Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

101. Nakta (04)

Autor: dayanstyle2

[Reviews - 9]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

AQUI LES TRAIGO EL PRIMER TRIO DE ESTA SERIE NENESSSS

Los ojos de Kim A-Tom se abrieron antes de darse cuenta de que no estaba solo en su dormitorio. Todo estaba cubierto de oscuridad, pero sintió a alguien allí.

Más de una persona. A-Tom olía a shifters hienas cuando escuchó un sonido de forcejeo, susurros, y sintió las manos antes de que tuviera la oportunidad de abrir completamente los ojos.

—¡Quítate de encima! —gritó mientras era arrastrado de su cama. A-Tom no tenía ni idea de lo que estaba ocurriendo, pero la necesidad de escapar y salir de su habitación fue abrumadora. Su casa estaba siendo invadida, y no había forma de saber lo que estos hombres querían.

—Agárrenlo —alguien gruñó— No dejen que se escape.

A-Tom corrió hacia la puerta de su dormitorio, pero un brazo se escabulló alrededor de su cintura antes de que pudiera abrirla. Su boca se había secado, y su adrenalina se había disparado alto. A-Tom no podía recuperar el aliento, sus pensamientos estaban revueltos, y abrió los brazos y las piernas con todo lo que tenía. Su codo conectado con algo duro.

—¡Hijo de puta! —Una persona se tambaleó hacia atrás, pero había dos chicos más para agarrar a A-Tom y empujarlo contra una pared.

 

Un collar fue golpeado en su cuello. Le cortaba la piel mientras trataba de darle un tirón y quitárselo. Su corazón latía con tanta fuerza que dolía.

A-Tom gritó cuando su cuerpo fue obligado a cambiar a la forma de gato doméstico, sus huesos reformándose, los músculos estirando y encogiéndose, el dolor insoportable.

El collar alrededor de su cuello tenía que estar encantado. Eso era lo único que sabía que podría forzar un cambio. A-Tom fue recogido por la piel del cuello y llevado fuera del dormitorio. Se volvió hacia atrás y adelante mientras trataba de arañar al hombre que lo sostenía.

—Compórtate o te cortaré tu puta garganta, Gatito3. —El tipo que lo sostenía apretó el cuello de A-Tom para enfatizar su punto.

A-Tom odiaba ser llamado gatito. Era tan degradante. Él no estaba dispuesto a discutir ese punto en este momento. No cuando estaba siendo llevado por su puerta trasera. A-Tom nunca había estado tan aterrorizado en su vida. Quería preguntar qué demonios estaban haciendo, quiénes eran ellos, y por qué se lo llevaban de su casa, pero eso era imposible en su forma de gato.

Un Mustang, de color azul oscuro, estaba aparcado en la entrada de su casa. A-Tom nunca había visto ese coche antes y asumió que pertenecía a uno de los hombres que lo habían secuestrado.

 

A medida que la persona que lo sostenía se metió en el asiento trasero, A-Tom trató una vez más de atacar al chico. Le hizo sangrar cuando cortó con sus uñas el rostro del hombre. El desconocido aulló y luego cerró la mano sobre el rostro de A-Tom.

—Kang Hyun dijo que te llevara ante él. No dijo nada sobre mantener tu culo con vida —dijo el hombre con los dientes apretados— Tócame otra vez y te echo en el maletero.

Kang Hyun. ¿Por qué resultaba familiar ese nombre? Mierda. Ese era el chico que estaba saliendo con Yano. El hermano de A-Tom tenía un gusto horrible, en los hombres, pero Kang Hyun era el peor.

¿Por qué iba el novio de su hermano a querer secuestrar a A-Tom? No tenía ningún sentido para él. A-Tom nunca había conocido a Kang Hyun y no tenía el deseo de hacerlo ahora. Él no podía entender por qué estaba siendo obligado a conocer al hombre.

Cuando el coche se detuvo en un largo camino de entrada, el individuo que sostenía a A-Tom salió. Al segundo en el que el chico se puso de pie, A-Tom comenzó a luchar. Si pudiera simplemente... no. A-Tom echaba humo mientras colgaba por la piel del cuello. Hubo momentos en los que odiaba ser un shifter gato.

Al acercarse a la casa, A-Tom estaba realmente impresionado por el tamaño del lugar. De lo que Yano le había dicho, Kang Hyun era un culo, pero al parecer era un culo rico. Eso no era necesariamente una buena cosa. Las personas con montones de dinero tendían a gustarle sus formas. El padre de A-Tom era la prueba viviente de ello.

Y mientras se mantuviera en la línea con su padre, A-Tom tenía dinero, también. No pensó que eso lo convirtiera en un gilipolla como Kang Hyun, pero tal vez estaba equivocado. Él podría tener que revisarse a sí mismo, asumiendo que sobreviviera a lo que estaba pasando.

A-Tom fue llevado, por la casa y por un largo pasillo, a un estudio de aspecto elegante completo con revestimiento de madera de caoba y chimenea de mármol.

Situado en el lado opuesto de la habitación había una estantería de madera que recorría toda la longitud de la habitación. Delante de eso estaba probablemente el mayor escritorio de caoba que A-Tom había visto nunca.

Y sentado detrás del masivo escritorio había un hombre que sólo podía ser Kang Hyun. La primera pista fue el hecho de que estaba sentado detrás del escritorio con un cigarro en una mano y un vaso de cristal con algo de color ámbar en la otra. La segunda pista fueron los dos grandes hombres de traje que estaban de pie, directamente detrás de Kang Hyun. La pista final fue Yano arrodillado sobre una almohada a los pies del hombre.

A-Tom siseo entre dientes a su hermano, disgustado al verlo degradándose a sí mismo de tal manera. Los Kim se tenían más respeto que eso. Su padre rompería sus formas rígidas y controladas y juraría por los codos si veía a Yano en esa pequeña almohada.

Douglas Kim también echaría a ambos fuera si tuviera algún indicio de que sus dos hijos eran homosexuales. El padre de A-Tom era un homófobo. El hombre no sólo hablaba despectivamente de los hombres homosexuales, sino de cualquier otra cosa que no caía en línea con su camino marica de la vida.

A-Tom se quedó sin aliento cuando él se estrelló contra una de las sillas de cuero frente a la mesa. El hombre que había llevado a A-Tom lo soltó, pero luego se puso directamente detrás de la silla de A-Tom. A-Tom sabía, sin mirar siquiera, que si respiraba mal, este chico iba a estar sobre él.

—Es tan bueno que se unan a nosotros. —Kang Hyun dio una sonrisa falsa.

No era como si A-Tom pudiera responder al tipo. Podría haber bufado, pero A-Tom se mostró cauteloso. No sabía por qué estaba allí.

—No voy a aburrir con una larga explicación interminable— Kang Hyun dijo cuando dejó el vaso a un lado y pasó la mano sobre la cabeza de Yano — Así que te voy a dar la versión corta. Tu familia tiene riquezas que deseo tomar. Si te mato y también a tus padres insoportables, Yano hereda todo, lo cual, a su vez, significa que heredo la fortuna de Kim.

 

La sorpresa resonó a través de A-Tom mientras estaba allí sentado y miraba a Kang Hyun. ¿Era el tipo serio? Miró a Yano, y fue entonces cuando A-Tom notó la mirada vidriosa en los ojos verdes de su hermano. ¿Kang Hyun había drogado a Yano? ¿Era por eso que su hermano se arrodillaba allí, con tanta calma?

—Vas a ser colocado en un refugio de animales donde me voy asegurar, de que seas sometido a eutanasia. —Kang Hyun sonrió con esa sonrisa lasciva—. En cuanto a tus padres, van a tener un accidente de coche desafortunado.

A-Tom no podía creer que Kang Hyun estuviera hablando de su muerte tan a la ligera. Él saltó de la silla antes de que el matón detrás de él tuviera la oportunidad de detenerlo. A-Tom cambio y se horrorizó cuando bajó la mirada hacia su cuerpo. Estaba desnudo y cubierto de pelaje. Sentía su cola chasqueando detrás de él.

¡Oh diablos! ¿Qué le había hecho Kang Hyun a él? —¡No voy a dejar que te salgas con la tuya!

—No tienes elección. Si intentas volverte humano y decirle a alguien sobre mis planes —Kang Hyun agitó una mano hacia A-Tom— ellos te atraparán y pasaran años experimentando en ti. Además, una vez que estés en el refugio, no tendrás la oportunidad de llamar a nadie. Me aseguraré de eso.

A-Tom fue retirado de la casa por el brazo superior.

—Te sugiero que cambies a tu forma de gato antes de llegar al refugio —el matón que había amenazado a A-Tom dijo— Si no lo haces, voy a lanzarte hacia fuera en el lugar más público posible.

A-Tom estaba jodido de seis maneras diferentes.

*   *   *   *   *

—No estoy tan segura de esto…

—Es sólo un gato. —Sin empleo y viviendo con su abuela, Se Hyuk Donovan era un poco solitario. Había tenido un amigo, pero Andy había dejado de trabajar en la farmacia, moviéndose con un tipo motorista totalmente caliente. Se Hyuk estaba celoso de que Andy hubiera tenido las pelotas para tomar un riesgo en la vida, mientras que todo lo que había logrado hacer fue dejar su trabajo porque su jefe no dejaba de hacer movimientos sobre él.

Héctor había mostrado su verdadera cara una vez que Andy  se había ido. El tipo, había sido todo, manos y miradas lascivas. Se Hyuk no había querido hacer una escena reportando a Héctor a su gerente de distrito. Además, Héctor estaba en buen estado con el DM, y el chico sería más que probable creyera a Héctor sobre Se Hyuk. Así, en lugar de hacer frente a un desastre caliente, él se levantó y se fue.

La abuela de Se Hyuk arrugó la nariz y agitó su mano alrededor de la sala de estar. —Pero va a derramar pelo por todas partes. ¿Y dónde vas a poner la caja de arena? El apartamento no es muy grande, Se Hyuk.

 

Su abuela había vivido en Shaker Square Villa desde que era un niño pequeño. Era el único lugar que Se Hyuk podía recordar de su vida. Se había mudado hace unos seis meses, después de que él había salido ante su padre, y el hombre que Se Hyuk pensó que lo quería y se preocupaba por él lo había repudiado. Gemma era un melocotón, pero ella tenía su propia vida para vivir, y a sus sesenta  y dos años, ella todavía estaba corriendo por ahí con sus amigos, teniendo el mejor momento de su vida, mientras que Se Hyuk estaba todavía tratando de encontrar la manera de tener una vida igual de emocionante.

—Lo mantendré en mi dormitorio, Gemma —Se Hyuk prometió. Estaba desesperado por compañía. Su abuela estaba fuera más de  lo que estaba en su casa, y Se Hyuk no tenía a nadie con quien hablar. Él no quería sentirse tan solo—. Incluso no sabrás que está aquí.

Ella torció la boca hacia un lado, dándole una mirada que decía que no le creía. Ella puso las manos en la cintura de sus pantalones de spandex, su camisa de manga corta de un ligero aumento en su bíceps delgado, para mostrar la parte inferior de un tatuaje que había recibido años atrás. —¿Por qué no obtienes un novio en su lugar? Va a ser mejor compañero que un gato.

Se Hyuk odiaba cuando ella le daba esas miradas lastimosas. Como si no hubiera tratado de hacer eso ya. Simplemente no se le aparecían las cartas. Sus ojos azules se suavizaron, y le miraron como si él fuera a terminar como una vieja solterona con cincuenta gatos. Se Hyuk sólo quería uno. ¿Cuál era el problema?

 

 

—Bien —finalmente cedió como si Se Hyuk hubiera torcido su brazo a cumplir—. Un gato, no un gatito, y mi apartamento mejor que no huela como una caja de arena.

Su apartamento. De vez en cuando el desliz estaba allí, recordando a Se Hyuk que este era su lugar, no de él. Habría fruncido el ceño, como hacía normalmente, cada vez que le recordaba como de penosa era realmente su vida, pero estaba muy feliz de que le hubiera dicho que sí.

Después de correr fuera de la vivienda y al refugio de  animales local, Se Hyuk caminaba tranquilamente alrededor de la fila de jaulas, examinando cada uno. ¿Qué quería, un gato o una gata?

¿Naranja o multicolor? No estaba seguro. Se Hyuk tenía la esperanza de que el gato justo pudiera salir hacia él y se anunciará a sí mismo.

Abrió una jaula y amó lo hermoso que era el gato. El garabato en la tarjeta dice que su nombre era Mufet.

—¿Quieres venir a casa conmigo, Mufet?

El gato hizo un extraño gruñido. Nop. No es el gato para él. Se Hyuk lo puso de nuevo y continuó por la fila de jaulas. El próximo gato que se detuvo a mirar era gris, y macho. Se Hyuk lo sacó y decidió que era el elegido.

 

 

La tarjeta decía que se llamaba Smoove. ¿Quién demonios llamaba a un gato Smoove5? Cuando Se Hyuk abrió la jaula, el gato cayó al instante en sus brazos. Aw. Como un guardián.

—Espero que te gusten los gatos enérgicos —dijo uno de los trabajadores parándose a su lado—. El último dueño dijo que podía abrir los armarios y le gustaba jugar a la pelota.

¿Un gato que jugaba a la pelota? Lo intrigaba. —Me gusta él.

El hombre encogió sus hombros delgados, arrugas aparecieron alrededor de los ojos azules. —También se mete en la basura y le gusta sacar la basura fuera de su caja de arena.

Nop. No es el gato para él. Se Hyuk lo puso de nuevo. No había sabido que la búsqueda del gato perfecto podría ser desalentadora. Todo lo que quería era un compañero, un gato que se acurrucara junto a él mientras buscaba en su ordenador portátil un trabajo, mientras veía la televisión, y mientras él soñaba con tener una vida excitante.

Se Hyuk no creía que tener un gato estuviera en las cartas para él. Eso fue hasta que pasó por delante de la última fila de jaulas. Escuchó un sonido extraño, casi como si el gato estuviera hablando con él. Se Hyuk se detuvo y miró en la jaula a la altura de los ojos. El gato era ónix negro, sus ojos de un verde luminiscente brillante. La tarjeta decía que el nombre del gato era Midnight.

Que original.

Mirando a su alrededor para asegurarse de que no había trabajadores cerca, Se Hyuk susurró. —¿Estabas hablando conmigo?

—Era ridículo, pero Se Hyuk tenía curiosidad. Nunca había oído hablar a un gato, o hacer ese tipo de ruido antes.

Midnight hizo el ruido otra vez. Sonaba algo así como rowh, rowh, rowh. El gato negro se sentó, con la cabeza inclinada hacia un lado mientras miraba a Se Hyuk con esos ojos verdes misteriosos.

—Midnight ha estado aquí por una semana —dijo el trabajador con los ojos azules arrugados—. Es verdaderamente tranquilo. Todo lo que hace es mirar a todo el mundo durante todo el día. —El viejo se rio entre dientes mientras se acercaba a la jaula—. Si yo no supiera lo que hago, creería que él es inteligente más allá de su capacidad.

¿Podría Midnight entenderlos? —¿Cómo es eso?

—Sus ojos —el trabajador abrió la jaula y metió la mano en él—. El tipo que le hizo entrar dijo que el gato era realmente vicioso y no estaba seguro de que fuera adoptable. Después de unas horas y un montón de masajes en el vientre, sabíamos que el gato no era peligroso para nadie —el hombre se inclinó y dejó caer su tono a un susurro —A decir verdad, creo que el hombre que trajo al gato había abusado de Midnight. Tal vez por eso Midnight actuó mal con el hombre.

 

 

Midnight se movió de nuevo, mirando a la mano del anciano como si fuera un extraño a punto de atacar. El gato en realidad empujó la mano del hombre de distancia. Se Hyuk estaba fascinado.

—Sólo se alteró cuando lo llevamos a ser castrado. Midnight se volvió loco, y el Doc sintió que era mejor esperar un poco hasta que lo intentáramos de nuevo.

—No estoy buscando cortar sus pelotas. —Se Hyuk metió la mano en la jaula, y el gato se acercó a él.

—Honestamente,   debe   ser   castrado.   —dijo   el   hombre.

Midnight siseó entre dientes al trabajador.

—No parece muy tierno. —Se Hyuk observó. Quería tierno. Tan pronto como las palabras se habían terminado de formar Midnight bordeó pasando la mano del trabajador y saltó a los brazos de Se Hyuk.

—Wow .—El anciano parpadeó y luego sonrió—. Creo que le gustas.

—¿Qué  dices   Midnight?  ¿Quieres  venir   a  casa  conmigo?

—Acarició el lado del gato, y Midnight apoyó la cabeza en el hombro de Se Hyuk. Se dio cuenta de un extraño collar alrededor del cuello de Midnight. Estaba hecha de un metal delgado y tenía unos extraños grabados a su alrededor.

—Tratamos de eliminar ese collar cuando entró —dijo el anciano—, pero nadie podía encontrar la manera de sacarlo. —Él extendió la mano para acariciar a Midnight, pero Midnight se encogió en Se Hyuk y Se Hyuk se sintió al instante protector con el gato. Se Hyuk se movió un poco lejos, fuera de su alcance. No parecía que el trabajador se diera cuenta. Su mano cayó, y él asintió—. Si lo desea, usted tiene que llenar el papeleo.

Era un hecho. Se Hyuk se sintió tan unido a Midnight como el gato parecía sentirse hacia él. Él trató de poner a Midnight de nuevo en su jaula para que pudiera obtener la documentación, pero Midnight se negó a dejarlo ir. El gato doblaba sus brazos alrededor de Se Hyuk, aullando cuando el trabajador trató de extraer de él.

—Déjalo —dijo Se Hyuk mientras daba un paso atrás—. Él no quiere volver a esa jaula. ¿No puedo simplemente llevarlo al mostrador?

—Bueno... —El trabajador se rascó el adelgazamiento del cabello—. En realidad, no es la política, pero puedo ver que tendría que luchar para llevarlo de vuelta a su jaula.

El gato siseó entre dientes. Esa fue la segunda vez, y Se Hyuk de repente se preocupó si el gato era muy vicioso. No quería un gato malo. Pero luego Midnight puso su cabeza en el hombro de Se Hyuk y se acurrucó en sus brazos.

Sí. Era el apropiado.

 

continuara....

Notas finales:

dejen rw

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: