Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Miel por ReveursAiles

[Reviews - 1]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Me senta algo agobiado, no quera participar de actividades publicitarias molestas y sin embargo, pareca ser lo nico que haca durante el da. Mis ojos se cerraban cada vez que nos daban las indicaciones, no obstante, la molestia de todos no estaba dirigida haca mi actitud como de costumbre, esta vez nuestro pequeo vocal vena tarde a una sesin que como siempre nuestro manager deca ser la ms importante.


- Nadie puede llamar a Hyde? - Pregunt Oishi.


- Ya lo hice, dijo que vena en camino - le respondi Tetsuya con el mismo tono de molestia impaciente. Como siempre, el nico de nosotros que mantena comunicacin con el manager era l, parecan compartir los mismos sentimientos de estrs y frustracin constantes, saba que en cuanto se miraban a los ojos se comprendan. Mi cabeza los imagin enamorndose y una risa se me escap. Ken me mir con sorpresa y un gesto que deca: "En que piensas?", yo solo negu con la cabeza y le dediqu una sonrisa.


- Hace cunto? - exigi saber Oishi.


- Media hora.


- Maldita sea, le dir al fotgrafo que cancelaremos.


- No! Djame llamarlo otra vez, no canceles nada.


- No podemos hacerlos perder ms tiempo! - estaban comenzando con el drama viviente cuando la puerta son al abrirse. - Dnde carajos estabas? - grit de inmediato nuestro carioso manager, quien usualmente trataba con delicadeza a nuestro vocal, aunque claro, en estas situaciones jams eran delicados.


- Fui por un corte de cabello, pero tardaron en atenderme. Lo siento. - se disculp con un tono verdaderamente arrepentido. Volte a mirarlo y sin quererlo sent como la mandbula se me cay.


- Hyde, enano, Qu hiciste? Dnde est tu peluca? - Ken tena la boca igual de abierta que yo por la sorpresa, sin embargo no pareca tener intenciones de ser discreto.


Hide haba cortado su cabello por sobre los hombros... todos estbamos impresionados. Justo en cuanto el largo de su cabello estaba por rozar sus caderas, lo haba eliminado fugazmente. Sent decepcin, muchas veces le suger cortarlo en cuanto se quejaba por lo molesto que era el calor, pero nunca admit cunto me gustaba.


Se sent junto a m esperando instrucciones y con toda la actitud de no soportar regaos. Tetsuya y Oishi ignoraron por completo la insistencia de Ken por saber el por qu del corte de cabello, ambos dieron un par de instrucciones sobre la sesin y nos enviaron a probarnos un par de chaquetas.


Mientras en el camarin elegamos las prendas, Hide y yo tardamos ms de lo usual, quedndonos solos un par de minutos. Me sent incmodo. Evitaba constantemente que nos quedramos solos porque mi nivel de aprecio por l rozaba lo insensato y ya se lo haba hecho saber en una ocasin; en que sin ataduras lo bes.


Gracias a Buda ninguno de los dos dijo algo al respecto ni busc explicaciones o repeticiones. Sin embargo, desde aquel da nos ignorbamos a pesar de brindarnos apoyo mutuo en todo lo relevante al trabajo.


Yo evitaba pensar en l.


Desde que lo conoc l siempre tuvo aspecto de chica, lo que sumado a su personalidad y la ternura que me inspir provocaba en mi un afecto que no haba sentido jams por un hombre, una atraccin que me negu a explorar por miedo a las represalias emocionales y la falta de profesionalismo que involucrara tener un conflicto. Sin embargo... me preocupaba por l. A veces me preguntaba por las noches si l sera feliz y si yo, en mi ridculo intento por ser su amigo, podra ayudarle en algo.



Me termin de vestir y le dediqu una mirada, l an continuaba indeciso eligiendo entre dos chaquetas, llevaba 10 minutos en ello. Observ su cuello ahora visible por el corte, sus facciones ahora ms resaltadas... s, se vea bien, an continuaba pareciendo una chica e incluso ms, ahora pareca una escolar. Segu bajando mis ojos hasta que algo llam mi atencin; un par de moretones en su hombro se asomaban de a poco entre su suter. Adems sus ojos estaban hinchados, los prpados rojos denotando que haba intentado ocultarlo con maquillaje pues llevaba un color ms claro que su piel bajo de los prpados. Sin embargo sobre ellos no haba podido hacer demasiado.


Definitivamente, haba estado llorando.


- Hide...


- Dime - respondi sin voltear a verme.


- Ests bien?


- Ah? A qu te refieres? - esta vez volte y pude ver mejor sus ojos.


- Tienes un aspecto algo... deprimido...


- Me veo mal? - de inmediato pareci ofenderse. Volte los ojos, s, a veces era ms dramtico que una chica.


- No... solo... pareciera que estuviste llorando... - su boca se abri por la sorpresa, pestane un par de veces y baj la mirada.


- Estoy bien... no seas tan fijn. - me reprimi.


- Fijn?


- S, siempre ests viendo demasiado en m. - susurr algo molesto. Decid seguirle el juego.


- Es que siempre tienes una novedad en los ojos.


- Claro que no! - se sonroj un poco y ri para manejar los nervios.- A veces no hay nada que ver y sin embargo t pareces inventarte razones para fijarte en m.- lo mir impresionado yo esta vez, sus palabras me sonaron a un doble significado y ms all de verme descubierto observndolo con aprecio, me preocup verlo mostrarse tan inseguro.


- Hide... - busqu en mi cabeza las palabras correctas pero nada lleg.


- No me prestes atencin. Es solo que... toda esta presin, es difcil de llevar de forma solitaria...


- Ya veo... Quieres... que te acompae hoy luego de la sesin? - pregunt ofreciendo mi compaa de una forma muy pobre.


- Dnde?


- No lo s, donde vayas, no quisiera que te sintieras solo - confes en un suspiro.


Hide permaneci callado, su labio tembl. Era tan fcil para mi percatarme de sus nervios... llevaba demasiados meses estudiando sus reacciones. Trag saliva mientras pensaba.


- Podramos arrendar una pelcula y luego verla en mi casa. - sugiri. Coloqu mala cara, no compartiamos gustos de cine.


- Y si no me gusta la pelcula?


- Pues te largas.


- Simptico... esta bien, me sacrificar. - luego de haber dicho aquello, estuve listo para una respuesta vanidosa de su parte, sin embargo solo sonri.


- Gracias... - susurr antes de tomar una chaqueta al azar y huir.






Durante la sesin coloqu mi mejor cara de poker, y llevando mi pesada actitud de odio, fing comodidad para las cmaras. En una ocasin el fotgrafo nos pidi mayor cercana, Hide se acerc, apoyando su cabeza en mi brazo. Era demasiado pequeo para apoyarla en mi hombro y lo agradec. La cercana dejaba estragos en m a causa de los instintos de atraccin que le rogaban a mi consciencia dejar el control.


Tetsuya pareca permanecer enfadado con Hide, el ambiente tenso no permiti que el fotgrafo plasmara la "cercana" que quera en sus fotografas, sent todo an ms fingido y agotador de lo usual.


En cuanto todo termin nadie dijo nada y todos se desplazaron hacia sus propios automviles. Ni Hide ni yo llevbamos auto, por rara casualidad, di con que ambos tenamos el automvil en un taller mecnico.


- Pens en pedirle a Tetsuya que me llevara a casa, pero estaba tan rabioso porque me retras que preferira caminar horas a soportar ms esa mirada de reproche. - me reclam en cuanto salimos del lugar.


- No le hagas caso sabes que solo le dura unos minutos, en cuanto algo ms le estrese lo olvidar y eso pasar en cuanto vuelva a respirar.


- Es que ese es el problema, l no respira. - carcajeamos. ltimamente Tetsuya se estresaba con facilidad, el aumento de papeleo era equivalente al aumento de fama, por lo que se ahogaba cada vez ms en ms tareas.


- Iremos a tu casa en autobs.


- Qu? Y si nos reconocen?


- Sonries, asientes y corres, fin del asunto.


- Pueden descubrir donde vivo...


- Hide, acabas de cortarte el cabello, nadie te reconocer.


Con un gesto me hizo saber que ceda a pesar de que no le pareca demasiado buena la idea. El da estaba fro, por lo que caminar rpidamente fue innato. Hide prcticamente corra para seguirme el paso con sus piernas cortas.


- Oye atleta, mis pantalones no caern si luego de esta caminata a la tienda me aparecen msculos.


- Exagerado, se nota que nunca haces ejercicio.



Cuando llegamos a la tienda Hide arrend tres pelculas; dos espaciales y una romntica con la excusa de que le dejaban buenos sentimientos para dormir mejor. Evite el bullyng solo porque pareca estar ms sensible de lo normal.


En cuanto salimos a la calle una leve llovizna haca a todos correr, al parecer se vena una lluvia ms pesada.


- Recuerdo que una vez dijiste que te gustaba la lluvia. - susurr contento con el clima, pens en que tal vez algo de su gusto le aliviara, pero cuando volte a verlo estaba prcticamente corriendo buscando donde refugiarse de las gotas. - Oye... Qu no te gustaba la lluvia?


- Desde la comodidad de una cama claro, A quin no?


- No puedo creerlo, una vez dijiste que te gustaba salir a caminar mientras llova... - macull algo molesto por la mentira.


- Me gusta, pero no si me acaban de realizar la permanente en el cabello y debo esperar 48 horas para lavarlo. Ahora corre conmigo! - Tom mi mano y comenz a trotar mientras me jalaba con fuerza para acelerar el paso. No tom mi brazo, ni mi codo, tom mi mano. Tragu saliva rogando que nadie nos reconociera, porque yo no quera romper el contacto.


Llegamos a una parada en medio del trote y afortunadamente un bus con direccin a la calle en donde viva Hide estaba estacionado. Nos subimos sin notar lo lleno que estaba, solo all nos soltamos las manos para sujetarnos al subir.


- Oh... esto est demasiado apretado... - me quej al sentir una seora y un hombre mayor golpeando mi espalda en busca de espacio. A pesar de que claramente no caba ms gente, continuaron subiendo, aplastndonos y haciendo que Hide y yo nos acercramos ms.


- Lo siento... - se disculp en cuanto su cara quedo enterrada en mi pecho.


- No te preocupes.


Permanecimos en silencio mientras la incomodidad de la situacin me coma las palabras. No saba de qu hablar o qu mencionarle, adems de que la posicin y la cercana no nos permita mantener una conversacin o un contacto visual. Los minutos continuaron pasando y sent como el lugar en que Hide viva quedaba demasiado alejado del centro de la ciudad. Sent el cansancio vencerme a medida que el bus avanzaba y las lluvias reventaban en las ventanas, el suelo estaba lleno de lodo haciendo an ms difcil sujetar mi cuerpo. Hide, al parecer tambin cansado, apoy su frente poco a poco en mi pecho recargndose luego por completo, en un determinado momento, estuve seguro que se durmi de pie. Lo afirm contra mi cuerpo impidiendo que cayera y permitindome sostener su peso. Sus manos que colgaban a cada lado de su pequeo cuerpo rozaban de forma inconsciente mis muslos, no pude evitar sentir la atraccin del contacto, mora por abrazarlo con confianza.


Mientras lo sujetaba un debate comenz a surgir en mi cabeza. Si era conciente del grado de afecto Por qu me impeda tanto a mi mismo acercarme a l? Lo saba, no quera aceptar que deseaba hacer parte de mi vida a un hombre como pareja, me costaba pensar en como se lo dira a mi madre, me costaba renunciar a mi sueo de una familia con hijos. Mi debate interno continu mientras las personas a mi alrededor rotaban, bajando y subiendo del bus, hablando de sus vidas, durmiendo de pie al igual que Hide, eructando felicidad, todos completamente ajenos a mi angustia por la necesidad que haba crecido en m: Necesidad de protegerlo.


Desde que lo conoc una burbuja haba rodeado mi relacin con l, yo era otro al compartir con l... y l nunca me alejaba. Quera que a pesar del caos del mundo exterior yo pudiera brindarle cuidados en nuestra burbuja que le permitieran ser feliz fuera de ella.


Lo quera de la forma menos egosta que haba querido a alguien, esa era la verdad.


Lo sent removerse y de pronto levant el rostro somnoliento sonrindome.


- Hola - dijo con voz ronca. Me re.


- An falta camino para que lleguemos... puedes continuar durmiendo... - le asegur. Abri un poco los ojos con duda y observ por la empaada ventana, se asegur de que si faltaba camino y luego se acurruc bajo mi cuello rodeando mi cintura con sus brazos por debajo de la chaqueta, escondiendo aquella muestra de cario de los ojos de los pasajeros que nos rodeaban. Cerr los ojos.


Era el primer abrazo que me daba y odi que la situacin me obligara a no poder corresponderlo... o nos podramos caer. Intent sostener su espalda a medida que su peso recaa sobre m, posiblemente dormido otra vez.


Apret los ojos respirando el aroma del cabello recin lavado de Hide. Que ridculo deba verme ante los ojos de los dems, pero yo estaba en mi burbuja.Otro par de minutos transcurrieron y evit con toda mi fuerza de voluntad no apoyar mi rostro en la cabeza de l para evitar miradas. Sin embargo me permit besar su cabello, suavemente, evitando cualquier sonido antes de mover un poco su espalda para despertarlo.


- Ya llegamos, debemos bajar.
Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: