Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Tras el cristal

Autor: okami andro

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Espero que les guste la historia

—Hola Bill ¿Tienes algo para mí?—  Pregunte sonriente, el me saludo de igual manera.—Oh si, espera un segundo.—Dijo mientras buscaba en un archivo con el número 4 en el.—Aquí tienes.—Dijo entregándome dos sobres blanco y una caja de chocolates Ferrero Rocher . –Gracias Bill.—

Las puertas del ascensor se abrieron dejando ver a la señora Borne, la cual me lanzo una mirada despectiva. Lamento no haberme dejado follar de su hijo.

Pensé dejando escapar una sonrisa por mi rostro, baje en el cuarto piso al llegar a mi departamento deje mi cartera tirada cerca de la puerta, y me deje caer en el sofá. Suspiré pesadamente.— Necesitó un buen café.—Murmuré para misma.

—¿O quizás una buena follada?—Dijo Jack mientras me extendía una taza de café.—En tu sueños Damon.—    cogí lo que el hombre me extendía para darle un buen sorbo.—¿Otra pelea con Annie?—Pregunte refiriéndome a su novia, Jack se sentó junto a mi mientras se acomodaba sus risos castaños hacia un lado.

—Cada día está más loca.—Murmuro frotándose la cara con frustración, su expresión me hizo reír de sobre manera.

—¿Pero que le ha pasado a Jack Moja bragas Damon?—Me gane una mirada de odio por parte del castaño, simplemente desvió la atención a los sobres que había dejado en la mesa.—¿Qué son?—Dijo señalándolos.

—Ah los había olvidado.—Dije mientras habría uno con el logo de la clínica en la que trabajaba, empecé a leer y era demasiado protocolo así que me adelante a la parte importante “Señorita Callahan, por ser una de las Doctoras  más destacadas reconocemos tus servicios  y conocimientos transfiriéndote hacia la Clínica especializada en enfermedades genéticas “Genetic World”  gracias a sus altos rendimientos en su estancia en la clínica.”

—¡Oh por Dios Jack! –Grité emocionada, haciendo que se exaltara.—Mierda Alice que ocurre.—

—He sido transferida al Genetic World.—Dije emocionada, el me miro extrañado.—¡Es una de las clínicas más prestigiosas de todo EU idiota!—Abrió la boca en forma de “A” Comprendiendo todo lo que había dicho.

—Pues felicitaciones—Me dio unas palmadas en la espalda, el teléfono del castaño empezó a sonar y el volteo los ojos con fastidio.

—¿Hola?—Se alejó de la sala de estar mientras yo seguí desbordando felicidad en toda la sala, camine haciendo un bailecito ridículo. –Esto es genial! –

—Mierda, si ya voy hacia allá deja de gritarme.—Jack salía de la cocina colgando su celular.—Esa mujer es desesperando si no estuviera tan buena te juro que la dejaría.—

—La amas idiota.—Y simplemente me lanzo un beso y se fue de mi departamento. Estaba ansiosa y temerosa de en lo que se convertiría mi vida.

Mañana todo cambiaria.

&

Miré mi atuendo unos Jeans una camisa azul y sobre esta un suéter  negro, tome las llaves de mi auto y emprendí camino hacia mi nuevo trabajo, no tarde más de media hora en llegar.

—Buenos días Dra Callahan.—Saludo el que supongo que es el director.—Buenos días señor.—Dije con formalidad.

—Es un placer tenerla aquí, esperamos que su desempeño se igual o mejor que el anterior.—Sonreí con algo de arrogancia.—No dude de ello.—El Dr Jefferson como decía en la placa dorada frente a mi sonrió, mientras buscaba unas carpetas.

—Aquí, está el contrato, aquí está tu horario y tus guardias, en unos pocos días te acostumbraras a nuestra forma de trabajar Tu área es la inmunodeficiencia así que aquí te sentirás como en casa .-Explico asentí comprendiendo todo ya estaba ansiosa por empezar a trabajar.

Pasé unos diez minutos más con el doctor mientras me mostraba unas ultimas cosas, me dio la llave de mi locker donde fui directo a guardar mis cosas y a cambiarme, leí el horario y tenía dos casos uno De una chica con  SCID y otro de un niño con leucemia .

—¿Oh eres la nueva doctora que trasladaron no?—Dijo un hombre que calculo tendrá unos 30 o31 años como mucho. Tenía una bata con su nombre bordado en ella “Dr Hoo” el hombre tenía rasgos asiáticos y su apellido me lo confirmaba.

—Así es, soy Alice Callahan.—Dije extendiéndole la mano él la estrecho con una sonrisa de amabilidad.—Ji Hoo, es un placer conocerte.—Dijo y yo me limite a darle una sonrisa, mientras me colocaba la bata.

Salí del área de los locker, y fui directo a ver a mis primeros pacientes.—Dr Callahan, es un placer conocerla, soy Jennifer, aquí tiene el historial de sus pacientes.—La chica era más joven que yo quizás unos 20 o 21 años, llevaba el traje de enfermera, le di las gracias mientras ojeaba la Tablet con el historial de la mujer, 23 años, síndrome de inmunodeficiencia heredada llevaba 23 años en esa clínica.

Al leer esto mire sorprendida y volví a leer, había estudiado claramente todo lo referente a esa enfermedad y sí duda era una de las que más llamaba mi atención pero tenía entendido que el promedio de vida de los que padecían el SCID era de 15 a 17 años y esta mujer tenía 23 ¡Seis años más de lo normal! Era un gran descubrimiento.

Llegue a la habitación de Lena Nóvikova.—Buenos días, soy la doctora Callahan.—Dije aun mirando su historial.—¿No es muy joven para ser una doctora?—Dijo con cierto aire de arrogancia, mis ojos dejaron de prestarle atención a la tableta y mire a la mujer que estaba Detrás del Cristal, era blanca como la nieve con unos azules sin brillo  con una mirada misteriosa un cabello castaño casi rubio y unos labios rosados. Las típicas facciones finas que una rusa poseía y se veía que media como 1,70.

—Estoy lo suficientemente capacitada señorita Nóvikov.—Dije dándole una sonrisa, la cual ella simplemente ignoro y se concentró en un libro, que por lo que veo era “Orgullo y prejuicio”

—¿Cómo te sientes hoy?—Pregunte con amabilidad.

—Cómo un animal de feria—Dijo como si fuera obvio, y pues sabía a lo que se refería, estar toda tu vida en una caja de cristal, lo cual me parecía raro gracias al tratamiento de trasplante de medula ósea.

—Hay algo que me intriga ¿Por qué no te han hecho un trasplante de medula ósea?—Ella dejo de mirar el libro y me miro con una sonrisa de ironía.—De verdad que es molesta Dra Callahan. Debería de leer en la siguiente página de mi historial médico. —Me sorprendí por lo que había dicho ¿Molesta? Si solo trato de ayudarla. Decidí leer la siguiente página donde decía que había sido sometida al tratamiento de transmisión de células vivas y solo había funcionado por unos meses y el trasplante de medula ósea no había podido realizare gracias al tipo de HLA extraño que poseía.

—¿En 23 años no han encontrado a nadie que tenga tú mismo tipo de antígenos leucocitarios?—Dije sorprendida y molesta, ella por primera vez desde que había llegado me había mirado sin una pizca de arrogancia o ironía, sino con curiosidad.

—Está muy exaltada señorita Callahan, para ser su primer día en la clínica.—La chica me dejo sorprendida  ¿Era muy obvia?

—Sí, está siendo obvia, además llevo toda mi vida aquí conozco a todo el personal.—Dijo como si pudiera leerme la mente.

—Ahora contestando a su primera pregunta, me siento bien.—Agrego volviendo a poner su atención en el libro.—Saldrá pronto de aquí Señorita Nóvikova.—Hable antes de irme.—En unos pocos minutos te harán unos exámenes de rutina para ver cómo están tus antígenos.—Dije mientras salía de allí para ver a mi próximo caso.

Michael Morgan, diez años Leucemia linfoide aguda, ya se le habían realizado las quimioterapias y había estado bien durante dos años, luego recayó empeorándola. En la habitación un hermoso niño con ojos verde esmeralda me sonrió al verme llegar.

—Buenos días campeón ¿Cómo estás?—Dije entrando y sentándome en una silla  junto a su cama.

—Muy bien ahora que tengo una doctora tan linda en mi habitación.—Dijo el niño galante haciéndome sonreír.—Vaya pero que lindo eres, Soy la doctora Callahan.—Dije extendiéndole mi mano la cual el estrecho con una gran sonrisa.

—Definitivamente me cae mejor que el doctor Bensson, dijo refiriéndose  a su antiguo doctor, yo le sonreí y le hice las mismas preguntas   que le hice minutos antes a la rusa.

—Eres un niño muy listo.—Dije halagando al niño el cual sonrió orgulloso.

—Por hoy todo  está bien, vamos a hablar con tus padres.—El asintió y yo Sali de la habitación yendo directo a mi oficina a preparar los casos al parecer los HLA de Lena eran de un tipo difícil de encontrar, en su historial aparecía que la única persona de su familia que no había pasado por la prueba era su hermano de tres meses y eso había sido hace más de diez años , algo injusto el niño tendría la edad de Michael y podría ser la salida de Lena de esa caja de cristal en la que se encontraba.

Por otro lado Michael, necesita con urgencia un trasplante de medula ósea pero primero necesitábamos la autorización de sus padres además de hacerle unos exámenes ya que me preocupa que hubiera vuelto la leucemia y volvió más fuerte de lo que debería, necesitaba asegurarme que no haya afectado su medula.

 Estuve moviendo cielo y mar para contactar a los familiares de Nóvikov y a la única persona que pude contactar fue a su tía Natasha  la cual prometió ponerse en contacto conmigo en el transcurso de la semana. También llame a los padres de Michael los cuales accedieron a venir mañana para darle la información sobre el nuevo tratamiento que puede curar al niño.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: