Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

The night prince - Seventeen

Autor: safosinmusas

[Reviews - 3]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

¡Hola!

Esto no tiene nada que ver con la serie de Fanfics de Seventeen, es un AU que surgió a partir de un fic que le estaba haciendo a unas amigas con ellas y SVT como protagonistas. 

Me han animado mucho para que lo suba y de a conocer al mundo esta historia, así que tras adaptarlo a solo Seventeen y Nu'est, aquí estoy.

Espero que os guste tanto como a ellas ~

 

Notas del capitulo:

Bienvenidos a 'The night prince', el primer fanfic de acción que he escrito en mi vida. Espero que os guste y me acompañéis por este camino desconocido ~

Prólogo

La ciudad estaba en llamas. El fuego iba consumiéndola mientras grandes columnas de humo se elevaban hasta el cielo. El silencio nocturno fue interrumpido por las miles de sirenas de aquellos que pretendían salvarla, los grandes héroes del momento. Una gran pérdida de tiempo y, posiblemente, de vidas. Aquel barrio industrial se consumiría hasta convertirse en cenizas, era imposible que lo apagasen a tiempo. Nunca había fallado una misión y aquella no sería una excepción.

Oyó como subían corriendo hasta la azotea y supo que había llegado su momento, era hora de retirarse por la puerta grande, llevándose consigo aquel horrible lugar. Dejó caer la cerilla al suelo y lo apagó con la bota, no necesitaba un recuerdo, la imagen de las llamas había quedado grabado en su memoria. 

 Subió las manos antes de recibir la orden y se dio la vuelta para contemplar a sus captores. 

— Tengo derecho a permanecer en silencio, cualquier cosa que diga puede ser usada en mi contra ante un tribunal. Tengo derecho a un abogado y no, no hace falta que me asignen a uno, ya he avisado al mío. — Habló ante la mirada atónita de la policía 

Sabía que él le estaba observando, oculto entre la multitud armada. Podía intuir el asombro que se escondería bajo esas gafas de sol que nunca se quitaba. Se regocijó ante su triunfo, consciente de que pronto tendría noticias suyas.  

— ¿Qué estás tramando Jeon Wonwoo?¿Por qué el príncipe de la noche se dejaría capturar?— Murmuró por lo bajo, incapaz de sentirse bien por aquella victoria. Él no había ganado, no era más que una marioneta en su plan maestro. 

 

Capítulo I. No tienes remedio

Las luces de la ciudad se fueron apagando una a una mientras la vida volvía a su curso. Una nueva mañana empezaba y era hora de ponerse manos a la obra. Niños preparándose para ir a clase, trabajadores de camino a sus oficinas, policías regulando el trafico de la mañana... Todos despertaban tras el sueño, mientras que él los observaba desde el tejado. Dio un sorbo a su café, apoyando los codos en el muro de la terraza. Las noches de insomnio solía subir allí y contemplar el despertar de la cuidad. Le relajaba observar cómo todo lo que parecía haberse detenido, volvía a funcionar como si la noche no hubiese existido.

— ¿Ya no llamas antes de entrar? —Preguntó al recién llegado, sin necesidad de mirar para saber de quien se trataba. Solo había una persona lo suficiente valiente como para atreverse a molestarle con su presencia después de una larga noche despierto. Los demás tendían a huir cuando estaba cerca, ahuyentados por su fama y su seriedad característica. Todos temían su pasado basado en rumores y extraños misterios, no querían comprobar si eran verdad o simples leyendas urbanas—. Pensaba que por lo menos seguía existiendo la educación en este sitio.

— ¿Desde cuando necesito avisarte para poder subir a la azotea de MI edificio? —Se quitó las gafas de sol con un elegante movimiento y lo observó con seriedad.—. Si te escapas del trabajo cada vez que tienes oportunidad, no me queda más remedio que buscarte ¿Te crees que me gusta madrugar para verte la cara, Wonwoo?

— Podría ser, tengo mis dudas sobre tus... — Al girarse y ver su postura, supo que no era buen momento para bromear. Sus brazos cruzados, su mirada fija en él y la seriedad de su rostro solo avecinaban problemas. Era la señal de que no se libraría fácilmente de todo lo que había estado haciendo estos días o mejor dicho, de lo que no había hecho.—. ¿Por qué me buscabas, "jefe"? 

— Llevas mucho tiempo ignorando mi autoridad o saltándote cualquier encargo que te hago —Dijo acercándose hasta él—. Ha llegado el momento de no dejar que trabajes solo. Te voy a asignar a una unidad completa y... No, no estarás al mando. 

"Te voy a asignar a una unidad completa" y "No estarás al mando"... su peor pesadilla se había hecho realidad. ¿De verdad tendría que trabajar en equipo?¿Él, que había hecho de la soledad un hábito?¿La misma persona que se mantenía lejos de la sociedad? Nada bueno podría salir de aquello. La mayoría lo consideraban un tipo peligroso, alguien a quien temer, su peor pesadilla. No quería tener que enfrentarse a un grupo de ineptos que no sabían nada de él y que lo observaban como si pudiese matarlos en cualquier momento.

— Jihoon, negociémoslo —Le rogó, maldiciendo la hora en la que su rebeldía había causado estragos en la organización—. Mejoraré, pero tú y yo sabemos que trabajo mejor solo. Ya sabes, "el príncipe de la noche", "el bandido solitario"... 

— Tienes tres horas para adecentarte y presentarte en la sala de conferencias para que te los presente, "príncipe"—. Recalcó con retintín en su voz. Si creía que iba a salirse con la suya solo porque eran amigos, lo llevaba claro. Él mandaba aquí y se cumplirían sus ordenes costase lo que costase. "Quizá te venga bien" pensó para si mismo con paternal preocupación "Quizás así consigas llenar el vacío de tu corazón, ese que yo solo no puedo llenar..."

Supo que no había marcha atrás, había conseguido que se enfadase lo suficiente como para quitarle toda la inmunidad y libertad que tenía. "Seré alguien ejemplar y volveré a trabajar solo más rápido de lo que crees, ya verás".

......

Puso la mano en el pomo de la puerta, pero no la abrió. Era incapaz de pasar. No le gustaba esta situación, no podía evitar sentirse incómodo y pensar en todo lo que ocurriría cuando entrase. Suspiró mientras cerraba los ojos, preparándose mentalmente, consiguiendo ocultar su preocupación y volviendo a su característica inexpresividad. No dejaría que viesen más allá de lo que quería mostrar, no iba a permitir que leyesen lo que sentía. Bajó el pomo y empujó la puerta despacio, había llegado la hora de enfrentar su castigo.

— Debes de ser el nuevo, el famoso Wonwoo. Bienvenido —Habló el joven que se encontraba de pie ante una pizarra llena de datos. Una sonrisa se dibujó en su rostro mientras le indicaba con la mano que tomase asiento—. Soy Choi Seungcheol, ex-marine y líder de la unidad Andromeda, aunque todos me llaman Scoups. 

— Prefiero quedarme de pie, gracias —No estaba preparado para encontrarse con tanta amabilidad de parte del líder, ¿Dónde quedaban las miradas de miedo?¿El temor ante en un presunto asesino camuflado de héroe?

— Como prefieras —Se encogió de hombros sin borrar esa expresión del rostro. ¿De verdad había estado en el ejército? — Deja que te presente a tus compañeros de equipo. The8 es nuestro hacker experto, no hay código que se le resista.— Señaló a un chico con gafas que no dejaba de teclear en un enorme ordenador que parecía ser más potente que cualquiera que pudiese haber en la NASA. Por sus facciones infantiles no rondaría más allá de los veinte años y su pelo rizado no le ayudaba a parecer mucho mayor ¿Desde cuando contrataban a gente tan joven en la empresa?¿Estaba lo suficientemente preparado para estar allí a pesar de la edad?

— ¿No eres demasiado pequeño como para estar aquí? —Preguntó más por curiosidad que por ser descortés—. No me malinterpretes, pero no sé si estás cualificado siendo tan joven.

— ¿A quién llamas pequeño, mocoso? —Contestó levantándose de la silla y acercándose más rápido de lo que podía prever—. Mira, niñato, tengo suficiente edad como para estar aquí y aunque no la tuviese, soy capaz de hackear todos los ordenadores de esta edificio en lo que tu te atas los cordones. Si te vuelvo a oír decir que soy "pequeño", "no estás cualificado" o cualquier cosa por el estilo, verás por dónde te meto el teclado.

Se quedó observándole, sin mostrar la sorpresa que le había causado su coraje. ¿No le tenía miedo?¿No había oído lo que decían sobre él? Trataba de descubrir si le agradaba su carácter o solo había sido por el asombro. 

— Ten cuidado, el último que le llevó la contraria sigue en la UCI —Dijo un chico sentado encima de la mesa con las piernas cruzadas. Su pelo naranja resaltaba entre la oscuridad de su ropa y del mobiliario. ¿Cómo pretendía camuflarse si parecía que estaba en llamas?

— Hoshi, por favor, deja de asustar al nuevo. Hace días que dejó la UCI y se encuentra cómodamente en una habitación privada del hospital —Contestó Scoups con toda la tranquilidad del mundo. Acababa de procesar sus palabras ¿Aquél tipo había mandado a alguien a la UCI solo por llevarle la contraria? « Por el amor de dios, Wonwoo ¿Cómo te puede impresionar lo que él ha hecho? Has cometido crímenes peores, no deberías sorprenderte » se dijo así mismo—. Y bájate de ahí ¿Cuántas veces te he dicho que para sentarte tienes la silla?

—Sí, mi capitán —Dijo mientras saltaba de la mesa y hacía el saludo militar con todo el descaro del mundo—. Soy Kwon Soonyoung, Hoshi para los amigos, es decir, para esta panda de aquí— Se oyó la voz de The8 de fondo: « ¿Quién ha dicho que sea tu amigo, idiota? Cuando no ignores mi ideas, hablamos »—. En el fondo me quiere, no puede resistirse a mis encantos. Nos vamos a casar y todo — « Maldito, Kwon ¿Quién se va a querer casar contigo? » volvió a murmurar por lo bajo y maldecir, provocando su risa —. Soy el encargado de la diversión y por supuesto de la acción. Lo mío es el engaño, antes de que te des cuenta de que todo es una farsa, habré conseguido lo que necesito. Nadie me supera, soy irremplazable y me quedan de lujo todos los disfraces que uso.

— Cualquier día te meto en la cárcel de la que te saqué, Hoshi, no me tientes con tantos aires de grandeza —Dijo mi nuevo jefe, sin dejar ver si se trataba de una broma o de una amenaza real. « Vaya, vaya, interesante. No soy el único con crímenes a sus espaldas » pensó, olvidándose de la incomodidad inicial. Incluso se permitió sonreír, unos segundos, imperceptible para cualquiera que no le hubiese estado observando atentamente.

— No te preocupes, te acostumbrarás, todos lo hemos acabado haciendo y al final no se trabaja tan mal. Mi nombre es Vernon —Comentó despreocupado un joven rubio mientras me tendía un vaso con lo que parecía ser café—. Soy el ingeniero, me encargo de abrir todas las cerraduras que me piden, preparo todo lo que van a necesitar para una misión y de vez en cuando realizo trabajos de mecánica. Avísame si se te estropea la moto, estaré encantado de echarle un buen vistazo a ese monstruo.

— Yo que tú, tendría cuidado. Tiene las manos muy largas y lo mismo desaparece en el garaje. El ladronzuelo sabe lo que hace — Escuchó una voz muy cerca de él y al levantar la cabeza se encontró con el ser más bello que había visto en mucho tiempo. Sus ojos brillaron bajo la máscara de indiferencia que había creado—. Soy Jun, Wen Junhui, es todo un placer tenerte ante nosotros. Siempre he sentido curiosidad por conocerte un poco mejor —Su sonrisa atrapó su mirada por completo, haciéndole olvidar por un segundo toda la información que había recibido. Los nombres de sus compañeros, sus ocupaciones, los posibles antecedentes de dos de ellos... No había nada más que él.

— Ya basta de coquetear Jun, ni si quiera estará interesado en ti. Ponte a trabajar, luego tendrás tiempo de ligar —Espetó Scoups, consiguiendo que sus mejillas se tiñeran de rojo y se retirara rápidamente de su lado—. Discúlpalo, cuando se trata de buscar nuevos casos y encontrar información es el mejor, pero le pierde cualquiera que sea guapo y atractivo.

Espera... ¿El líder acababa de decir que era guapo?¿En qué clase de sitio le había metido Jihoon?¿Qué estaba tramando ese viejo brujo? Algo se escondía detrás de todo aquello y ahora no le cabía la menor duda. Mientras paseaba su mirada por cada uno de los rincones de la sala, prestando atención a las rarezas y particularidades de sus futuros compañeros, alguien le llamó la atención. Un chico mucho más alto que él permanecía sentado en una esquina, con el móvil entre las manos y haciendo caso omiso a todo lo que allí sucedía. Lo recorrió de arriba abajo. ¿Por qué él no se había presentado todavía?¿Por qué hacía cómo si no estuviese allí? ¿Qué clase de modales eran aquellos? 

— ¿Quién es él?

— Tu peor pesadilla — Contestó Hoshi dedicándole una gran sonrisa—. Analiza los comportamientos de las personas mejor que cualquier psicólogo de la ciudad, con solo observar tu rostro es capaz de decir cuales son tus miedos y debilidades. Un hueso duro de roer

— ¿A quién llamas pesadilla? — El chico levantó la cabeza del móvil para dirigirla hacia él, dándose cuenta por primera vez de su presencia. Desde el principio se había negado a aceptar que entrase alguien nuevo al grupo, no les convenía. Solo serviría para alterar el orden que por fin habían conseguido establecer. Ahora que se llevaban bien entre ellos y comenzaban a trabajar en equipo, tenían que abrirse a un completo desconocido que no le daba buena espina. Por no hablar de las malas experiencias del pasado—. Me llamo Mingyu y espero que hagas tu trabajo sin estorbar, ellos te habrán acogido a la primera, pero yo no me fío de nadie que irrumpa así como así en Andromeda —Se incorporó con elegancia para dirigirse a la puerta, deseando salir de allí y de las repentinas miradas dirigidas a él. Si analizaba a Wonwoo, no veía nada malo, pero lo mismo pensó de alguien que acabó traicionándoles. No se equivocaría de nuevo, no tropezaría dos veces en la misma piedra —. Me voy, si me necesitáis, sabéis cómo encontrarme y... Hoshi, con necesitar me refiero a que tengamos una misión o que sea cuestión de vida o muerte, no estoy de humor para bromas —Al pasar junto al nuevo, pudo descubrir una sombra de incertidumbre reflejada en su rostro. Iba a tener que ganarse su respeto si quería que lo aceptase allí y no iba a ser fácil, sobre todo desde que su ex-compañero decidió convertirse en el mayor traidor de la historia. No iba a dejar que alguien más les hiciese daño, eran como su familia y no quería volver a consolarles mientras él mismo se recomponía trozo a trozo—. Jihoon tendrá razones para dejarte con nosotros, pero no se me olvida de dónde vienes y lo que has hecho. No voy a dejar que destruyas lo que tanto esfuerzo nos ha costado construir, te estaré vigilando —¿Se había pasado?¿Estaría haciéndolo bien con tanta indiferencia y desprecio?

Se marchó dejando que el silencio reinara en la sala. Wonwoo no podía dejar de pensar en sus palabras. No se me olvida de dónde vienes y lo que has hecho... ¿Por qué de pronto le molestaba lo que alguien pudiese pensar de él?¿Por qué se sentía aún más vacío desde que él se fue? Aquellos sentimientos le incomodaban y quiso desaparecer de allí, volver a su tejado y observar la ciudad actuando como si no estuviese rota, como si sus calles no acogiesen la maldad del mundo mientras se derrumbaba. Él no quería que estuviese en el equipo y el nuevo no quería estar dentro, si se marchaba, ambos ganarían. ¿Pero cómo podía desobedecer a Jihoon sin recibir las consecuencias? Le debía mucho a su jefe, no podía decepcionarlo más de lo que ya estaba. 

— No quiero estar aquí y no tardaré en marcharme —Les dijo a los que quedaban en la sala, logrando que hasta The8 dejase su ordenador para mirarlo—. Ya sabéis quien soy, no necesito presentación y menos cuando en unos días acabaré desapareciendo de vuestras vidas como si solo hubiese sido una sombra. No os preocupéis, vuestro equipo seguirá intacto. 

Arrugó el vaso de plástico tras terminarse el café que le había entregado Vernon y lo lanzó a la papelera con un impecable movimiento. Ninguno se atrevió a detenerle cuando se marchó, solo dejaron que se fuera por donde había venido con la certeza de que no tardaría en volver hasta ellos. Antes de que se cerrase la puerta, pudo escuchar la voz del hacker preguntándole a los demás.

— ¿Quién le habrá convertido en el príncipe de la noche?¿Quién habrá hecho que aparezcan todas esas barreras que hay en él?

Notas finales:

Iré actualizando todos los viernes (salvo que tenga alguna complicación o no esté en casa). Al menos hasta subir todo lo que tengo ya escrito, luego tendré que dejarlo según vaya yendo la inspiración. 

 

Aclaración: Esto era una historia a parte (escrita por mi), sobre Seventeen y unas amigas; pero después de que me animaran tanto, he decidido adaptarlo para poder subirlo, dejándolo como un fic de Seventeen (+ Nu'est). De ahí que surjan otps poco convencionales como la de Woozi y Ren o la de Joshua y Minhyun

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: