Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Dulce Obsesión

Autor: Rei Moon

[Reviews - 19]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los personajes de One Piece pertenecen a Eiichiro Oda sensei

yo solo los tome prestados.

Si esperan ver a los tipicos villanos, espero que no se decepcionen por que para mi no todos los malos, son tan malos

¡Ojala les guste!

Notas del capitulo:

Si esperan que el lemon aparezca en este capitulo o en los 2 siguientes, les sugiero que esperen a que publique el 4 o 5, quise poner un poco de su pasado, cuándo comenzó todo...

Bueno, ustedes entienden...

Dos pequeños niños corrían por el parque buscando un lugar donde poder ocultarse, habían robado en una tienda y un policía los perseguía.

− ¡Law!, corre más rápido

− ¡No me des órdenes!

− ¡Alto, deténgase ahí ustedes dos!

Los dos niños siguieron corriendo, no se detendrían hasta perder al policía o hasta encontrar un buen escondite, pero Law no era tan rápido como Penguin, que había corrido más rápido al escuchar al policía tan cerca, pronto fue alcanzado por aquel policía que lo tomo por el brazo

− ¡Suéltame!

Law se resistía y luchaba todo lo que podía para soltarse pero con una mano sosteniendo una bolsa de comida chatarra y la otra sujetada no podía golpearlo, su única opción era morderlo para zafarse pero…

− ¡Ya basta!, no tengo más opción, tienes que devolver lo que robaste y te dejaré ir con una advertencia, ¿entiendes?

Law dejó de luchar por un momento para mirar al policía

− ¿Qué?

El policía aflojo un poco el agarre y se agacho un poco para mirar a Law más cerca, ya que era extremadamente alto

− Mira si realmente quieres esas cosas, yo las compraré por ti, no está bien que un niño como tú robe, las cosas hay que ganárselas, ¿bien?

Law miró con mucha sorpresa como aquel policía le hablaba de manera amable y no parecía molesto, le agrado como le sonreía y no pudo evitar sonreír también

− ¡Lo siento, mis amigos y yo teníamos hambre!

−Comprendo, pero lo que hacen no es correcto y esto tiene que volver a la tienda, ¿ok?

Law se limitó a asentir, acto seguido le tendió la bolsa al oficial, este termino de soltar a Law para tomarla, una vez hecho esto Law dio media vuelta, esfumándose de la vista del policía que tardó mucho en reaccionar y no pudo alcanzar a ver como Law se ocultaba tras unos arbustos. El oficial Corazón había sido asignado a aquella zona, hacia dos semanas, por los muchos robos a las tiendas de ese distrito en particular, estuvo un buen tiempo buscando a los delincuentes, intentando dar con una banda de maleantes, cuando para su sorpresa, se topó con una banda sí, pero de pequeños delincuentes, eran niños, sí niños, ninguno tendría más de 12 años y estaban increíblemente bien organizados, sabía que lugares frecuentaban y el modo en que ejecutaban sus robos, solo debía esperar para atrapar a uno, no tenía intenciones de llevarlos a la justicia, sabía que vivían en las calles y quería sacarlos de ahí, quizás por eso su jefe Sengoku lo había asignado específicamente a él, había tenido que rechazar la propuesta de su hermano Doflamingo de investigar un caso de una desaparición en otra ciudad sólo porque su jefe le había dicho que no mandaría a nadie más, pero le gustaban los niños, eran su debilidad aunque intentara ocultarlo, su jefe sabía que siempre que eran casos de niños Corazón sabía manejar muy bien la situación.

−Nos volveremos a ver pequeño

Corazón tomó el camino de vuelta a la tienda donde los niños habían robado, mientras que Law aún escondido entre los arbustos observaba muy atento como el oficial se retiraba y casi había jurado que había leído sus labios, no estaba asustado, no, eso que sentía no era miedo, era curiosidad, era la primera vez que un adulto y más aún un policía era amable con él y además se había ofrecido a comprarle las cosas, por un momento le había creído, pensó que podía confiar en él pero luego recordó que a los policías no hay que creerles, que son mentirosos y crueles, así que su instinto le pidió correr y eso hizo aunque hubiera perdido la comida de ese día y tuviera que conseguir más.

− ¡Law!

− ¡Shh!

− ¡Ah, ahí estas! ¿Qué estás haciendo?

−Dije ¡shh!

Law jalo del brazo a Penguin para que cayera al lado suyo pecho tierra aún entre los arbustos, Penguin miraba hacia donde miraba Law y entendió porque le pedía silencio, podía ver al policía aún en el parque mirando a todos lados todavía buscándolos, así que se limitó a hablar bajito

−Pensé que te había atrapado

−Si me atrapo

− ¿Y cómo te liberaste?

−Tuve que entregarle la bolsa

− ¿Y te dejo ir así sin más?

− ¡No, claro que no!

− ¿Entonces?

−Guarda silencio, tenemos que salir de aquí y volver a la guarida

−Está bien, yo lo vigilo y cuando no mire para acá corres, yo te alcanzo después

− ¡No me des órdenes!

−Está bien, está bien, si tú quieres, ¡claro!

− ¡Si, está bien!

Law podía ser el líder más inteligente que habían tenido hasta entonces pero nadie podía con sus berrinches, no soportaba recibir órdenes, pero aun así sus amigos sabían que cuando se molestaba era muy impulsivo y era mejor no hacerlo enojar

− ¡Ahora!

Law salió disparado rumbo a su guarida sin mirar siquiera si Penguin le había seguido, solo hasta que estuvo en el callejón por el que entraban se percató que Penguin le seguía de cerca

− ¿Y el policía?

−Lo vi salir del parque antes de alcanzarte

−Bien, vayamos adentro con los demás, hay que repartir lo que conseguimos.

Corazón había seguido a los niños por varios días después de sus huidas, ya que no había funcionado convencer al líder, planeaba acorralarlos uno por uno, sabía que si convencía a uno de que era buena persona y que los quería ayudar, terminarían cediendo, así que cada vez que robaban una tienda él estaba una cuadra más allá listo para salirles al paso y detenerlos, darles la misma charla que había tenido con Law, algunos habían hecho lo mismo que Law, otros pocos habían cedido a lo que el oficial les proponía, devolverlo a cambio de que él les comprara comida y contara alguna que otra cosa sobre su “banda”, aunque estos pocos no se atrevían a decir a sus compañeros lo que en realidad habían hecho, Law lo sospechaba, cada vez era más difícil que ellos robaran siempre aparecía aquel policía antes de que pudieran hacer nada y debían salir corriendo, Law no era de los mejores corredores, de hecho no tenía nada de condición física, solo era muy inteligente y astuto, tanto que sabía quiénes eran sus compañeros que le daban información al policía, pero no quería reclamarles, no les recriminaba nada, sabía que lo hacían por la comida y se sentía culpable de no poder conseguir cosas mejores para sus camaradas

− ¿Qué pasa capitán, te ves deprimido?

−Sachi… no, no es nada, estaba pensando que deberíamos hacer con el policía

− ¿Por qué no hablas con él otra vez?

− ¿Para qué?

−Pues solo pienso… lo que Penguin me dijo, si él hubiera querido, ya hubiera llevado a muchos de nosotros a un orfanato para niños problemáticos o peor una correccional

− Yo también lo he estado pensando, ¿qué es lo que quiere?

− ¡vamos a preguntárselo!

− ¡sí!, llama a Penguin

− Sí capitán

Law caminaba decidido hacia el oficial sentado en el parque, el cuál se encontraba fumando, igual que siempre

− Policía-ya, ¿qué es lo que quieres?

Corazón se encontraba descansando sentado a la sombra de un árbol, cuando fue interrumpido bruscamente por una vocecita que sonaba molesta, abrió los ojos para llevarse la sorpresa que era el pequeño líder de la banda de delincuentes, solo se estiro perezosamente antes de volver a escuchar la pregunta con un tono más molesto esta vez

− Te estoy hablando, ¿qué es lo que quieres?

− De momento terminar mi cigarrillo…

Law se molestó aún más si se podía, había ido para enfrentar al policía y éste se burlaba de él, antes de que pudiera decirle nada el oficial le volvió a hablar

− Si no haces las preguntas correctas, no puedo contestar correctamente…

Law se sintió ofendido, le hablaba como si fuera estúpido y Law no lo era, no claro que no,

− ¡Tú, idiota!, vine para hablar contigo, no comprendo por qué no nos dejas en paz, no nos arrestas, no nos has delatado pero sigues metiéndote en nuestro camino, ¿Qué diablos esperas de nosotros entonces? ¿Por qué no te largas si no vas a hacer nada? ¡Solo nos estorbas!

Hasta ahí, Corazón se puso de pie tan bruscamente que Law tuvo que retroceder un poco para no tener que mirar tan arriba

− ¿Qué clase de lenguaje es ese?, eres un niño, no debes faltarle al respeto a ningún adulto de esa forma, sea quien sea, no tienes modales y yo me voy a encargar de que los aprendas, te guste o no

Law miro impresionado al oficial, una vez más no estaba contestando sus preguntas, no tenía sentido, ¿Se había ofendido por lo que le había dicho? ¿Solo eso había conseguido después de tener que armarse de valor y armar un plan de escape en caso de emergencia? ¡Que se molestara por su lenguaje!

− ¡No me das miedo, eres un tipo raro y no te quiero en nuestro territorio, si no te vas, te sacaremos!

Law dio media vuelta dispuesto a salir corriendo pero no contaba con que estaba más cerca del oficial de lo que hubiera querido, basto con que Corazón estirara su brazo para alcanzarlo y una vez que lo sostuvo, no lo volvió a soltar

Notas finales:

Espero les haya gustado, la parte de Law, como no tengo nada que hacer mañana subire la parte de Kid y así...

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: