Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Apocalipsis

Autor: 1827kratSN

[Reviews - 0]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

 

Hay un secreto en Varia que nadie ajeno a la mansión que le pertenecía a la horda de asesinos, debería saber. Caso contrario… estarían condenados a muerte o a un manicomio tal vez

Mejor dicho, son varios los secretos englobados en uno solo

Para ser más exactos, son varios secretos derivados de una sola persona

Es decir…

Sólo alguien que viviese dentro de esa mansión sabría explicarlo, mas, nadie tenía autorizado a abrir la boca fuera de los límites establecidos por el líder, Xanxus

 

 

—¡ESCORIA! — ese era el grito matutino y normal

—VOOOIII… NO GRITES, JEFE BASTARDO… ¡NO SOY SORDO!

—PERO ERES INÚTIL Y LENTO

—JÓDETE

—DEBERÍAS DECIR: JÓDEME

—¡VETE A LA MIERDA!

—BIEN QUE TE GUSTA, BASURA

 

 

Lo que seguía a eso era la risa disimulada de los que, en sus propias habitaciones, trataban de controlar sus carcajadas para salir a cumplir con sus obligaciones sin demostrar su diversión. Mas, había alguien a quien no le importaba salir con la sonrisa en el rostro mientras canturreaba alguna canción en pro de la belleza masculina pues eso era normal en él.

Lussuria ignoraba los gritos estruendosos de su jefe y vice capitán mientras se dirigía al segundo piso de la mansión. Sostenía un paquetito colorido en sus manos, evitaba un disparo que por ahí se desvió, peinaba su cabello usando sus dedos, y al final se colocaba bien sus gafas antes de pararse en frente de esa puerta color de rosa, adornada por detalles en oro y cuyo distintivo especial era una flor blanca en el centro de la misma

 

 

—Buenos días, dormilona~ — su voz agudizada y femenil bajaba de tono mientras ingresaba sólo su cabeza para verificar el estado de la dueña de aquella bonita alcoba llena de tonos pasteles y juguetes por doquier

—¡Lu! ¡Lu! — una dulce, aguda y agradable vocecita se elevaba en medio de aquella bella habitación, única en su tipo si tomaban en cuenta el lugar en donde se encontraba, la más especial de toda la mansión

—Kyaaa — con rapidez ingresaba tras cerrar la puerta para evitar ruidos de explosiones — mi dulce nena ya está despierta~

—¡Lulu! — elevaba sus manitas por sobre los limitantes de la cuna que la acogía cada noche, pero como no podía estabilizarse bien cayó de sentón sobre su pañal. La pequeñita sonreía divertida y aplaudía al ver que Lussuria le ponía atención

—Mientras tus papis se dan su dulce saludo matutino — reía divertido por sus propias palabras — yo te pondré ¡HERMOSA! ~

 

 

Desde hace un año y dos meses, a Lussuria se le dio la tarea de cuidar -cual madre gallina-, de la nueva integrante de ese “manicomio”. En resumen, era niñera. ¡Y le encantaba! ¡Jamás se sintió tan vivo! … o viva. Nadie sabría decirlo con exactitud.

Aquel experto en Muay Thai tenía sus horas de trabajo especial determinadas por las peleas matutinas de Xanxus y Squalo, las misiones de los mismos y cuando el jefe decidiera, pero no se quejaba. ¡¿Y cómo hacerlo?! Si tenía a la princesa del castillo para él solito y la trataba como la muñequita que era. Cada mañana la aseaba y perfumaba con extremo cuidado, le colocaba un vestidito diferente, su correspondiente tiara -porque era una princesa y nadie se atrevería a negarlo-, sus zapatos brillantes, y una chaqueta a juego que destacaba la belleza de la azabache de bellos ojos rojizos, herencia absoluta de su padre.

Pero todo tenía un fin.

Mientras Lussuria contaba la fotografía número cincuenta que le tomaba a Gia -cabe decir que luchó porque Xanxus le pusiera un nombre divino y no “Laura” como era tan común últimamente-, la puerta se abrió y lo hizo suspirar. Luss sabía que su tarea más hermosa del día se terminó… odiaba eso, pero no podía contradecir las órdenes de su jefe

 

 

—Me la llevaré — informaba Squalo mientras se acercaba a la pequeñita que estiraba sus manos hacia él y gritaba en emoción

Mamma

—VOOOII, ¡que no soy tu madre!… joder — fruncía su ceño y miraba mal a Lussuria quien reía quedito

—Pero “mamma” suena perfecto en ti, Squ-chan

—¡CÁLLATE!

—¡Mamma! Mimi — refutaba la menor mientras tiraba de uno de los mechones largos y platinados a su alcance, con tanta fuerza que Squalo ladeó su cabeza y apretó sus dientes

—Ya entendí… Joder. No me trates como tu empleado — suspiraba profundamente mientras cargaba bien a la princesa del castillo y la encaminaba a su siguiente cita

—Es tan hermosa~ ¡Deja que le tome una fotografía más!

—¡YA DEJA ESO!

 

 

Todo en la mansión se centraba en el pequeño secreto, en Gia más específicamente, pues era la adoración de cierta persona en ese lugar y por eso se volvía automáticamente intocable. Todos los subordinados de baja categoría reverenciaban a la bebita cuando ella pasaba por los pasillos pues fue la orden que se les fue dada, y la pequeña risueña los saludaba con su mano tal y como Lussuria se lo había enseñado. ¿Incómodo? Para nada, si esa pequeña era un ángel. Era tan hermosa que muchos dudaban que Xanxus fuera su padre pues heredó toda la gracia que Xanxus NO tenía, aunque el físico era evidencia irrefutable, pero nadie lo diría en voz alta.

 

 

—Ya llegamos — Squalo suspiraba mientras intentaba sostener de buena forma a la pequeña que pataleaba al reconocer la puerta que debía abrir para llegar a su lugar favorito — tranquila o te caerás

—PAPI — gritaba con potencia al cruzar esa puerta. Pataleaba, reía, aplaudía, era un mar de emociones al ver a la persona que reposaba en su fino sofá con el cuerpo extendido a su plena comodidad y sus ojos cerrados — ¡PAPI!

—¿EH? — la sonrisa del Xanxus podría ser considerada como el peor terror del universo pues era el líder de Varia, el asesino más cruel y despiadado, sin embargo, a la pequeña parecía gustarle — ¿ya llegaste, Gia?

—PAPI… MIMI — exigía mientras intentaba bajarse de manos de Squalo

—Espera — el de ojos platinados se daba por vencido y dejaba a la niña en el suelo. Ahí terminaba su tarea

—Ven aquí, princesa — Xanxus estiraba su mano y veía con orgullo como su niña gateaba con rapidez para acercarse a él — Tú puedes, Gia — ella sola se levantaba sujetándose de un mueble cercano y daba los pasos faltantes para llegar hasta su padre

—PAPI — festejaba al tomar uno de los grandes dedos del azabache y sonreía mostrando los pocos dientes blancos que tenía

—Hermosa y fuete. ¡Esa es mi hija! — reía estruendosamente mientras tomaba a la pequeña entre sus manos y la elevaba por encima de su cabeza — la princesa de este sitio

—De este chiquero querrás decir — mencionaba Squalo mientras era ignorado… porque sí… cuando Gia llegaba con su padre, éste parecía no enfocarse en nada más — como sea… te la dejo

—Te escuché, escoria — sonreía mientras lanzaba a su niña a aire para verla reír y la atrapaba antes de darle un beso en la frente — después hablaremos de eso

—VOOII… ¡NO AGUANTO TU TERNURA DE PADRE ABNEGADO! — hacía una mueca de asco y retrocedía — De saber que eras así con una hija, no hubiese permitido su existencia — mentía claro estaba, pero siempre era agradable molestar a Xanxus sin recibir contra

—Largo, inútil… interrumpes mi tiempo paternal

—Qué miedo — sonreía de lado mientras se marchaba — como sea, ¡cuídala! — Squalo admitía que no le desagradaba que Xanxus se la pasara todo el día con su hija. Eso le daba tiempo libre y menos peleas con su jefe

—PAPI… UVA — exigía al ver la charola cercana

—Como gustes — cargaba a su niña en brazos y acercaba la bandeja — para que seas una hermosa mujer cuando crezcas — reía divertido cuando su pequeña jalaba las uvas y se las metía de dos en dos a la boca para cada bocado — y si alguien se te acerca más de lo debido… — era entonces que Xanxus enfurecía y apretaba su puño libre… ¡Oh claro, jamás le iban a quitar a su princesa!

—ECHE — señalaba, ignorando el pequeño precio a pagar por ser la amada primogénita del líder de Varia. Ya después se sabría qué pasaría con su vida

—Todo para mi princesa — mencionaba, cambiando su semblante a uno más sereno. Xanxus besaba la mejilla de su niña una vez más antes de acercarle el vaso

—Papi — mencionaba mientras le cedía un pedazo de pan a su progenitor y ella comía otro

—Eres el orgullo de tu padre, ¿sabías? — abrazaba a la pequeña antes de levantarse porque ahora iría a la cocina pues él también quería desayunar

—¿Uva? — Gia, al no ver su comida, indagaba antes de mirar a su padre y pedir una respuesta — ¿uva? — mas, su tristeza acababa rápido, en vez de eso reía cuando Xanxus le mostraba un racimo en su mano libre

 

 

Eran tal para cual… padre e hija se adoraban mutuamente, pero eso sólo lo sabían los Varia y el décimo… aunque claro, para todos fue una sorpresa entender lo buen padre que era Xanxus.

 

 

Notas finales:

¡¡¡¡FELIZ AÑO 2018!!!!

Yo empiezo el nuevo año con buen humor y muchas ideas, una de ellas nació de un pedido, sip, como lo escuchan. Gala Vinsmoke deseaba ver a Xanxus de esta forma y lo llamó el apocalipsis, así que… ya saben por qué del nombre XD… Espero que haya cumplido con las expectativas de la solicitante

Hacer drabbles es fácil si me dan una idea base XD así que… alv, si desean uno me lo dejan en los comentarios, si me es posible cumpliré con todos, sino escogeré unos dos o tres. Esto lo hago para ver felices a mis lectores, y para desestresarme un poco haciendo un fluff cortito

Krat está llena de energías~

Espero que me duren XD

Besos y abrazos~

 

PD: Si es que alguien se anima a solicitar un drabble, seguiré subiendo los capítulos en esta historia. Será como una colección rara de cursilerías (o un intento de esto XD)

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: