Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Y TODO COMENZÓ POR UN JUEGO

Autor: Soy-fan-yaoi 2

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Superbat

Notas del capitulo:

Superbat para el final

Zatanna, poderosa maga, miembro de la Liga de la justica, había recibido una invitación de su rival-ami-enemiga, la hechicera Circe.

Deberían reunirse en un punto mágico oculto para aquellos que no son portadores de la magia.

Circe: Zatanna querida, pensé que me dejarías plantada

Zatanna: eso jamás querida, pero como sabrás mi trabajo en la liga me mantiene muy ocupa.

Circe: lo imagino, supongo que alguien de tu nivel, necesita de mucho esfuerzo para lograr cualquier cosa.

Soltó con cierto noto de burla y de malicia.

Zatanna: Disculpa, lo podrías repetir por favor

Circe: por favor no te enojes, (aunque su tono no mostraba rastro de arrepentimiento) es solo que si comparamos nuestros niveles pues… (dejo el comentario inconcluso, pero la insinuación estaba clara).

Zatanna: es que acaso quieres comprobar el nivel de mi poder, querida (contesto arrastrando las palabras con cierto enojo).

Circe: eso suena divertido (sonríe) y si jugamos un juego

Zatanna: (la mira desconfiada) y en qué consistiría.

Circe: es un hechizo sencillo de ampliación, ya sabes ese donde sí se rompen las reglas se extiende por más tiempo.

Zatanna: es que acaso quieres que mantenga mi atención en un hechizo que bien podría ser eterno dependiendo de la circunstancia.

Circe: es que ya te está dando por vencida (se burla)

Zatanna: (enojada) hagámoslo

Circe: bien si tú ganas, admitiré que eres mejor hechicera que yo y hare lo que quieres por un día completo, pero si pierdes las cosas se harán inversamente y tú serás mi sirvienta por un día completo.

Zatanna: hecho

Se dan la mano y un hechizo sella lo pactado.

Circe: bien, yo pondré las reglas, tienes que hechizar a dos personas para que cambien de cuerpo por 24 horas, y decirles que no pueden decirle a nadie porque si alguien más lo descubre el hechizo se extenderá por un día más.

Zatanna: eso suena sencillo.

Circe: lo sé, tienes que hacer el hechizo en máximo nivel para que ningún otro hechicero lo pueda romper.

Zatanna: pan comido, tienes elegido a quienes debo hechizar

Circe: déjame pensar (se pone a meditarlo) ya se, a las personas que debes hacer que cambien de cuerpo serán (hace una pausa dramática) nuestros héroes favoritos “Superman” yyyyyyyyyyyyyyyyyyyy “Batman”

Zatanna: estás loca (grito espantada) quieres que hechice no solo a mis jefes en la liga, sino que entre ellos a Batman a BAT-MAN.

Circe: entonces te rindes (comenta burlona)

Zatanna: eso es trampa (se queja)

Circe: esa es la excusa de los hechiceros de bajo nivel (comenta revirando los ojos)

Zatanna: (infla sus mejillas con ira contenida) bien

Circe: lo dije, esto será divertido

 

Dos días después

Atalaya – en el espacio

Superman: bien amigo eso es todo, la reunión se acaba por hoy, la próxima será dentro de dos semanas, pueden retirarse (despide a todos con una sonrisa)

Los miembros de la liga comienzan a retirarse cuando solo quedaban Superman y Batman, Zatanna se le acerca tímidamente

Zatanna: disculpen, necesito pedirles un favor

Superman: claro (acepta gustoso)

Batman: no (rechaza sin rodeo)

Zatanna: por favor, realmente necesito de la ayuda de ambos (ruega)

Batman: no (sin contemplaciones)

Zatanna al ver que el método de la súplica no daría resultado, decidió recurrir al plan B.

Zatanna: por favor Batman, sé que eres una persona que en el fondo, tiene un gran corazón, dispuesto a ayudar a los amigos, porque alguien con una voz tan talentosa, no le daría la espalda a quien lo necesita.

Batman entrecerró los ojos, al recordar aquella ocasión donde la hechicera Circe hechizo a Diana y para poder salvarla tuvo que hacer algo muy vergonzoso que esperaba nunca tener que repetir.

Superman: ¿talentosa voz? (pregunto confundido, sintiendo que se perdía de algo en aquella conversación)

Batman: lo hare

Superman lo miro sorprendido, pues una vez que el murciélago da su negativa es prácticamente imposible que lo hagan cambiar de opinión.

Zatanna: estupendo, será grandioso trabajar con ustedes dos, además he escuchado que ustedes dos hacen un gran equipo juntos

Superman: (algo avergonzado) eso has escuchado

Zatanna: no es como que sea algo difícil de imaginar, el miembro de la liga más fuerte junto al miembro de la liga más inteligente y astuto, es obvio que serán un equipo formidable.

Superman: bueno, la verdad es que si hacemos un gran equipo (rodea a Batman con un brazo sobre sus hombros)

Zatanna aprovecha ese instante en que ambos se estaban tocando para lanzar el hechizo. Una luz potente ciega a ambos héroes, se separan y comienzan a restregar sus ojos, al abrirlos notan que Zatanna se había ido.

Superman: eso fue raro

Ambos héroes abren sus ojos sorprendido, porque aquella voz que uso el último hijo de Kripton, no le pertenecía a él.

Superman: ¿Por qué tengo tu voz? …. ella… nos cambió de voz

Batman: no creo que sea algo tan simple como eso, lo mejor será buscarla y pedirle una explicación.

Superman: es tan raro verte pero escuchar mi voz mientras muebles los labios (comenta distraído)

Batman: concentrate Kent

Superman: ¡eh! Ah, sí, hay que buscar a Zatanna.

Mientras caminan por los pasillos de la atalaya, notan como un algunos se le quedaban viendo extrañados.

Superman: ¿Qué estará pasando? ¿Por qué nos miraran tan sorprendidos?

Batman desvía su mirada desinteresado y al hacerlo descubre algo que le congelo la sangre

Batman: maldita sea, la situación es más complicada de lo que pensaba

Superman: (lo mira confundido) ¿a qué te refieres?

Batman: (le señala hacia donde está mirando) averígualo por tu propia cuenta.

Superman dirige su vista al lugar señalado y su boca se abre por la sorpresa que recibe, en unos de los grandes ventanales pudo apreciar su reflejo y el de Batman, eso no presenta ningún problema, si no fuera por las posiciones, el lugar donde debería estar su reflejo estaba el de Batman y el lugar donde debería estar el reflejo de Batman estaba el suyo

Superman: ella no nos cambió de voz… nos cambió de cuerpo (comento aturdido)

Batman: aunque podemos vernos en nuestros propios cuerpos, los demás nos ven en el cuerpo del otro

Superman: por eso nos ven tan raro, ellos están viendo a un Batman sonriente y a un Superman con el ceño fruncido

Batman: y te sorprende porque rechazo ayudar a otros

Superman: ella debe tener una buena razón para lo que hizo

Batman: y todavía no aprendes

Superman: en vez de perder el tiempo guardando rencores, porque mejor no pensamos en que deberíamos hacer para resolver esto… quizás si le pedimos ayuda a….

Batman: detén esa línea de pensamiento, no le contaremos de esto a nadie y espero que nadie se entere (lo miro amenazante)

Superman: por favor no te enfades conmigo si te digo que tus amenazas pierden fuerzas cuando las dictas con mi voz

La mirada irritada que recibió, puede que lo haya asustado un poco.

Superman: haremos las cosas a tu manera (comento cabizbajo)

Una suerte que ya no había nadie prestándoles atención, porque hubieran visto una escena fuera de lo común, un superman intimidando a Batman y que este pareciera un niño regañado.

Continuaron su camino hasta llegar al cuarto de teletransportación, donde, para su sorpresa, se encontraba Zatanna esperándolos.

Batman: espero tengas una muy buena explicación para esto, o te prometo que las consecuencias serán severas.

Zatanna: (se hecha a reír) persona, pero es tan raro ser amenazada por Superman.

Superman: eso significa que tú tampoco puedes vernos... entonces ¿Por qué nosotros si podemos vernos por quien realmente somos?

Zatanna: es debido al nivel de magia que use, que nadie que sea portador de magia podrá ver el hechizo en el que están metido, por lo que ellos y las personas comunes los verán en el cuerpo del otro. Ustedes pueden verse normalmente porque no es el cuerpo lo que ven sino sus almas.

Batman: arregla esto ya (demando enfadado)

Zatanna: vale, pero no te enojes... puede que tengas el cuerpo del bonachón de Superman pero aun tienes un aura intimidante que más te vale contener si quieres regresar a tu cuerpo.

Batman: explícate

Zatanna: verán, el hechizo que tienes es muy poderoso, imposible de deshacer, pero es solo porque tiene límite de tiempo, 24 horas para ser exacta, pero eso solo si no rompen las reglas.

Superman: ¿Qué reglas?

Zatanna: no pueden decirle a nadie o dejar que otra persona descubra que están en el cuerpo del otro... o agregaran otro día mas al hechizo por cada persona que lo descubra.

Superman: entonces, para mañana a esta hora todo habrá regresado a la normalidad, siempre y cuando no dejemos que alguien descubra que estamos en el cuerpo del otro.

Zatanna: exacto (comento contenta) es algo sencillo, no habrán problemas

Batman: por supuesto que lo habrán (dijo tajante) realmente creen que nadie notaria tal cambio, en el mejor de los casos serán solo dos días que estaremos en el cuerpo del otro, pero sinceramente dudo que tengamos tanta suerte

Zatanna: crees que te descubrirán tan fácilmente

Batman: por mí no creo que haya problema, pero es imposible que Superman pueda interpretarme

Superman ¡oye! (ofendido), yo también puedo actuar serio y frio.

Batman: ... (lo mira serio)

Superman: pero apuesto a que tú no puedes dejar de fruncir el ceño

Zatanna: Bruce Wayne, recuerdas (le dijo con cierta burla)

Superman: eso es fácil comparado a mis alter ego, Bruce Wayne es un coqueto, galán, presuntuoso, pero ser Superman es sonreír sinceramente y ser Clark Kent es ser tímido y reservado, el jamás podrá serlo.

Zatanna: me suena a reto, oye Bat crees poder dejar de fruncir el ceño por un segundo

Batman (en el cuerpo de supermen) se le queda mirando muy seriamente.

Superman: lo ves, estoy seguro que esa es la expresión meno seria que ha hecho como Batman.

Zatanna: pero como Superman pareces que está muy enfadado, realmente creo que ninguno podrá lograrlo.

Batman: te recuerdo que si estamos así es por tu culpa.

Zatanna: deja de ser tan rencoroso.

Batman: esto tiene pinta de desastre desde que regresemos a nuestras respectivas ciudades.

Y como si de una invocación se tratara, en ese instante suenan dos pares de alarmas que avisan tanto a Clark como a Bruce que son necesarios en sus ciudades.

Zatanna: bueno, es hora de ver que tan buenos son para la actuación, porque es tiempo de entrar en escena.

Ambos héroes se miran fijamente, uno con preocupación el otro con seriedad.

Batman: no hables con los criminales.

Superman: no hieras a nadie de gravedad.

Batman: no te atrevas a sonreír

Superman: no olvides sonreír

Batman / Superman: que no te descubran (dijeron al mismo tiempo)

Consciente de que no necesitaba del oxígeno, pues al estar en el cuerpo del kriptoniano tiene sus poderes, Bruce se marchó volando de la atalaya hacia la ciudad de Metrópolis.

Por su parte, Clark utilizo la teletransportacion para ir a la ciudad de Gotham.

Zatanna solo oraba que al finalizar todo aquello Batman no se desquitara mucho con ella, porque siendo sincera, aquellos dos le recordaron que eran tan distinto como la noche y el día. Las probabilidades de que todo saliera mal y que alguno (entiéndase Batman) acabara resentido con ella era muy elevada. Y si hay algo que tienen en común todos los criminales y los héroes, es el miedo de tener que enfrentar la ira del murciélago.

Por si acaso, mejor comenzaba a practicar un hechizo de transformación, por si tenía que cambiar de vida para siempre y convertirse en otra persona.

De repente no suena tan mal darse por vencida y ser la sirvienta de Circe.

 

Hora más tarde, se aprecia a un Superman (Batman), recostado sobre el sofá del pequeño apartamento de Clark Kent, tuvo una experiencia por demás agobiante, y no, no fue por la lucha contra los criminales, la bomba que detuvo, el incendio que apago, el derrumbe que evito o el gatito que salvo... eso fue pan comido, con las habilidades que tenia del kriptoniano y el ingenio natural que poseía, resolver todo eso en menos de 1 hora fue sencillo.

No lo estresante, lo en verdad agotador fue tratar de imitar la sonrisa tan natural que nunca parecía abandonar la expresión del héroe de la gran Metrópolis.

Bruce estaba seguro de que logro que un niño le tuviera miedo al héroe de azul y rojo, cuando trato de sonreírle con naturalidad, aunque de natural no tuvo nada la sonrisa que ofreció.

Odiaba admitirlo, pero el granjero tenia razón, estaba tan acostumbrado a sonreír arrogante o coqueto como Bruce Wayne que olvido por completo como expresar una sonrisa sincera... y jamás podría imitar la de Batman, esa que solo eran sarcástica o crueles.

Joder, aquello le estaba estresando más que un enfrentamiento contra el Joker.

Esperaba que las cosas no se complicaran, en eso escucha la puerta del apartamento ser tocada con violencia y a la voz de Lois Lane, exigiendo que se le dejara entrar.

Pero claro que no, utilizando la característica velocidad de Superman se marcha volando, antes de que la morena lograra entrar. Él no tenía la paciencia para tratar con la reportera, era demasiado astuta y de seguro lo descubriría.

Ojala y aparecieran un montón de desastre que requieran de su presencia para así no tener que regresar y confrontar a la persona, que está seguro, es quien mejor conoce a Clark.

 

Por otro lado, a Clark no le iba mejor, actualmente se encontraba amarrado en una silla en el estudio de la mansión Wayne, siendo amenazado con una escopeta por el muy amable mayordomo de Bruce.

Alfred: te lo preguntare una vez mas ¿Quién eres y donde está el amo Bruce?

Clark: Alfred, yo... bueno, es algo complicado.

Alfred: la computadora lo reconoce como mi señor, y yo doy fe de que ese realmente es el cuerpo del Amo Bruce, pero en definitiva no es usted, ya sea que le está controlando mentalmente, lo poseyó o cambio de cuerpo con él….

Clark: ¿posesión? (confundido)

Alfred: ya ha ocurrido con anterioridad (comenta, restándole importancia)... ahora identifíquese o me veré obligado a utilizar métodos mas drástico. Puede que no pueda matarlo mientras este en el cuerpo del Amo Bruce, pero yo mejor que nadie se lo resistente que es ese cuerpo, veremos si esa mente es igual a la hora de ser sometida a la tortura.

Clark: (asustado) ok, ok, Alfred soy yo, Clark, Bruce y yo cambiamos de cuerpos por 24 horas debido a un hechizo y no debíamos contarle a nadie de ello o el hechizo se extendería por otro día más. (lo suelta todo de golpe)

Alfred: lo lamento mucho señor Kent, pero como sabrá, he cuidado del amo Bruces desde que nació, me es imposible no reconocer cuando hay un impostor.

Clark: ¿me creíste a la primera? (sorprendido)

Alfred: no veo razón para no hacerlo, permita que lo libere y lo instruya en lo que debe hacer mientras esta en el cuerpo del amo Bruce.

Clark: oh...eh...gracias...

Alfred lo libera y lo guía a la Baticueva, allí, el mayordomo le muestra el itinerario y las funciones que tendría que cumplir como Bruce Wayne, por ese día y el siguiente, dejo solo a Clark para que vaya estudiando todo lo que tendría que memorizar. Una hora más tarde Alfred llega con una bandeja de alimentos para Clark, aunque si es sincero con el mismo, la verdad era que el mayordomo se estaba aprovechando de la oportunidad para introducir la cantidad apropiada de alimentos en el cuerpo de Bruce. Después de todo él era fiel creyente del dicho que dice “si la vida te da limones aprende a hacer limonada”. Oportunidades como esa no se desperdician jamás.

El resto del día no fue tan complicado, solo tuvo que posar para la cámara con una sonrisa arrogante, fingir que dormía durante una reunión en la compañía Wayne, porque podía dejarlo todo en manos del socio de Bruce, el señor Fox.

Lo difícil fue cuando llego la noche, a la hora de actuar como Batman tuvo un par de inconvenientes, el estar acostumbrado a suprimir su fuerza y contenerse, causo que subestimara un par de veces a los criminales de Gotham, estuvo a punto de ser gravemente herido, pero por suerte para él, Alfred había enviado a Robín para que fuera a ayudarlo.

Lamentablemente, la primera pregunta que recibió después de que los criminales fueran dejados inconscientes, fue

Robín: ¿Quién eres y por qué estás en el cuerpo de Batman?

Ambos se dirigieron a la Baticueva en el Batimovil, durante el trayecto Clark se dedicó a explicarle la situación al joven pupilo del vigilante de Gotham.

Robín escucho toda la historia con una seria expresión, mientras analizaba lo sucedido.

 

En la baticueva

Alfred ve llegar el batimovil, se acerca y ve a Clark (aun en el cuerpo de Batman) salir con una expresión muy seria y algo irritada.

Alfred: esa es una expresión muy buena señor Kent, casi similar a la del Amo Bruce, puedo saber que la causo.

Clark no dice nada solo le señala el batimovil, Alfred se acerca y se encuentra con un Robín riéndose a carcajada hasta mas no poder.

Alfred: ¿acaso fueron atacados por el Joker?

Clark: peor, se enteró de la verdad

Robín: voy a burlarme de Bruce por mucho, Mucho tiempo (alcanzo a decir entre risas)

Alfred: supongo que tendré que traerle el itinerario del Amo Bruce de pasado mañana (comento tranquilamente)

Clark: (suspira) Bruce me va a matar.

 

Al día siguiente en la Atalaya

Superman y Batman se reúnen en una habitación privada para no ser escuchado por los demás mientras discuten su situación actual.

Batman (en el cuerpo de superman): por la expresión que tienes puedo suponer que Alfred te habrá descubierto y hoy no será nuestro último día en el cuerpo del otro después de todo.

Superman (en el cuerpo de Batman): en realidad… mañana tampoco regresaremos a nuestros cuerpos (desvía la mira avergonzado).

Batman: (suspira frustrado) ¿Quién más lo sabe?

Superman: Robín

Batman: ¿Qué paso?

Superman: puede que me haya estado conteniendo como mayormente hago y por ello los criminales de Gotham casi me mataran y haya tenido que ser rescatado por tu joven pupilo.

Batman solo lo mira seriamente antes de volver a suspirar.

Batman: solo te lo diré una vez, mientras este aquí no mires ni hables con nadie, concéntrate solo en las informaciones que tienen las computadoras y todo estará bien. Yo iré a salvar a algún gatito sobre un árbol así tampoco tendré que hablar con nadie.

Superman: sabes, yo hago más que solo salvar gatitos de árboles (ofendido)

Batman: me estás diciendo que no quieres que salve a los gatos

Superman: (preocupado) no, por favor sálvalos a todos.

Batman revira los ojos y se marcha de la habitación. Durante su trayecto por los largos pasillo se encuentra con Diana (mujer maravilla)

Diana: Clark, al fin te encuentro ¿Qué paso con nuestras reuniones inter-semanales?

Batman: lo siento, es que tengo algo que hacer en este momento (le dice algo nervioso)

Diana: que alguien más salve a los gatos de los árboles, nuestras reuniones no se deben posponer, a menos que sea un asunto de vida o muerto… y ya que ninguna alarma se ha activado, otro héroe puede encargarse de lo que ibas a hacer.

Batman no supo cómo sentirse en ese momento, consternado por la actitud de la amazona hacia superman o divertido por ver a otro insinuar sobre los gatos en los árboles, al parecer esa era la imagen que todo tenían del poderoso héroe de metrópolis.

Diana arrastro a “superman” hasta llevarlo a una habitación solitaria, lo sentó y se le quedo mirando fijamente. Bruce comenzó a sentirse nervioso, sería posible que la amazona ya lo hubiera descubierto.

Diana: Clark, soy tu amiga y por eso fue que te prepare esta sesiones privadas para que puedas hablar sin restricciones.

Bruce entendió dos cosa de esa situación, primera; Diana aún no había descubierto lo que le había ocurrido a Clark y a él, y segundo; la princesa lo arrastro allí para hablar de asuntos privados del kriptoniano. Lo mejor sería dar una buena excusa y salir de allí, el no debería enterarse de asuntos privados de otros… a menos que simbolicen un peligro para la humanidad, entonces ahí si se involucraría.

Batman: escucha Diana realmente tengo que…

Diana: deja de poner excusas, no puedo creer que este retrocediendo luego de haber avanzado tanto. (suspira) deja de escapar.

Batman: te aseguro que no estoy escapando es solo…

Diana: ambos sabemos que no te dejare salir de aquí hasta que no continuemos con la discusión de la última sesión

Batman: pero…

Diana: escucha sé que tienes miedo, por mucho tiempo te creíste el último superviviente de una especie y viviste teniéndote que contenerte en todos los sentidos porque eres diferente a los demás.

Eso sorprendió a Batman, pues no esperaba escuchar que el kriptonianos se sintiera angustiado por ese asunto.

Diana: nunca te has permitido liberar tus emociones porque sientes que podrían ser demasiado para los demás. No te permites enojarte, entristecerte, ni amar libremente como quisieras, porque temes que si te entregas al cien por ciento a ese sentimiento puedan surgir los celos y actuar de forma irracional, otra cosa que tampoco te permites, actuar aunque sea un poco irracional… y eso no es justo para ti, sobre todo si torturándote con la absurda idea de que nunca serás parte de este mundo, si sigues pensando que nunca serás aceptado.

Batman no pudo evitar quedarse en silencio para enterarse de tan increíble revelación.

Diana: lo único que has hecho toda tu vida es tratar de ser siempre el ser perfecto, el hijo perfecto, el ciudadano perfecto, el novio perfecto y sobretodo el héroe perfecto. Ocultando todas tus emociones negativas con una sonrisa… pero la situación no puede seguir así.

Batman creyendo que ya había escuchado bastante de las preocupaciones del otro héroe trato de intervenir

Batman: no creo que…

Diana: sé que crees que no te entiendo, porque yo crecí con mi gente, todas personas como yo, por lo cual pude desarrollarme sin limitaciones… pero tienes que tratar de ser tú mismo aunque sea con tus amigos… puedes enfadarte, romper cosas, si quieres hasta blasfemar. Te juro que te detendré si ciento que es demasiado, somos tus amigos, te aseguro que siempre entenderemos.

Bruce sintió que entendía como se sentía Clark, tenían una función en el mundo, por eso se reprimían y se limitaban en sus formas de actuar.

Diana: tienes que aprender a aceptarte por quien eres y tratar de ser tú mismo.

Batman: eso hare, gracias (dijo más por complacer a la amazona que por otra cosa, después de todo aquello no tenía nada que ver con el)

Diana: no es como si pudiéramos cambiar de lugar con alguien más y permitirnos salirnos de nuestro rol.

Batman medito esta última frase, porque después de todo el y superman si cambiaron de lugar. Porque no tomar un poco de ventaja de aquello.

Batman: tienes razón Diana, tienes mucha razón.

Diana: me alegro de que entiendas… ahora Clark, porque no hablamos del otro tema que te quita el sueño.

Batman se sorprendió, que otra cosa podría estarle preocupando al súper héroe de metrópolis, que más podría afectarle a parte del no sentirse aceptado por ser diferente.

Diana ajena de los pensamientos interno de su acompañante siguió hablando.

Diana: hablemos de los sentimientos que estas desarrollando por nuestro compañero de la liga “Batman”

Batman: ¡eh!

Diana: de cómo te sientes realmente por Bruce Wayne…

Batman: basta (grito)

No esperaba actuar tan precipitadamente y gritarle a la heroína, pero el siguiente tema de conversación era algo que no se permitiría escuchar.

Diana: (sorprendida) Clark…

Batman comenzó a pensar en sus padres y en todos los buenos momentos que compartió con la amazona en busca de relajar su expresión y poder decir las palabras de la manera más sincera que pueda.

Batman: lamento mucho haberte gritado, tratare de hacer lo que me has aconsejado aunque sea paso a paso, pero entiende que son temas complicado para mi… sin embargo agradezco sinceramente tu preocupación, eres una gran amiga (le sonríe de manera sincera)

Diana: ok, creo que te estaba presionando mucho, pero sabes que lo hago solo porque me preocupo y quiero ayudarte, después de todo te aprecio mucho como amigo (le sonríe)

Batman: gracias, nos veremos en la próxima sesión.

Diana: de acuerdo

Se despiden y toman cada uno camino separado. Sin embargo para Batman aquella charla resulto reveladora en más de un sentido y planeaba aprovechar la situación. Aunque si era sincero consigo mismo le daba algo de curiosidad lo que se supone eran los verdaderos sentimientos del kriptoniano hacia el… lo más seguro es que haya comenzado a odiarlo, después de todo nunca habían congeniado en cuanto estrategia se trataba, casi siempre se llevaban la contraria e incluso en algunas ocasiones había logrado enfadar a superman con su forma de actuar… pero si el otro tenía algún problema con él, lo escucharía de la boca del mismo no de alguien más.

Decidió ir en busca del otro, pues tenía algo que decirle, además tenía que verificar que no haya metido la pata nuevamente y haya agregado otro día más a su maldición.

Lo encontró en la sala de vigilancia, como se lo había ordenado, pero al ver la expresión de preocupación que tenía, comenzó a irritarse.

Batman: ahora que hiciste

Superman da un respingo del susto, después de todo no sintió la presencia del otro.

Superman: nada, todavía no he hecho nada (nervioso)

Batman: debo preocuparme por ese “todavía”

Superman: … no (algo dudoso)

Batman: (suspira) que te tiene tan preocupado

Superman: es solo que no estoy acostumbrado a ignorar a los demás y resulta que aunque tú eres tú, sigues siendo muy popular porque todo el mundo te saludo… y fue tan difícil no devolverle el saludo a nadie (se queja algo deprimido) no podría por lo menos asentir en señal de reconocimiento.

Batman sintió que el tic en su ojo seria permanente si no lograba resolver aquella situación y regresar a su cuerpo.

Batman: nos vamos

Superman: ¡eh! ¿A dónde?

Batman: camina

Superman: ya… ya voy

Ambos héroes caminaron por los pasillos de la atalaya, a superman casi le da un infarto al ver a Batman sonriendo y saludando a los demás.

Cuando llegaron al teletransportador, no se aguantó y pregunto

Superman: que… ¿Qué fue todo eso de la sonrisa? Era… era sincera y amigable (comento asustado)

Batman: es la sonrisa que Superman ofrece a todos y yo, por el momento, soy Superman

Superman: oh… me puedes sonreír a mí también

Batman: (lo mira raro) ¿Por qué?

Superman: (nervioso) por… que, superman le sonríe a todos… incluyendo a Batman

Batman: porque primero no te comportas como Batman

Superman: lo intento

Batman: no lo suficiente, tienes que recordar que ahora mismo eres humanos, no tienes poderes, por lo que no tienes que controlarte o limitarte

Aquellas palabras hicieron que algo se removiera en el interior de superman.

Batman: y por todos los cielos cuando te enfrentes a los criminales de Gotham saca un poco de ira quieres, no sé, piensa en gatos atropellados, la injusticia de la vida, lo que sea, pero oscurece un poco tu aura mientras estas en mi ciudad.

Superman: ¿quieres que me enoje?

Batman: quiero que recuerdes que eres un hombre que pelea contra otro hombre, que si te ganan no solo te darán una paliza sino que te mataran y que lo más seguro es que lastimen y maten a inocentes, ¿lo entiendes?

Superman: si… lo entiendo

Batman: bien, ahora ve y se el caballero oscuro

Batman activa el teletransportador enviando a superman a Gotham, esperaba que otro héroe lograra liberar un poco su carga mental por ser un alienígena y disfrute de esos momentos el ser humano.

 

Batman no tenía idea, pero su plan funcionaria muy bien, esa noche superman se permitió ser humano, se enfadó, golpeo con todas su fuerza (o mejor dicho la de batman, ya que ese era su cuerpo) a unos criminales, aunque también fue golpeado, pero incluso eso se sintió bien para Clark, se sintió pleno, se sintió realmente humano.

Cuando superman regreso a la baticueva, recibió elogio tanto de Robín como de Alfred, por su excelente imitación de Batman. Cosa que hizo sentir realmente orgulloso a Clark.

Alfred le recomendó que se tomara un largo y relajante baño. Clark decidió tomar el consejo después de todo no tuvo tiempo la vez anterior por andar pensando tanto en la situación en la que estaba metido.

Cuando Clark entro en el baño de la habitación de Bruce se quedó con la boca abierta, por todo los cielos que ese lugar era más grande que todo su apartamento. Y la bañera, Dios bendito, si era una piscina, por lo menos 10 personas podrían caber sin problema alguno en aquel lugar.

Una oportunidad como esa no la iba a desperdiciar, en definitiva se iba a tomar su tiempo y relajarse. Con una sonrisa se metió a bañar.

Después de lo que para el parecieron horas, cuando en realidad solo fueron 30 minutos, salió de lo más feliz de lo que de ahora en adelante seria su lugar favorito de la mansión Wayne.

Sin embargo algo paso que le borro la sonrisa, por ir tan distraído, se olvidó colocarse una toalla o una bata de baño, por lo que al pasar por el vestidor se observó en el gran espejo del baño (bendito espejo de cuerpo completo).

El problema era que la imagen que lo recibió no era la de él, sino la de un completo desnudo Bruce Wayne.

El cuerpo del guardián de Gotham era magnifico, todo atlético y musculo, sin exagerar, tenía una piel bronceada y llena de cicatrices que a sus ojos solo lo hacían ver más atractivo.

Superman: simplemente perfecto (comento sin aliento)

Pero la cosa comenzó a complicarse más cuando noto que el cuerpo estaba reaccionando, más específicamente se estaba excitando. No se sintió muy orgulloso de sí mismo, por haberse aprovechado y haber observado (y para qué negarlo, también memorizado) el cuerpo de Bruce sin su permiso. Pero era algo que no podía evitar, era un hombre, de otro planeta, pero un hombre al fin y al cabo.

Se avergonzó y eso solo causo que se excitara mas, pues ver la imagen de Bruce Wayne excitado y sonrojado, le estaban dando ganas de…

Algo alarmado salió del baño y se dirigió a la habitación de Bruce, se vistió con la fina piyama de seda, se acostó en la cama y se arropo de pies a cabeza.

Hacía mucho que había descubierto que tenía ciertos sentimientos hacia su compañero más reservado de la liga.

Sabía que era algo extraño, sobre todo porque Batman no habría hecho nada para provocar tal reacción en el. Pero pronto se había encontrado observando más de la cuenta al murciélago, admirando su forma de ser y como siempre lo trato como a cualquier otro ser humano.

No era que los miembros de la liga le temieran o lo idolatraran, pero nunca lo trataban como a los demás, ni si quiera Diana a quien consideraba su amiga más cercana.

Pero con Bruce era algo diferente, a Bruce nunca le importo llevarle la contraria, mandarlo a callar o incluso ignorarlo… y no era que le gustara por el trato negativo que le daba. Pues el caballero oscuro siempre lo ayudaba cuando lo necesitaba, no dudaba en arriesgar su vida por salvar la suya, realmente hacían un buen equipo y aunque sean contadas ocasiones, cuando le sonreía, realmente le hacía sentir mariposas en el estómago.

Pero sabía que jamás seria correspondido, que Bruce llegara a verlo de esa manera era más que imposible.

 

Al día siguiente en la atalaya, batman se preocupó de ver a superman actuar de manera nerviosa y avergonzada, temió imaginar las barbaridades que pudo haber hecho el otro héroe con su cuerpo… que tal si salvo a un gatito de un árbol mientras iba vestido de Batman y dejo que lo fotografiaran… lo mataría si ese fuera el caso.

Se acercó al otro y lo arrastro a un lugar más alejado y despejado.

Batman: ¿Qué rayos pasa contigo?

Superman: (desvía la mirada) nada

Batman: no me mientas, de por si soy bueno notando esta cosas por mi propia cuenta, imagínate lo fácil que es ahora que tengo tus poderes, puedo ver y escuchar tu ritmo cardiaco elevarse, así que ahórranos las mentira y dime que rayos pasa.

Superman guardo silencio

Batman: no me digas que alguien más te descubrió y tendremos que soportar otro día en el cuerpo del otro.

Superman: no, no es eso (se apresuró a decir)

Batman: pero algo ocurre ¿verdad?

Superman volvió a guardar silencio decidido a no contestar

Batman: por todos los cielos (reclamo molesto)

En un rápido movimiento, Batman se llevó a superman a la habitación de teletransportacion, pero para llevarlo a Metrópolis o a Gotham, sino al único lugar donde sabía que nadie los molestaría.

Superman: ¡estamos en la fortaleza de la soledad!

Batman: aquí nadie podrá molestarnos y no correremos el riesgo de que otro día sea agregado al hechizo, por lo que para mañana ya seremos libre.

Superman: pero eso significa… que estaremos solo tú y yo

Batman: ¿Cuál es el problema en ello?

Superman: (nervioso) nuestros compañeros se preguntaran a dónde estamos y nuestras ciudades están desprotegidas.

Batman: antes de venir deje una nota informando a nuestros compañeros que estaremos trabajando en un caso junto por lo cual estaremos indispuesto por la siguientes 24 horas, por lo que tendrían que vigilar tu ciudad. También le mande un mensaje a Alfred y Robin para que se encargaran de todo hasta mi regreso.

Superman: como siempre pensaste en todo

Batman: no en todo, aun no sé qué te tiene tan preocupado

Superman: yo… (nervioso)

Batman: aunque tengo una teoría (superman lo mira curioso) tal vez tenga que ver con lo que descubrí de ti por culpa de Diana… acabe en una de tu sesiones privada.

Clark palideció, sería posible que Bruce supiera como se sentía hacia él.

Bruce: supongo que debo pedirte disculpa por enterare de algo tan privado y personal para ti

Clark: descubriste que estoy enamorado de ti

Bruce: (sorprendido) ¿Qué? No!!!!

Clark: pero dijiste que te enteraste de lo que discutía con Diana

Bruce: yo me refería a tus miedos y tus limitaciones por no ser humano

Clark: ah, era eso

Bruce: …

Clark: …

Bruce: …

Clark: mierda, acabo de confesarme a ti

 

Después de eso no hablaron, cada quien se encerró en una habitación distinta, Clark le llevo alimento pero lo dejo fuera de la puerta cerrada a sabiendas que Bruce los notaria gracia a sus poderes.

Al otro día tampoco se buscaron dejaron correr las horas, hasta que el hechizo se rompió y cada quien recupero su cuerpo. El tiempo paso y Clark supo que no podría retrasarlo más, tendría que buscar a Bruce y llevarlo de regreso a donde el murciélago le pidiera.

Cuando llego a la habitación que Bruce estaba usando encontró la puerta abierta, al entrar lo vio sentado en la cama al parecer esperando por el

Bruce: dime una cosa, es una broma lo que dijiste

Clark: puede que a ti te lo parezca, pero esos son mi sentimientos (comenta decaído) sé que pueden parecerte desagradables y no te culparía si me dijeras que no quieres verme nunca mas

Bruce: y si en vez de eso te dijera que eres correspondido

Clark: te diría que no te burles de mi sentimiento

Bruce: me conoces mejor que eso

Clark: pero es imposible

Bruce: no lo es

Clark: si lo que dices es cierto ¿Por qué me lo dices ahora? ¿Por qué no cuando me confesé?

Bruce se levanta de la cama y se para frente a el

Bruce: porque seguíamos en el cuerpo del otro y hubiera sido muy raro besarme a mí mismo

Antes de que Clark pudiera entender el significado de esas palabras, Bruce lo atrae hacia sí y lo besa apasionadamente. Clark se queda un momento inmóvil por la sorpresa, pero una vez que entendió lo que estaba sucediendo coge su rostro y lo besa con brusquedad. Sus alientos se entre mezclan, sus labios se rozan la osadía se desata, dando paso así a un juego de lenguas intenso. Se profundiza, se convierte en un beso donde el deseo ya es el papel fundamental, donde necesitan saber que nadie más puede interferir entre ellos.

Clark: (separando un poco la boca de la contraria) dime que me amas.

Bruce: es que acaso no es obvio (Pregunta con ironía, con una voz ahora seductora)

Clark: no es suficiente, necesito escucharlo (clama con desespero)

Bruce ese día no piensa decir nada que le pueda ofender, ni que sea sarcástico, se tragaría su orgullo y se permitiría expresar lo que realmente siente

Bruce: te amo (le confiesa sincero)

Clark siente su corazón rebosar de alegría, carga a Bruce en sus brazos y lo lleva nuevamente a la cama este le rodea con sus brazos el cuello, con cariño, con amor, con deseo contenido. El frío que existía en esa habitación desaparece con el calor que empieza a surgir entre ellos, ese fuego que surge en sus corazones, oculto desde hace tiempo esperando por salir.

Se desean, se aman. Desean rozarse, poder sentirse, pero quieren ir lentamente, saboreando el momento, la lujuria de poder sentir que son uno.

Empiezan a desnudarse el uno al otro sus manos se deslizan por el cuerpo del contrario. Necesitan sentirse. Ya no había otro pensamiento coherente en sus mentes. Cuando se quedan completamente desnudos en la cama, Clark besa con desespero a su amante, recorriendo con sus manos el abdomen desnudo de Bruce. Se estremece, al sentirlo tensarse bajo su toque, nunca ha sentido tal delirio de amor. Ni siquiera por Lois ¿Quién?

 

Estaba decidido a no contenerse y entregar todo el amor que sentía por Bruce, era un pecado sentir ese profundo amor, pero es más pecado negarlo y no reconocerlo. No reconocer que se necesitan, que se aman y que lo demás poco importaba.

Después de unas largas horas de pasión, ambos caen rendidos en la cama, Clark abrazando a Bruce desde atrás mientras pasaba con cariño la mano sobre su pecho, regalándole una tierna caricia.

Bruce: Y bien, me dirás que era lo que te tenía tan nervioso antes de que te trajera aquí (Dice jugando con él, con amor, con diversión; de forma burlesca tal vez).

Clark: no te enfadaras si te lo cuento

Bruce: eso no lo sé, dime que tan grave era

Clark: puede que me haya quedado viendo tu cuerpo desnudo más tiempo del necesario en el espejo de tu baño.

Bruce: (se hecha a reír) eso no es tan malo

Clark: y tal vez no lo haya soportado y me haya masturbado sobre tu cama.

Bruce: eso es algo muy pervertido de su parte señor Kent… pero también muy caliente.

Nuevamente comenzaron otra ronda de besos apasionados, conscientes de que sus almas ya están unidas en una. Por fin sus cuerpos se han fundido en uno…Ya nada podrá con ellos, ya nada les podrá separar.

 

Extra

En la atalaya

Batman y superman habían convocado tanto a Zatanna como a Circe a comparecer en su presencia

Ambas jóvenes estaban muy nerviosas, pues no sabían que debían esperarse.

Superman: tranquilas, no estamos enfadados con usted

Batman: habla por ti, a mí no me gusta que se me involucren en absurdos juegos. Si lo intentan otra vez les prometo un castigo inolvidable para ambas. Quedo claro (sentenció serio)

Las dos jóvenes palidecieron ante la amenaza del murciélago, pero se apresuraron a asentir con la cabeza.

Batman: bien, pueden retirarse.

Las dos hechiceras comenzaron a retirarse, pero antes de salir lograron escuchar

Superman: no crees que fuiste un poco rudo con ellas, después de todo, le debemos el que ahora estemos juntos amor

Batman: sin importar el resultado, no apruebo el que nos hayan utilizado como medio de entretenimiento, tienen suelta de que no utilizara en ellas, el supresor de magia que tengo y luego las dejara en un país de idiomas desconocido para que trataran de sobrevivir por su cuenta sin ayuda de la magia.

Superman: recuérdame nunca hacerte enojar

Batman: mentiroso, te encanta llevarme la contraria.

Superman: (lo besa) a ti igual

 

Las dos hechiceras se quedaron sorprendidas ante lo escuchado

Circe: ¿acaso ellos acaban de insinuar lo que creo?

Zatanna: si lo hicieron

Ambas chicas gritan emocionadas

Circe: por mi puedes olvidar la apuesta, esta recompensa me es mas que suficiente (comenta orgullosa)

Zatanna: a mi también (con igual tono)

Las dos jóvenes caminaban presuntuosas por los pasillos de la atalaya, debido a las proezas logradas. De repente se detienen al ver a Linterna Verde y Flash en una discusión

Hal: podrías no ser tan payaso y tomarte las cosas más seriamente

Barry: y tu podrías no ser tan aburrido y relajarte mas

Circe: oye Zatanna

Zatanna: si, Circe

Circe: te gustaría comenzar un nuevo juego

Ambas hechiceras sonríen con malicia.

Fin

Notas finales:

Esto es estar en los zapatos del otro a oro nivel

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: