Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Amarte es un placer

Autor: Canela_2209

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Pufff mi primer fic despúes de casi 5 años de no escribir, y al igual que los otros surgio de la nada. 

Gracias por leer

*Los personajes no son de mi propiedad*

Cuánto tiempo se había pasado contemplando aquella escena, seguramente ya habían trascurrido largas horas, pues la luna se alzaba dominante sobre el cielo obscuro, sin embargo, no podía cansarse, nunca lo haría, ¿Cómo podría hacerlo? Si aquella visión era la definición de “perfección”


Cada detalle, cada imperfección todo quería guardarlo en su memoria así que empezó de nuevo, justo en medio de aquel almohadón blanco se derramaban rebeldes hebras de cabello plateado, que con el reflejo de la luna parecían como hilos de plata tejidos por las manos del artesano más hábil del mundo. Siguió su recorrido bajando por aquella etérea imagen, cada línea de aquel rostro la miro con devoción y vehemencia. Las largas pestañas que guardaban recelosas las más hermosas joyas amatistas que su imperecedera existencia había visto, pero ahora simplemente ocultas ante un sueño sutil. Bajo más hasta esos labios suaves similares a la tersa textura de una rosa, pálidos, tan deliciosos que ni el mejor vino podría equiparar su adictivo sabor. Un poco más abajo su mirada se perdió en aquel níveo cuello, por el tatuaje que contrastaba violentamente con la piel, pero así era el, un contraste de sensaciones, una maraña de acciones que disfrutaba experimentar. Más abajo se encontró con su lechoso torso, que subía y bajaba con parsimonia ante cara respiración, sonrió un momento con autosuficiencia sabía que en ese torso resaltaban pequeñas marcas moradas fruto del ataque de pasión que hace algunas horas los había envuelto, alejado de la realidad y llevado hasta un mundo del cual no estaba seguro querer salir, pero como quererlo si el solo verlo desataba el deseo irrefrenable de tomarlo una y otra vez, de abrazarlo y de nunca soltarlo, hizo una pequeña pausa para admirar los brazos  de su amante, “la proporción perfecta” pensó, entre musculo y finura, no eran toscos, cada musculo perfectamente trabajado le alertaban de la fuerza que guardaban, una fuerza descomunal para abrazarlo por el cuello y nunca dejarlo-


-       Ummm- un suspiro del durmiente seguido de un pequeño giro le distrajo de su ensoñación, la tersa seda negra que lo cubría se resbalo traviesa dejando ver su formado abdomen, pero se detenía justamente en aquella parte de su anatomía que transgredía su razón, donde la lujuria tenía su campo y la gula su dominio, se relamió los labios recordando el sabor de aquella piel y sonrió de lado al recordar el jadeo que había provocado en aquel ángel de piel perlada. Bajo un poco más y se encontró con el principio de esas largas y formadas piernas, piernas que hasta hace un poco se enredaron en su cintura y ahora enredadas en la seda, misma que pareciera tener conciencia propia pues sabía exactamente cuál era la cantidad de piel que debía de ser vista, que debía mostrarse para provocar una imagen erótica, que le volvía loco.


Todo aquello era tan hipnotizante, casi podría sentirlo como un sueño, sonrió de lado, ojalá lo fuera, así podría despertar y revivirlo una y otra vez. Una y otra vez descubrir la pasión y entrega de su amante- Mío, Mío- cuan dulce sonaban esas palabras en sus labios. Cierto era, Zero era solo suyo, y haría lo que fuere necesario para que fuera ley, nadie absolutamente nadie en el mundo podría tocarlo, incluso desearlo. Era un egoísta, si, pero después de todo lo vivido y sufrido, era el único deseo que la vida, o el destino pudieran concederle, una eternidad a su lado.  


-       Pareciera que quieres memorizarme antes de que las manecillas marquen las doce y desaparezca- y entonces llevo su vista a las hermosas amatistas que le miraban-


-       ¿Estas despierto, desde cuándo?


-       Desde siempre- una sonrisa burlona se situó en aquellos labios – ¿por qué no dejas de mirarme y mejor vienes a mi lado?


-       Amarte es un placer- responde para ir a donde su amado, tomar con sus largos dedos el afilado mentón del albino y fundirse en un beso…


Porque al final de cuentas la eternidad bien podría iniciar con un beso….


 

Notas finales:

Gracias por leer, agradeceré sus comentarios 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: