Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Eres un Maldito.

Autor: contrateMCarey

[Reviews - 3]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Si me dejan review no me enojo :3

…Oye, pero cálmate, tú y yo

ni siquiera somos algo, no tienes porqué

ser así de dramático.

 

Cierra la puta boca infeliz de mierda
no somos nada porque no te conviene
pero para cojerte a dos al mismo tiempo

no usaste ninguna excusa maldito.

 

Yo te dije que solamente íbamos a

tratarnos, en ningún momento te aseguré

exclusividad, y mucho menos lo haría con

estos dramas.

Eres una maldita mierda, y no me da

miedo alguno decírtelo, él te hizo cinco

mil dramas mientras salían, este es el

primero mío y aún así lo escogiste a él

¿Por qué mierdas ilusionarme si te ibas

a ir con la mierda esa?

No le hables de ese modo ¿Va? No es

una mierda, es mi novio, es lo que tú no

lograste ser y nunca lo lograrás con estos

dramas. En buen plan te ofrecí una amistad

y mira con las jaladas que me sales ¿Sabes

qué? Si aún te consideraba como alguien a

quien quería ahora te mando a la verga.

De acuerdo, sin problema, ve y cojete

 diez veces a ese puto de mierda y después

mátate, y si los veo juntos te juro por mi

vida que me los voy a putear incluso si el

que sale perdiendo soy yo.

¡Claro! Me lo voy a coger más de diez

veces, no necesitas desearmelo, y claro que

puedes golpearme, de hecho te temo porque

sé que eres fuerte, pero si lo tocas a él me valdrá

madre todo y recurriré a armas si es necesario

¿Te queda claro?

Para hablar con huevos primero debes

Tenerlos ¿Va? Muérete hijo de tu puta madre.



Hola, soy Roberto y ya casi tengo veinte años, así luce una de mis más recientes conversaciones con el chico del que me estaba enamorando, si no es que ya lo estaba, después de estos  mensajes bloqueé de Facebook a Miguel, por cierto, podrás intuir que mis mensajes son los del lado derecho ¿Te parece que soy muy radical e inmaduro? ¿Acaso crees que tanta ira no era necesaria? Por favor siéntate un momento y déjame argumentar que te equivocas narrándote la historia de cómo todo terminó así.

 

¿Sabían que desde que las redes sociales invadieron la vida de las personas a escalas masivas, aproximadamente entre el año dos mil diez y dos mil catorce, las relaciones han tenido un considerable decremento de éxito? Hasta Junio de dos mil dieciséis Facebook fue el culpable del veinte por ciento de todas las rupturas en Estados Unidos, mientras que en todo el mundo la cifra ascendía a veintiocho millones de divorcios causados por las redes sociales. Pueden sonar como demasiadas rupturas, pero la verdad es que las redes sociales han arruinado la vida sentimental de varias maneras que las estadísticas no contemplan.

 

Sabiendo estos datos ya podemos hablar de mi historia, mi nombre es Roberto, un chico que decidió tomar un receso de dos años antes de entrar a la universidad, no es que no deseé aprender ni tampoco quiero tirar mi futuro a la borda, es sólo que quería romper con el esquema, en algún momento de mi vida me di cuenta de que al entrar en la universidad sería esclavo del estudio, del trabajo y no tendría tiempo para vivir, e incluso al acabarla tendría que buscar un empleo más formal, preocuparme por mudarme solo, comprar una casa, trabajar más para pagar la casa, los servicios básicos de la misma, los muebles, internet mis alimentos, mi ropa, mi servicio médico, ahorrar para mi retiro, hacer ejercicio cuando no quiera envejecer, en fin, el pensarlo me agobia pero antes de entrar en la incesante cadena de infelicidad que muchos conocen como “Éxito” quería ser verdaderamente feliz, únicamente trabajando  ocho horas y viviendo el resto del día, conociendo lugares, saliendo solo, viendo el sol desde las montañas o divirtiéndome solo en un parque acuático.

 

El problema que no contemplé jamás es que, al abandonar tus estudios tanto tiempo, tus amigos avanzan y se olvidan de ti, de un momento a otro les eres indiferente y estás solo viviendo una vida hermosa, pero no puedes compartir tus anécdotas con nadie porque todos están “Muy ocupados”. Afortunadamente en este siglo existen varias herramientas conocidas como redes sociales en las que puedes encontrar todo lo que quieras, desde conocer al amor en tu vida con un post hasta comprar una esclava árabe, nunca creí que usaría esos medios pero finalmente, tras ver cinco películas de amor, leer ocho libros y asistir a dos obras de teatro, decidí que ya era tiempo de buscar el amor.

 

Así que una mañana la cual no quiero recordar desperté y comencé a buscar desesperadamente en todos lados, no sólo entre los grupos de Facebook en los que chicos como yo buscan a otros chicos para ser novios, mi necesidad era tan grande que incluso entraba a las fotos de varios compañeros sólo para ver los likes que tenían y así descubrir a varios hombres que podían ser mis parejas potenciales, incluso confesaré que le hablé a varios ex novios de viejos amigos intentando que algo surgiera, probablemente eso es lo más enfermo que hice nunca.

 

Tal vez todo hubiera funcionado si no fuera por mi poca paciencia, verán, a mi primer novio ni siquiera lo traté, sólo hablamos una hora en Facebook y de repente ya éramos novios, curiosamente la relación duró bastante y fue linda, tras romper con él conocí a chicos con los cuales trataba varios meses, pero siempre se quedaban con alguien más, eso me llevo a tomar la decisión de que, aunque me tomara mil años, mi próxima relación sería instantánea, sin necesidad de perder mi tiempo conociendo a alguien que probablemente (muy seguro) sale y coquetea con más personas además de ti, si no teniendo el derecho de exclusividad desde el segundo uno de conocernos.

 

Y fue precisamente gracias a esa ideología que sufrí rechazo tras rechazo, tampoco es que me dolieran mucho, al final eran personas a las que no conocía, pero algo que me estresaba es que todos mencionaban que conocerse era importante, cuando no es así. Yo hacía caso omiso de todas esas cosas hasta que conocí a Miguel, el maldito hijo de su puta madre Miguel.

 

Fue por medio de las redes sociales como el resto de las personas, empecé enviando una solicitud que milagrosamente él respondió y comenzaron las pláticas, parecía jodidamente irreal. Tener diecinueve años en el siglo veintiuno es muy difícil para alguien como yo, no hay muchas personas que no beban, fumen o se droguen, tampoco la mayoría de las personas a mi edad degustan de la música orquestal (No necesariamente clásica), sin mencionar que a la mayoría le preocupa el número de likes que sus fotos o su imagen pueda generar en las redes sociales, pero yo no era así, y Miguel tampoco, o por lo menos eso contaba.

 

Toda la charla era perfecta, a los dos nos gustaba la música de orquesta, coincidíamos en muchos puntos ideológicos, odiábamos a los demás de nuestra edad, nos gustaba abrirnos y nuestras metas apuntaban hacia la misma dirección, sin contar que nuestras visiones de la vida encajaban perfectamente, tanto que nuestras discrepancias terminaban juntándose tras cinco mensajes, no soy ningún estúpido, quería que él fuera mi novio, pero el gran problema surgió, él quería que nos conociéramos mejor.

 

Fue cuando le expliqué mi visión de conocer a una persona.

 

Si no nos conocemos no sabríamos

lo que sentiríamos al estar juntos, sin

contar que el sentimiento sería forzado

¿No crees?.

No, para nada, de nada me sirve conocer

y convivir con dos mil hombres si al final no

hay exclusividad con ninguno de ellos, sería

tonto, el tiempo perdido es proporcionalmente

enorme, es tiempo que podría gastar en

cosas de mayor impacto.

¿Cómo qué?

La vida es muy corta, quiero ser feliz pero

También quiero ayudar a la gente, hacer que

las personas vean que mientras sus crisis se

deben al dolor de corazón que les causa un

estúpido las de otras persoas se deben a

hambre, a que en este momento su familia

está siendo asesinada frente a ellos o

muriendo de una enfermedad con la que

ellos no pidieron nacer. Quiero que la

gente decida hacer algo por todo aquello

que están dispuestos a ignorar, la vida es

corta para lograr eso y no perdería mi tiempo

cortejando a alguien sin futuro seguro.

Es verdad, la vida es muy corta, y

estoy de acuerdo contigo en que es muy

cruel también pero a la vez es mágica

porque te da tiempo para vivir, ayudar

y para enamorar a alguien más. Lindo

¿No crees?

No, y si no me das el sí ahora dime para

Bloquearte.

No, Roberto, por si no lo has notado

ya hemos hablado tres semanas, has gastado

tres semanas de tu vida en mí, y justo hoy

planeaba invitarte a salir pero si quieres

bloquearme…

 

Miguel tenía razón, estaba tan interesado en él que en ningún momento noté el paso del tiempo, ya llevábamos tres semanas tratándonos. Sin darme cuenta yo estaba inmerso él, y él ni siquiera había intentado conquistarme.

 

No, espera, tienes razón, no lo había

notado, llevamos varios días conversando.

Así es, desde ahora espero que hayas

entendido que, si algo se dará con alguien,

ni siquiera notarás en qué momento va a

pasar. Pero ¿Qué dices? ¿Puedes salir

mañana a las cinco? Te invito a mi librería

favorita.

¡Claro! ¿Es una cita?

No, será lo que tenga que ser.

 

¿Cómo no creerle a alguien que te había hecho perder la noción del tiempo de una manera tan sutil? Tal vez las cosas sí deberían desarrollarse de un modo diferente al que yo les había planteado pero ¿Arriesgarse valdría la pena? Mi mayor error fue no pensarlo más fríamente.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: