Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Demonios...Me encontré con un Demonio

Autor: Vinush

[Reviews - 0]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

me inspire de un fan art...Era hermoso ;;

Notas del capitulo:

Me afloje y se me salio...

“Y de esa manera el demonio que vivía entre los humanos, se enamoro de quien menos lo esperaba”

 

Los padres normalmente le contaban a sus hijos cuentos de princesas o héroes al dormí a sus hijos, pero a mi no, mis padres siempre fueron raros, siempre estaban hablando de demonios, que podrían vivir entre los humanos, que incluso podrían lucir como un humano normal, pero eso si, tenían más años de los que creíamos. A veces creía en ellos, pero a veces dudaba hasta de mi misma existencia. En primaria, en secundaria, en bachillerato siempre estuve interesado en ellos, ahora en la universidad, estudiando historia, mi tesis es sobre los demonios a través de las diferentes culturas, son interesantes no voy a mentir, había unos muy peligrosos, pero de otros dudaba si eran buenos o malos.

El maestro encargado de revisar mi trabajo, era el maestro y jefe del departamento de historia, aunque era muy joven, era muy inteligente, por eso tenia ese puesto, lo curioso es que también sabía mucho de demonios, sobre armas, cuando nos habló sobre las guerras, decía hasta las especificaciones de las armas, técnicas que usaron en cada combate, características de cada una, quedamos sorprendidos.

 

Desde que inicie la investigación de mi tesis, salia muy tarde de la universidad, un par de veces había visto al profesor irse en su auto último modelo a toda velocidad, como si tuviera prisa, pero había otras veces en las que no lo veía. ¿Tendrá otro trabajo? ¿Que no gana lo suficiente incluso siendo el jefe del departamento de historia? Que raro es…

 

Camine en dirección a la estación del tren, las calles estaban tranquilas, tanto que los grillos se escuchaban, alce mis hombros y seguí mi camino; iba a cruzar la calle, pero me detuve en seco cuando un auto a máxima velocidad pasó justo enfrente de mi y detrás de él autos de policías, ah genial casi fui atropellado por un loco que escapaba de la justicia, opte por tomar un taxi, creo que sería más seguro ahora que vi que anda un loco suelto. Pare uno y le indique mi dirección, me llevó hasta mi casa.

 

Entre, salude a mis padres, cene un poco y volví a mi habitación a seguir con mi investigación, era feliz en ese punto que mis padres tuvieran libros de demonios, mi habitación estaba acondicionada para que todos y cada uno de ellos estuvieran cerca, incluso abrieron la pared que daba al cuarto de a lado, para que tuviera mas espacio donde poner los libros, e incluso mi ropa.

 

Mis padres eran cazadores, era verdad que ciertas criaturas existían y también eran investigadores, desde que nací mi madre siempre dijo que yo era un ser demasiado puro, como si un ángel cuidara de mi, varios colegas suyos decían lo mismo, incluso cuando iba creciendo. Ahora me doy cuenta que es verdad, ¡casi me atropellan!

 

-Shiny, tu padre y yo tenemos que ir a Londres a investigar un supuesto ataque de vampiros, te dejaremos solo en casa dos meses, más o menos, puede ser mas, puede ser menos, dejaremos sellos en las puertas, cuidate blanquito.

 

“blanquito” mi madre me dice así debido a que el blanco lo consideran “pureza” y ya saben, nunca ha dejado de decirme así, a mi padre le daba igual como me dijera. Se fueron esa misma noche, incluso yo termine de colocar los sellos en las puertas, pero me di cuenta de algo, había un auto super lujoso cerca de mi casa, tal vez visitaban a la vecina o que se yo.

Me regrese a mi habitación y seguí con la tesis, cuando pase al siguiente demonio…

 

“Eligos (también llamado Abigor o Eligor), en demonología, es un gran duque del infierno, que comanda sesenta legiones de demonios. Descubre lo oculto y conoce el futuro, sabe de guerras y de soldados. También atrae favores de señores, caballeros y otras personas importantes.”

 

Guerras...soldados...las expresiones de mi profesor al hablar de ese tema fueron...como supiera todo, corrí a mi otro cuarto en busca de otro libro a ver si encontraba mas…

 

“Es uno de los habitantes más extraños del infierno.

La iconografía de Abigor corresponde a la de un sombrío caballero montado en un elegante corcel negro, llevando una lanza, un estandarte y una serpiente.

Descubre las cosas ocultas, conoce el porvenir, y todos los asuntos que conciernen a la guerra y a la forma en que los soldados se enfrentarán. Proporciona el afecto de señores y de personas de gran importancia, gobierna setenta legiones de demonios y debe usarse su sello para invocarlo.

Le gusta discurrir* largamente con sus consultantes, sobre todo en lo que atañe a problemas de estrategia, ya sea militar como en el complejo terreno del amor.

Tal vez por esto se lo ubica tanto como protector de militares y guerrilleros como de amantes desesperados.”

 

Camine por las dos habitaciones y me senté frente a mi notebook y comencé a escribir aquello, miraba por la ventana por ratos y aquel auto lujoso estaba cerca. Busque el sello de aquel demonio para colocarlo debajo de la descripción. Baje por un poco de agua y salí al patio, suspirando mire las  estrellas y el cielo estaba totalmente despejado.

 

-Abigor…

 

Dije en un suspiro, pero algo raro pasó, un fuerte viento me golpeó y los sellos de la puerta trasera se quemó frente a mis ojos...Algo raro esta pasando, regrese mi mirada a la cerca que dividía mi casa con la vecina y había una persona alta, cabellos largos mas abajo de los  hombros de color castaño rojizo, estaba parado justo sobre la cerca, esa persona no podía ser humano, me acerque un poco más y me lleve una gran sorpresa

 

-¿Me llamaste?

-¿P-profesor?

-Vaya pero si es el alumno con una de las tesis más interesantes que me ha tocado revisar…

-No puede ser...usted...es…¿Abigor?

-Tardaste en darte cuenta, pequeño Shiny, si, soy Abigor, tengo más años de los que crees, conozco muchos secretos sobre la guerra y muchas estrategias incluso para el amor. Pensé que te darias cuenta en el momento que di la clase sobre las guerras mundiales, pensé que tenías los mismos poderes que tienen tus padres para detectar cualquier cosa sobrenatural, tan puro que eres…

 

Bajo de la cerca y se acerco a mi, quedando a centimetros de mi rostro, me miraba con detenimiento, como si buscara algo…

 

-Por fin te encontre...Miguel…

-¿Miguel? ¿El Arcangel? ¿Que tiene que ver?

-Si quieres saberlo ven a mi oficina mañana a primera hora, no daré clases, pero te daré una clase más interesante solo a ti.

 

No me dejo responder cuando volvió a subir a la cerca y antes de irse volteo a verme

 

-Mencionas algo sobre a esto a quien sea...QUIEN SEA, no importa a quien, yo lo sabre...Juro por aquel que te mandó aquí a la tierra que te haré pasar las peores torturas conocidas por el hombre.

 

Y se fue, mi profesor, o mejor dicho, Abigor, desapareció en aquel auto….Un momento, aquel auto casi me atropella, ¿Porque la policía lo perseguía? que más daba, regrese a mi casa, colocando mas sellos en la puerta, corrí a mi habitación y me encerre, abriendo de inmediato mi sesión en la notebook de nuevo…

 

“Arcangel Miguel”

Coloque en el buscador, quería saber que tenía que ver eso conmigo, así que me dedique a buscar lo más que se pudiera

 

“El arcángel Miguel es el comandante de los ejércitos celestiales. Fue él quien expulsó a Satanás y a sus ángeles rebeldes y quien peleará con el Dragón que menciona el Apocalipsis. Su principal función es protegernos de las fuerzas demoníacas y los malos espíritus y, entre los dones que le podemos pedir, están la valentía y la fuerza de voluntad.

Miguel es el jefe del ejército angélico y el principal entre los siete grandes arcángeles, Considerado como un ángel de protección que ha sido siempre leal y obediente a Dios,  su nombre, de origen hebreo, significa “¿Quién como Dios?”, pregunta retórica que el mismo arcángel utilizó como respuesta a Satanás cuando éste, en medio del combate, jactanciosamente dijo: “¿Quién cómo yo?”. Muestra de esa importancia son las diversas denominaciones que se le ha otorgado: “El que guarda las llaves del cielo”, “Jefe de los Arcángeles”, “Príncipe de la Presencia”, “Príncipe Angélico de Israel”, “Guardián de Jacob”, “Ángel de la Zarza Ardiente”, “Ángel del Arrepentimiento, la Rectitud, la Misericordia y la Santificación”.”

 

Sigo sin entender que tiene que ver el Arcangel conmigo, será mejor que el profesor me explique todo el día de mañana.  Apague la notebook y me fui a dormir, sería un día pesado mañana, solo tendré la “clase” con el profesor y de ahí seguiré con mi tesis…]

 

-Hasta que te encontre Miguel..En el cuerpo del ser mas puro que ha nacido en este tiempo, a que te mandaría tu jefe a la tierra si yo he estado aquí cientos de años…¿Será que aparezcan más demonios? Que más da, a ese chico sus padres no le han dicho que es un Arcángel, pero…

 

Me quede pensando unos minutos, mi codo recargado en la orilla de la puerta, cerca de la ventana, con mi dedo pulgar sobre mis labios…

 

-Tendré que decírselo yo y eso no es trabajo facil por que como carajos le explicas a alguien que es un Arcangel, peor aún….Que es uno de los Arcángeles más poderosos que existen…

 

Arranque mi auto y me fui a mi casa, tengo que pensar bien en como le dire a ese chico lo que es y tambien tengo que descubrir por qué mandaron a Miguel a la tierra…

 

A la mañana siguiente, llegue a mi oficina como normalmente lo hago, a las seis de la mañana, los alumnos empiezan sus clases a las ocho, pero siempre, todos los jefes de áreas teníamos juntas, yo sabía que alguien aquí también era un demonio, pero parecia no saberlo así que no se lo diré, también avise que no deberían suplantarme por el día de hoy, pues tenía que trabajar en algo importante y no daría mi clase y uno de mis alumnos estaría conmigo

 

-El joven Terachi estara conmigo todo el día, es un trabajo muy importante y muy grande el que debo hacer y lo necesito a él

-El joven es muy inteligente y pensar que esta ya en su tesis y eso que todavía le faltan dos semestres por terminar…

-Le gusta ser aplicado, con su permiso, debo retirarme

 

Me puse de pie y acomode mi saco, antes de irme recordé decirles algo

 

-Nadie...ocupe la biblioteca, estaré en ese lugar, debo ocupar muchos libros que no tengo mi oficina y para  no entrar ni salir, prefiero estar en ese lugar, por favor, que nadie se acerque, ni directivos, ni alumnos, ni intendencia, ni seguridad, gracias.

 

Salí de la oficina y me dirigí a mi oficina, aquel joven ya estaba esperando en la puerta con su mochila al hombro y con el dedo índice le indique que me siguiera, caminamos hasta la biblioteca y cuando entramos, le pedí a la bibliotecaria que se retirara que cuidaría bien, que solo seríamos dos personas en ese lugar, aceptó a regañadientes y cuando salí, cerré ambas puertas con llave y aquel joven ya estaba sentado en una de las mesas centrales, su mochila a un lado…

 

-¿Qué sabes del Arcángel Miguel? Por que puedo asegurarte que al entrar a tu casa buscaste sobre él

-Es comandante de los ejércitos celestiales, expulsó a satanás y a los angeles rebeldes, protege a los humanos de las fuerzas demoníacas

-¿Que sabes de Abigor?

-Es uno de los habitantes más extraños del inframundo, Descubre las cosas ocultas, conoce el porvenir, y todos los asuntos que conciernen a la guerra y a la forma en que los soldados se enfrentarán, comanda sesenta legiones de demonios.

-¿Por qué crees que te llame “Miguel”?

-Y yo que voy a saber, tal vez me confundiste

-¿Nunca te dijeron que eras un ser muy puro o que algo o alguien te protegía?

-Si, muchas veces me dijeron eso mis padres y sus amigos

-Bien, eso es porque en tí está el Arcángel Miguel, comandante de los ejércitos celestiales y yo...Abigor, tengo cientos de años viviendo entre los humanos, estuve en las guerras, fui parte de varias estrategias, logre meterme como profesor de historia y por mis conocimientos me gané el puesto de jefe del departamento de Historia de la universidad...Ah y soy traficante de armas, por mis conocimientos en ellas y por como logro conseguirlas

 

El pobre joven se quedo en total shock, si de por si es de tez blanca, ahora se ve peor, parecia que quería hablar, pero no lograba acomodar las palabras para hacerlo, me senté a su lado pero en la mesa, metiendo mis manos a los bolsillos del pantalón.

 

-Si tu mencionas el nombre de cualquier demonio, se va a aparecer frente a ti, ya sea en su forma humana o su forma demoniaca, como yo, pero no serán tan gentiles como lo fuí, ellos sin dudarlo te atacaran, debes aprender a defenderte, como Miguel lo haría, nosotros los demonios, nuestras armas aparecen en nuestra mano, tu debes aprender a que eso pase, aunque seas un arcangel, te ayudare con eso y te cuidaré el tiempo que sea necesario, también te proporcionará armas para que puedas defenderte cuando uno de ellos aparezca, también los atraeras sin necesidad de llamarlos, pues eres el ser mas puro que nació en esta era...Yo lo supe desde que entraste a la universidad, pero parecia que tu no lo sabías...Y hasta apenas te enteraste.

 

-Nisiquiera se manejar armas, si creo que seas un demonio, apareciste cuando dije tu nombre y los sellos de mis padres se quemaron de inmediato, si creo que soy un arcángel, pues siempre dijeron algo parecido mis padres que son cazadores…¡Pero no se manejar armas! Ni Siquiera las de mis padres agarro, solo se usar los sellos de invocación, como el tuyo y los sellos de protección.

 

-te entrenaré y no existira un “NO” por respuesta…

 

Después de eso estuvimos horas, le enseñe como hacer que aparezca su arma, pero no lo lograba, nos estabamos dando por vencidos, cuando fuertes golpes azotaban las puertas de la biblioteca, era abaddona, podía sentirlo, un serafín rebelde arrepentido...Logro abrir la puerta y el miedo invadía a Shinya, era el profesor suplente, trate de detenerlo lo mas que pude, pero iba tras aquel joven, no se como lo logró, pero llego frente a Shinya, con el miedo invadiendolo, no sabía que hacer, le grite que repitiera las palabras que le enseñé.

 

Aquel demonio lanzaba su arma, eran espadas que aparecian una tras otra, Shinya podía esquivarlas, pero su arma no aparecia por mas que murmuraba las palabras, lo intentaba una y otra vez, corrió por toda la biblioteca, pero el demonio lo encontraba, intentaba ayudarlo, pero tenia que protegerme también, estaba recargado en el barandal el joven, sin escapatoria, un poco mas y se iría para atrás, cayendo sobre las mesas, el demonio se acercaba con una sonrisa triunfante en sus labios, el joven cerró sus ojos, murmurando las palabras y apareció una lanza en sus manos y rápido la clavo en aquel demonio, que debido a la fuerza que ejercía para quitar la lanza, se abalanzo a Shinya, provocando que ambos cayeran por el barandal, logre reaccionar rápido y shinya cayó sobre mi cuerpo, dolio mucho pero no comparado a lo que hubiera sentido el pobre si caía directo a la mesa, el demonio fue destruido y salió del cuerpo del profesor que quedó inconsciente en el piso y entre llamas azules, desapareció el cuerpo de Abaddon...Se apoyó en la lanza y se puso de pie, me ayudo y miramos la biblioteca, quedó llena de espadas, las cuales regrese al infierno por medio de un portal, la mesa también, pues había quedado destruida…

 

-Y así...empieza tu vida como cazador de demonios…

-No..puede ser...

 Y se cayó al piso, parecia que no lo asimilaba, pero debía hacerlo rapido, los demonios iran apareciondo y serán mas fuertes...

Notas finales:

*Discurrir:  Inventar, idear cosas nuevas

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: