Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Signs of Destiny

Autor: KRYazmin

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Prólogo

Se ha dado la noticia de que han comenzado a aparecer marcas en el cuerpo de un gran número de personas en todo el mundo. Las marcas parecen ser benignas hasta ahora, pero no se tiene información de cómo o porqués estos comenzaron a surgir.

Por el momento es toda la información que tenemos, pero esperamos tener más datos acerca de este suceso mundial.

Por último, suplicamos que mantengan la calma ya que nadie ha presentado síntomas de enfermedad ante estas.

¿Fiebre de amor?

En las últimas noticias hemos hablado acerca de las marcas que han aparecido alrededor del mundo. A solo un par de semanas de que estas surgieron, un gran número de personas afirman que estas marcas, que parecen diferentes para cada persona, tienen un par.

Grupos llaman a esto “una señal del destino” clamando que las marcas llevan a las personas con su alma gemela. Se ha divulgado que la marca no aparece sino hasta que las dos personas destinadas a conocerse están lo suficientemente cerca como para tener un encuentro.

Si esto es algo verídico, aun no lo sabemos.

Los especialistas siguen buscando la razón de estas marcas y no han llegado a una conclusión.

 

 

Capítulo I – Ardor.

 

Eran las seis de la mañana y cualquier persona que me conozca sabe que no soy alguien que se caracterice por madrugar, en mi vida me he levantado antes de las once y mucho menos cuando no es día de clases. Así que, la pregunta es ¿por qué Dean Winchester estaba despierto a las seis de la mañana un domingo? La respuesta es, un maldito dolor en mi hombro. Joder, aquel dolor casi me había tirado de la cama, esa cosa ardía como un infierno y simplemente no había podido ignorarlo aunque quisiera.

Después de un par de minutos soportando, aquello simplemente desapareció. Entonces me levante de mi cama y me dirigí hacia el espejo que tenía en mi habitación. Levante la manga de mi playera y descubrí una maldita marca de mano en mi hombro.

“¡¿Qué rayos?!” exclame en voz baja tratando de entender el porqué de que esa cosa apareciera en mi hombro. Lleve mi mano a aquella cosa temiendo que doliera al contacto, pero solo me asombré al notar que no dolía a pesar de lo mal que lucía.

Cuando por fin logre salir del shock, que aquello había provocado, camine a la habitación de mi hermano, quizá él podría ayudarme a descubrir que era aquello. Sí, en realidad no tenía mucha fe en ello, pero al menos me podría ayudar a tranquilizar la ansiedad que comenzaba a surgir por no saber que rayos pasaba.

—Hey Sammy. –le llamé desde el otro lado, no sabía si estaba despierto.

—Pasa Dean. –contestó monótonamente. Al entrar pude notar que estaba sentado en su pequeño escritorio, al parecer estudiando. Así era el menor de los Winchester, tan dedicado a la escuela. –Me sorprende que estés despierto tan temprano, apenas son las siete. –me sorprendí al escuchar eso, no sabía que había pasado una hora desde que me desperté por el dolor. –¿Qué sucede? –al fin se giró a verme, pues desde que entre él no había despegado la vista de su libro.

—Algo apareció en mi hombro. –le dije al tiempo que me levante la manga de la playera mostrando la mano que había quedado marcada en ese lugar.

Sam miro el lugar con extrañes, se levantó de su silla y se acercó a mí, con algo de duda toco el lugar, preguntando con la mirada si aquello dolía. Negué con la cabeza.

—Rayos, luce horrible, pero ¿Cómo sucedió? –me pregunto mirándome confundido.

—No lo sé, es por eso que vengo contigo, me desperté por un dolor infernal y cuando paró, esto quedo grabado. –alcé los hombros enfatizando que no tenía idea de nada. –Ahora ya no duele nada y no entiendo que sucede.

Sam apretó los labios pensando en algo, pero al parecer tenía tanta idea como yo.

—Alguien te hechizo. –bromeó. Él sabía que yo no creía en nada de eso. Le mire con incredulidad. –Lo sé, lo sé, pero podría ser una opción. –dijo, conmigo aun mirándole sin creer que realmente había dicho aquello.

—Vamos Sammy, no creo que haya sido eso, pero mira, no duele y no parece ser nada relevante. Por ahora mejor no pensaré más en ello. –dije saliendo de su habitación y regresando a la mía para dormir un poco más.

Un par de días después cuando me levanté y Sammy desayunaba viendo las noticias, algo llamó mi atención. Yo no era alguien de ver las noticias, pero en ese momento me quede pegado a la televisión y escuchando atentamente la información.

—Al parecer no eres el único con una marca. –Me dijo Sam cuando la noticia termino. No habían dado demasiados datos, pero al menos podía decir que no era nada grave. –Y no solo eso, al parecer algunas marcas tienen un par y la gente cree que es una especie de match.

—¿Eso qué significa? –pregunté despegándome de la tv y dirigiéndome a la cocina para preparar un sándwich.

—La gente dice que cuando ven a una persona con la misma marca que ellos llevan un sentimiento de paz, amor o lo que sea los embarga. –hablo sin creerse mucho de lo que decía. –Dicen que son almas gemelas. –agrego encogiéndose de hombros. Yo solté una risita sarcástica.

—Así que a alguien, algo o lo que sea se le antojo comenzar a emparejar personas al azar. –comenté con diversión. Sam rio ante ello y tomo su laptop acercándola a mí.

—Se ha creado una página para hablar acerca de las experiencias.

—No ha pasado ni una semana ¿y ya hay una página? –Mire el sitio leyendo apenas algunos comentarios. Sam se encogió, nuevamente, de hombros. –Son puras tonterías. –dije y le di una mordida al sándwich que acababa de terminar de hacer. Regresé la laptop a Sammy y me fui a sentar en el sofá, no sin antes tomar una cerveza del refrigerador.

No iba a creer nada de aquello.

Sin embargo, conforme pasaban los días comenzaba a cambiar de idea acerca de las almas gemelas. No por nada, sino que había leído más detalladamente los comentarios de aquella página y daban información específica acerca de lo que sucedía cuando te encontrabas con las persona destinada. No podía hacer otra cosa más que creer en ello, además de que nadie más daba información.

Sí, no mentiré, me sentía estúpido leyendo aquellas cosas cursis y tontas, pero aquello era lo único que tenía acerca de la marca, aparte de que en los últimos días había comenzado a doler en ciertos momentos, especialmente cuando estaba en la universidad.

Entonces, ahí estaba yo, delante de la computadora leyendo todo acerca de la marca o al menos lo que esa gente tenía acerca de este suceso.

“Cuando aparece duele.”

“En mi caso realmente no dolió cuando apareció, ¿es eso algo malo?”

“A mí me dolió horriblemente durante unos minutos.”

“Aún no sabemos si el hecho de que duela o no, o el tiempo que dure, la intensidad etc. sea un factor importante.”

“¿Quizá el dolor está relacionado con la fuerza del amor que las dos personas se tendrán?”

“Pero, ¿podemos hablar del hecho de que cuando estas cerca de esa persona la marca comienza a arder/doler?”

“Y cuando la encuentras el dolor se desvanece, solo te queda una paz y alegría.”

“Eres embargado por un sentimiento indescriptible.”

“También, cuando el dolor es más intenso una fuerza te lleva a correr hacia esa persona, quizá no sabes dónde está, pero la marca te lleva a él/ella.”

“Eso es verdad, así encontré a mi persona.”

“Ya quiero encontrar a mi alma gemela.”

“Yo no tengo una marca.”

Cerré la laptop con algo de fuerza. No podía con tantos comentarios cursis, pero al menos sabía que ardía de aquella forma porque estaba cerca.

“Al menos espero que sea una chica linda” pensé haciéndome a la idea de que por algún lugar andaba mi alma gemela.

Una parte de mi estaba emocionada por encontrar a esa persona.

Fue aquel día en que salía de la universidad en que el ardor apareció, pero esta vez era demasiado intenso. El dolor era casi insoportable, pero de alguna forma me hizo moverme. Entonces recordé las palabras que había leído, era el momento. Mi corazón comenzó a correr al igual que mis piernas habían aumentao la velocidad, me sentía ansioso, emocionado y con algo de miedo.

Sin embargo, cuando gire en una esquina mis piernas se detuvieron de golpe, mi corazón se relajo y mi mente se puso en blanco. Solo podía ver la figura de un hombre al otro lado de la cuadra, pero lo sabía. Pude sentir que todo en mi vida me llevaba a ese momento, camine lentamente con una sonrisa que se formaba de forma involuntaria en mi rostro.

Cuando estuve frente a aquel hombre suspire, solté el aire que no sabía que estaba guardando y todo comenzó a sentirse bien, correcto, no me importaba que la persona en ese lugar, frente a mí, fuera hombre, no me importo nada, más que perderme en aquellos ojos azules. Y dios, cuando le vi sonreír tímidamente todo en mí se derrumbó, solo deseaba abrazarle y mantenerle en mis brazos por toda la eternidad.

—Castiel. –dijo con una voz profunda que inundo mis oídos. Sacudí la cabeza, entendiendo que debía contestar a aquello.

—Dean. –dije.

Había encontrado a mi alma gemela.

Sin embargo, a veces el que dos personas estén destinadas a encontrarse, no significa que estén destinadas a estar juntas por siempre.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: