Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Susurros del mar

Autor: elenaa

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Es un Sasunaru en una epoca antigua, pero no tanto.

y aunque se que ya es algo tarde paea publicar algo para Halloween y dia de muertos aun asi espero que sea de su agrado n_n

 

Las olas del mar golpeaban incesantes unas tras otras las rocas de la costa. Acompañadas por la tenue luz de la luna, que apenas y era visible gracias a la brumosa y espectral neblina.

Dando una noche perfecta para quedarse en la calidez del hogar y dormir. Dormir bien acurrucado en una confortable cama y entregarse al mundo de los sueños.

No obstante a pesar de aquella noche ideal para no salir a merodear por ahí, aun así, por las calles casi desiertas de un pequeño pueblo costero, se oían un par de penetrantes pisadas, recorrer sigilosamente las adoquinadas calles.

 

Con el manto de la noche cubriendo sus figuras cerca de una vieja pescadería, dos hombres hablaban entre susurros a pesar de lo desolada que se encontraba la calle.

Su charla no duro mucho y con un ligero gesto de despedida, se separaron. Siguiendo cada uno su respectivo camino.

 

Solo un par de pasos después de haberse despedido, sintió una penetrante mirada a su espalda, volteo rápidamente por instinto, pero no encontró nada, la adoquinada calle se encontraba igual de desierta que cuando habia empezado a caminar por ella.

Se quedó unos segundos inspeccionando la vacía calle, hasta que el frio lo obligo a reanudar su andar con más ahínco.

Hasta que el sonido de unos pasos detrás de él se hizo presente. Sin embargo esta vez en lugar de voltear, incremento la velocidad de sus pasos, deseoso de llegar a su destino.

A cada paso que daba, sin importar que tan rápido caminara, el incesante sonido de alguien tras él no paraba. Así que con un rápido movimiento se giró para encontrarse con su perseguidor.

Y en cuanto su mirada se encontró con los ojos inyectados en sangre de este, no dudo ni un segundo en empezar a correr.

Corría por los callejones a una velocidad alarmante, invadido por el terror de ser perseguido por aquella cosa a la que no le encontraba descripción exacta. Hasta que en su desesperación entro en un callejón sin salida.

Lleno de impotencia golpeo a puño cerrado la pared de ladrillos que obstruía la salida, antes de buscar a su alcance algo con que defenderse. Encontrando solo un par de barriles vacíos, los cuales no dudo en lanzar.

No obstante apenas lanzo el primer barril, su vista fue nublada por un fuerte golpe, para después ser brutalmente impactado una y otra vez en la dura pared hasta que su vista se nublo por completo.

 

Guardado en el confortable calor de su habitación, con la única compañía de un antiguo libro, el frio de la tormentosa noche y las gotas de lluvia deslizándose por la ventana, resultaban casi imperceptibles para cierto rubio, que solo tenía atención para el libro que se encontraba en sus manos.

Tan concentrado estaba en su lectura que cuando, unos golpes se hicieron sonar en la puerta de su habitación, no fue capaz de escucharlos.

—Otra vez estás leyendo, vamos deja ese libro, tendrás todo el verano para leer todo lo que quieras—soltó su mejor amigo, mientras entraba.

—Cuando este en casa lo último que hare será leer. Mi madre me tendrá tocando el violín exclusivamente para ella casi  todo el día—

—En ese caso porque no pasas las vacaciones conmigo, no vivo en un castillo como tú, pero mi mansión tiene lo suyo—

—Me encantaría aceptar tu oferta. Pero no puedo, sabes como es mi madre, si por ella fuera ni siquiera estaría aquí. La desaparición de Menma la cambio mucho—

—Siguen sin tener noticias de el—

—Sí, hasta la fecha aún no tenemos noticias de su ubicación. En la última carta que recibí de mi hermana, esta menciono que mi padre ya lo da por muerto, pero mi madre se niega a pensar de ese modo—

 —Es natural, sino me equivoco Menma es el único hijo que tuvo tu difunto tío—

—Pensaba que no me ponías atención cuando te hablaba de mi familia—

—Oye, puede que parezca que siempre ando en las nubes, pero eso no significa que no preste atención a lo que me dices —

—Es bueno saber, que no soy ignorado —

Shikamaru rio levemente y haciendo un ligero gesto hacia un cuadro colgado en la pared dijo— sabes la primera vez que vi el cuadro de tu familia pensé que tú y Menma eran mellizos —

—No fuiste el único que lo pensó, la mayoría de la gente cuando nos veía juntos eso creía. Y una vez que se les explicaba, que Menma era el hijo del hermano mellizo de mi madre, comprendían un poco el parecido. Aunque el hecho de que mi madre tratara a Menma como su propio hijo, solo  servía para alimentar en la gente la idea de que de verdad éramos mellizos. Haciendo que ignoraran el hecho de que el tiene el cabello y los ojos negros a diferencia de mí que soy rubio y de ojos azules.

Incluso yo cuando era pequeño llegue a pensar que Menma era mi hermano y que mi madre lo quería más que a mí —

— ¿Crees que le haya pasado algo y que por eso no han tenido información de donde esta?—

—No lo sé, Menma siempre ha sido más aventurero que yo, así que cuando me entere que abandono el castillo no me preocupe, pensé que había decidido tener aventuras como las de los libros que leíamos, pero después de 3 años sin saber nada de su paradero, mentiría si te dijera que no me he preocupado por él. No quiero pensar en la idea de que le haya pasado algo malo, pero tampoco puedo ignorar el hecho de que ya hemos pasado un largo tiempo sin saber nada de el—

—Seguro pronto tendrán información sobre Menma— dijo Shikamaru tocando amistosamente el hombro del rubio.

—Eso espero— soltó triste Naruto mirando su reflejo en la ventana con la mirada perdida.

 

Después de un largo camino en el carruaje, el chofer hiso una parada en una pequeña posada para darle de beber agua a los caballos.

Así que Naruto también aprovecho y se adentró en la posada en busca de una copa de vino. Siendo seguido por uno de sus guardias, mientras su segundo guardia cuidaba la entrada.

Y cuando salió no lo hizo solo ya que un singular hombre salió con él.

—Seguro que puede acercarme a Lauterbrun, no quisiera desviar su destino—

—Por supuesto que no señor Lauterbrun, me queda de pasada y para mí sería un gran honor seguir escuchando todas las historias de sus viajes. No todos los días se conoce a un músico con tan singulares aventuras—

El hombre de blanco cabello y mirada vivaz dio una rápida mirada a los guardias del rubio y dijo— creo que a tus acompañantes no les agrada la idea—

—No se preocupe señor, Kakashi y Yamato no tienen ningún problema—

Kakashi el guardia más alto, se acercó a su amo y le dijo—disculpe joven amo, no cree que no es seguro que ande llevando  a desconocidos en el carruaje—

—No seas paranoico Kakashi, es solo un señor un poco viejo, no creo que tenga ninguna mala intención, además es un músico habilidoso con buenas historias, que estoy deseoso de escuchar—

—Lady Uzumaki no aprobaría, esta acción—

—Existen pocas cosas que mi madre aprobaría, y para mi suerte ella no está aquí, así que por favor concédeme este pequeño gusto, vendrás conmigo en el carruaje. Y si el Señor Jiraiya quisiera hacerme algo confió plenamente en tus habilidades.

 

Con la compañía del agradable músico, el último trayecto de recorrido resulto muy ameno para el rubio.

—Después de Lauterbrun tengo planeado ir hacia la costa, presiento que la brisa del mar me sentara de maravilla a mis viejas articulaciones— declaro Jiraiya.

Ante el comentario del viejo músico, Naruto sonrió y dijo —el mar es muy hermoso por estas fechas, debe de verlo antes de partir del país—

—Lo haré muchacho, lo haré—

 

Después de dejar al músico en su destino, Naruto continúo su propio camino hacia su hogar con la compañía de su fiel guardián y un libro. Y no supo si fue por el libro, el músico que le habia acompañado y mencionado el mar en su recorrido o la nostalgia de estar en el hogar.

Que sintió la extraña sensación de ir a caminar un poco por la playa antes de ir a donde vivía.

Así que no lo pensó mucho y con un rápido movimiento, se bajó del carruaje.

—Joven amo, se puede saber a donde pretende ir— dijo Kakashi, saliendo detrás del rubio.

—Voy a la playa, lleven mis cosas al castillo—

—No podemos llegar sin usted— dijo Yamato

—En ese caso espérenme aquí—

— ¡Pero joven amo!— soltaron al unísono Kakashi y Yamato.

—No sean dramáticos, y espérenme no tardare mucho— Dijo Naruto mientras le daba una rápida caricia a uno de los caballos, para después encaminarse hacia la playa.

 

Una vez que se encontró con el mar frente a él, miro las nebulosas nubes, antes de empezar a caminar a una distancia considerable de la orilla.

Mientras caminaba errante por la arena, no pudo evitar pensar en la última vez que habia visto a su primo, antes de partir a estudiar a otro país. Guiado por sus recuerdos llego justo al mismo lugar en donde se habia despedido del azabache, haciendo que se detuviera al instante.

Dio un pequeño suspiro y afligido, fijo o su vista en el firmamento dejando que la refrescante brisa del mar le acariciara suavemente el cabello, antes de oír en un pequeño susurro su nombre.

De pronto una espesa bruma lo envolvió y adormecido camino por la playa buscando el origen de aquel llamado hasta que sintió el ligero rose del viento guiarlo al mar.

No quería adentrarse en el mar, pero el viento susurrando su nombre lo llevaba a la par que lo llamaba. Y justo en el momento en que estaba a punto de meter su pie en la fría agua.

El sonido de alguien murmurando ayuda lo saco de su trance.

Coloco su mano derecha en su frente antes de parpadear un par de veces. Buscando estabilizarse antes de buscar la voz que le pedía ayuda, sin notar que la bruma se desvanecía.

Siguió el sonido de la voz hasta que llego cerca de unas rocas amontonadas, camino entre ellas y para su sorpresa encontró tumbado y herido en una de ellas a un joven.

Rápidamente se acercó a aquel joven para ayudarlo a incorporarse y justo cuando iba a levantar el brazo de este. El hombre abrió los ojos y lo miro fijamente.

Y por alguna inexplicable razón igual a la misma que lo habia llevado al mar en aquella tarde, Naruto sintió una electrizante sensación recorrer todo su sistema, al mirar los oscuros ojos del azabache, el cual también se perdió un segundo en sus azules ojos antes de decir  —Ayuda…. — con dificultad.

Haciendo que Naruto retomara su labor de ayudarlo, dándose cuenta que no podría cargarlo el solo.

—Aguanta, en un momento regreso— dijo el rubio, antes de ir a toda prisa por Kakashi y Yamato.

 

Con la ayuda de sus guardias Naruto, logro llevar al herido a su carruaje.

—Hoy es su día de hacer buenas acciones Joven amo—

—No podia dejarlo en ese estado en la playa—

—Pero es un desconocido, no sabe absolutamente nada del, lady Kushina no aprobara que este joven se quede en el castillo—

—Puede que se enoje pero, viendo el estado en el que se encuentra este pobre hombre, estoy seguro que no le negara un techo—

Antes de llevar a su invitado de improviso al castillo, Naruto paso por el médico del pueblo, el cual le dio unas rápidas y pequeñas atenciones, antes de curar del todo sus heridas, una vez que el azabache se encontró acostado en la cama de una de las habitaciones.

 

— ¡Has traído a un completo desconocido al castillo! —exclamo la pelirroja, cuando su hijo le hablo sobre el joven herido al que habia encontrado.

—Sé que no fue una idea de muchas luces, pero no podia dejar a aquel joven herido ahí en la playa, debe tener la misma edad que yo. Te imaginas si a mí, Ino o a Menma nos hubiera pasado eso, te gustaría que alguien en vez de ayudaros nos dejara solos y heridos pidiendo por una ayuda, que talvez nunca llegaría—

Kushina suavizo su gesto de enojo antes de decir—De acuerdo, pude quedarse en lo que se recupera, pero tú te harás cargo de el—

—Gracias— dijo Naruto con una sonrisa.

—Aun no le digas a Minato sobre tu invitado, yo se lo informare en la cena—

 

Para cuando la noche se hizo presente, Naruto no bajo a cenar y permaneció al lado del joven que habia rescatado, preguntándose, que le habia sucedido y como se llamaba.

Lleno de curiosidad por conocer al menos un mínimo de información, noto que el joven, habia tenido en forma de puño la mano izquierda todo el tiempo.

Así que con cuidado le abrió lentamente la mano, encontrando en esta una elegante pulsera.

La tomo cuidadosamente para examinarla y comprobando que los rubís y diamantes que esta tenía eran verdaderos, también descubrió el nombre de Sasuke grabado en ella.

—Con que Sasuke he… ¿así será cómo te llamas? — se cuestionó en voz alta mirando al azabache dormir profundamente.

Estaba a punto de sentarse en el sillón más cercano, cuando abruptamente entro en la habitación su hermana.

— ¡Naru, Menma regreso, no le paso nada malo! —

— ¿Menma está aquí?—

—Si esta con nuestros padres en la biblioteca—

Y aunque Ino habia ido a buscar a su hermano para que se reunieran todos en la biblioteca y recibir a  su pariente perdido, el rubio no quiso separarse de Sasuke, alegando que en cualquier momento este podría despertar.

— ¿Naru, no vas a ir a saludar a Menma?— cuestiono la rubia.

—Claro que iré a saludarlo, pero no en este momento, no puedo abandonar a este joven aquí, tengo que estar para cuando se despierte y explicarle porque está aquí. Ya veré a Menma mañana en el desayuno— contesto Naruto.

—De acuerdo— dijo Ino con una ligera sonrisa, dejando a su hermano solo.

 

La mayor parte de la noche Naruto se la paso pensando en el regreso de su primo y en el hombre que se encontraba durmiendo a unos pasos de él.

Se alegraba de saber que Menma se encontraba bien, pero no podia evitar pensar que tenerlo frente a frente otra vez le resultaría muy incómodo.

También pensaba en que le habia pasado al joven que rescato. Cuando lo encontró no se habia detenido a pensar en lo que le habría sucedido, su primer impulso fue el de ayudarlo sin importar quien fuera.

Pero ahora ya más tranquilo sin la emoción del momento, a todas luces parecía que a aquel pobre hombre alguien lo habia asaltado. Este se quiso defender y sus agresores no tuvieron piedad con él, y lo único que pudo conservar fue a la pulsera que habia guardado en su puño.

 

En algún punto de la noche dejo a tras sus cavilaciones y se entregó a los brazos de Hipnos, despertándose justo en el mismo momento que su invitado.

El cual lentamente se sentó en la cama, mirando perplejo todo a su alrededor.

— ¿Te encuentras bien, que fue lo que te sucedió?—

—Disculpa quien eres tú— respondio Sasuke, llevándose las manos a la cabeza.

—Soy Naruto Namikaze y ¿tú eres?..—

—Yo no lo sé, no puedo recordarlo—

—Te debieron de haber golpeado muchas veces en la cabeza—

— ¿Quiénes me golpearon?— 

—Esperaba que tú me contestaras eso—

—No puedo recordar quien soy, muchísimo menos si alguien me golpeo, en mi cabeza todo está muy confuso—

—Esperaba que te recuperaras pronto, pero que no puedas recordar nada, es algo complicado—

— ¿Aquí vivo? —

—No, aquí vivo yo, tu eres mi invitado—

— ¿Tu invitado? —

—Veras, ayer te encontré herido en la playa, así que te traje aquí para ayudarte—

—Trajiste a un completo desconocido herido a tu hogar. Eres un tonto o una persona demasiado amable—

—Te he salvado la vida y me dices tonto—

—Agradezco que me hayas ayudado, pero eso no quita el hecho de que traer a un desconocido a tu hogar sea algo arriesgado, como sabes si no soy un ladrón o un asesino—

—No tienes pinta de ladrón ni de asesino, además creo que te asaltaron y te robaron casi todas tus pertenencias. Pero de ahora en adelante seré más precavido la próxima vez que me encuentre a alguien muriendo en la playa—

— ¿Porque piensas que me asaltaron?—

—Por tus heridas y porque encontré que escondías esta pulsera con mucho ahínco— dijo el rubio dándole la pulsera al azabache.

Sasuke tomo la pulsera y observándola detenidamente encontró las letras grabadas en esta.

—Sasuke… ese podría ser mi nombre—

—No lo sé, talvez, lo que si puede ser seguro es que pertenezcas a una buena familia que debe estar buscándote—

—Me ayudaras a encontrarla—

—Es mi deber yo te encontré no puedo abandonarte en esta situación—

 — ¿A quién no puedes abandonar, querido primo? — cuestiono Menma, entrando en la habitación.

—Menma que haces aquí—

—Tenía curiosidad por conocer, al pobre hombre herido que salvaste—

—Mi madre te ha puesto al corriente muy pronto—

—Tuvimos mucho de qué hablar toda la noche, fue una lástima que no bajaras por cuidar a tu invitado—

—Estoy seguro que tendremos mucho tiempo, para ponernos al día—

—Por supuesto, y ¿Quién es nuestro famoso invitado?— dijo Menma, clavando su mirada en Sasuke, haciendo que los mutuos ojos negros de ambos se encontraran.

—Él es Sasuke—

—Sasuke que—

—Es solo Sasuke a secas—

—Sasuke a secas…— soltó despectivamente Menma.

—Vera yo no recuerdo quien soy y su primo muy amablemente se ha ofrecido a ayudarme a buscar a mi familia— dijo Sasuke, sin dejar de mirar serio a Menma.

—Ahora entiendo a lo que te referías hace un momento Naru— soltó Menma mirando a Sasuke con acritud.

—Si bueno, Menma dejemos a Sasuke descansar— dijo Naruto mientras se dirigía a la puerta.

 

Naruto mando a que le llevaran ropa limpia y comida a Sasuke, antes de bajar a desayunar con Menma y el resto de su familia.

El desayuno transcurrió tranquilo igual a los desayunos que solían compartir, antes de que él decidiera marcharse y Menma decidiera desaparecer.

Pero apenas este término, Naruto supo que en algún momento tendría que preguntarla a Menma directamente la razón por la que se había ido sin decirle nada a nadie. Aunque una parte de él ya sabía de antemano la respuesta que este le daría.

En cuanto termino de desayunar se fue a asear a su habitación. Para después ir a buscar a Menma.

Encontrándolo en una de las torres con vista al mar, cerca de una ventana viendo el panorama.

— ¿Por qué te fuiste sin decirle nada a nadie, sabes lo mucho que mi madre se preocupó por ti?—  

Menma guardo silencio un segundo, para después girar a ver al rubio y decir—querido Naru tu sabes muy bien porque me fui, pero dime acaso tú también todo este tiempo te preocupaste por mí—

—Claro que me preocupe por ti eres parte de mi familia—

—No quiero ese tipo de amor de tu parte—

—Es el único tipo de amor que puedo sentir por ti, lo sabes bien. Aquella vez en la playa hace tres años creí que lo habías entendido—

—Aquella vez creí que podia dejar de quererte, pero después de todo este tiempo he comprendido que no puedo olvidarme de ti—

—Por eso te fuiste, querías apartarte para dejar de quererme —

—Te equivocas, no me fui para dejar de quererte me fui porque sin ti aquí, no habia nada que me atara a este lugar—

—Entonces a que volviste—

—Volví por ti— soltó Menma con una ladina sonrisa.

—No digas tonterías—

—No son tonterías Naru, tarde o temprano serás mío—

—Eso no pasara— declaro el rubio enojado, antes de alejarse rápidamente de la torre en dirección a la habitación en donde se estaba alojando Sasuke.

 

Una semana paso velozmente y para cuando Naruto se dio cuenta, Sasuke ya se encontraba en condiciones de salir del castillo, por lo que junto con su hermana decidió, llevar al azabache al pueblo para ver si lograba acordarse de algo o si alguien lograba identificarlo.

Sin embargo su pequeño viaje al pueblo no tuvo el resultado esperado, ya que Sasuke no logro recordar nada y nadie lo reconoció a él. De lo único que había servido el viaje fue para enterarse de que habían ocurrido tres horribles asesinatos y dos desapariciones.

— ¿Disculpe Señor, pero quienes son las personas fallecidas?— pregunto Naruto acercándose a uno de los dueños de los establecimientos.

—Fueron los hijos del señor Anders, hace dos noches fueron encontrados pedazos de ellos—

—Dios y no saben quién pudo ser el causante de esto—

—Por supuesto que no joven, aun se sigue buscando a Kiba Esbjörn y Daniel Karlsson esperamos evitar que tengan el mismo destino que los hijos del señor Ander—

— ¿Kiba, es uno de los desaparecidos?—

—Si joven—

—Gracias por la información señor, ha sido usted muy amable— dijo Naruto antes de irse a buscar a Ino y a Sasuke los cuales se habían quedado viendo las flores en una floristería.

Llego rápido al establecimiento reconociendo inmediatamente la larga y rubia cabellera de su hermana, haciendo que soltara un suspiro de alivio— Ino debemos regresar ya—

—Tan pronto, aun no decido que flores llevar, además también quiero llevarle un par de Rosas a Menma, el ama las rosas—

—De acuerdo te esperare solo un poquito más, pero después nos iremos— expreso el rubio recorriendo con la mirada todo el lugar notando que Sasuke no estaba ahí— Ino y Sasuke—

—Salió a caminar por ahí—

Apenas Ino termino de escoger las flores que llevaría, Naruto la llevo al carruaje donde les aguardaban Kakashi y Yamato. Dejo a su hermana con los guardias  y se fue a buscar a Sasuke.

Camino por el pueblo y al no ver rastro del azabache empezó a alejarse un poco de este. Para cuando se dio cuenta ya había llegado a la playa.

Y nuevamente al igual que la vez anterior una ligera brisa le acaricio la cara para después envolverlo y guiarlo al mar, mientras escuchaba en susurros su nombre.

Estaba a punto de entrar al mar cuando una mano lo detuvo parando su andar.

—Naruto a dónde vas— dijo Sasuke sin soltar la mano del rubio.

—Yo no lo sé—

— ¿Querías nadar?—

—No—

—Entonces, porque estabas a punto de entrar al agua—

—Ya te dije que no lo sé, pero tú que haces aquí—

—Salí de la floristería a caminar un poco y cuando me di cuenta ya me había alejado bastante así que seguí caminando hasta llegar aquí. Después te vi caminando hacia el agua, te grite pero como no me hiciste caso, vine hacia ti—dijo Sasuke  aun sin soltar a Naruto clavando su oscura mirada en los azules ojos.

Haciendo que Naruto se sonrojara levemente, mientras disfrutaba de la cercanía del Azabache.

—La luna se debe de ver hermosa desde aquí no— soltó Sasuke aun sin separarse del rubio.

—Sí, pero yo conozco un lugar en donde la luna se ve aún más hermosa que aquí— afirmo Naruto.

—Me lo mostrarías—

—Claro, pero primero se debemos volver y por supuesto se tiene que hacer de noche—

 

Una vez que se encontró de vuelta en el castillo Naruto les dijo a sus guardias que vigilaran que su hermana no saliera sola a ningún lado. A otros les encargo ir al pueblo a ayudar a buscar a las personas desaparecidas y se dirigió a la sala de uso exclusivo de su madre. Iba a tocarle un poco el violín, sin embargo cuando llego a donde estaba su madre esta se encontraba disfrutando de la melodía que Menma tocaba para ella.

Por lo que mejor se fue hacia la biblioteca para leer un poco.

Justo cuando iba a ir rumbo al comedor para cenar, Menma entro.

—Que sorpresa encontrarte aquí Naru, has pasado casi todos los días ocultándote de mí, cuidando al tal Sasuke—

—Yo no me oculto—

—Seguro, a mí me parece todo lo contrario—

—No tengo tiempo para oír las absurdas cosas que dices—

—Para mí no tienes tiempo, sin embargo si lo tienes para salir al pueblo con ese—

—Sasuke es mi invitado el no recuerda nada, yo solo intento ayudarlo—

—Muy conveniente para el no recordar nada cuando se está quedando en semejante castillo no crees y más con los asesinatos y desapariciones de las que todos en el pueblo hablan. Sabes es una lástima que Kiba sea uno de los desaparecidos, recuerdo que cuando nos escapábamos de niños solíamos jugar con el—

— ¿Que estas insinuando?—

Menma se acercó a Naruto y tonado la barbilla de este dijo—que no es obvio Naru, ese tal Sasuke esconde algo, yo no me creo ese cuento de que no recuerda nada, y tú tampoco deberías creerlo—

Con un rápido movimiento Naruto se alejó de Menma y sin decir nada solamente salió de la habitación dejando a tras a un Menma quien lo veía divertido.

 

Cuando creyó que la luna se encontraba en su punto de mayor esplendor, fue a buscar a Sasuke a su habitación para llevarlo al lugar del que le habia hablado.

Que era nada más y nada menos que la torre más alta del castillo, la cual tenía una vista espectacular hacia aquel cuerpo celeste.

—Definitivamente este lugar tiene una vista sublime a la luna— declaro Sasuke disfrutando de la vista.

Naruto sonrió cálidamente y dijo—Te dije que aquí estaba la vista más hermosa—

El azabache dejo de ver hacia la luna, fijo su vista en el rubio y dijo—Aunque creo que aquí hay algo aún más hermoso que la luna—

— ¿Que pude ser aún más hermoso que la luna? — cuestiono Naruto.

—Tu— respondio Sasuke, acercándose a Naruto para tomarlo por la cintura y empezar a guiarlo al compás de un suave baile, con la luz  de la luna como única compañía.

Naruto se dejó llevar por los movimientos de Sasuke, se recargo en el hombro de este y dijo— ¿Quién eres Sasuke?—

—No lo sé, no sé quién soy, pero por alguna extraña razón me siento irremediablemente atado a ti, ¿qué me hiciste Naruto Namikaze?— dijo Sasuke antes de buscar los labios del rubio, intentando fundirse en uno solo con el.

 

La comodidad de las sabanas de su cama aunadas a la calidez de unos brazos aferrados a su cintura, lo hizo despertar. Encontrando a Sasuke desnudo a su lado. Por lo que sonrió embelesado recordando la pasional noche que habia vivido con el azabache. Si cerraba sus ojos aun podia recordar la caliente boca de este recorrer cada parte de su anatomía y su turgente miembro dentro de él llevándolo al límite del placer una y otra vez.

—Despierta, hay que ir a desayunar— dijo dándole un rápido beso al azabache.

—Tenemos que ir, no podemos quedarnos en la cama todo el día, no quiero apartarme ni un segundo de ti—

—No podemos en cualquier momento llegara la mucama y si nos encuentra de este modo ira corriendo a contárselo a mis padres y a ellos no les ara muy felices enterarse de esto—

—De acuerdo—  dijo Sasuke antes de darle un profundo beso al rubio, para después ir a buscar su ropa.

Rápidamente ambos jóvenes se arreglaron para bajar. No obstante apenas salieron de la habitación del rubio se encantaron recargado en la pared del pasillo a Menma.

Sin embargo este no dijo nada y mirando con puñales en los ojos a Sasuke, se marchó.

 

Dos días después Naruto habia decidido ir al pueblo para enterarse de primera fuente como iba la búsqueda de las personas desaparecidas.

Se entretuvo hablando con uno de los comerciantes y perdió de vista a Sasuke.

Para cuando lo encontró le pereció que este estaba discutiendo con alguien así que se acercó, pero en cuanto lo vio, Sasuke se alejó de esa persona y fue hacia él.

— ¿Quién era la persona con la que discutías? —

—Solo era un comerciante insistente—

—A ya, has visto a alguien que te resulte conocido—

—No, y tú que has averiguado de las personas desaparecidas—

—Apareció una—

—Eso es bueno, ¿quién fue?—

Naruto guardo silencio y mirando afligido hacia el cielo dijo— apareció la cabeza de Kiba Esbjörn—

 

El transcurso al castillo, Sasuke se la paso sujetando la mano de Naruto, mientras Kakashi se hacía el obtuso.

Y aunque Sasuke no quería apartarse del rubio, este le pidió que lo dejara solo unas horas. Necesitaba estar un poco solo para asimilar la muerte de Kiba, habían pasado ya muchos años desde que habia sido amigo del chico y aunque este fue el que dejo de hablarle aun así,  Kiba habia sido su primer amigo después de Menma y Naruto no podia evitar recordarlo con afecto.

Una vez que logro asimilar un poco la noticia de la trágica muerte de Kiba, Naruto fue a buscar Sasuke no lo diria en vos alta, pero necesitaba uno de los fuertes y cálidos abrazos del azabache.

No obstante no lo encontró en su habitación, lo busco por todo el castillo pero no lo encontró, así que preocupado por la ausencia de este, pensó que tal vez el azabache lo habia ido a buscar a su habitación.

Por lo que hacía allá se dirigió, sin embargo en su habitación no se encontraba el azabache. Estaba a punto de marcharse a volver a buscar a Sasuke, cuando noto que en su cama habia una carta.

Rápidamente la abrió notando que no era una carta si no un mapa del castillo que indicaba como llegar a unas partes del castillo que desconocía que existían. No lo pensó mucho y se dejó guiar por el mapa.

Llego hasta a las mazmorras y con una antorcha en mano busco los pasadizos que marcaban el pedazo de papel.

Los atravesó todos hasta que llego a una gruta subterránea que colindaba con el mar.

Levanto más la antorcha para ver mejor y encontró a Sasuke y otro hombre gravemente herido amarrados en una cruz.

Y justo cuando iba a correr hacia Sasuke del agua se empezó a asomar una figura, alumbro hacia esa dirección y vio perplejo como el que salía era Menma.

—Menma, pero que está pasando—

—No pasa nada Naru, solo te mostrare la verdad de tu querido amante— dijo Menma al mismo tiempo en que chasqueaba los dedos y unas antorchas se encendían, alumbrando toda la gruta.

—De que estas hablando, porque trajiste aquí a Sasuke y quien es ese hombre que está herido—

—La identidad de ese hombre te la puede decir tu querido Sasuke, Naru—

—A que te refieres—

Menma paso a Naruto camino hasta Sasuke y jalando el cabello de este para despertarlo dijo— vamos dile la verdad, dile quien eres, dile como le has mentido todo este tiempo—

Sasuke soltó un grito de dolor pero no dijo nada, así que Menma lo golpeo en la cara.

— ¡No lo golpees!— grito Naruto, buscando algo con que defender a Sasuke a su alrededor.

Al ver como Sasuke se mantenía en silencio y como a pesar de eso Naruto lo defendía, Menma dijo— cobarde, no quieres decirle, en ese caso yo le diré todas tus mentiras. Este hombre que ves aquí Naru no es más que un mentiroso estafador, su nombre en efecto es Sasuke…., Sasuke Uchiha miembro de una aristócrata familia caída en desgracia por las deudas y este hombre a su lado es su primo Kagami.

— ¡¿Tu como sabes todo eso?!— grito Naruto desconcertado.

—Naru no seas maleducado y déjame terminar de hablar, ya te habia dicho que no creía en su pérdida de la memoria así que los estuve vigilando, pero hoy precisamente fue que pude descubrir  a este mentiroso. Lo vi hablando con su primo muy sospechosamente, por lo que me tome la libertad de interrogarlo y este me dijo lo que yo ya venía sospechado—

—Y eso era— dijo Naruto acercándose lentamente a una tabla de madera.

—Este te ha estado engañando, no perdió la memoria, todo fue un plan elaborado por su familia para robarnos un poco de nuestras riquezas. Ya te habían estado observando, sabían lo gentil que eres e idearon una artimaña para engañarte y que trajeras al castillo a Sasuke para que el averiguara donde tenemos el oro y robarlo.

— ¡Mientes como pude ser eso posible!—

—Sabes que no miento, el único que te ha mentido es el, su familia le pago a un viejo para que te influenciara con deseos de ir al mar, y pudieras encontrarlo herido—

—Pero sus heridas eran verdaderas—

—Ellos mismos lo golpearon para hacer todo más real—

— ¡Sasuke di que no es verdad, di que Menma miente!—

— ¡Naruto tienes que salir de aquí, vete y no te acerques nunca a él!—grito Sasuke.

—Cállate— dijo Menma golpeando nuevamente en la cabeza a Sasuke.

—Vete Naruto, vete él es el  asesino del pueblo— volvió a gritar Sasuke una vez que se recuperó del golpe que le habia dado Menma.

—Menma de que está hablando Sasuke—

—De nada no le escuches Naru, solo escúchame a mí— dijo Menma al mismo tiempo en que una ligera neblina se hacía presente envolviendo y adormeciendo a Naruto, guiándolo hacia el agua.

— ¡No, lo escuches Naruto, no vayas al agua, vete de aquí! — Grito Sasuke desesperado, Recibiendo otro golpe por parte de Menma pero este a diferencia de los puños que le habia dado fue un latigazo con un tentáculo.

Sin embargo el grito desesperado de Sasuke habia sido suficiente para que Naruto despertara de su trance y girara solo para encontrarse con la figura amorfa de su primo con tentáculos como brazos, ojos color sangre y dientes de tiburón.

—Menma— dijo asustado dando un paso hacia atrás debido al monstruo que veía.

—Se supone que tu no me tendrías que haber visto en este estado Naru— soltó furioso Menma golpeando a Sasuke de nuevo.

— ¿Qué te paso Menma, que eres?—

—Soy un monstruo Naru, me convertí en un monstruo a cambio de tener vida eterna para estar a tu lado—

— ¿Cómo, porque?—

—Porque fallecí Naru. Perecí en un naufragio y el mar en su infinito misticismo me permito vivir adoptando esta monstruosa forma—

—Por Dios Menma pero que hiciste, porque mataste a esas personas, porque mataste a Kiba—

—Necesitaba matarlos, a cambio de mi vida, nueva sangre debe ser derramada—

—Dios Menma eres un monstruo cómo pudiste matar a los habitantes del pueblo. A Kiba…—

—Kiba nunca me callo bien, el solo quería estar contigo y yo era el único que debía estar a tu lado, me costó mucho lograr que dejara de buscarte. Pero cuando regrese recordé lo mucho que lo odiaba—

— ¡Lo matases por eso, lo mataste por haber sido mi amigo!—

—No Naru, lo mate para que sufrieras, para que sintieras un poco del dolor que yo sentí cuando descubrí que te entregaste a este pedazo de escoria—

—Estás loco—

—Lo estoy, pero por ti. Ahora ve como mato al mentiroso este— dijo Menma soltando a Sasuke, para poder tomarlo y estrangularlo frente a los ojos de Naruto.

Sasuke cayó al piso y antes de que Menma pudiera tomarlo rodo por el suelo, en dirección a una antorcha se incorporó lo más rápido que pudo y tomándola ataco de frente a Menma.

—Me tomaste desprevenido una vez dos no— dijo a la par que quemaba todo lo que podia a Menma.

Naruto se quedó desconcertado un segundo, viendo todo lo que estaba pasando, hasta que reacciono y le lanzo la tabla de madera que tenía a su alcance a Sasuke, para que este le pegara a Menma con ella.

Después se incorporó y caminando tambaleante hacia una antorcha la tomo y fue hacia donde estaba Sasuke, para ayudarlo a que el fuego consumiera el alma de su primo.

Cuando el cuerpo de Menma se quedó inerte Naruto se dejó desplomar cubriéndose con las manos el rostro mientras lloraba.

Sasuke siguió su ejemplo y de dejo caer también, para abrazarlo.

—Suéltame, eres un mentiroso, solo jugaste conmigo— dijo Naruto, rompiendo el abrazo de Sasuke.

Pero Sasuke lo tomo del rostro y le dio un profundo beso, antes de separar sus labios y decirle—  Te amo Naruto, en este corto tiempo de verdad me enamore de ti, nada de lo que te dije respecto a mis sentimientos fue mentira. Hoy yo le dije a mi primo que no iba a continuar más con el plan, te iba a decir la verdad, pero te vi tan afectado por la muerte de tu amigo de la infancia que ya no pude, no quise causarte más dolor—

—Acabo de matar a mi primo, yo también soy un monstruo— dijo Naruto con la mirada perdida.

—No lo eres Naruto tú no eres un monstruo el sí lo era, nosotros solo hicimos lo correcto y superamos esto juntos. Nunca me apartare de tu lado— declaro Sasuke, antes abrazar muy fuertemente al rubio, mientras el único sonido que se oía era el de las lejanas olas del mar.

 

                                                    Fin

 

 

Notas finales:

Espero que les haya gustado y feliz Halloween y dia de muertos atrasado n_n

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: