Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Justicia y Tolerancia

Autor: LikaraFlowers

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Es una idea que tuve, y aunque cambiare muchos de los eventos para que queden con la historia (personalmente pienso que Dragon Ball Super, aparte de no ser un buen anime, desperdicia muchas cosas) me gustaria que alguien diera su opinion. Zamasu es uno de esos personajes que creo desperdiciado, en especial sus ideales de justicia combinados con su odio a los humanos (aunque aquí me referirié a los "humanos" como mortales, ya hablando de un odio general a las razas violentas porque eso se dio a entender en el anime).

No se si lo voy a terminar y si consigo la inspiracion para seguirlo no creo que sea tan largo, pero al menos alguien podra leerlo y no quedara perdido en los confines de mis archivos. Si tienen sugerencias o algo comenten.

Por las dudas, como veo que siempre agregan esta aclaracion, los personajes no me pertenecen y corresponden a su creador, y como hay muchos que piensan que los nuevos personajes de dragon ball super son muy planos, no creo ser ni la primera ni la ultima en darme libertades con su personalidad. El titulo lo cambiare cuando se me ocurra uno mejor (si es que se puede, aun no se muy bien como funciona esta cosa y espero el capitulo salga bien, no como la otra vez que lo intente y me salieron signos raros por todo el texto, aun no entiendo que pasó).

Si es que las cosas solo se solucionaran con paciencia y tolerancia, no hariamos falta nosotros en este universo ni en ninguno.

Contrario a lo que piensan muchos, la vida no es algo tan abundante. La vida es una fuerza incontrolable, no sabemos donde, como o cuando va a surgir, simplemente aparece donde quiere y puede, y nadie mejor que nosotros para saber lo valiosa que es una forma de vida naciente. Y es nuestro deber velar por ese mundo en crecimiento.
El universo, vasto, cruel, hay muchas cosas que pueden amenazar y exterminar cualquier intento de vida, agujeros negros, meteoritos, fenomenos espaciales inauditos que pueden dejar una estela de polvo de lo que pudo ser...y contra eso, por desgracia, no podemos hacer nada.

¡Oh, me equivoco! Si algo esta en nuestras manos hacer para favorecer el surgimiento de la vida es simple y llanamente hacer nuestro trabajo, la razón por la que existimos ¡Velar y proteger esos mundos! ¡Y eso es lo que quiero hacer!
Pero mi maestro no entiende eso e insiste con que no debemos intervenir, y es triste por que salvo por esa "pequeña diferencia de opinion", por esos pensamientos que ya "se me van a pasar", no tengo razón para pelearme con el, muchas veces me ha demostrado que es sabio, y cuando me eligió para ocupar su lugar un dia, yo me comprometí con mi deber muy seriamente. Todo en exceso es malo, y mi maestro peca de ser en extremo paciente y demasiado tolerante.
Esa plaga que padecen muchos mundos primero parece algo inofensivo, como una mas de las criaturas que nacieron de la tierra. El problema es cuando empiezan a crecer, a reproducirse, se hacen mas inteligentes y prosperan. Ahi pueden pasar dos cosas: o toman la sabia decision de respetar y amar la tierra de la que nacieron y crecer con ella o...devoran y destruyen todo en busqueda de su propio beneficio. Lo que la naturaleza tardó miles de años en construir, ellos lo destruyen en muy poco tiempo. A veces tardan un tiempo, y otras veces devoran todo velozmente. Si no consiguieron la manera de escapar pereceran allí por su imprudencia, un destino terrible y justo, pero si por desgracia se desarrollaron lo suficiente para huir, continuaran su existencia devorando otros mundos.

Solo de recordar las veces que tuve que presenciar algo asi...¿Cuantas habra visto el maestro? De verdad no se como aun no se digna a darme la razón. El maestro Gowasu tiene claro su camino y lo respeto por eso, pero pese a sus intentos de convencerme de sus ideas, yo hace tiempo que tengo claro que no tengo una capacidad para la tolerancia tan grande como la suya. Simplemente no me siento capaz de quedarme sentado ahi y dejar todo en mano de dioses tan hedonistas como Bills, y aunque no conozco a todos los dioses de la destruccion, se que seguramente hay mas como el (el nuestro es otro ejemplo), que no toman en serio su lugar en el cosmos.

Todos estos pensamientos los tenia mientras preparaba una mezcla de hierbas desconocidas que nos llegaron ayer de regalo, junto a una varilla de metal hueca y un vaso de madera con figura sinuosa. No sabia quien enviò el regalo, y por precausion decidì probarlo primero antes de darselo a mi maestro. Curioso sabor y curiosa preparacion, esperè un rato para comprobar que no fuera algo raro, pero no, parecia ser una bebida inofensiva. Sabia que al maestro le gustaria probar algo nuevo, eso, sumado a las golosinas que le trajeron de regalo esos dioses que nos visitaron hace un rato, seguramente le alegraran la mañana.

Suspirè sabiendo que era estupido intentar compensar las peleas que tuvimos ultimamente, y es algo sumamente ridiculo ¿Por que tuvimos que ponernos a discutir hasta este punto por los humanos? ¡Ellos arruinan las cosas aun sin estar presentes!
Me limitè a colocar todo de una vez en el carrito, e ir donde seguramente estaba esperandome impaciente el maestro Gowasu. Seguro estaba pensando en aquello del anillo del tiempo, habian venido a asegurarse que estuvieran todos por alguna clase de anomalia que vieron o creyeron ver. No existe manera de que si viniera alguien a robarlos supiera donde estan, antes se perderia, y ni mi maestro ni yo diriamos nada aunque nos amenazaran. Camine despacio, se que lo mejor es disculparse, y aunque siga pensando lo que pienso, lo mejor es dejarlo por la paz. Me detuve un momento frente a la puerta antes de abrirla, preguntandome como deberia hacerlo aunque ninguna manera reveladora de hacerlo me pasó por la mente en el camino. Decidiendo que tendria que intentarlo de todas formas, abrí la puerta.

-Maes...- estaba por llamarlo pero mi voz se cortò, me quedè paralizado por unos momentos mientras veia a mi maestro tirado en el suelo, sangrando por una herida grave en el pecho -¡Gowasu!

Corrì hacia el para atenderlo, pero su cuerpo no tardò en desvancerse antes de que pudiera siquiera tocarlo, prueba clara de que estaba mas que muerto. No podia creer lo que acababa de suceder, solo miraba el espacio donde segundos antes estaba mi ahora difunto maestro.
Mirè al extraño asesino con terror ¡Ese rostro no podia ser de otro que ese mortal Goku! ¡Sabia que no debiamos confiarnos de un mortal tan fuerte! Retrocedì varios pasos al ver que se acercaba a mi con aquella sonrisa tan tenebrosa, no tardè en convocar parte de mi ki en el brazo derecho, preparandome para dar pelea por mi vida.

-Querias hacer eso ¿Verdad?- comentò Goku mientras se acercaba aun mas, la sorpresa por lo que habia dicho me mantuvo en mi lugar ¡¿Como que deseaba hacer eso?! La simple idea me horrorizaba -Te ahorre el trabajo
-¿Como...? ¿Por que...?- no sabia que pregunta hacer primero ¿Como demonios ese mortal pudo haber hecho algo como eso? Lo habia sentido al tocarlo la otra vez que luchamos, esa alma era tan pura como el de un bebe o un animal, incapaz de hacer algo como lo que habia hecho y no creo haberme equivocado...¿O ese asqueroso mortal de alguna manera me engañò?

Si ese era el caso me sentia peor. Culpable por no haberlo previsto, por no haberlo esperado de un mortal con instintos tan violentos. Corrijo, la posibilidad se me pasó por la mente, pero de iluso me pregunté si es que ese tal "saiayin" era realmente una amenaza y era demasiado desconfiado. Que estupido fuí.

-¿Querias esto, no?- se quitò uno de sus aretes y me lo ofreciò -No te preocupes, tomalo

Lentamente y con prudencia me deshice de mi posicion defensiva, tomé el arete y di un paso hacia atras. No me agradó nada que ese monstruo tuviera aquello en sus manos, me sentia molesto, ese mortal asqueroso...¿Como se atrevió?

-¿Quien eres?-
-Yo soy vos, y vine desde el futuro para ayudarte a destruir esa plaga

Me sorprendì al oirlo decir eso, nunca me habria atrevido a llamar a los mortales de esa manera frente al maestro, eso solo habria desembocado en otra pelea. Frente a nadie de hecho, siempre los llamaba por su nombre por las dudas. Pero eso no importaba, me negaba a considerar siquiera la posibilidad de que eso fuera verdad.

-Te necesitarè- me extendiò la mano, en la cual pude ver el anillo del tiempo reluciendo.

No encontraba razones para que decidiera mentirme en lugar de matarme, si lo que decia era verdad estaba frente a algo confuso, maravilloso, y horrible a la vez. Estrechè su mano y el me sonrió con complicidad. A pesar de la desconfianza que aun estaba presente, una especie de emocion me recorriò el cuerpo cuando me abrazò de pronto, no sabria decir una razon concreta. Tenia miedo, culpa tambien, me sentia terrible por lo que le habia ocurrido al maestro, pero tambien algo...
Me odie por eso, deberia destruirlo justo donde estaba por su crimen, pero si de casualidad llegaba a tener la misma fuerza que Goku, seria imprudente y estupido pensar que tendria alguna posibilidad de enfrentarlo.
Una sola paliza era bastante informativa, y si ahora este Goku de ropas oscura no me habia matado y parecia necesitarme para algo, decidí que era mejor idea seguirle la corriente. Huir seguro acabaria con mi muerte. Fingí corresponder el abrazo, me tragué la repugnancia, la bronca, desterré de una patada ese leve sentimiento del que no conocia razones y me quedé ahí. Ya pasado el momento tomó distancia de mi y tuve que relajar el rostro.

-Ya es hora de que ellos paguen por sus pecados

Ciertamente, y esperaba que cuando Kus se enterara de todo esto (seguro que ya lo sabe, nunca se separaba de su ahora difunto dios de la destruccion) se encargara de llamar a los demas y se unieran para eliminar a todos los otros saiayin por seguridad, empezando por este. Si todos eran tan fuertes como Goku, haria falta varios para evitar otra tragedia. Yo, mientras tanto, fingí una sonrisa para el desgraciado, tomé disimuladamente otro anillo del tiempo del cofre que un no habiamos regresado a su lugar, y fui donde el. Me hubiera gustado dejar una carta o algo, una advertencia para Bills (aunque no me caiga bien) de que no se fie de ellos, quizas algo de la informacion que tenia sobre los saiayin aunque no sea mucha, minimo algo que deje claro que yo no estoy del lado de el. Pero lamentablemente no todo se puede en la vida, y en esta situacion me conviene que el crea que estoy de su lado.
Vigilare cada paso que de, y si me es posible, averiguare si los saiayin tienen una debilidad que podamos utilizar a nuestro favor, una que pudieramos explotar a la hora del juicio final para esa raza tan peligrosa.
Notas finales:

Si llegaste hasta aca y el texto esta lleno de simbolos raros es porque volvió a pasar -_- , tendre que encontrar otra manera de subir esto.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: