Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Accidentally In Love

Autor: Anne102

[Reviews - 3]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Pues hola y bienvenidos a una pequeña probada de la locura que ronda por mi cabeza todos los días. 

Esto nació meses después de la muerte de Bruce en los Comics (creó que jamas lo voy a superar...y algún día Bendis plañira!)

Y bueno, amo mucho el hulkeye y solo quiero un final feliz para ambos.

Había una cosa extraña sobre como Bruce y Clint se conocieron. La mayoría de las personas pensaba que había sido después de la batalla de New York contra los chitauris.
No podían estar mas equivocados. Esa ocasión había sido su reencuentro e inició de su romance había comenzado varios años antes casi como una broma para ambos pero que después se había convertido en algo fuerte que los llevaría por caminos que no habían transitado antes. Caminos tan dolorosos como felices.
 
>>>>>>>>>>>>> <<<<<<<<<<<<
 
Barton llevaba quince días vigilando al mismo sujeto que ya había rastreado en al menos otras cuatro ocasiones. A pesar de que, al parecer el tipo mejoraba cada vez que huía era él quien siempre lo terminaba encontrando.
Clint comenzaba a preguntarse si el que mejorase cada vez era la razón por la que solo podía encontrarlo de nuevo o SHIELD enviaba a idiotas. ( la academia estaba bajando sus estándares si era la segunda opción)
 
No era como si se quejara, ese tipo de misiones siempre le parecían relajantes en cierta medida, lo viajes habían sido interesantes y los lugares que elegía el otro hombre siempre eran tranquilos. Eran casi como vacaciones.
 
Primero lo había seguido hasta Iowa. Muchos malos recuerdos para el arquero, pero el aire fresco era bien recibido en cualquier circunstancia.
La segunda vez lo encontró en Alaska. Eso no había sido tan malo de no ser porque su reloj interno se había vuelto loco con todo el asunto 24/7 lleno de luz de día.
En la tercera viajaron a Australia. Clint aun se preguntaba como el hombre llego hasta ahí sin ningún tipo de documentación.
Y por último fue España, su favorito personal por la comida y las playas. 
 
Pero volviendo otra vez al tipo en si ...
 
Él era lo que normalmente Barton llamaría "jodidamente aburrido". Jamas hacia nada importante o peligroso en ningún lugar al que viajaba, tampoco hablaba con nadie a menos que fuera absolutamente necesario.
 
En esta ocasión no era diferente. Estaban viviendo en algún lugar de sudamerica que estaba a las afueras de una pequeña ciudad cerca del mar (en la parte mas pobre de dicha ciudad). La rutina del otro hombre se basaba en ver televisión infantil por las mañanas mientras desayunaba. Después iba por ahí ayudando a personas sin hogar (la cosa mas interesante que hacia siempre). Llegado el mediodía se dirigía a trabajar en una cafetería cercana al centro. Al terminar su jornada regresaba a su piso para ver mas televisión o leer y se iba a dormir para comenzar de nuevo.
 
La rutina de Barton se resumía en seguirlo desde lo alto de un edificio cercano. Comer casi cada 48 horas y dormir cada 72 en algún lugar de mala muerte no muy lejano a la vivienda en turno del otro hombre.
 
El hombre ni siquiera se masturbaba (no es como si Clint se preocupara por ello) tampoco tenia ningún hábito que resultará llamativo.
 
Jodidamente aburrido y sin embargo Clint se sentía profundamente intrigado por él.
 
Barton sabia porque el hombre estaba huyendo pero no le gustaba pensar en eso, Principalmente porque jamas había visto al monstruo verde del que se hablaba en la carpeta con el nombre "Robert Bruce Banner" en letras negras y un "clasificado" en grandes letras rojas cubriendo toda la carpeta. Y aún leía ese informe intentando convencerse de que ese hombre de aspecto tan inocuo y el gran "Hulk" fueran la misma persona. Sabia que tenia a un general del ejército tras de si porque un par de veces le había tocado darle a sus hombres pistas falsas sobre el paradero del doctor, pero que ese general lo persiguiera solo lo atribuía a una simple venganza personal; no a un asunto de seguridad nacional.
 
Algunas ocasiones, cuando lo miraba desde lo alto de un edificio se preguntaba si el hombre no se sentía solo o aburrido de siempre hacer lo mismo todos los días. O cansado de huir y tener tanto miedo como parecía tener.
 
En otras ocasiones se veía a si mismo desobedeciendo sus ordenes, para acercarse a hablar con él. Preguntarle porque huía cuando podía hacer cualquier cosa con su fuerza e inteligencia, pero a pesar de su tendencia por la insubordinación, jamás lo había hecho. 
 
>>>----->>•<<-----<<<
 
El devaneo del agente se vio interrumpido por un movimiento inusual de gente sobre la plaza donde se encontraba el trabajo de Banner.
Había cuatro hombres caminando entre gente del lugar, todos en distintos lugares pero continuamente mantenían contacto visual "discreto" entre ellos y en dirección a la cafetería.
 
A simple vista parecían ser uno de los tantos turistas que se encontraban en la plaza sacando fotos de la fuente frente a la bonita iglesia de estilo colonial que eran el principal atractivo del lugar. Pero estos hombres traían armas de fuego consigo. 
 
El arquero se puso de pie sintiendo como sus músculos rígidos por estar demasiadas horas en la misma posición se lo agradecían. 
Tomo su arco. Puso una flecha en la guía. Fijo el objetivo en el hombre que estaba mas cerca, al tiempo que tomaba una inhalación profunda; llenando sus pulmones del fresco aire de primavera. 
 
Fue entonces que cayó en cuenta. No podía matar o herir a ninguno de los hombres sin que los otros notaran su presencia; sumando a los civiles que entrarían en pánico al ver a un hombre caer al piso con una flecha clavada en la frente y sobre todo, estaba Banner, que se sentiría amenazado por aquello y saldría corriendo de la ciudad, lo que significaría mas trabajo. 
 
Con esos pensamientos decidió que lo mejor seria bajar y tratar de hacer algo un poco mas discreto. Así que, bajo su arco. Tomo su cuchillo de combate, su pistola heckler y la glock, solo por si acaso se ponía interesante.
 
Al bajar a la calle, Barton se acercó al hombre que parecía el líder de los matones. Intercambio unas palabras con él y se alejo en dirección contraria a la cafetería. Los hombres le siguieron rápidamente y así fue como Clint se deshizo de ellos sin siquiera gastar una bala.
 
>>>----->>•<<-----<<<
 
Al final resulto, que los hombres no estaban detrás del científico.
Buscaban a un hombre que al parecer se había metido con malas personas y tenia la costumbre de beber café siempre en el mismo lugar. Lo cual era verdad. Clint había llegado a llamar al hombre Clock porque desde que Banner había conseguido el trabajo llegaba dos veces al día a la misma hora, todos los días. En fin, un idiota fanático de la rutina.
 
De camino a la plaza, Clint volvía con los puños y la mejilla derecha a doloridos (al menos no había tenido que disparar) pero con la cabeza ocupada trazando un plan para sacar a Clock de la ciudad ya que seguramente el jefe enviaría a mas gente a por él y era parte de su misión mantener la zona lo mas segura y libre de estrés para el hombre de rizos. Solo esperaba que Clock todavía estuviera cerca de la cafetería para no tener que buscarlo por media ciudad.
 
Para su suerte todavía estaba ahí, en la parte de afuera de la cafetería coqueteando sin éxito con un par de chicas de la mesa vecina.
Barton camino paso seguro hasta donde estaba el sujeto y se sentó frente a él con una sonrisa falsa en el rostro. Las personas al rededor se sobresaltaron ante la llegada tan abrupta del agente. Clint fingió no darse cuenta. 
La cercanía al hombre le permitió apreciar mejor los rasgos del otro hombre. Clock era pequeño y un poco rechoncho. Su piel morena estaba brillosa por el sudor. En su mejilla izquierda tenia una gran mancha irregular de color rojo que casi le llegaba al lagrimal. Sus ojos casi de color negro tenían un brillo agradable y veían a Clint con algo de curiosidad y temor. 
 
-Hey , amigo. ¿No me recuerdas?-
 
El hombre hecho su silla para atrás con clara intensión de marcharse. Clint lo sujeto del brazo deteniendo su huida y mostrando sus nudillos lastimados.
 
- No te conozco amigo.- 
 
Clock trato de soltarse del agarre del de ojos azules pero eso solo hizo que fuera sujetado con mas fuerza. 
 
-¿De verdad no me recuerdas?.- El arquero se acaricio la barbilla con la otra mano. Aun tenia la sonrisa falsa en el rostro. La gente al rededor estaba en silencio no queriendo perderse detalle de la conversación. - Conozco a Diego. El señor Sonic lo envió a buscarte pero como Diego no pudo venir me envió a mi.- La expresión del hombre cambio totalmente. Su piel de pronto se puso dos tonos mas pálida y comenzó a temblar ligeramente. Clint sujeto al otro hombre de los hombros tratando de calmarlo pero no funcionaba, Clock había caído en una especie de transe donde solo repetía que el no había visto nada.
 
Banner salio del local con una charola con dos humeantes tazas de café en ella que fueron rápida entregadas a sus dueños. Fue entonces que el hombre de rizos se percató que todos los clientes de fuera miraban en dirección a Clint que todavía trataba de sacar al hombrecillo moreno del trance. Banner tomo su charola sujetándola fuertemente a su pecho y camino hacia ellos. 
 
- Vamos a hablarlo a otro lado, ¿vale?- Barton movió mas fuerte al otro hombre que parecía aun mas perdido que hace unos momentos.
 
- ¿Puedo ayudarte? - La voz de Banner casi hizo saltar al agente (Él era un agente de alto nivel de SHIELD. Nada lo sorprendía). Y entonces Clint lo vio realmente por primera vez en un medio que no fuera una fotografía, la borrosa imagen de una cámara de vigilancia o la mira de un arma. Banner tenía unos rizos casi negros y muy rebeldes que le caían por la frente, casi hasta las cejas. Tenia unas gafas de montura negra sobre su nariz cubierta por pequeñas y graciosas pecas que también le cubrían ligeramente las mejillas. Detrás de las gafas había unos grandes (tal vez por el aumento, tal vez por otra cosa) ojos de color café. Clint podía jurar que en una fina linea al rededor de su pupila tenia color verde. Su boca era una linea fina esperando una respuesta que no llegaba. Muy sorprendente a decir verdad.
 
- ¿Puedo ayudarte? - por segunda vez el arquero casi salto de sorpresa. No se había dado cuenta que no había respondido a la pregunta que le había hecho el castaño por prestar demasiada atención en los rasgos de su rostro. Si pudiera sonrojarse estaría de color rojo cereza. 
 
-Uh. No gracias. Ya nos vamos.- El arquero jalo a clock del brazo ayudándolo a levantarse. Ahora parecía ser solo peso muerto. 
 
- No puedo dejar que se vayan. Todavía no han pagado y el señor no parece estar muy bien y a decir verdad tu tampoco. 
 
- Estamos bien.- Hawkeye metió su mano en su bolsillo trasero y saco un billete de alta denominación que coloco en el pecho del otro hombre con un poco de demasiada fuerza haciendo que Bruce diera un paso atrás. El de gafas fruncio ligeramente el ceño y Clint pudo ver como el halo verde resaltaba un poco mas. 
 
- Quedate con el cambio.- Barton jalo hacia si a clock y dieron un paso torpe hacia la calle. Banner se puso frente a ellos
 
- Gracias.- la voz de castaño estaba cargada de molestia. - Pero de verdad el señor no parece bien.- 
Eso estaba comenzando a cansar al agente. Cada segundo que continuaba ahí era un segundo en el que no podía averiguar quien era Sonic y porque Clock había caído en semejante trance ( del que aun no salia) al escuchar su nombre. Sin mencionar el hecho de que se suponía que debería hablar bajo ninguna circunstancia con el doctor. 
 
- ¿Y que vas a hacer? ¿ Detenerme?¿ Llamar a la policía ? - Estas palabras tensaron inmediatamente a Banner pero no contestó nada, en cambio solo se hizo a un lado para dejarles salir del lugar .
- Eso pensé.-
 
Un momento después Clint se arrepintió de haberlas dicho "Genial Barton la has jodido. Si el hombrecito se larga de la ciudad solo es por tu culpa"
Clint prácticamente cargo a Clock (debería dejar de ponerle apodos a la gente) y salieron de ahí en dirección al edificio donde se encontraba el nido del agente.
 
Al llegar al techo, Barton sentó al hombre donde el sol no le diera en la cara y donde también pudiera seguir vigilando a Banner en caso de que decidiera irse.
 
Se paro frente a Clock e intento sacarle del trance siguiendo lo que recordaba de su curso de primeros auxilios de la academia. 
Varios minutos después al fin hubo una reacción bastante violenta de parte de Clock. Tanto que estuvo a punto de saltar del techo de no ser porque el arquero lo sujeto fuertemente del brazo. 
Cuando estuvieron mas tranquilos y lejos del borde el hombre comenzó a sollozar. 
- ¡Por favor no me mates! ¡Por piedad!
Barton lo sujeto por los brazos tratando de calmarlo e impidiendo que volviera a intentar huir.
- No voy a matarte.- Esto calmo un poco al hombrecito moreno lo suficiente para que hawkeye lo soltara. - No voy a matarte, los muertos no hablan y necesito que respondas un par de cosas para mi. ¿Entendido? ¿ Cuál es tu nombre?- 
- Emiliano. Pero todos me llaman Emi. 
 
- Bien, Emiliano. Quiero que me digas, ¿Quien es Sonic?-
Emi miro a su alrededor antes de contestar.
- No lo se. Jamás lo he visto.
 
- Si no lo sabes. ¿Por qué envió a cuatro hombres a matarte sin importar que murieran otros civiles en la cafetería ?
 
El rostro de Emiliano se volvió en una mueca de temor y confusión.
- ¿ Qué? ¿ De que hombres hablas?- 
 
- Unos hombres que estaban en la plaza cuando tu estabas tomando café. Tenían armas y me dijeron que iban por ti porque le debías algo al señor Sonic cuando se los pregunte.
 
- ¿Los mataste?- 
Emi comenzó a morderse la uña del dedo meñique mientras esperaba una respuesta.
- No, solo los deje inconscientes. Entonces, ¿ quién es Sonic? y ¿por qué quiere matarte? 
 
- ¿Eres policía?
 
—Se supone que yo hago las preguntas. Pero no, no soy policía. Ahora responde. - El agente se levanto de donde estaban para alcanzar su botella de agua que estaba en el borde y verificar cualquier movimiento extraño en la plaza.
 
- Si te lo digo, ¿me vas a proteger? Él no va a descansar hasta que me mate. Te lo aseguró y los tipos que detuviste de hacerlo ya están muertos. - Por un momento parece que volverá a caer en transe pero un toque en su brazo es suficiente para traerlo de vuelta.
 
- Haré todo lo que pueda para que eso no suceda. - Clint le entrega la botella de agua mientras vuelve a sentarse en frente. 
Clock recibe la botella y le da un trago tan profundo que parece que no ha bebido nada por horas a pensar de que hace poco estaba tomando y sonriendo en un café. Lamentable.
 
- Sonic llego hace casi un año. La ciudad es pequeña pero tiene tanto crimen como cualquiera. En ese entonces estaba dividida en una pequeña guerra entre las pandillas de los barrios pero estaba bien. Solo eran peleas pequeñas. Jarini Vasquez e Isdel Soto - Emiliano le dio otra trago a la botella. Por la forma de la que bebió de ella Clint pensó que esta seria una charla mas adecuada de tener con un poco de alcohol.
- Yo trabajaba para el jefe Jarini. Él tenia uno de los casinos ilegales mas prósperos de la ciudad. Yo solo hacia cosas pequeñas como llevar el dinero del casino a otro lado y de vuelta. Con solo hacer eso podía apostar en un su lugar con crédito casi ilimitado.- Se tomo un tiempo viendo a la nada antes de continuar.
- Pero cuando llego Sonic con sus hombres se hicieron de la ciudad a fuego y sangre. Mato a Soto y a Vasquez sin que nadie le pudiera hacer frente, ni siquiera la policía...
 
- ¿Quienes son los hombres de Sonic?- Hawkeye tuvo que volver a tocarle el hombro porque parecía estarse perdiendo en sus recuerdos. 
 
- Algunos son americanos otros parecen ser europeos pero todos tienen la sangre fría como el hielo. Matan si piedad.
 
Ese tipo Sonic se estaba ganando el interés del agente poco a poco. No cualquiera contrataba mercenarios para controlar una ciudad como lo era aquella.
 
- ¿Como es que no estas muerto si son así de salvajes?.- 
 
- Los que quedamos después de la muerte de los jefes nos unimos para servirle a Sonic. Pero no fue igual. 
Sus hombres nos amenazaron con matarnos si cometiamos algún error. Nos hicieron tatuarnos como prueba de que éramos fieles a ese hombre que ni siquiera hemos visto. - Emilio se quito el reloj barato de la mano izquierda dejando al descubierto una franja de color naranja a penas visible sobre su piel morena. Momentos después volvió a colocarse el reloj.
- A mi me ordenaron seguir moviendo dinero. Al menos hasta que necesitaron mover otras cosas a las otras ciudades.-
 
- ¿Que otras cosas?-
 
- Personas.-
- ¿ Personas en general o un tipo en general?
- En general, pero en su mayoría mujeres y hombres jóvenes . También niños de todas edades y la última vez también vi par de viejos. Al inició me negué a hacer eso. 
 
- ¿Por eso te quieren matar? 
 
Clock negó con la cabeza gacha repetidas veces. 
 
- No. Me amenazaron con matarme y tuve que aceptar. Pero hace dos noches; cuando llevaba a varios de ellos. Una de las chicas me rogó que me llevara a su bebé, que lo salvara de lo que le iban hacer a donde los estaban llevando.-
 
Esto era algo que Barton no esperaba tener cuando comenzó el día. Se sentía cada vez mas intrigado por todo lo que había al rededor de eso. Normalmente las ciudades pequeñas como en la que se encontraban había su dosis leve de crimen pero esto que describía Emiliano era la clase de crimen que se encuentra en las grandes ciudades. 
 
- ¿La ayudaste?- Dijo el agente con el ceño ligeramente fruncido.
 
- Si. Escondí a la bebé en el camión y cuando termino el viaje la lleve a un orfanato. ¡Creí que no lo notarían!. Había otros bebes y la muchacha tomo un montón de ropa para hacer parecer que todavía la tenia en brazos. Por eso no huí.- Clock se paso las manos por y el cabello el cabello. Conforme le había hablado a de todo lo que sabia parecía que había envejecido varios años.
 
- Es claro que se dieron cuenta. Llevame a donde llevabas a esa gente y eso sera todo, te iras. 
 
- No.- Por primera vez en todo el tiempo que llevan hablando Emilio parece muy seguro de lo que dice. Mira a Clint a los ojos y continúa. - No voy a volver por ahí. Dame un papel para escribir las direcciones y yo me largare de aquí.- Barton asiente con la cabeza, le entrega lo que le a pedido y lo deja estar, después de todo ya consiguió bastante información para comenzar a investigar; en caso de que el científico se fuera, esa información puede servir para que otros agentes se hagan cargo.
Emiliano apunta rápidamente las direcciones y Clint las guarda en el bolsillo delantero de su pantalón.
 
Pasan el tiempo que queda hasta el anochecer en la azotea. El agente limpia las cosas de su nido de vigilancia; una bolsa deportiva que contiene su arco con un pequeño carcaj y una chaqueta que no se a puesto en todo el tiempo que lleva en la ciudad. Junta la poca basura de algunos dulces que a comido durante la mañana. El otro hombre le ve hacer todo eso en silencio, ahora parece más calmado aunque todavía esta demasiado pálido y listo para abandonar la ciudad sin nada mas que lo que trae puesto.
 
Bajan cuando es lo suficientemente oscuro para que las luces naranjas de los faros en las calles estén encendidas.
 
Pasan cerca de la cafetería de Banner, que tiene las luces apagadas, así que es probable que el científico ya se fuera de la ciudad o este en su rutina de ayudar a las personas en un albergue del otro lado de la ciudad.
 
Clock sigue a Clint de cerca, hasta que toman un taxi en la avenida cercana. El taxista, es un hombre con un bigote muy poblado les pregunta a donde quieren que los lleve. Barton le da las indicaciones pero el hombre con el bigote fruncido de una manera graciosa les mira por el espejo retrovisor por bastante tiempo antes de comenzar a conducir. Ahí es cuando el agente cae en cuenta que no a curado sus heridas y que va acompañado de un hombre nervioso que parece que acaba de ver a un fantasma. Eso asustaría a cualquiera. 
 
El taxista no intenta entablar ningún tipo de conversación y tampoco lo hacen los otros hombres. 
Emilio se dedica a ver por la ventana todavía sintiéndose inseguro, parece que ve cada auto que circula a su lado como si fuera una bomba a punto de explotar .
Clint se cura las heridas de las manos lo mejor que puede cuando solo tiene a la mano cinta medica, pero también se dedica a vigilar un poco. Tiene esa pequeña sensación como picazón en la nuca de que están siendo seguidos, pero no puede identificar de donde viene esa sensación. 
 
Una hora después están frente a una pequeña central de autobuses. Hawkeye es el primero en entrar, caminando directo a la taquilla con Emiliano pisándole los talones.
Barton agradeció llevar el cabello teñido de negro y un tatuaje falso en el brazo (cortesía de SHIELD) de la ultima misión que había tenido a lado de Natasha, así todas las cámaras del lugar solo verían a dos hombres de cabellos negros, en lugar de a un hombre de cabello rubio acompañado de uno de cabellos negros,algo bastante llamativo para cualquiera ( suponiendo que tuvieran un buen sistema de vigilancia).
Con el boleto en mano, ambos hombres se dirigieron a los andenes de los autobuses para el lugar mas lejano que se podía encontrar en ese momento. Un viaje de 22 horas que Emiliano hará solo. Se despiden con un simple apretón de manos. Barton le da su chaqueta y dinero suficiente para comprar algo de comer en el camino.
 
>>>>>>>>>>>>> <<<<<<<<<<<<
 
Barton emprende su camino de vuelta en transporte público. La pequeña sensación de que esta siendo seguido es constante hasta casi llegar al edificio donde esta viviendo Banner y durante todo el trayecto de vuelta todos sus intentos por encontrar o perder a quien sea que lo estuviera vigilando fueron en vano.
Pero eso no es exactamente lo que le preocupa mas en estos momentos al hombre de ojos azules. Son las 9:30 de la noche, así que tiene que esperar casi una hora y media hasta que el científico vuelva a su hogar temporal o no lo haga y el arquero tenga que hacer el vergonzoso reporte a su controlador informando que su objetivo se ha ido de la ciudad y tenga que ir tras su pista de nuevo. 
 
En cualquiera de los casos su misión con Banner aun no terminaba...
Notas finales:

Gracias por leer. 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: