Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Contigo a mi lado, lo soportare todo.

Autor: vejitaprince1054

[Reviews - 3]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los personajes utilizados en mi historia son propiedad de Akira Toriyama, creador de Dragon Ball Z.

 

 

Notas del capitulo:

espero que les guste. 

Capitulo 1: Pasado y presente.

 

Planeta Vejita: Año desconocido. En el  planeta está vive una de las más poderosas razas guerreras que con sus ansias de conquista  y grandes batallas formaron alianza con Freezer, un frio y calculador ser perteneciente a la familia de hielo, que hasta la actualidad es una de las familias más poderosas y sanguinarias del universo 7. El rey Vegeta y así como sus antepasados mantuvieron ese lazo con el ser de hielo, que gracias a esto lograron obtener riqueza, tecnología y poder para sus viajes, a cambio de dar algunos planetas, minerales valiosos y sobretodo una parte de su armada sayayin al emperador del mal. Pero conforme pasaban  los años, los sayayines ya no querían seguir formando esa alianza que los perjudicaba solo a ellos, perdiendo miles de vidas sayayines, debido a que  Freezer también reclutaba a niños que aun no podían controlar su poder, donde algunos decían que estos eran devorados  y abusados por él y sus hermanos de hielo, Cooler y Frost dos seres más sádicos y terribles que el mismo Freezer.

Pero uno de esos hermanos, deseaba con todas sus fuerzas a un sayayin en especial, el cual fue dado por su propio padre para ser parte de su armada. Su deseo se había vuelto obsesión, o   un simple capricho que nunca pudo tener y que juro que un día lo lograría. El príncipe Vegeta estuvo a punto de ser una víctima más de Freezer, pero gracias a la rebelión de parte de los sayayines y al firme poder del rey de romper todo lazo con el ser de hielo, ya que estaban cansado de tanto abuso y de los asesinatos a pobres niños y jóvenes sayayines,  obtuvieron ganar y Freezer al ver la fuerza de estos guerreros, decidió retirarse sin antes amenazar que regresaría y que tomaría lomas preciado de su pueblo. El rey hizo caso omiso de esto, pasaron los años y Freezer había  desaparecido, sin rastro, solo se escuchaban noticias de sus hermanos y sus genocidios en todo el universo. El príncipe se hizo un hombre fuerte, muy atractivo  y un gran guerrero que junto a su compañero de clase baja pero con su esfuerzo logro formar parte del escuadrón de Vegeta, Kakaroto era su mano derecha y el amor de su vida. El destino los había unido cuando apenas tenían 15 años, formaron sus vidas entre peleas y entrenamiento que después de tanto tiempo  la amista se volvió amor. Se amaban sin dudar, no había nadie que negara su amor y que se lo prohibiera ya que en su raza se podían amar tanto con hombres y mujeres, el rey también lo aceptaba ya que Kakaroto era uno de los hijos de uno de sus mejores soldados y que llevo a la victoria y liberación de su pueblo de las manos de Freezer.  Pero el mal nunca descansa y solo era cuestión de tiempo para que alguien cobrara venganza.

Por los pasillos:

Dos sayayines se devoraban a besos en cada uno de  los pasillos  solos del palacio, en la sala de entrenamiento,  en todas partes aprovechaban  para hacerlo  sin que nadie los interrumpiera. Un sayayin de clase alta, el príncipe de los sayayin se había enamorado de su soldado de clase baja, de su compañero.

Kakaroto lo tenía contra la pared, lo aprisionaba entre sus brazos, mientras Vegeta solo se dejaba llevar por sus besos y sus caricias. El príncipe se sentía indefenso cada vez que el sayayin de cabellos alborotados lo tomaba de esa manera, no podía negarse ni moverse, realmente lo amaba.

Poco a poco, Kakaroto fue bajando con sus labios al cuello del príncipe para  luego terminar en su oreja, Vegeta pudo sentir su aliento tibio tan cerca que hizo erizar su piel,  escucho  un susurro que lo hizo ruborizar de manera repentina.

Kakaroto: Esta noche Vegeta quiero tenerte.

La mirada de ambos chocó al verse al rostro. Kakaroto aprecio el rojo de las mejías de su príncipe que lo éxito mas y continuo besándolo pero esta vez de una manera ansiosa de algo más. Vegeta solo seguía esos labios que lo devoraban, mientras su mano se encontraba con los fuertes brazos y abdomen de acero de su amado.

A lo lejos se escuchaban unos pasos, eran dos sayayines de estatura alta y complexión gruesa pero bien definida. Uno era hermano de Kakaroto y el otro un loco que amaba matar a los enemigo de manera violenta.

Vegeta: ¡Alguien viene! ¡Te lo dije! Aquí no es un lugar para esto.

Kakaroto: Vamos Vegeta, todos saben de lo nuestro.

Vegeta: ¡No me importa! Soy tu príncipe y no me gusta que me vean de esta manera.

Ambos se arreglaron la armadura rápidamente para evitar la mirada inquieta de los que se aproximaban.

Broly: ¡Vaya, vaya! ¿A quienes tenemos aquí? Kakaroto ya deja en paz al príncipe.

Raditz: Vamos Broly, es mejor que nos retiremos para no interrumpirlos.

Kakaroto: Muy graciosos.

Vegeta: ¿A caso quieren que los reprenda?

Raditz: ¡Por favor no Vegeta! Es una  broma.

Vegeta: ¿Y tu Broly?

Broly: Esta bien, lo siento.

Kakaroto: ajajajjajaj par de tontos, esa es la ventaja que ande con Vegeta, él nunca me reprende.

Broly: Lo hará de otra forma que te agrada.

Tanto Vegeta como Kakaroto quedaron ruborizados y de esa manera aceptando que amaban hacerse cositas a solas.

Pero después de esto, todos reían como buenos amigos que era, los cuatro habían sido compañeros de escuadrón y por supuesto de grandes batallas y aventuras. Mientras estos conversaban alguien se acercaba sin que se dieran cuenta.

Nappa: Parece que siempre andan descuidados, regla numero uno: Nunca bajar la guardia.

Kakaroto: ¡Vamos Nappa! No es para tanto.

Vegeta: Mira quien lo dice, el sayayin que siempre tenemos que rescatar por que se mete en problemas.

Raditz: muy cierto.

Broly: Ni me lo recuerden, que el muy distraído casi nos explota la nave para regresar.

Nappa: Tengo malas noticias Príncipe.

Vegeta: ¿Qué pasa? Dime Nappa.

Nappa: Su majestad, el rey requiere de su escuadrón para inhabilitar las tropas de Frost que han cruzado la línea donde se encuentran  nuestras colonias.

Kakaroto: ¡Que!

Raditz: ¿Frost? ¿Estás seguro?

Nappa: Así es, la guardia galáctica ya dio aviso a nuestro planeta, ellos no pudieron controlarlos. Solicitan que nosotros mismos debemos atraparlo y llevarlo a la corte galáctica y sea condenado por sus crímenes.

Vegeta: ¡Maldición! ¿Por qué tenemos que hacer su  trabajo? Son unos incompetentes.

Broly: Que esperabas, esa guardia le falta miembros de nuestra raza para hacer respetar las leyes.

Raditz: ¿Solo Frost?

Nappa: Solo él, parece que Freezer nadie lo ha visto desde aquel acontecimiento.

Vegeta al escuchar ese nombre, sintió como su piel se congelaba, solo recordar esa mirada y las cosas que lo hizo hacer, no quería volver a ver ese monstruo en toda su vida. Su mirada quedo perdida en sus pensamientos. Vegeta nunca se comportaba de esa manera pero cuando se trataba de Freezer, su cuerpo no reaccionaba dejándolo de una manera muy indefenso. Kakaroto lo noto, y sabía muy bien que su príncipe no quería verlo ni en sus peores pesadillas. Pero algo le preocupaba, algo no estaría bien.

Nappa: ¿Príncipe?

Kakaroto le hizo una señal para que Vegeta saliera de sus pensamientos, cuando esto paso, Vegeta mostro un rostro de preocupación pero no entendía  el porqué ya que al que se debía de capturar era a Frost  y no a su peor pesadilla.

Vegeta: Esta bien Nappa, prosigamos con la misión.

Broly: ¿A qué horas saldremos?

Nappa: A primera hora de mañana.

Vegeta: Bien.

Broly. ¡Rayos! Quería dormir un poco más.

Kakaroto: vamos Broly, será muy divertido.

Nappa: Sean precavidos, Frost es muy tramposo y pueden caer fácilmente para que los ataquen.

Vegeta: Eso me preocupa, debemos ser muy sigilosos y rápidos.

Raditz: Ya escuchaste hermano, no queremos de tus tonterías.

Kakaroto: No sean así conmigo, yo también los he salvado de muchas.

Broly: Ya que, a matar a esa lagartija.

Todos se retiraban del lugar, a excepción de dos sayayines. Vegeta se encontraba pensativo mientras Kakaroto lo abrazaba por detrás de una manera protectora.

Vegeta: Algo me preocupa, pero no logro saber que es.

Kakaroto: Tranquilo, es solo porque atacaremos a un miembro de la familia del hielo. Además esta vez yo estaré contigo y no dejare que nadie te haga daño.

Vegeta: Eres un tonto, pero está bien, me tranquilizare, tal vez es solo eso.

Kakaroto: Si lo soy, pero solo por ti.

Vegeta se giro para quedar frente al otro sayayin y de esa manera darle un beso que se prolongo por mucho tiempo y que horas más tarde los llevo a la cama. Kakaroto desvestía lentamente a su príncipe y este ultimo deseoso de que su pareja lo amara.

Una vez desnudos y sin pudor, uno de ellos tomo  la iniciativa y aprisionando al príncipe entre su cuerpo y el suave colchón de la cama, lo devoro por completo, cada musculo, cada parte era besado y succionado por Kakaroto. Vegeta por su parte disfrutaba esos roces, esas mordida, esas lamidas y ese dominio que el otro sayayin le daba.

Lentamente Kakaroto comenzó a penetrarlo, el príncipe se encontraba aferrado con sus piernas a la cintura de su amante. Sus gemidos eran consecutivos así como la forma que lo penetraba. El sayayin de cabellos alborotados lo miraba cada vez que lo hacía suyo, lo aprisionaba más a su cuerpo, y el agarre del príncipe también se tensaba, quería más en su interior, sentía un vaivén  que no paraba. Una tras otra fueron las venidas de ambos, luego de un par mas, ambos quedaron exhaustos y quedaron dormidos sin saber que les depararía el día de mañana.

 continuara.......

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: