Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Recuerdame

Autor: The Death-Bat

[Reviews - 12]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Disclamer: Coco no me pertenece, esto esta hecho sin fines de lucro ni administrativos.

Por amor al arte.

Notas del capitulo:

El Mundo es mi familia

Era el día de Muertos, la fecha más esperada en este mundo, todos los difuntos se preparaban de ir a visitar a sus familiares, bueno quizá no todos.

En lo más bajo de este lugar se encontraban aquellos rechazados, personas que fueron olvidadas por el mundo y cuyos familiares nunca ponían sus fotos en los bellos y coloridos altares, donde estaba el.

Había pasado tanto tiempo y no podía dejar de pensar en él, la fama me lleno de mujeres hermosas, incluso algunos hombres llegaron a parar en mi lecho, sin embargo nadie podría nunca comparársele, nadie más que el merecía mi amor.

Mas nunca me acepto, su amor incondicional hacia su familia (Aquella que yo tanto aborrecía), eran mayores que su afecto hacia mí, que sus ganas de seguir nuestro sueño.

Matarle fue una difícil decisión, sin él no podría avanzar pero logre conservar una parte suya conmigo; su bella guitarra y sus maravillosas canciones.

No era del todo ignorante de su condición, sabía que no podía cruzar y que su situación no era del todo buena.

En ocasiones quería buscarlo, que todo volviese a ser igual que antes, poder ganarme su amor. Sin embargo ahora él estaba de vuelta con su mujer, aquella arpía que me había arrebatado aquello que debía pertenecerme.

— Señor De la Cruz, los empezados empiezan a llegar. — la voz de mi asistente me hizo salir de mis pensamientos, y camine hacia la sala donde la celebración daría comienzo. El ambiente era alegre y las más grandes celebridades de México empezaban a llegar poco a poco, me vi rodeado de miles de personas, a menudo me gustaba pensar que él estaba a mi lado y juntos éramos envidiados por nuestro talento y por tener una relación de envidia, mas eso nunca iba pasar.

Muchos me comentaban acerca de un niño vivo que había llegado hasta este mundo, una noticia impresionante, pero que no capto mi atención por más tiempo del necesario.

Cuando la fiesta se encontraba en su apogeo un grito que se alzó por sobre la multitud capto mi atención, acordes de guitarra se alzaron por sobre el ruido de la fiesta, y una voz infantil comenzó a cantar.

Señoras y señores, Buenas tardes, buenas noches, Buenas tardes, buenas noches, Señoritas y señores, esta noche estar aquí, Es mi pasión que alegría, Pues la música es mí, lengua, Y el mundo mi familia, Pues la música es mi lengua, Y el mundo mi familia— reconocía esa canción, una de las muchas que Héctor había compuesto, me gire hacia el infante que cantaba y quien lentamente se acercaba a mí, con una sonrisa comencé a cantar con él, recordando cuando mi querido amigo y yo cantábamos a dueto.

Pues la música es mi lengua, Y el mundo mi familia

Pues la música es mi lengua— no pudo continuar con la canción, pues por mirar al frente no noto que se aproximaba a la orilla de mi piscina y como resultado cayó estrepitosamente al agua, de inmediato corrí a sacarlo, le pregunte si estaba bien y cuando giro su rostro hacia mí vi que se trataba de aquel niño vivo, algo en el me parecía tan familiar, aseguro ser mi tátara nieto, creí en el, pues algo en sus rasgos me llenaba de una gran calidez.

Lo presente a todos mis amigos, en el fondo pensé en si hubiese sentido tanta o mucha más emoción presentando a Héctor como mi pareja.

Tras charlar un poco con mi nieto, decidí darle mi bendición para que así finalmente volviese al mundo de los vivos, cuando una voz tan bella y dolorosamente conocida llego a mí. Era el, de nuevo frente a mí, no lucia tan diferente, su osamenta lucia más deteriorada que la mía, su ropa estaba desgastada y no lucia bien, sin embargo me seguía pareciendo hermoso. Por unos instantes me sentí mal al ver su lamentable estado, más una parte de mi pensó que se lo merecía por rechazarme.  Me echó en cara que sus canciones fueron las que me llevaron a la cima, que nunca le di el crédito para así evitar que fuese olvidado, lo hice porque nadie más que yo debía tener el privilegio de conocer su gran talento.

Le había pedido al niño que llevase su foto, para que volviese a ver a su hija, uno de los seres que yo más odiaba. Tome la foto y la mire largo rato, el me pidió que hiciese eso por él, que si las últimas palabras que le dedique eran reales le diese la foto al niño para que volviese a ver a su hija. Fue ahí que se enteró de la verdad, de cómo lo envenene, de cómo le arrebate lo que más amaba, impidiéndole el ir a casa, y se lanzó contra mí, atacándome. Llame a seguridad, sus gritos me causaron tanto dolor, como satisfacción.

Mande a que mi nieto fuese llevado al cenote donde el plazo de tiempo se cumpliría y dejaría el mundo de los vivos.

Doble la fotografía de Héctor y la guarde en el bolsillo de mi chaqueta, donde antes un corazón latía en vida. Me marche, antes de mi amanecer espectacular debía hablar con mi amado una última vez, antes de que fuese olvidado.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: