Ex-propietario.

-. Gaara .- Infirió el ojiblanco.

.- Exacto. En la misma hora de la madrugada en que recibí la noticia, no dudé en enviar al ave mensajero más rápido disponible hacia Suna para solicitar la ayuda directa del Kazekage al enterarme de que Shukaku era uno de los factores principales del tema. La fecha de la investigación se estableció antes de enterarme y es muy próxima, necesitamos a Gaara lo antes posible, con mayor razón si el camino desde Suna hasta aquí es de un par de días. Y bueno, en la mañana recibí la respuesta diciendo que el Kazekage colaborará en la investigación del pergamino. Partirá esta tarde, así que estará en unos dos o tres días como mucho en Konoha, claro si es que los de Suna son tan puntuales como dicen ser...Hmmp. Aún recuerdo cuando el anterior Kazekage prometía al cuarto Hokage estar presente en cinco días máximo y tardaba como 9...

.- Hokage-Sama, la misión por favor.- Neji estaba perdiendo la paciencia.


.- Bien. Se suponía que vendrían por una misión de menor prioridad, pero como su compañero se muestra tan entusiasmado, no entraré en detalles .- Dijo refiriéndose a Neji. .- Lo primero que harán es ir hacia el centro de investigaciones de Konoha y ubicar la sección de historia, donde se está comenzando la primera fase de la investigación; el análisis de la historia del pergamino, sus mitos, leyendas, etc. No tendrán problemas al entrar porque los expertos los estarán esperando. Lo que harán allí es recibir un informe con la información más reciente que ustedes le llevaran al Kazekage, así lo mantendremos al tanto del caso. Deberán tomar el camino desde Konoha a Suna y encontrarse con el Kazekage que a esas alturas ya debería haber dejado el desierto. Como es posible que aún no tengan listo ese informe tal vez puedan ayudar de algún modo en la investigación, así que váyanse ya y les deseo suerte.

.- Cuente con nosotros Hokage-sama -. Se despidió Ten Ten.

 


.- ¿Entonces solo hay que entregar un pergamino al Kazekage, a quien deberemos encontrar en el camino hacia Suna? -. Preguntó el Hyuga.

.- Eso, y si es posible, tendremos cooperar en algún asunto relacionado con el pergamino cuando lleguemos -. Dijo Gai.

El equipo Gai estaba marchando hacia su destino mientras hablaban de la misión, intentado predecir como sería esta y qué métodos ocuparían. Sin embargo, el menos concentrado era Lee, cuyos pensamientos, más que centrarse en el deber, se fijaban en quien es la persona clave. Sí, cada vez que escuchaban alguna mención por más pequeña que fuera del pelirrojo, su cabeza sufría ligeras alteraciones. Y es obvio, ese personaje fue quien en los exámenes Chunin le destrozó el brazo y pierna izquierda en el pasado antes de intentar matarlo, lo que si hubiera pasado de no ser por Gai. Y eso que no fue la primera vez, según le contaron Naruto y Shikamaru, el pelirrojo planeó acabar con él en el hospital, donde se estaba recuperando de aquellas lesiones que limitaban su vida como Ninja, lo que provocó que sus sueños estuvieran al borde de ser solamente puras fantasías imposibles, los que le daban el único sentido a su vida.

Sin embargo, ser uno de los peores recuerdos de Lee no fue lo único que había logrado Gaara, él fue capaz enmendar sus pecados cuando se presentó la oportunidad, y pasó cuando él, junto con sus hermanos Kankuro y Temari, atendieron el llamado de ayuda que pidió la Hokage cuando Shikamaru organizó el equipo conformado por sus compañeros que se suponía, traerían al corrompido Sasuke de vuelta a la aldea. Cuando Lee, recién salido del hospital (mejor dicho recién escapado) se enfrentó contra Kimimaro y este estaba apunto de liquidarlo, llegó Gaara precisamente para ayudarlo salvándole la vida, dándole una oportunidad para cumplir sus sueños y mostrarle que ya no era el monstruo que provocó esas viejas graves heridas. Incluso en ese mismo lugar, después de haber derrotado a Kimimaro luego de una épica batalla, fue donde, sentados bajo los árboles para tener un merecido descanso, Lee tuvo la oportunidad de conocer más al pelirrojo quien no tuvo problema alguno para abrirse ligeramente al moreno revelando con pequeñas y pocas palabras, mucho de él. Gaara sin duda era la persona más enigmática para Lee, no en el buen sentido pero tampoco en el malo.

.- Lee, ¿te preocupa algo? -. Ten Ten había notado lo ensimismado que estaba Lee, característica nada propia de él.

.- ¿Por qué debería? -. Contestó de poca gana el moreno, dando a entender que si le pasaba algo sospechoso.

.- ..... -. Ten Ten no supo como tratar el tema, las veces en que había visto a Lee así de apagado, sobretodo en medio de una misión, eran muy escasas. Probablemente era por el involucrado en la misión, es decir Gaara.

Aunque no era exactamente eso...

Lee sabía que pronto estaría en un lugar repleto de Ninjas ANBU, guerreros que imponían respeto por donde quiera que vayan, capaces de controlar un sinfín de Ninjutsus y Genjutsus, con alto nivel de Taijutsu también. Y él... bueno, él sólo podía desarrollar esta última y aún así no ha podido superar ciertas técnicas de genios como Neji. Y ver estos prodigios de Shinobis no hacía más que dudar de sus capacidades, debilitando su seguridad y confianza en sí mismo, cambiándola por la duda y la angustia cada vez que recordaba esto al ver a un ANBU o un genio.


No tardaron en llegar al centro de investigaciones donde se desarrollaría la primera etapa de la misión. El lugar era muy espacioso, lo suficiente para que en el habla se presentara el eco en cada tono de voz, por muy bajo que sea. Este no era el único centro de investigaciones en Konoha, habían también en zonas más cercanas y centrales de la aldea. Pero tratándose de un tema cuyo protagonista es una monstruosidad colosal, es primordial la seguridad de los habitantes de la aldea. Por esta razón la investigación del pergamino se lleva a cabo entre las montañas, muy alejada de los habitantes.

En ese momento los recibió el Ninja encargado de guiarles en todo lo que deberían hacer allí, y no era mucho, "Solo tenemos que recibir el informe y marcharnos, ¿verdad?", eso era con lo que Lee intentaba tranquilizarse. La verdad nunca le ha acomodado la presencia de personas que tenían lo suficiente para menospreciarlo por sus incapacidades, y estar en una edificación propia de los ANBU no ayudaba, para nada. La verdad es que Lee, obviamente por edad y experiencia, estaba aproximadamente al mismo nivel que Neji y Ten Ten. Por supuesto, tienen la misma edad y pertenecen al mismo grupo ¿no?, el equipo Gai, el equipo más destacable de su respectiva generación de jóvenes en la aldea de la hoja. La cosa eran las habilidades, por ejemplo, Neji poseía el reconocido Byakugan que era responsable de muchas precauciones de los contrincantes de Neji a la hora de enfrentársele, aunque este último con solo tener el apellido "Hyuga" ya se convertía en alguien de temer con solo verlo. En el caso de Ten Ten, ella no requería esforzarse para tomar un pergamino e invocar de las más increíbles armas conocidas, facilitándole el respeto del que era digna como Kunoichi. Y en el caso de Lee... Pues él tiene un increíble Taijutsu altamente desarrollado que incluye increíbles habilidades y movimientos que lo hacían monstruosamente fuerte. ¿El problema?, primero, el Taijutsu tendrá muchos puntos débiles contra Ninjutsus o Genjutsus si no esta lo suficiente desarrollado. Segundo al ser él tan joven, sus habilidades, que exigen tanta resistencia mental y física sobretodo, terminan agotándolo de tal forma que debe hacer un esfuerzo sobrehumano para moverse bien después de usarlas. Y tercero, el solo hecho de usar únicamente el Taijutsu le da malas miradas de recelo e insuficiencia al notarlo por primera vez.

.- Debido al tiempo tan reciente en que ocurrieron los hechos, no hemos tenido las horas suficientes para lograr los planes a la hora esperada, y esto incluye la carta que ustedes deben entregar, la verdad es que le faltan los últimos detalles necesarios para mantener al Kazekage más que al tanto de los hechos. Así que les debo mis cordiales disculpas y les pido unas horas de espera antes de partir con todo listo -. Fue lo que informó el encargado. Y esto fue una advertencia para Lee de que deberán quedarse a cooperar en cualquier otra cosa, como dijo Tsunade. Y no le agradaba nada la cosa. "Tal vez tengan casi todo en manos y no necesiten ayuda" Pensó.

.- Si no me equivoco, Hokage-Sama les dijo que necesitaríamos algo de ayuda en otras cosas ¿no es así?, ¡¡pues que considerado de su parte!! -. Dijo el tipo destrozando la única esperanza de Lee.

"Lo único que puedo hacer ahora es estar al tanto de alguna milagrosa oportunidad para no mostrarme como un inútil, o un anti Ninjutsu, o un débil, o cualquier otra cosa que no haga que me miren de forma inusual". Pensó Lee quien trataba de mostrarse como el siempre chico enérgico y preparado, cosa que iba bien, pero el miedo poco le ayudaba.

.- Veamos -. Empezó nuevamente el encargado tratando de recordar algún inconveniente apropiado para el equipo Gai -. Me han dicho que el cocinero no se presentó el día de hoy, cosa mala porque el alimentarnos adecuadamente nos permite trabajar bien, y es muy necesario, sobretodo en una situación como esta. Sé que no tiene nada que ver con sus cargos de Shinobi pero si alguno de ustedes tuviera algún conocimiento de cocina...

.-No se preocupe señor, yo pue...


.- ¡¡¡NO SE PREOCUPEN QUE ROCK LEE LLEGA PARA SALVAR EL ALMUERZO!!! -. Nadie supo cómo podía existir tremenda velocidad con la que Lee no dejo ni rastro al desaparecer en dos segundos sin saber dónde demonios estaba la cocina.

.- Por Dios, de verdad está entusiasmado -. Se sorprendió Ten Ten.

.- ¿Y eso es novedad? -. Comentó Neji.

.- ¡¡Ese es el verdadero reflejo de las llamas de la juventud!! -. Admiró Gai a su predilecto alumno.

 

"¡¡Éxito total!! ¡En la cocina nadie tiene necesidad de pelear ni mostrarse como Shinobi!" Se alivió un sonriente Lee que aún no hallaba la cocina, pero eso no era problema al estar tan despreocupado, pues tarde o temprano la encontraría ¿o no?. "Ahora, tratándose de la importante comida para los ANBU, ¡¿qué mejor que el Curry de la Vida?!" Pensó feliz mientras recordaba su platillo predilecto y buscaba la cocina entre pasillos y puertas cuando una de estas se abrió de golpe por un ANBU que esperaba que los pasos de Lee se acercaran, asustando al moreno.

.- Ya era hora -. Dijo el ANBU sin máscara mirándolo seriamente .- Se suponía que el grupo que vendría a ayudarnos con el entrenamiento contra el monstruo del pergamino debería haber llegado hace un rato -. Comentó examinando a Lee de pies a cabeza -. Pero, ¿tú eres el único que hay disponible? ¿Donde están los demás?.


.- ¡N-n-no s-señor! ¡Se equivoca! ¡Por el momento solo soy el cocinero de..


.- ¿Cocinero? ¿Tu? Y yo soy el jardinero. Escucha niño, la situación si bien no es lo más grave que hemos tenido, tampoco hay espacio para el humor. Andando -. Dijo antes de agarrar a Lee de su verde traje y arrastrarlo hacia la sala en la que había salido hace un momento de un portazo.


.- ¡P-pero no es una broma! Yo...


.- Miren, allí está Lee -. Escuchó una familiar voz femenina. Era Ten Ten quien iba acompañada de Neji y Gai. Estaban dirigiéndose hacia él.

.- Al parecer te nos adelantaste -. Le dijo Neji .- Resultó ser que el cocinero si había llegado pero nadie lo había notado. Ahora se nos pidió colaborar en el entrenamiento que se llevaría a cabo justo en esta sala, ¿pero cómo fue que te enteraste después de salir disparado hacia la cocina?

.- Bueno yo..

.- Siento interrumpir jóvenes pero estamos atrasados en nuestros planes, no podemos desperdiciar ni un segundo, así que por favor síganme y escuchen bien las indicaciones que les daré para el entrenamiento que haremos a continuación.


El equipo Gai entró a dicha sala que resultó ser mucho más grande de lo que se veía desde la puerta. Dentro de ella habían muñecos dianas, armas Ninja de toda clase, un suelo tapado en tatami, ideal para los movimientos de pies y demás. Era perfecto para llevar a cabo los entrenamientos. En una parte de la sala había un espacio muy distanciado del área de práctica con un pequeño estante con libros y un escritorio con unos cuantos papeles encima de este junto con un frasco lleno de tinta y una pluma para escribir. Se acercaron a ese espacio guiados por el Ninja superior, donde éste último tenía guardado entre unos cofres un papel enrollado y amarrado cuidadosamente con un hilo de seda. .- Este es el informe para el Kazekage que deberán llevarle ustedes -. Dijo mientras deshacía el nudo del hilo que mantenía enrollado al papel para abrirlo. -. Como pueden ver, le faltan los últimos detalles para estar listo y de eso nos encargaremos ahora mismo.

.- ¿Qué debemos hacer -. Preguntó Gai

.- La cosa es simple, tienen que lanzarnos habilidades propias de algún gran monstruo, como algún Ninjutsu o técnica que tenga un poder suficiente para amenazar a un buen grupo Shinobis a la vez. ¡Muchachos! -. Gritó mientras aparecían sigilosamente siete ANBUS más .- Bien , pueden empezar cuando quieran y por favor no muestren delicadeza, recuerden que ustedes son ahora el titánico monstruo que debemos derrotar -. Los ANBU se estaban formando en el área de entrenamiento mientras Neji, Ten Ten, Gai y Lee los seguían. Mientras tanto, este último no sabía ni cómo empezar.

.- ¡¡Bien!! ¡¡Chicos!! ¡¡Mostrémosles que tan ardiente es la llama de la juventud!! -. Empezó el desenfrenado Sensei lanzándose con tanta velocidad que era casi imposible predecir sus movimientos mientras esté atacaba a todos a la vez que estos intentaban muy hábilmente frenarlo. Después partió Ten Ten invocando los Dragones Gemelos Ascendentes, lo que provocó un centenar de armas dirigidas a los ANBUS quienes esquivaban y bloqueaban kunais, shurikens, etc. Neji usó su famoso Byakugan principalmente para tener un mejor ángulo de visión que le ayudó a aplicar las letales Palmas del clan Hyuga contra los Ninjas de elite. Lee intentaba todo, trataba de abrir las puertas internas, pero cuando tenía a un Ninja listo para atacarlo con el Omote Renge, era frenado por otro. Y el Konoha Senpou era muy fácil de esquivar para cualquier ANBU. Realmente no sabía qué hacer.

.- ¡Oye mocoso! ¡Se te ha dicho claramente que esto no es un juego! ¡Vamos, saca algo más potente!

.- Yo... Esto es todo lo que puedo hacer -. Dijo Lee con una vocecita tan baja que reflejó lo temeroso e inútil que se encontraba en aquel momento.

.- ¿Cómo dices?

.- E-el Taijutsu es todo lo que manejo, no puedo hacer otra cosa que no sea eso. -. Dijo mientras gran parte de él deseaba con ansias salir de ese lugar y olvidarse de toda esa situación.

.- Menudo problema. Mira, sólo desperdiciaras energías si sigues con esto así que mejor retírate y busca algo que hacer y si no, mejor no molestes a nadie -. Dijo el ANBU mientras seguía luchando sin ni siquiera esperar una reacción del cabizbajo Moreno que se dirigía rápidamente fuera de la sala, sintiendo las miradas de todos los Ninjas que dentro se encontraban antes de cerrar la puerta.

 


Se sentía fatal, un inútil, un estorbo, un fracaso, una vergüenza. Intentaba tranquilizarse pensando en su Sensei Gai, quien al igual que él, también dependía muchas veces solamente del Taijutsu pero él le llevaba años de ventaja y esto no hacía más que atarlo al doloroso presente en el que mantenía todas sus esperanzas y sueños golpeados, dejándolos tan débiles que ya ni sabía donde estaba la gracia de ser un Shinobi, mucho menos ser de unos Ninjas tan egocéntricos como los que le acaban de humillar frente a su equipo. Aunque este no fue el peor caso, Lee había vivido junto a las burlas y reproches que venían de cualquier lado al ser un Ninja solo de Taijutsu desde toda su vida. Desde niño que era menospreciado mientras daba todo lo podía dar para resurgir a pesar de todo. Y lo único que lo mantuvo intacto, aparte de su propia fe, fue el hecho de que alguien apreciara su esfuerzo y le incitará a seguir aún más lejos. Ese era Gai Sensei, uno de los grandes y pocos responsables de que Lee llegara a donde ahora esta, pues nadie más, ni siquiera la familia de Lee, le daban ni la más mínima importancia a sus sueños, lo único por lo que él vivía.


Pero ahora se sentía tan mal, mientras caminaba por los anchos pasillos, sentía lo bien que se presentaba el frío silencio con la actual situación. Se dirigió a la entrada principal, quería intentar distraerse recorriendo cada árbol mientras su corazón era golpeado no solo por lo que acababa de ocurrir, si no por los diversos momentos similares vividos tiempo atrás. De pronto se le presentó una idea y era el adelantarse hacia el Kazekage que ahora mismo debería estar tomando el camino de Suna a Konoha. Después de pensarlo bien, Lee se dirigió nuevamente al edificio para avisarle al encargado que se adelantaría y le dijera eso mismo a su equipo, pues ellos aun estaban ocupados en el entrenamiento que él no quería ni recordar. Y partió. La verdad era que ver a Gaara tampoco le alegraba mucho, en absoluto, pero con una situación de dolor tan fresca y reciente como la de los ANBU, era los menos peor que podía hacer. De hecho, podría mostrar que no era tan inútil, pues el Taijutsu lo que sí le había otorgado al joven Shinobi, es una rapidez y resistencia fenomenal sobretodo para estos casos.

 

EN SUNA, UNAS HORAS ANTES.


.- ¡Gaara! ¡Gaara! -. Se escuchaba de afuera una voz femenina junto al sonido de unos pasos que aumentaba detrás de la puerta .- Gaara, aquí estas. Con permiso -. Dijo una mujer rubia de cuatro coletas al momento en que habría la puerta lo suficiente para pasar a la oscura sala.

.- ¿Qué sucede, Temari? -. Preguntó con su inexpresiva voz Sabaku no Gaara, el Kazekage de la Aldea de la Arena, sin aún quitar su mirada de la ventana que le presentaba el hermoso paisaje del desierto en la fría y silenciosa madrugada, con una inmensa luna cuya inigualable brillantez, que imitaban las miles de estrellas que se podían ver allí, iba muy lentamente desapareciendo para dejarle ese resplandor al cielo que prontamente brillaría entero con la presencia del sol. Por ahora Gaara contemplaba la aún oscura madrugada a la que le quedaba poco tiempo, donde sus hermosos ojos delineados con sus aún más bellas pupilas aguamarinas se perdían muchas noches y horas.


.- Siento interrumpir tan temprano, pero un mensaje de Konoha llegó hace media hora más o menos -. Dijo mientras caminaba hacia el pelirrojo sacando la carta de un pequeño bolso. .- La gracia está en que fue traído por el ave mensajero más rápido de Konoha.


.- ¿Cómo dices?


.- No te preocupes, no es que nuestros aliados estén bajo ataque ni nada similar. Al parecer piden de tu presencia directa lo antes posible para tratar de un caso relacionado con Shukaku.

.- ¿Shukaku? ¿Y en qué se podría relacionar Shukaku con Konoha? -. Se preguntó el pelirrojo mientras habría la carta para comenzar a leerla con su serio rostro de siempre. Temari por su parte notaba cómo Gaara atendía los asuntos de Kazekage aún cuando ni siquiera había salido el sol. Sin duda su hermanito había tenido un inmenso cambio, muy fácil de reconocer para cualquiera que lo hubiese conocido tan sólo unos años antes. Él era quien habría logrado surgir como persona partiendo como un monstruo cuyo único motivo de existencia era la de quitarle esta misma a cualquier desafortunado que se haya cruzado en su camino. Pero ahora era todo lo contrario, ahora no era más que el protector de toda una aldea que antes le había dado la espalda cruelmente y que actualmente dependía totalmente de él. Y fue la fuerza, junto con el nuevo concepto de Amor que empezaba poco a poco a comprender, los que lo convirtieron en quien es ahora.

Al cabo de terminar la última línea de letras de aquel papel, reflexionó unos momentos, con la mirada de su hermana mayor clavada en él.


.- Tengo que ir.


.- ¿Vas a molestarte?


.- Son nuestros aliados, Temari. Sería impropio del representante de Suna no apoyar una causa externa tan urgente. Además yo soy la única persona existente que ellos conocen que ha entablado un contacto directo con Shukaku. Esta bien.


.- Pero Gaara... Shukaku fue lo que te ha dificultado muchas cosas... -. Dijo tratando de suavizar el tema como podía. .- ¿Estás seguro de que...


.- Lo estoy -. Dijo Gaara de forma cortante. -. Ahora iré a preparar mis cosas para el viaje.


.- En ese caso iré contigo Gaara. La verdad es que tengo cosas que hacer allá -. Dijo la rubia. Aunque en realidad ella pensaba que iría a atender unos asuntos con cierto perezoso peli negro. Además, se alejaría de esas agotadoras tareas que hacía para ayudar a Gaara como Kazekage, algo así como tomarse un descansito.


.- Cómo quieras, partiremos en una hora a más tardar, así que mejor apresúrate.


.- Hai hai.

 


.- ¡¡¿CÓMO QUE SE IRÁN A KONOHA?!! ¡¡¿Y AHORA?!! -. Preguntó un exaltado peli castaño con la cara pintada, vestido de negro.

.- Tranquilizase idiota, será un asunto corto, no tardará más de una semana -. Dijo Temari.


.- ¡En ese caso también voy! ¡Los tres juntos! No suena mal ¿eh?


.- La verdad es que tienes que ocuparte de varios asuntos durante nuestra ausencia, lo siento Kankuro -. Le dijo la rubia.


.- ¡Es una broma ¿verdad?! ¡¿Ósea que me dejaran con todas las tareas de ustedes para que los solucione yo solito?!

.- Exacto, ahora adiós -. Dijo la rubia partiendo con su hermano pelirrojo con la indiferencia suficiente como para ofender al otro. -. Ah, por cierto, ¿quieres que te traigamos algo?

Kankuro en ese momento no tenía ni ganas de levantar ni la mirada ni la voz, de repente parecía un alma en pena. .- Mmmmmm..... no sé -. Dijo de forma penosa .- ¿Unos dangos de Konoha tal vez?

.- ¿Dangos?, ¿sólo eso?... Como quieras, nos vemos y cuídate hermano. Terminó Temari alcanzando a Gaara quien iba unos pasos delante de ella. Sería un larguísimo viaje a pie, estaban los dos preparados.

 

 

PRESENTE

 


.- ¡Uffff! ¡Eso me dejó agotadísima! -. Dijo una exhausta Kunoichi de aspecto chino. .- Se suponía que era sólo un entrenamiento pero juro que lo sentí como un combate real.


.- Es verdad, aunque viniendo de los ANBU podría ser un entrenamiento cualquiera. Además tuvimos que hacer de una monstruosidad asesina. No creo que hayamos exagerado ni ellos tampoco. -. Le respondió un ojiblanco.


Estaban Ten Ten, Neji y Gai saliendo de la sala de entrenamiento mientras se dirigían a la sala principal, los dos más joven e iban casi tambaleándose, ese "Pequeño" entrenamiento les había exigido demasiado.

.- Se supone que ahora debemos esperar el informe que estará listo en cinco minutos. Por cierto, ¿dónde está Lee? -. Preguntó el mayor, Gai Sensei.

.- Eso me pregunté yo en el momento en que salió en medio de la batalla. -. Respondió Ten Ten .- Parecía tan deprimido...

.- Ustedes -. Apareció el encargado que desde un principio los había guiado. .- El informe esta listo -. Sacó el mismo papel enrollado que estaba en la sala anterior. .- Aquí tienen.

.- Ya era hora. ¡Partiremos en seguida muchachos!

.- ¡¿EHHH?! ¡¿Ahora?! ¡Gai Sensei descansemos un rato, por favor! .- Se quejaba Ten Ten.

.- Ten Ten, ¡las llamas de la juventud se apagan cuando uno no la vive como si fuera el ultimo día! ¡Andando!. Por cierto, ¿donde está Lee?


.- ¿El jovencito de verde muy parecido a usted?. Oh si, me dijo que se adelantaría al encuentro del Kazekage, que ustedes partieran cuando este todo listo.

.- Ese idiota ¿cree que se manda solo? .- Maldijo Neji -. Ya verá cuando lo encuentre y...

.- ¡ESE ES MI ALUMNO PREDILECTO! ¡MUCHACHOS, SIGÁMOSLE EL PASO A NUESTRO EJEMPLO DE JUVENTUD! .- Partió Gai gritando con tal volumen que el eco lograba mezclarse en el espacioso lugar, con sus ondas chocando unas con otras, haciendo de los sonidos un horrible coro descoordinado y negativamente bullicioso.

.- ¿Siempre es así de ruidoso? -. Preguntó el sujeto.

 

.- Usted no tiene idea...

 

 

El día iba acabando, concluido con un hermoso atardecer carmesí, el que le daba la señal a la noche para hacer prontamente su oscura presencia, con una gran y esplendorosa luna que junto con sus pequeñas amigas se volvían poco a poco las protagonistas del cielo. Para su preferencia, el camino se había vuelto muy corto. Cruzar el desierto hasta llegar a los bosques tardaba generalmente un día completo, pero Gaara y Temari lograron llegar en medio día. En fin, al llegar a los bosques junto con la noche, no les quedó otra que acampar en medio de los árboles a causa de esta última.

.- La verdad es que se nos hizo rápido -. Suspiró Temari mientras se recostaba.

.- Mejor, así no le damos tanto tiempo de trabajo extra a Kankuro.

.- No te preocupes por él. Puede ser la criatura con menos neuronas de la existencia, pero es en verdad un sujeto responsable. Oye, tengo sueño, yo voy a dormir. Tu también deberías descansar Gaara.

.- Así lo haré. Descansa -. Dijo el pelirrojo recibiendo una dulce sonrisa de su hermana antes de que esta se voltearse y cerrara los ojos.

Gaara, quien se encontraba meditando, sentado encima de las sabanas junto al fuego que brillaba en la oscuridad de la noche, no dejaba de pensar e imaginar lo que se vendría al llegar a Konoha. Ahí es donde había hecho sus pocos y primeros amigos, Naruto en especial. La verdad el hecho de ir a Konoha lo estaba pensando como un agradable paseo y no como una importante misión de ayuda.


Así pasaron varias horas en las que su cabeza se sumergía en los posibles encuentros, sucesos, etc que podrían ocurrir ese día en la aldea aliada. El viento soplaba suavemente llevándose las débiles cenizas de las últimas míseras llamas de la fogata. El cielo se iba aclarando con cada segundo. Gaara, cuyo cuerpo se encontraba muy acalambrado a causa de las horas en que había estado sentado en la misma posición, decidió caminar un poco entre esos árboles que nunca veía en su desértico hogar. Iba paso a paso, tan lento que pareciese que el tiempo estaba dispuesto a esperarlo solamente a él. Mientras los segundos aparentaban congelarse en esos momentos, sus manos tocaban las gruesas y heladas cortezas de los ancianos árboles, regalándoles ese contacto que por años anhelaban recibir en medio del silencioso bosque al que estaban destinados a permanecer, sin ser capaces de moverse de ahí. El pelirrojo simplemente no podía ignorar la belleza con la que el bosque dejaba a cualquiera perplejo, sobretodo si se trataba de un ser que venía de un ambiente rodeado de una abundante arena con escasos sentimientos.


Minutos después, la madrugada había evolucionado a una muy fresca mañana, con un aire purificador que brindaba una inmensa energía con tan solo respirarla de una bocanada. El viento era tranquilo y paciente, aunque no es así cuando lo enfrentas con todo tu cuerpo a una velocidad casi inhumana con la que se movía cierta persona de árbol en árbol. Ese era Rock Lee, el lunático que no había dormido en casi toda la noche, y la verdad es que eso se estaba reflejando en sus ojeras. Pero su espíritu y fuerza era lo único que necesitaba para una misión, además, estar en medio de un bosque tan verde como su traje no podía inspirarlo más. Además el moverse sin parar junto con los árboles como compañeros, fue suficiente para recuperar gran parte del optimismo que se había debilitado después de la humillante situación de ayer con los ANBU.

Estaba Gaara aún contemplando la naturaleza, ahora muy alejado de su hermana quien debería despertar en unos minutos. De repente, en medio de su situación de paz, sintió la presencia de alguien que no podía ser Temari, al momento en que se volteó hacia los ruidos, se levantó automáticamente la arena que estaba totalmente destinada a protegerlo, atacando al supuesto invasor quien no se dejó golpear con esta y moviéndose con la rapidez de su cuerpo e instinto, respondió:

-. ¡¡KONOHA SENPOU!!

Y la barrera de arena fue dispersada por un pie seguido de unos calentadores naranjos y finalmente una pierna entera. Al momento en que la arena estaba lo suficientemente dispersa, mostró a un lado un rostro de un pelirrojo cuyos ojos aguamarina estaban ligeramente sorprendidos con la vista clavada en la del sujeto del otro lado mientras este, agrandaba sus negros redondos ojos que estaban aún más sorprendidos, respondiendo al contacto visual de su inesperado contrincante quien había notado de quien se trataba mientras intentaba frenar el cuerpo que por instinto reaccionaba bélicamente, pero fue tarde, en un fallido intento de frenarse a sí mismo, la fuerza con la que iba a atacar al pelirrojo fue remplazado por una embestida que los mandó a volar a ambos, con la arena siguiendo al empujado mientras caía con el ninja de verde.

....


.- Uh.. ¿Pero qué? -. Dijo el portador de la calabaza.

.- ¿Tu.. eres...

 

.- ¿Sabaku no... Gaara? / ¿Rock... Lee?

 

Continuará...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas finales:

Un poco largo verdad? xD bueno solo espero que les haya gustado y trataré de hacerlo más corto la próxima... Nos vemuusss!! ^^

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: