Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

huyendo de tus brazos

Autor: Shelly_dulce

[Reviews - 12]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Minato se preguntaba como es que las cosas llegaron hasta ese punto.

Flashback:

Cinco años atrás

Minato caminaba de un lado a otro del salón. Tenia los nervios a flor de piel. Y es que la sola idea de enfrentarse a ese hombre hacia que su estomago se contrajera.

-          Escúchame minato, si quieres realmente tu libertad, esta es tu oportunidad – su amigo kakashi le aconsejo- el solo firmara los papeles del divorcio si accedes a reunirte con el primero.

-          Me niego, nunca mas deseo volver a verlo, me lo prometi a mi mismo cuando lo abandone.

-          Entonces no te dara el divorcio. Tu mas que nadie sabes como es.

-          Bien entonces viviremos casados y separados eternamente.

-          Piensas seguir arrastrando las sombras del pasado?- miro a su amigo con algo de lastima- supongo que ambos son igual de tercos.

Minato no se engañaba. El conocía bastante bien a su marido y sabia que en esa petición había algo mas. En los diez años que llevaban separados, madara supo todo el tiempo donde encontralo, por mas que corriera siempre lo sabia. Por eso supo que si el hubiera querido hablar ya lo habría echo y no hubiera tenido que recurrir a lo que obviamente era un chantaje.

End flashback

Ahora cinco años después un desfile de abogados se presentaban en su puerta y en medio de todos estaba el, madara uchiha.

Alto moreno y demasiado atractivo para su propio bien, madara desprendia un aura de magnetismo y poder a raudales. Minato sentía sus rodillas temblar solo con sentirlo cerca.

-          Que haces aquí, madara.

-          - a mi también me da gusto verte, minato. Tenemos que hablar…

-          Tu y yo no tenemos nada de que hablar a menos que hayas decidido firmar los papeles del divorcio, asi que por favor marchate!

-          Eso es preciso de lo que tenemos que hablar- diciendo esto entro a la fuerza como pedro por su casa seguido de cerca por los abogados, lo que enfurecio al rubio – tienes una linda casa, siempre tuviste muy buen gusto.

-          Di lo que tengas que decir y lárgate. No tengo tiempo que perder.

-          Siempre tan directo! Bien, vayamos al grano-dijo mientras se acomodaba en un sofá- quiero que vuelvas.

Las palabras colgaron en el espeso silencio.de pronto fue roto por una sonora carcajada de minato.

-          Jajajajaja, veo que has desarrollado un gran sentido del humor- madara lo miro alzando una ceja- no es broma?, ya veo- suspiro- me niego.

-          Pensé que dirias que no, por eso vine preparado- aoha fue el turno del rubio de alzar la ceja- sabes que nuestras familias siguen haciendo negocios juntos… me entere de que a tu padre no le esta llendo muy bien, seria una lastima que pierda todo por lo que ha estado trabajando toda su vida.

-          Como te atreves a amenasarme…

-          No es amenaza. Sabes tan bien como de lo que soy capaz.

minato lo miro con rabia. Aun asi no daría su brazo a torcer. La sonrisa en su rostro no auguraba nada bueno.

-          Sabes? Si quieres jugar, pues juguemos. No eres el único que tiene un as bajo la manga.

-          A que te refieres?- estaba intrigado. De eso no cupo duda.

-          Se que la compañía de mi padre no va muy bien pero eso no es necesariamente un problema. Papa consiguió un nuevo inversionista que ayudara a resolver sus problemas.

-          No tenia conocimiento de esto

-          Lo se. Lo ha mantenido todo en secreto. Ya sabes como es.

-          Aun tengo otras formas para obligarte.

-          Puedes intentarlo. Pero no cambiara el hecho de que no volveré contigo.

-          Eso ya lo veremos

-          Es hora de que te marches- ambos se levantaron de sus asientos y minato se apresuro a guiarlos a la puerta.

Cuando paso por su lado, madara aprovecho para tomar al rubio entre sus brazos y plantarle tremendo beso. El rubio sorprendido se quedo estatico por un momento pero luego no pudo evitar corresponderle.

Chispas recorrieron su cuerpo y la sensación fue tan agradable como indeseada. Con mucho esfuerzo se separo del moreno y le planto una sonora bofetada.

-          ¿Cómo te atreves? No tienes ningún derecho de hacer eso…

-          Tengo todo el derecho y lo sabes, tu me lo diste- Ambos se miraron a los ojos con idénticas expresiones de enojo.

-          Ya estamos en casa!!- dos bolidos rubios atravesaron la puerta de entrada dejando a todos boquiabiertos de lo hermosos que eran. Pararon en seco al ver a los visitantes.

-          Lo sentimos, no sabíamos que habían visitas-dijo uno de los hermosos rubios con rostro cmpungido- nos iremos a nuestro cuarto.

-          No se preocupen niños, estos señores ya se iban- minato aprovecho el momento para tomar a madara por el brazo y sacarlo de su casa. Una vez fuera el pelinegro parecio recuperarse del shock.

-          Esos niños…

-          Son mis hijos, una razón mas para mantenerte fuera de mi vida- confirmo el rubio- ya vete.

-          Lo hare, por ahora, pero esto esta lejos de terminar- amenazo.

Minato dejo salir un hondo suspiro al ver a los vehículos desaparecer en la distancia. Sabia que este momento llegaría pero no se lo esperaba tan pronto.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: