Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Descubriéndolo a tu lado por ValexWalker

[Reviews - 59]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

One piece no me pertenece, es propiedad de Oda-sama, solo utilizo los personajes para dar rienda suelta a mi imaginacion y claro, a lo que Oda-sama no quiere mostrar xd

Notas del capitulo:

Hi <3


Espero disfruten la lectura, no soy muy buena, pero di todo mi esfuerzo :)


Nos leemos al final xd

 -Tsk... Que fastidio

Bajó de su deportivo negro y se dirigió a la entrada del hospital, llevaba trabajando allí casi un año y a pesar de lo mucho que le gustaba la profesión que había escogido, la rutina en aquel lugar era demasiado sofocante. Las enfermeras suspirando y cuchicheando cada que pasaban a su lado, los constantes acosos por parte de varias de sus pacientes, el estar sentado todo el día atendiendo cada consulta, llegar a su departamento muy avanzada la noche con solo un congelado del combini… sí, sin duda una vida demasiado aburrida.

Solo cuando tenía que realizar alguna cirugía o atender situaciones realmente graves se sentía realmente pleno, el tener la posibilidad de salvar una vida y lograrlo con éxito era en definitiva lo que más le gustaba y estaba seguro que solo por eso no había renunciado a ser médico desde el momento en que comenzó a trabajar en el hospital Grand Line.

-Buenos días, Law-san- una mujer de cabellos rubios lo saludó con una sonrisa coqueta

Trafalgar la miro inexpresivo- buenos días- respondió

-Ehh... ¿Sabe acerca de la fiesta del fin de semana? Asistirán todos los que no tienen guardia y me preguntaba si usted…

-No asistiré- los profundos ojos del moreno miraron fijamente a la enfermera- tengo un compromiso

-Oh…- la mirada desilusionada de la rubia no se hizo esperar- entiendo, será en otra ocasión- esbozó una falsa sonrisa

-Uhm… ¿necesitas algo más?

-¡Oh no!- negó con ambas manos- solo quería preguntarle eso

-Entonces me retiro, adiós

El cirujano retomó el camino hacia su consultorio con algo de molestia reflejada en su rostro. Esa era la enfermera número ¿Quince? ¿Veinte?... ya había perdido la cuenta. ¿No existían otros doctores a los que insinuárseles o invitar a salir? Desde que había llegado al hospital había tenido que lidiar con ese tipo de situaciones y estaba harto. Una enfermera una vez había llegado al extremo de encerrarlo junto a ella en una habitación y desvestirse frente a él sin ningún pudor... de solo recordar aquel hecho su irritación se elevaba a niveles inimaginables.

 Él no estaba interesado en mantener una relación amorosa con nadie y mucho menos con aquellas molestas mujeres. Desde que era un niño su peculiar personalidad había decidido que estaría solo toda su vida y que en lo único que debía preocuparse era en convertirse en el mejor cirujano que pudiese existir…eso era todo. Obviamente que aquella decisión no involucraba el sexo. Era un hombre de 25 años y tenía sus necesidades, por lo que de vez en cuando se follaba a algún hombre o mujer para aliviarse, era bisexual después de todo, pero de ahí a estar estúpidamente prendado de alguien, no… nunca, así era y así sería siempre, algo inútil como el amor no  era necesario en su vida, era dopamina… simple dopamina.

Después unos minutos más de caminata llegó al fin a su destino y sin pensárselo dos veces, se encerró allí hasta que la hora de las consultas iniciase.

-Tsk… que fastidio

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

-Luffy…. Luffy- removió el cuerpo del chico moreno que yacía dormido- despierta hermanito que llegaras tarde

-mmm… carne…- abrazó aún más fuerte la almohada que tenía entre sus brazos

-Ahhh- suspiró el alto pelinegro-si no despiertas no habrá desayuno para ti, se lo daré todo a Marco

-¡Desayuno!- se reincorporó de golpe y con una sonrisa, a los ojos de Ace y todos sus amigos, sumamente encantadora saludó a su hermano- Hola Ace ¿ya está listo el desayuno?- sus ojos brillaban y en su boca la saliva se iba acumulando poco a poco

-No tienes remedio- revolvió los sedosos cabellos de Luffy- sí, está listo, pero cámbiate antes ¿ya viste que hora es?

-¿Hora?- posó sus ojos en el despertador que yacía sobre su mesita de noche, o lo poco que quedaba de él y sonrió divertido- yo no lo rompí

-¿Y quién lo hizo entonces?- Ace suspiró de nuevo y sacó su celular mostrándole a su hermano la hora indicada en la pantalla

-Las siete… ¡las siete!- Luffy de un salto corrió al baño a darse una ducha sin siquiera haber sacado las prendas del closet con las que se vestiría

-Si este es su primer día no quiero imaginarme los demás- el pecoso se dispuso a buscar el uniforme blanco y todo lo que necesitaría Luffy en su trabajo, vaya que nunca imaginó que el más bajito pudiese ser capaz de trabajar en un hospital y menos como enfermero.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

-¡Adiós Ace! ¡Adiós Marco!

Los mencionados vieron como el menor corría desesperadamente hacia la parada de taxis con una tostada aún en una de sus manos.

-Luffy es demasiado inconsciente ¿Cómo se le ocurre despertarse tan tarde justo hoy que comienza a trabajar?

-Él es así, es parte de su encanto- el rubio atrajo de la cintura a su pareja y le robó un dulce beso- además, tú eras igual de inconsciente y eso fue lo que más me atrajo de ti

El pecoso hizo un puchero y se giró dándole la espalda a su esposo- ¿quieres decir que ahora no te atraigo?

-Claro que no- apresó a Ace por la espalda y hundió su rostro en el cuello de este aspirando su aroma- ahora hay otras facetas que me atraen aún más, por ejemplo, lo tsundere que resultaste ser

-¡Yo no soy tsundere!- intentó separarse pero fue rápidamente girado por el más alto y apresado en un lujurioso beso

-Oh sí, no lo eres- dijo el rubio sonriendo al término del ósculo al apreciar el enorme sonrojo en el rostro de su adorado esposo

-----------------------------------------------------------------------

Iba caminando hacia la máquina expendedora a paso lento, un enfermero le había avisado que sus primeras consultas habían sido canceladas y ya que tenía algo de tiempo hasta la llegada de los próximos pacientes, creyó que sería bueno ir por algo de café.

“A las cinco tengo una reunión con la directora del hospital y luego…”

Sus pensamientos fueron interrumpidos al sentir el impacto de un cuerpo mucho más pequeño que el suyo contra su pecho.

Agachó la mirada y pudo observar a un niño sentado en el suelo quejándose por el dolor que le provocó aquella caída.

-¿No crees que debes tener más cuidado?- esperó pacientemente a que aquel pelinegro se levantase y ofreciese disculpas.

-Auch…- siguió quejándose- no me fijé, lo siento mucho- el pequeño levantó la mirada, fijó sus lindos ojos sobre la persona que tenía frente a él y le sonrió de una forma angelical aunque sintió un aura intimidante rodear a aquel alto pelinegro y eso lo puso un poco nervioso.

-Está bien, solo fíjate mejor la próxima- aquella sonrisa lo había fastidiado demasiado, expresaba inocencia y una calidez que le era sumamente detestable. Law se dispuso a seguir su camino cuando la voz de aquel chico lo detuvo.

-Etto… disculpa, me puedes decir dónde queda la oficina de la Dra. Nico Robin

Giró lentamente y observó al muchacho- ¿para qué un niño como tú la busca?

-No soy un niño- Luffy se sacó la gran gabardina que llevaba puesta y dejó ver su traje pulcramente blanco bajo esta- soy un enfermero, es mi primer día aquí y…

-Ahora entiendo- posó sus ojos un momento en su reloj de mano para luego fijarlos en Luffy-  es tarde, por eso no mirabas por dónde ibas.

-Ehh… sí- respondió algo avergonzado- me dirías dónde está su oficina- dijo refiriéndose a la directora del hospital.

-¿Por qué ayudaría a alguien impuntual como tú?- sonrió de lado

-Porque…- hizo un puchero- trabajaremos en el mismo lugar y... creo que eres una buena persona, a pesar de lo amargado que te vez.

Trafalgar se había quedado mudo ¿Desde hace cuánto tiempo alguien no le decía algo así en su propia cara? Sonrió algo divertido y se dispuso a obtener ese café que esa mañana le trajo tantos inconvenientes.

-Sigue de frente y voltea a la izquierda

-¡Gracias! Etto…

-Trafalgar… Trafalgar Law

-Gracias… Traflag… Toraf… ¡Torao!, sí, así es más fácil- sonrió ampliamente y se alejó de la presencia del médico en un abrir y cerrar de ojos.

-¿Torao?- frunció el ceño- ese mocoso

....

Notas finales:

Hi de nuevo :)

Me gustaría saber que les pareció. 

Si les gustó pues la continuaré lo más pronto posible y si no es así, puedo borrrarla e idear una nueva 

Si la respuesta es positiva y logro continuarla, prometo que nos será muy larga para no aburrirlas pero que definitivamente habrá algo de drama y menciones de varias parejas :)

Me despido, besos <3


 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: