Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Reto de drabbles (Solo TaePyo)

Autor: ALittlePhantom

[Reviews - 0]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Día 1

Palabra clave: Impasible

1 -Impasible


 El roce suave, repetitivo y, por sobre todo, deliberado lo estaba matando lento.


 El dorso de la mano de Taeil bajo la mesa se mantenía dando accidentales, sutiles y constantes toques a su zona baja y JiHoon estaba al límite. El mayor aparentaba verse completamente indiferente a lo que provocaba en su piel, en su mente y en todo su jodido cuerpo y, diablos, Jihoon sabía que aquello podría empeorar en cualquier momento.


 Tenía la jodida garganta bloqueada por un gemido involuntario.


 Necesitaba distanciarse, joder sí, pero eso parecía condenadamente irracional.


 Definitivamente no podía ir a ningún sitio en el estado en el que se hallaba. No, si no quería que el restaurant en su esplendor y una considerable cantidad de conocidos descubran la magnífica erección que Taeil provocó inconscientemente y que ocultaba a duras penas.


 ¿Qué demonios debería hacer?


 Intentar hacerse un camino hacia el lavabo sonaba a la opción más idónea, sin embargo, aún debía apañárselas para que su prominente bulto pasara inadvertido tanto para Taeil, que aún se mantenía impasible y sin signos de notarlo, como para el resto.


 Repentinamente, JiHoon maldijo bajo y abrió sus ojos con gran sorpresa.


 Se volteó temeroso y confundido hacia Taeil, pero este mantenía una animada charla con Kyung y lo ignoró, lo que no resultaría nada del otro mundo sino fuera porque, a la vez que sonreía por un mal chiste del chico, su pequeña y fuerte mano aprisionaba sin delicadeza su endurecida polla.


 Sintió a aquella mano comenzar a moverse lento y JiHoon se ahogó con un súbito jadeo.


 Varios pares de ojos se voltearon desconcertados por su reacción, incluido Taeil que parecía extremadamente divertido, y se disculpó entre su repentino ataque de tos, con torpeza.


 Se sintió sobrecogido. Ninguno de ellos había notado finalmente nada extraño aunque su rostro debía demostrar una incredulidad furiosa y una vergüenza aún más violenta. Sobre todo porque, en vez de aflojar el agarre sobre su dureza, Taeil la sostuvo con más firmeza.


 Buscó sus ojos buscando una explicación, signos de embriaguez o alguna otra cosa que justificara sus acciones, sin embargo todo lo que encontró fue una sonrisa cómplice y peligrosa que hizo que sus pantalones se apretaran más duro.


 Taeil soltó una risita queda al sentirlo crecer entre sus dedos, y JiHoon reprimió una grosería.


 Sus ojos vagaron por la mesa donde el resto de los miembros del grupo y parte del staf conversaban de forma bulliciosa, sin interesarse ni siquiera mínimamente por ese par, silencioso y ligeramente apartado.


 JiHoon aprovechó aquello para aproximarse a él y llevar los labios hasta su oído.


 Quería preguntarle que demonios hacía. Quería descubrir si el alcohol estaba teniendo aquellos efectos en él. Quería gritarle que debía parar si no tenía la intención de acabar arrojado sobre la jodida mesa mientras lo follaba duro, sin importarle quienes los observaran. Tenía miles de indagaciones y reproches en la punta de su lengua, pero en el preciso instante en el que sus labios rozaron el oído del mayor, este deslizó la mano dentro de su pantalón y acarició ansiosamente su carne.


 Las palabras se convirtieron en un ronco, grave y sensual gruñido que sólo Taeil oyó.


 Comenzó un suave y delicioso movimiento sobre la sensible piel, hinchada y tirante de su polla. Algo de líquido salió y el mayor le sonrió. 


 JiHoon finalmente se resignó. El chico era el diablo en persona y no podía enfrentarse a él. No quería hacerlo.


 Lo necesitaba como el aire mismo y aunque le preocupaba lo que fuera a suceder luego, se sentía débil y no estaba en su sano juicio.


 Cerró sus ojos y apoyó la cabeza en su hombro mientras Taeil proseguía con la lenta tortura de sus hábiles manos. Podía sentir su dulce aroma penetrarle los sentidos y estaba tan malditamente cerca de su garganta que podía sentir incluso su pulso. JiHoon contuvo con dificultad los violentos deseos de pasear la lengua por su piel, pero podía percibir con claridad que el chico estaba siendo seriamente afectado también por sus sofocados jadeos.


 La respiración de Taeil era cada vez más pesada y errática, así como los latidos de su corazón desesperado.


 Sentirlo de aquel modo lo encendió aún más y mordió sus labios furiosamente cuando advirtió que el orgasmo se aproximaba raudo.


 


 Taeil también lo notó y lo masturbó con más rapidez, hasta que JiHoon se tensó violentamente y acabó duro en su mano y ropa interior.


 Jadeó inevitablemente mientras lo sentía estremecerse con los últimos espasmos de su liberación. JiHoon lo ponía de un modo aterrador y, joder, esa noche no había podido contenerse. Aunque no se arrepentía en lo más mínimo. Sabía que el menor lo deseaba con las mismas ganas.


 O quizás aún más.


— ¡Qué poca tolerancia tiene JiHoon!— gritó alguien desde una esquina apartada y escuchó varias risas.


 ¿Creían que el alcohol lo había debilitado de aquel modo?, pensó divertido y una veloz sonrisa tiró de sus comisuras. 


  Aprovecharía aquello.  


— ¿Debería llevarlo a casa? — comentó y sintió al chico tensarse rígido a su lado. Un gemido ansioso le hizo cosquillas sobre su cuello.


 Definitivamente ambos lo anhelaban con ferocidad.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: