Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Sin rostro

Autor: Cleyn

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Este es mi primera publicación aquí, espero les guste.
esta historia está publicada en otra pagina. las mascaras usadas en esta historia hacen referencias a las mascaras de los Ambu del anime y manga Naruto, pero sólo las mascaras, la historia, personajes, escenarios y todo lo que conlleva la historia, son de mi tutoria.
Sin más que decir... Disfruten el capitulo de esta gran historia. 

Notas del capitulo:





Sé que desde el inicio de los tiempos la humanidad podía reconocerse por sus rostros, tenían la libertad de hablar con quienes quisieran, casarse con sus parejas escogidas por ellos mismos, tenían libertad de hablar, expresarse, incluso de vivir en libertad, pero todo eso desapareció hace cien años, tras la tercera guerra mundial y luego de un golpe de estado tras otro todo desapareció para la humanidad, los emperadores nos obligaron a vivir bajo su mandato, cubrimos nuestros rostros con máscaras blancas las cuales sólo pueden ser quitadas frente a nuestra familia. No tenemos permitidos tocarnos dentro de la casa de gobierno o frente a nuestros superiores, tampoco podemos interactuar o siquiera hablarnos sin la autorización de nuestras familias o de algún jefe, somos simples corderos que esperan su hora de muerte para ser libres.


Nuestros nombres son básicos, somos letras o números, es muy extraño conocer a alguien con un nombre muy complicado o incluso resultaría imposible conocer a alguien con dos nombres. No se las razones, pero cada día todo parece más fácil y a la vez más difícil.


Mi nombre es  seis, ya que soy el sexto hijo de mi familia, trabajo para el estado como guardia de los jardines del cuarto emperador, no es mucho lo que tengo que hacer, caminar de un lado a otro disparando a todo lo que se mueva, incluso animales.


 


-¡Seis! –llamó De, mi superior, un hombre tan alto y tan fuerte que incluso sin conocer su rostro le temía, su máscara blanca parecía la de un oso y tenía la boca delineada con negro al igual que el contorno de los ojos, su cabello de color negro y siempre lo levaba muy corto -¡seis te estoy hablando!


-lo siento –me disculpé y corrí hacia él inclinándome hacia delante en forma de respeto, no tomé postura hasta que sentí la empuñadura de su bastón tocar mi hombro.


-acaban de llegar los remplazantes del sector ocho, en diez minutos vendrá un remplazante para que puedas ir a conocerlos, uno de ellos será tu alumno y quizás tu compañero más adelante –apoyó su bastón en el suelo y volteó sin decir más, volví a inclinar mi cabeza y volteé para ir a mi puesto.


Eso me tomó por sorpresa, hasta ahora había llevado más de diez años cuidando los jardines y nunca tuve un alumno o compañero. Sabía que me cambiarían de jardín pero me emocionaba tener por fin un compañero, alguien con quien conversar de vez en cuando, alguien a quien conocer y por quien interesarme.


El ruido de algo en los arbustos del jardín me sacó de mis pensamientos, volteé tan rápido como pude y disparé sin pensarlo, me acerqué a revisar corriendo las ramas viendo a un muchacho mirándome con grandes ojos verdes, su cabello castaño y revuelto cubría su frente y parte de sus ojos, apunté a su cabeza inmediatamente levantando una mano, un gesto para darles a entender que debían presentarse antes de que bajara todos mis dedos.


-soy guardia igual que tú –dijo y volteó hacia la entrada del jardín, acomodó la máscara de un felino en su rostro y retrocedió –me perdí y me van a castigar si saben que…


-¡seis! –escuché el grito de mi superior, bajé mi mano y la metí en mi bolso antes de voltear al tiempo que sacaba un pájaro muerto.


-otro pájaro señor, revisaba si habían más –me apresuré a contestar sin titubear, De movió la cabeza de un lado a otro como si esperara encontrar a alguien.


-¿estás seguro?


-no comprendo su pregunta señor ¿por qué le mentiría? ¿Por qué dudaría de mi palabra? –me encogí de hombros y metí el ave muerta dentro de mi bolso.


-en diez minutos vendrán a remplazarte…


-en nueve estaré listo –volteé hacia él inclinándome hacia delante hasta que lo vi desaparecer al cruzar la puerta de entrada, volteé nuevamente y levanté mi mano mientras apuntaba a la cabeza del desconocido, bajé uno de mis dedos al tiempo que él levantaba las manos.


-sólo andaba de curioso, lo siento, soy remplazante del sector ocho, gracias por no acusarme…


-di tu nombre, posición y el nombre de tu superior –bajé un dedo haciendo qué él se crispara como un felino.


-so… soy Gerard del sector ocho en el reino rojo, no tengo un superior ya que he sido entrenado como guarda espaldas del emperador –se levantó manteniendo las manos en alto, bajé otro dedo, él retrocedió y bajó una mano para volver a sacarse la máscara –sólo curioseaba y me perdí, entraste aquí antes que pudiera salir y ya me están dando ganas de orinar… por favor…


Bajé otro dedo manteniendo sólo un dedo en alto, su expresión de horror me hizo estremecer, nunca había visto el rostro de alguien que no fueran mis padres o hermanos, ni siquiera pude ver el rostro de mi abuelo o mis superiores.


-ponte la máscara inmediatamente –ordené con voz firme y bajé la mano -¿sabes cuál es el castigo por mostrar tu rostro?


-sí, pero tú no se lo dirás a nadie –me guiñó un ojo y acomodó la máscara en su rostro, se inclinó hacia delante y pasó a mi lado hacia la entrada del jardín.


-¿sabes siquiera donde es la reunión? –volteé hacia él manteniendo el arma apuntando a su cabeza.


-pretendía perderme un poco más… -volteó y caminó hacia atrás levantando ambas manos.


-vi tu rostro y conozco tu mascara, si pretendes algo créeme que seré el primero en dispararte en la cabeza ¿entiendes lo que digo?


-entendido jefe –levantó una mano llevándola a su cabeza en una señal de respeto.


-di que el baño E3 estaba cerrado y el E8 no te permitieron el paso –bajé el arma manteniendo mi mirada en el extraño personaje frente a mí, él asintió con la cabeza, casi pude ver una sonrisa bajo su máscara, subió el gorro de su sudadera y metió las manos a sus bolsillos antes de retirarse.


Que personaje tan extraño, pensé, quizás fue una mala idea dejarlo ir y no dar aviso a mi superior, pero alguien que mostraba su rostro sin miedo no podía ser alguien malo ¿o sí?


Volteé hacia los arbustos y corrí las ramas con la punta de mi arma viendo que mi disparo estaba a un lado de las huellas del muchacho. No recordaba la última vez que no atiné un disparo, quizás el muchacho fue muy ágil adivinando donde dispararía o yo estaba perdiendo práctica.


 


Dejé mi puesto en cuanto dos guardias llegaron a remplazarme, fui directo a la sala de conferencias manteniendo mi arma sujeta, pero al entrar me la requisaron dejándola junto a mi superior.  Dentro de la sala habían diez guardias sustitutos, nueve de ellos tenían mascaras redondas con expresión bacía mientras que el ultimo era el muchacho con máscara de felino. A mi lado habían nueve guardias y tres superiores quienes nos presentaron, sus nombres eran tan vacíos como las expresiones de sus máscaras, Ele, Te, Ocho… y Gerard ¿Gerard? ¿Es enserio? ¿Qué clase de nombre era ese?


-ellos son los diez guardias sustitutos –dijo uno de los superiores, un hombre bajo pero con más voz que todos los otros superiores –ustedes deben entrenarlos, pasarán todo el día con ellos, comerán juntos, descansaran juntos y si es necesario los aré dormir juntos para que sean igual de buenos que ustedes –su voz sonaba cada vez más fuerte, todos parecían igual de tensos que yo, excepto el muchacho con máscara de felino, tenía sus manos tras la espalda y parecía algo encorvado, se mantenía apoyado en un solo pie mientras jugueteaba con el otro moviéndolo hacia delante y hacia atrás -…ustedes deben obedecer a sus superiores en todo lo que digan, serán alumnos hasta poder igualar y superar a sus maestros –el superior apuntó a los sustitutos  antes de voltear hacia nosotros -¿alguna pregunta?


-superior –dijo un guardia a mi lado, todos volteamos y lo vimos con la mano en alto, el superior le dio la palabra y este agradeció inclinando la cabeza -¿por qué todos son iguales experto…?


-Gerard es hijo de traidor, todos los sustituidos fueron entrenados para llegar a ser guardias, es por eso que todos ocupan la vestimenta de entrenamiento, Gerard es hijo de un miembro de una organización armada que fue destruida hace años, fue capturado y entrenado como guardia y es igual de bueno que todos sus compañeros –el superior apuntó al muchacho quien inmediatamente acomodó su postura –seis, tú serás su maestro ¿de acuerdo?


-¿disculpe? –me incliné sólo un poco hacia delante, pasé la mirada por los presentes y volví a mirar al superior -¿es broma?


-¿duda de mi decisión seis? –el superior ocultó sus manos tras su espalda y caminó hacia mí.


-no señor… pero es… yo no puedo hacerme cargo de alguien como él, no dudo de su palabra pero me sorprende que confíe en mi para cuidar de alguien así, es una responsabilidad muy grande que no se si podré…


-te harás cargo de él y punto –el superior hizo un gesto con su mano para que me retirara –si sigues hablando retrasaras la reunión, ahora retírate, recoge tu arma y vuelve a tu puesto con tu alumno, quiero un reporte de su comportamiento a diario, buena suerte.


-pero…


-¡Fuera! –gritó haciendo que me callara, giré los ojos y volteé para salir del lugar.

Notas finales:

Intentaré actualisar seguido ya que esta historia está finalisada y sólo tengo que ir subiendo los capitulos.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: