Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

You are mine por aliax6212

[Reviews - 49]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

 2018!!! FELIZ AÑO NUEVO, nuevo año, nuevos fic y decidí comenzar con este jijijii pense que no volveria escribir en esta parte, pero asi fue!

Notas del capitulo:

Si os gusta no olviden comentar!!! gracias por leer!

Prologo

-Preséntate cariño - habló una encantadora mujer, de voz gentil con una postura elegante y encantadora, destacándose por su maravillosa cabellera rubia, su piel blanca y delicada que relucía en aquellas prendas tan costosas y de buen gusto, sus brillantes ojos verdes que miraban a un pequeño niño de igual apariencia, pero con una actitud mucho más tímida, rasgos más angelicales, brillo más infantil, y tiernos, de baja estatura pero de igual mirada.

-M-me ll-llamo Draco Malfoy - habló con timidez pero mostrando que su nombre y apellido tenían fuerza, tenía confianza en aquello, aunque no subió la mirada hasta que sintió como otra mano pequeña tomaba la suya y la movía bruscamente

-¡Yo soy Harry Potter espero que nos llevemos bien! - exclamó con una gran y encantadora sonrisa, su cabellos negros y orbes verdes resaltaban como joyas, su energía abrumadora, y su expresión tan dulce hizo que el contrario se sonrojara, colocando un hermoso color rosa no solo en su rostro, en sus orejas, manos, todo él se mostró mucho más tímido.

-A partir de ahora ustedes dos deben ser grandes amigos, ¿de acuerdo? - habló una mujer la cual poseía el mismo aire que él menor, se mostro tan dulce, que ambos solo pudieron afirmar con la cabeza, y fue desde ese momento que ambos se volvieron mejores amigos.

Ese fue el inicio, fueron criados casi como hermanos, pero no lo eran, no tenían parecido físico y a pesar que ambos le gustaban cosas similares como la magia, se destacaban por diferentes gustos, pero eso nunca los separo, en cambio su relación se fortalecían, pero fue cuando crecieron, cuando sus personalidades cambiaron y cuando las hormonas terminaron a aflorar que ser amigos no parecía ser suficiente...

Capitulo 1

- Pov Normal -

Anden 9 y 3/4

Un nuevo año escolar comenzaba con estudiantes deseosos de aprender sobre magia, de practicar el maravilloso deporte mágico Quidditch, de socializar con otras familias mágicas, de conocer a nuevos amigos  y vivir más experiencia maravillosas, tener la oportunidad de estar cerca de grandes magos y enamorarse más de ese mundo,  aunque había que destacar que si estaban en el último año, debían comenzar a pensar en lo que les deparará el futuro después de la graduación y sufrir las consecuencias de haber sido un buen o mal estudiante.

 

-Vamos Potter muévete - habló un rubio de una gran estatura, con un aire de elegancia y frescura, una mirada un poco fría, pero tranquilizadora, estaba vestido de forma casual, aunque se destacaba por llevar una insignia en su pecho con forma de "P" de color verde, varias personas  a su alrededor le miraban muy curiosos mientras él caminaba con una gran tranquilidad llevando una gran maleta con ruedas detrás de él.

 

-Tómatelo con tranquilidad... - pidió un pelinegro con una sonrisa encantadora, su cabello azabache revuelto le daba un aire de rebeldía y confianza absoluta,  llevaba una ropa un poco más deportiva, pero con la misma insignia, la diferencia es que la suya era de color rojo. El chico se movió un poco más rápido para pasar su brazo por el hombro del contrario, apegándose con toda confianza - ¡hey! no me vayas a dejar atrás mi dragón - habló un poco meloso, para reírse.

 

-"Oh por dios son ellos" - se escuchó murmurar - "¿este año también estarán de prefecto?" - preguntaron y entre gritos de emoción y afirmación respondieron esa pregunta - que felicidad volver a verlos, me encanta - hablaba muy enamorada una joven, de forma increíble se habían vuelto un grupo muy llamativo, tanto por los gritos como por la energía que transmitían.

 

-No entiendo ¿quiénes son ellos? y ¿por qué se pegan tanto? - preguntó una persona, que apenas comenzaría su primer año o eso aparentaba, las chicas del grupo le observaron asombradas y los chicos le tomaron de los hombros con mucho pesar - ¿qué?  

 

-Ellos son Draco Malfoy y Harry Potter, los más grandes magos de su generación y son... los más increíblemente guapos y sexys de toda la academia  - exclamaron demasiado emocionadas, casi parecían desmayarse - su amistad rompe los limites, puedes verlos en tantas situaciones tan deliciosas - comentaron muy enamoradas, dejando un poco sorprendido al joven que comenzó a tener miedo de sus reacciones.

 

-No te dejes llevar solo por su apariencia, Harry Potter es uno de los mejores jugadores de Quidditch además el manejo con su varita lo hace un increíble guerrero, y Draco Malfoy sus conocimientos en toda clase de magia es impresionante, sus notas superan el promedio con facilidad, además si tienes suerte de aprender de él, podrás ser un gran mago - habló uno de los chicos con gran admiración, dejando con tremenda curiosidad al menor, mirando con impresión al par que caminaba con sus maletas.

 

-Jajaja cuanto amor son tan lindos - habló Harry divertido y es que era inevitable que ellos escucharan las cosas que decían sus admiradores, mientras miraba de muy cerca a su joven amigo - quien diría que nuevamente estaríamos haciendo este trabajo... es un poco agotador - habló suspirando, haciendo que el contrario gruñera como un gato.

 

-¿cómo vas a decir eso? - preguntó muy molesto mientras se acercaba al tren de Hogwarts  - eres el primero que cubre a sus compañeros para hacer travesuras, y además debo ayudarte siempre hacer tus reportes - le criticó, para ver por el pelinegro bajaba la cabeza como perrito herido - si te sigues quejando, no hubieras aceptado ser elegido nuevamente - declaró mirando hacia otro lado molesto.

 

-¡Claro de debía aceptar! es un hecho que debo hacerlo - habló con dureza para tomar el mentón del rubio con firmeza y hacerle que se acercara con suavidad casi rozando sus labios - si no lo hago, no tendremos tiempo de pasarla juntos y necesito cuidarte de las malas influencias - decía mientras con delicadeza deslizaba su mano hasta llegar a su oreja, siendo muy intimo, las mejillas de Draco se prendieron en llamas, sabía lo que estaba haciendo Potter, estaba dando un espectáculo para sus fans y eso le irritaba demasiado.

 

-Cállate, si fuera así te alejarías de mi - respondió para darle un golpe en la frente y por fin meterse al tren adelantándose y escuchando como se reía de sus propias acciones. Para los prefecto tenía su propio vagón un lugar donde cambiarse, reunirse y  sentirse más como en casa,  la decoración resultaba ser muy elegante y estaba lleno de toda clase de dulces y bebidas, además de muchos papeles.

 

Draco no perdió el tiempo y se cambio al uniforme, mostrando a que pertenecía a la casa de las serpientes, con paciencia esperó que Harry entrara, pero como esto no ocurrió  fue a buscarlo, se impresionó al ver que Harry había sido atrapado y rodeado de muchos estudiantes -  Váyanse a tomar sus puesto en el tren, no pierdan el tiempo o los dejaremos - declaró muy serio, todos se pusieron un poco nerviosos y afirmaron la cabeza incómodamente.

 

-¿te cambiaste ya mi dragoncito? me hubieras pedido ayuda - respondió bromeando quitándole peso a las palabras dichas por el rubio, pero este solo rodó sus orbes grises y dejó pasar al pelinegro que decidió cambiarse.

 

Habían varias diferencias entre Harry y Draco, pero posiblemente la principal sería el trato hacia los demás, mientras el moreno se comportaba con confianza, divertido, coqueto y con aires de rebeldía, el rubio era mucho más tranquilo, elegante, un poco frio, pero gentil, siendo más reservado.

 

-¿Ya discutiendo?- preguntó la voz de una hermosa chica pelirroja de nombre Hermione, sus porte era como el medio entre ambos jóvenes, ella era firme, pero tenía un aire más cariñoso, su rostro  mostraba una sonrisa gentil  y su aspecto ya parecía lista para el trabajo - ni siquiera hemos arrancado - afirmó con una sonrisa para tomar puesto.

 

Ella era quien faltaba, a pesar de que los tres tenían mucho más amigos por fuera de los prefecto, adentro ellos eran muy unidos, Hermione se unió a ellos en el primer año, al principio solo trataba a Harry, pero poco a poco la rivalidad con Draco apareció dando un inicio tormentoso, pero poco a poco ambos fueron conociéndose más creando una fuerte amistad llena de competencia, pero siendo agradable.

 

Entre risas y bromas el tren se puso en marcha, en el viaje hablaban de lasvacaciones, o mejor dicho Harry y Draco le contaban sus aventuras a la pelirroja, después de todo el par siempre estaba juntos y las vacaciones no eran la excepción, en realidad era donde más unidos estaban, casi no había día que no lo pasaran juntos.

 

 En Hogwarts pertenecían a diferentes casas; al principio eso fue un verdadero problema, pero solo necesitaron unas semanas para poder compartir la unión que siempre se han caracterizado, aunque necesitaron también un pequeño tiempo para que las personas se acostumbraran a que ellos eran así, aunque tuvieron mucho en contra, para empezar fueron colocados en casas rivales, después la familia de ambos tenían gran respeto y poder logrando sacar la envidia de muchas personas, pero nada de eso los detuvo y permanecieron juntos.

 

-¡Miren! woo parece ser que este año Dumbledore no se limitó en gastos - habló la chica para ver como las luces parecían volar alrededor del tren de un lugar a otro, muchos hechizos fueron lanzados, de gran poder para hacer una entrada atractiva hasta el mismo lago que deberían pasar los de primer año estaban adornadas con hermosas flores - vengan debemos ir a nuestros puestos - como prefectos debían asumir el rol de tener todo al detalle, así que de inmediato se fueron adentro del castillo, aunque al llegar los profesores estuvieron ya listos, percatándose de las nuevas caras que habían.

 

-Chicos vengan acá - llamó a todos los prefectos de todas las casas, cuando se acercaron la profesora McGonagall  los recibió una suave sonrisa mientras comenzaba hablar - otro año y otras caras - haciendo referencia del cambio prefectos para los Ravenclaw y Hufflepuff - su trabajo deberá ser guiar a los estudiantes, recuerden animar a sus casas a aplaudir para dar una buena bienvenida a esos jóvenes - decía con calma - y Potter nada de comentarios - agregó para escuchar la queja del pelinegro y la risa de los demás.

 

-No se preocupe haremos un buen trabajo - sonrió con desafío Pansy Parkinson, ella era la compañera de Draco, tenía una actitud bastante peligrosa, pero una gran belleza y educación bastante envidiable, aunque en confianza podía pecar de ser directa y muy ambiciosa - nosotras controlaremos a este par - le guiño el ojo a la pelirroja que afirmó con su mano y cabeza, haciendo que los chicos se quejara.

 

-Bueno entonces sin más que decir acomoden a los estudiantes - pidió y como todos los años cada joven fue directo a donde se habían quedado esperando los de segundo, tercero, cuarto, quinto, sexto y séptimo año, para dirigirlos a las mesas donde deberían sentarse, la verdad es que el comedor era un extraordinario lugar y más cuando el director acomodaba todo y lo hacía ver hermoso.

 

Comenzaron a pasar los estudiantes de primer año asombrados, mostrando la inocencia con la cual todos llegan, la ilusión y las ganas de aprender, aquello hacía sonreír a casi todos, comenzaron con el sombrero seleccionador y los aplausos no se dieron a esperar, por alguna extraña razón sentían que esa temporada habían llegado más de lo normal, pero igual parecían emocionados ...

 

-Nosotros somos los prefecto cada uno de nosotros corresponde a una de sus casas, por ahora nosotros seremos los encargado de ustedes -  comenzó Hermione con la introducción de presentación cuando le fueron entregados los del primer año- para empezar ellos son los de Hufflepuff Cedric Diggory, Hanna Abbott, por parte de los Ravenclaw Anthony Goldstein, Padma Patil, por parte de los Slytherin  Draco Malfoy y Pansy Parkinson, finalmente Gryffindor Harry Potter y mi persona Hermione Granger - finalizó la presentaciones para escuchar murmuraciones, y es que todos ellos eran conocidos unos más que otros, y casi todos tenían muy buenas reputaciones.

 

-Entonces sin más que decir, sigan a la persona que pertenezca a su casa - habló con seriedad Draco - Así les iremos explicando las reglas - les dijo con firmeza, aunque antes de partir dio una despedida a sus compañeros con la cabeza y finalmente comenzó a caminar siendo seguido de inmediato por los estudiante que se encontraban un poco temerosos, pero cuando el rubio suavizó su mirada y sonrió delicadamente, quedaron enamorados y asombrados por su aspecto tan dulce.

 

-- Pov de Draco --

 

Seguí dando las reglas básicas , nada que pudiera ser olvidado, ni tampoco muy difícil de seguir, me gustaba ser muy claro, pero había aprendido que comenzar a dictar todas las reglas solo desanimaría a los joven además no lograrían recordar todo o eso pensaba.

 

Cuando me quise dar cuenta una pared nos irrumpía el paso, sonreí encantado de haber llegado, me gire a ver a los estudiantes que me miraban curiosos sin comprender que hacíamos allí, toque con mi mano izquierda la piedra y  la derecha la puse en mis labios como señal que hicieran silencio para poder susurrar la nueva contraseña de ese año, mis palabras salieron suave, con cierta maliciosa, como si fuera el mayor secreto de todos, para finalmente hacer una sonrisa burlona.

 

La pared se abrió dejando mostrar la gran sala de las serpientes, todos se asombraron y comenzaron a murmurar encantados, me fascinaba siempre guiar a los estudiantes, me hacía sentir nostálgico.

 

-Nosotros somos Slytherin, la casa más fuerte, el año pasado fuimos ganadores y por eso el comedor está adornado de nuestro colores, eso fue gracias al esfuerzo de todos y hay que seguir así - hablé moviéndome con elegancia y fuerza -  si necesitan ayuda no duden en pedirla a sus compañeros - terminé mis palabras para escuchar murmuraciones.

 

-Por ahora descansen, a la derecha están los dormitorios de las señoritas y en la izquierda los caballeros, debo retirarme por ahora, pero recuerden las reglas no deseo tener que castigarlos tan rápido - pedí seriamente todos afirmaron con la cabeza para irse a colocar más cómodo estaban emocionados y eso me alegraba.

 

Di media vuelta y me regrese hacia el largo pasillos de la escuela , me quedaba una última reunión y por lo visto ya se me había hecho tarde, quizás no debí dar mis palabra de bienvenida, pero me gustaba que mi casa estuviera motivada.

 

Estaba cansado de caminar solo, era extraño... eran pocas las veces que podía estar solo, y debía aprovecharla, pero igual fije mi mirada en frente con gran esperanza y no pude evitar reír cuando le vi parado mirando hacia el techo en mi espera, como si hubiera adivinado que se me haría tarde.

 

Harry siempre me esperaba allí cuando me retrasaba y hoy no había sido la excepción, mi sonrisa no pudo dibujarse más perfecta,  no podía negar que me hacía feliz, después de todo sabía que ese egoísta no le gustaba esperar a nadie, pero a mí siempre me esperaba o me buscaba, su cariño siempre era tan enorme... me hacía sentir especial, hacía que mi corazón latiera.... de forma extraña... aunque sabía que eso era una total tontería e imposibilidad

 

-Mi dragón por fin llegas, pensé que te habías quedado durmiendo - apenas me dijo eso se acercó a tomarme la mano con total confianza, invadiendo por competo mi espacio personal siendo delicado en el tacto pero agresivo en su mirada, era tan extraño, pero eso era normal en nosotros, si lo hiciera alguien más estoy seguro que lo haría trizas, pero con él me siento bien.

 

-Déjame Harry - le pedí suavemente, aunque lo quite de mi camino con un manotazo, pero apenas pase a su lado, me tomó de la cintura y caminó a mi lado siendo mucho más intimo haciendo que de inmediato le viera molesto.

 

-Por fin me llamas Harry... ya lo extrañaba - me susurro al oído para reír, dejándome cautivado por unos segundos, usualmente no lo llamaba así mientras estábamos con otras personas - Deberías llamarme siempre así mi querido Draco - Finalizó sus palabras para besar mi mejilla como era su costumbre y yo como siempre lo alejaba con un manotazo.

 

-No seas pegajoso o te golpeare... - amenace y de pronto sentí como  me soltaba entre risa, tomando mi mano para correr, parece ser que era la única regla que siempre rompíamos y no parecía que cambiaríamos muy pronto.

Notas finales:

gracias por leer!!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: