Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

si yo fuera un chico. (norminah)

Autor: Yelow

[Reviews - 4]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

mi primer fic norminah, espero les guste.

DINAH. POV.

-yo...- suspire para darme el valor y terminar la frase. Me acomode mejor en la cama y observe a mi mejor amiga que estaba recostada junto a mí- ¿yo te gustaría si fuera un chico? - pregunté ganándome una mirada desconcertada por parte de mani- ¿me darías una oportunidad si lo fuera? Es decir, tú sabes que me gustas y sé que dijimos que no volveríamos a sacar el tema, pero estaba pensando ¿que pasaría si yo no fue yo, si hubiera sido un chico? ¿tú me hubieras aceptado? - había tomado el valor necesario para decir lo que pensaba, sé que a ella le incomodaba un poco este tema, pero tenía que sacar lo que llevaba dentro y así poder determinar si seguir con la loca idea de poder luchar por su amor o tirar la toalla y rendirme ante el hecho de que ella jamás me vería con otros ojos que no fueran los de la amistad. Y, todo dependía de su respuesta. Así que sin esperar por su respuesta inmediata seguí sacando los sentimientos reprimidos que tengo- desde que te conocí hace ya tanto he pensado que eres la chica más hermosa de toda la vía lactea, eres comprensiva, paciente, risueña, eres la mejor persona que he conocido nunca, eres la persona con los mejores sentimientos, pero también sé que te puedes llegar a ser  muy pesada y gruñona cuando algo te molesta de verdad o piensas que no podrás solucionar algo y te equivocas, porque siempre encuentras una solución, eres alguien con sus virtudes y sus defectos; y no sabes cómo me gusta cuando estas molesta a pesar de que sea conmigo y frunces tu entrecejo formándose esa adorable arruguita en tu frente o como amo los hoyuelos que salen cada vez que sonríes y el cómo brillan tus ojos cuando ves algo que gusta. ¡Dios! Mani, no sabes cómo amo tu suave voz cuando cantas una canción de Beyoncé pensando que nadie te escucha...- tome una larga bocanada de aire, no me había dado cuenta, pero mientras decía estas cosas sobre ella estaba reteniendo la respiración y temblaba en mi sitio esperando no decir alguna estupidez que echara a perder mi declaración- yo... Estaba asustada cuando te enteraste de mi querer hacia ti, cuando escuchaste esa conversación con Lauren y saliste corriendo, pensé que te había perdido para siempre, no supe que hacer, no supe como volver a acercarme a ti sin que sintieras asco de mí, porque fue eso lo que pensé, pensé que ya no querrías ser mi amiga y luego pensé que lo mejor sería darte tu espacio y que las cosas se tranquilizaran un poco pero ya había pasado un mes y tú no te acercabas; y cada día estabas más cercana con Arin, cada día los veía a los dos repartirse besos y entrelazar sus manos para luego alejarse. Cada vez que te veía con él, pensaba, pensaba que si yo fuera un chico tendría al menos un setenta u ochenta por ciento de posibilidades de ser yo quien te estuviera sujetando de la mano, de ser yo quien te robara besos en medio de la cafetería o luego de dejarte en la puerta de tu salón o casa. si yo fuera un chico, sé que no hubiera sido un imbécil como lo fue Arin, ¿dejarte por otra? Eso no estaría en mis planes, no lo estaría. Porque se la clase de chica que eres, sé lo valiosa que eres y se lo estúpido que sería yo si eso pasará- ya para este entonces las lágrimas corrían sin detenerse por mis majillas, sorbí por mi nariz tratando de recuperar un poco de aire para poder continuar- así que desde lo de Arin, me he preguntado ¿si yo fuera un chico, Normani me hubiera dado una oportunidad, le gustaría como novio o me rechazaría igual?- termine de decir tratando de limpiar mis ojos que ya me suponía estaban rojos.

No me había dado cuenta, pero en algún momento de mi vomito sentimental que le estaba dando a Normani, me había parado de la cama. Levante la mirada lentamente, pues temía encontrarme con la mirada de mi morena hermosa y que esta solo tuviera rechazo; pero lo que me encontré fue a una Normani con la mirada perdida y lágrimas en sus bellos ojos.

-yo lo siento, no era mi intención hacer llorar, no lo seria jamás- agache la mirada y me perdí en la blancura de mis tenis, como si estas fuera una maravilla a la vista. Esperaba pacientemente a que ella hablara, no la quería presionar así que el silencio gobernó mi habitación por unos largos minutos.

-eres alguien increíble Di, siempre lo has sido- Normani había roto el silencio de la habitación con su voz algo rasgada y ronca, de seguro era por el nudo en su garganta y las lágrimas- sí- dijo levantándose de la cama y dando los pasos necesarios para estar frente a mi- si fueras un chico sé que serias el mejor de todos, sé que serias el mejor novio que una chica jamás podría tener en la vida, te conozco desde siempre Di, y se lo hermosa persona que eres, sé que serias el mejor novio que podría tener. Pero no eres un chico Dinah y como mujer eres aún mejor que cualquiera de esos estúpidos chicos que andan por ahí rompiendo corazones. Eres una mujer valiente, determinada, protectora y amorosa y sé que cualquier chica estaría encantada de tenerte como novia, así, tal cual eres; cabezota y gruñona- sonrió, acerco su mano hasta mi mejilla y la dejo reposar ahí por unos segundos, segundos en los cuales yo cerré mis ojos y disfrute de su dulce caricia y el calor tan reconfortante que esta desprendida- pero yo no puedo ser lo que tú esperas Di. Te quiero, pero no de la forma en la que tú me quieres.

¿Han sentido o escuchado algunas como se rompe un corazón? ¿no? Pues es como un espejo al que le tiran un objeto y los pedazos de este terminan esparciendo por todo el suelo, y, a pesar de encontrarlos todos sabes que por más que lo intentes estos ya no puedes encajar.

Así se sentía mi corazón en ese momento, como un espejo roto que ya no tiene solución y termina tirado en el bote de basura.

-lo siento Di, pero me tengo que ir- alejo su mano y sentí el aire frio que entraba por mi ventana borrar su calor. No sé si escuchó a mi corazón quebrarse, pero sé que vio el dolor que sentía de perderla cuando se giró al terminar de recoger sus cosas- te veo en unas semanas- se colgó la mochila en su hombro y se volvió a acerca para darme un brazo de despedida- te quiero Di, cuídate- se despidió dejando un beso en mi mejilla y luego simplemente escuché el ¡clac! que hizo la puerta al cerrarse.

Me había rechazo y había huido por segunda vez de mí, la había perdido, lo sabía y eso era lo que más dolía, había perdido a mi amor no correspondido, a mi mejor amiga solo por no saber callar estos estúpidos sentimientos… si tan solo no hubiera dicho nada.

 Caí de rodillas, con lágrimas en los ojos quedando recostada en el borde de mi cama, me lleve las manos a la cara tratando de esconderme de mi soledad, me incline hacia delante y grite, grite todo el dolor que sentía me recorría el cuerpo, grite hasta que mi garganta quedo destrozada.

----------

Ya no lloraba, en realidad una vez que mi llanto se había detenido también lo habían hecho mis pensamientos por ello ahora me encontraba con una mochila a medio llenar. Había tomado una decisión, si ella solo me quería como su amiga pues eso tendría, tendría mi amistad por más dura que sea verla y sentir todo este amor que siento, escondiendo los terribles celos que me recorren cada que la veo con su actual novio.

Ella había decidido que pasaría estas vacaciones en compañía de su querido Oliver, un idiota que no hace más que llevarla de aquí para allá como una muñeca que hay que mostrar, tan solo como un trofeo; Oliver era un idiota que sonreía con arrogancia y sujetaba posesivamente a mani cada que me veía pasar cerca, él sabía muy bien que yo la quería y me restregaba en la cara que nunca seria mía.

Mis pensamientos estaban nublados, sentía tanta rabia que lo único que pasaba por mi cabeza era salir de esta cuidad y desaparecer, he ahí el porque me encontraba cerrando mi mochila luego de haberla llenado con la ropa necesaria para al menos dos semanas fuera.

Cerré la puerta sin preocuparme si esta tenía el seguro o no, solo Sali lo más rápido que pude, tire la mochila en el asiento de atrás del coche y arranque sin rumbo figo, solo me detuve en alguna que otra gasolinera en las cuales me baje para comprar algunas cosas que picar y entre ellas unas cuantas botellas de alcohol.

Jamás había bebido en mi vida por eso en cuanto pase el primer trago de aquel liquido transparente que quemo mi garganta tosí, tosí tan fuerte que casi pierdo el control del vehículo.

No sé desde hace cuánto es que vengo ingiriendo alcohol, pero debe de ser desde hace mucho o eso me decían las botellas de tequila y ron que se encontraban bacías en el suelo del asiento del copiloto.

¿pensar? Ya no lo hacía, ¿sentir? No, no sentía ni rabia, ni tristeza. Solo reía, reía por cada árbol que pasaba y ni siquiera era que estuviera contenta de algo, solo me sentía relajada y con mucho sueño; tal vez sea por el efecto que tenía la naturaleza y tranquilidad que se respiraba en esta carretera tan solitaria, era eso o tal vez eran los efectos del alcohol que recorrían mi sistema sanguíneo. Aunque claro, si hubo algo que sentí luego de unos minutos, fue el terrible dolor de cabeza y hombro que tenía al haberme chocado contra ese horrible cartel de bienvenida. Luego todo se apagó ante mis ojos.

 

 

 

NORMANI. POV.

Sabía que Dinah tenía sentimientos hacia mí, lo supe desde antes de escuchar aquella conversación que tuvo con Lauren. Ella era una persona linda, era la mejor persona que haya podido conocer y era mi mejor amiga. Pero no podía corresponder sus sentimientos, a mí no me gustaban las chicas, no lo hacían y por más que quisiera a Dinah, no podría engañarla y fingir que algún día lo haría, que la querría de la misma forma en que ella lo hacía.

La quería, sí, pero no como había querido al idiota de Arin o como quería a Oliver. Por eso en cuanto supe que si seguía con ella la lastimaría más de lo que ya estaba, debía alejarme; no la abandonaría, claro que no lo haría, pero si me tomaría algo de distancia entre nosotras y comenzaría con este tiempo que nos daban las vacaciones.

Antes pasábamos las vacaciones juntas, ella solo nos tenía a mi madre Andrea y a mí; sus padres siempre estuvieron ausentes en su vida y cuando cumplió los dieciséis el año pasado, lo primero que hizo fue coger sus cosas y se marchó de casa. Siempre hemos sido amigos de los Hansen y como tal en cuanto mamá supo de que ella había salido de su casa, la acogió en la nuestra.

Pero Dinah como buena cabezota que era, tan solo se quedó por unos meses, hasta que consiguió su propia casa a unas cuantas cuadras de la mía. Y es que siendo la heredera de la gran fortuna Hansen era obvio que sus padres no dejarían que los de las revistas de espectáculos hablaran de una Hansen viviendo de arrimada o en la miseria, ni nada de eso.

Hoy saldría a pasar las vacaciones con Oliver en su casa de campo a las afueras de Miami y luego de unas semanas allí, viajaríamos a new york a conocer a sus padres. Me presentaría como su novia y pasaríamos allí nuevamente tan solo unas semanas para después volver antes de que iniciaran las clases. Este sería mi último año y quería disfrutarlo lo mejor posible, ya tenía todo planeado; ganaríamos las estrellas en el campeonato de porristas que se celebra todos los años y en las cuales solo van los mejores, sacaría las mejores notas como lo venía haciendo desde el principio, animaría cada partido del equipo de básquet en el que Oli es el capitán e iríamos juntos al baile de graduación y seriamos los reyes de este año. Si, así era como me imaginaba que sería este año.

Termine de hacer mi maleta, baje a la cocina a prepararme un sándwich con un zumo de fresas   y me senté a esperar a que Oli pasara parar poder irnos, saque mi teléfono móvil y comencé a revisar mis redes sociales dándome cuenta de que desde la tarde de ayer Dinah no se había conectado. Revise mi WhatsApp y su última conexión había sido antes de que fuera a verla a su casa, eso era raro; ella no era la persona más sociable del planeta, pero siempre andaba en el chat con las chicas, sobre todo con Lauren y Ally.

Estaba por mandarle un mensaje cuando el pitido del auto de Oliver sonó llamando mi atención, por lo cual Sali cogiendo mis cosas, me despedí de mamá y corrí hasta el auto, en donde me esperaba Oliver haciendo rugir el motor.

-¿lista para nuestras vacaciones?- me pregunto en cuanto me senté en el asiento del copiloto.

-claro, la pasaremos genial- le respondí, colocándome el cinturón de seguridad.

-eso ni lo dudes, nena- sonrió grande mientras arrancaba el auto. Yo solo me dedique a mirar por la ventana, odiaba cuando me decían nena, pero bueno, viniendo de Oli era algo que podía dejar pasar.

 ¡¡¡Alla vamos, pasaríamos las mejores vacaciones de todas!!! Fue lo último que pensé en cuanto entramos a la interestatal dejando atrás Miami.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: