Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Drabbles Taepyo por ALittlePhantom

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Día 2: Fotografía

2- Fotografía

 JaeHyo se alejó corriendo con rapidez luego de arrebatarle el móvil e iba a matarlo. JiHoon definitivamente lo haría.

 Confundido un instante no comprendió la magnitud del problema, hasta que recordó que le había quitado la maldita clave.

 ¿Cómo diablos había sido tan descuidado?

 Obviamente no tenía que haber estado apreciando aquella imagen en su celular con una mirada de anhelo evidente. Eso despertó la curiosidad en Jae, y ahora estaba pagando por ello.

 Si Taeil llegaba a enterarse de lo que escondía en las profundidades de su celular lo fusilaría sin contemplación.

 Su carácter no era broma.

 Recordó que no fue nada fácil hacerse de aquella captura y quiso golpearse por partida doble. Jae no tenía la mínima idea acerca de con qué estaba jugando.

 Sabía que debía recuperarlo a como diera lugar. Sin embargo, le bastó un instante para darse cuenta de que había sido descubierto. Podía decirlo con certeza, porque el chico le dio una mirada al móvil y lo observó un momento con cruda incredulidad con sus labios atrapados en una O perfecta, torpe y muda de sorpresa.

 Maldijo entredientes.

 Necesitaba pensar rápido y encontrar alguna excusa válida. Una creíble. Pero por más que su cerebro maquinara a cien por hora, no encontraba ningún pretexto adecuado. Sabía que debía verse condenadamente extraño que tuviera semejante imagen en el móvil, pero no lo pudo evitar.

 Deseaba con unas oscuras ansias conservar aquella imagen que lo volvía loco. Y, diablos, ahora estaba enloqueciendo por haber sido tan estúpido y no haberla podido proteger de las hambrientas hienas que tenía por compañeros.

 Aprovechó el momento de aturdimiento en JaeHyo y le arrebató veloz el condenado móvil.

 Tenía el rostro caliente y las manos le sudaban sin control.

— ¿Q-qué carajos era eso? —medio chilló consternado el chico.

— No viste nada —escupió con violencia, en su tono más grave. Estremecedoramente amenazante.

 JaeHyo entrecerró sus ojos de manera especulativa.

— ¿Taeil sabe que conservas eso? —preguntó curioso y las comisuras de sus labios se elevaron de forma maligna.

 JiHoon sintió un escalofrío recorrerle la columna y erizarle a la vez los vellos de la nuca, pero sus dientes se apretaron con rabia. ¿Realmente JaeHyo pretendía jugar de ese modo?

 No quería hacer aquello pero mucho menos iba a permitir que Jae destruya su relación con el mayor.

 Revisó con rapidez su móvil buscando febrilmente su salvación, y lo que sabía que era la perdición absoluta de JaeHyo.

 Sonrió con ferocidad con la imagen centelleante vuelta a el chico. Una clara imagen de Jae siendo empotrado contra la pared, mientras sus labios eran devorado con ansias por MinHyuk. 

 Pudo ver que el golpe dio justo en el blanco. JaeHyo palideció de inmediato. Pero eso no fue suficiente, había fuego en lo profundo de su mirada y JiHoon supo que no podría callarlo sólo así. Por lo tanto, procedería con la siguiente fotografía. Una todavía más cruda y fuerte.

 Deslizó el dedo y una imagen incluso más nítida apareció. En ella se observaba a Jae arrodillado sobre la alfombra de su habitación con la boca totalmente llena con el miembro de YuKwon, y el rostro contraído en una expresión de absoluto placer.

 Ese fue su fin.

 JaeHyo estaba desconcertado. Conmocionado. Sus balbuceantes palabras eran incomprensibles, pero JiHoon sabía que todo lo que se preguntaría, era cómo diablos había conseguido aquella captura.

 Con un escalofrío recordó ese día.

 Había salido al balcón un jodido instante a observar la hermosa vista que tenía desde aquel sitio, cuando oyó un alboroto extraño y varios murmullos apremiantes. Iba a reñir con cualquiera que ingresara a aquella habitación precipitadamente, pero su reclamo murió en sus labios al descubrir al chico haciéndole una jodida felación al bailarín.

 Abrumado retrató sin dudar aquella caliente imagen, aunque temía tener que utilizarla alguna vez.

 JaeHyo se dio por vencido, blanco como un papel cerró definitivamente su boca y sin decir una palabra más se escabulló.

 Suspiró finalmente con alivio. Él era la única persona que conocía el extraño triángulo amoroso de sus hyung y se lamentaba por haber tenido que recurrir a aquello para salvaguardar la propia relación con Taeil. Sin embargo, lo haría todo para proteger esa imagen comprometedora y condenadamente adorable del mayor que había tomado a hurtadillas.

 Incluso revelar los más oscuros secretos de sus compañeros.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: