Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Alone Together

Autor: LaChicaDeLasLetras

[Reviews - 2]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola pequeños humanos

Esta historia se me ocurrió un día cuando me encontraba viendo la serie de Steven Universe. Me pregunte ¿Qué pasaría si Damian y Steven se conocieran? Y es que bueno para mí, ambos se parece mucho y me ha parecido genial el que ambos puedan conocerse y tener una que otra aventura juntillos.

Este fic hablara más que nada sobre una amistad, obviamente por una que otra razón tendrá que tener yaoi. Aunque realmente no hay una relación “homosexual” entre Steve y Damian so no esperen nada de eso.

Así que sin más espero que os guste.

Antes que nada quiero aclarar que no comenzare a contar la historia desde como Steven está ahí y ese tipo de cosas, eso se irá viendo conforme los capítulos pasen chicos so no se preocupen.

 

 

 

 

 

Notas del capitulo:

Bueno algo que quiero decir que no puse en la otra sección es que aquí la historia se centrara en Damian y habrá uno que otro capítulo donde se centre en Steven

Por el momento en los primeros capítulos se hablara principalmente del menor de los Wayne y después adentrare a Steven a su vida.

Sin nada más que decir por el momento os dejo la historia  

 


El pequeño infante de la casa Wayne se encontraba acostado en su cama pensando en cómo había acabado de esta manera. Y no, no se refiera a tener que ir a la escuela como lo había estado haciendo desde hace ya unos meses; Si no como es que acabó viviendo con su padre y su puñado adoptados, sin mencionar a su muy extraña, pero ocasionalmente agradable, pareja.


Era interesante el estar viviendo en una familia, si es que a eso se le podía llamar familia, aunque ocasiones no se sentía completamente a gusto con ellos.


Siguiendo su rutina diaria de los últimos meses el pequeño Damian se levantó de la cama apagando la ridícula alarma que Richard le había obsequiado para darle “la bienvenida a la familia”. La alarma era algo el chico no necesitaba, hasta se lo había hecho saber a Richard, pero al primer Robín no pareció importante ese hecho.


Por la cabeza del pequeño moren paso el cuestionamiento de ¿por qué a Grayson se le había ocurrido regalarle semejante tontería?, realmente nadie necesitaba una alarma en la casa, así que no había necesidad de una; Además de ser espantosa. Demasiado infantil para su gusto.


 Le dio una nueva mirada a la ridícula alarma con forma de oso y decidió que esa tarde se desharía de ella.


 


Llegó a la sala para encontrarse con la típica escena de su familia por las mañanas. Pennyworth se encontraba sirviendo el desayuno junto con Drake, mientras que su padre y Grayson hablaban de algo ya sentados en sus respectivos lugares. El único que faltaba en la mesa era Todd, seguramente no había llegado a casa. Él solía hacerlo, no estar en casa.


-          Little D, buenos días.


-          Tt. Buenos días Grayson, padre.


Bruce hizo un asentimiento con la cabeza. Ellos solíamos tomarlo como un saludo; era algo de los dos que los demás no entendían y eso le agradaba. El tener algo con su padre era realmente maravilloso. Tal vez era una de las únicas cosas buenas de estar en casa.


-          ¿Estás listo para la escuela Damian?- Drake se había metido en la conversación, como siempre, sin que alguien lo hubiera invitado.


-          Eso es algo que no te interesa, Drake- dijo sin darle mucha importancia, pero al ver la mirada de Bruce tuvo que agregar alga más amable- pero sí, estoy listo. De hecho yo ya conozco todo lo que ahí se supone que aprenderé, así que no encuentro el punto de ir a un lugar como ese…


Escuchó el suspiro de su padre, como cada vez que tocaba el tema, pero no le dio mucha importancia, después de todo sabían que él tenía razón. Damian ya sabía las cosas que estaban en el programa de estudio del grado que le habían asignado, después de todo la liga de asesinos no solo le había enseñado a defenderse y luchar por su supervivencia.


-          Ya lo habíamos discutido- Dick tenía una mirada seria, pero aun así no lograba intimidar al menor de la casa- iras a la escuela no porque no sepas Dami. Es para que aprendas a convivir con las demás personas.


-          ¿Estás diciendo que no sé cómo tratar con la gente?- replico el menor en un intento de sonar ofendido.


-          Si- toda la gente en la casa parecía ponerse de acuerdo solo para eso.


Dicho eso el tema no se volvió a tomar en el desayuno, no porque Damian no lo hubiera querido, de hecho era de lo que más quería hablar, sino porque a nadie más parecía interesarle. Nada extraño.


 


 


Llego a la escuela a la misma hora que solía hacerlo. Como siempre Jaqueline Kenny estuvo esperando por el en el pasillo junto a su casillero.


-          ¿Has hecho algo emocionante esta vez?


Damian solía decirle a Jaqueline Kenny que su vida era completamente aburrida, pero ella le contestaba siempre que era imposible que la vida del hijo del hombre más rico de Gotham lo fuera.


-          Lo usual- respondió como siempre- ¿Qué hay de ti?


-          Nunca vas a cambiar ¿verdad, Damian?


-          Los cambios estas demasiado sobrevalorados en estos tiempos, Kenny.


-          Como si lo supieras.


-          Si, como si lo supiera.


Termino  de sacar sus cosas y ambos se dispusieron a ir a su salón.


-          Sabes, no estoy segura de que me agrades por completo, Damian.


-          Tt, lo mismo digo.


Ella se detuvo y le miro entre seria y sentida. En ocasiones Jaqueline Kenny solía tomarse las cosas de manera muy, pero muy, personal, pero por suerte había aprendido que eso era solo momentáneo. Algo extraño de Jaqueline Kenny.


-          Solo te sigo hablando porque soy lo más cercano que tienes a una amiga- dijo en un intento burdo de sonar ofendida- que quede claro, Wayne.


-          Más que el agua, Kenny.


Dicho eso ambos se sentaron en sus respectivos lugares, uno cerca del otro en lo más apartado del salón donde los demás chicos no los molestaran. La autonombrada mejor amiga de Jaqueline llego y se sentó justo a su lado, dejando así en medio a Damian de lo que sería una conversación demasiado extraña.


-          Hola, Jaqueline, Damian.


-          Sussy- dijo en forma neutral Jaqueline.


-          ¿Hiciste algo interesante en las vacaciones, Damian?


Tanto Jaqueline como Damian se miraron. Sussy tenía ese poder extraño de saber que estábamos hablando sin que ella lo escuchara.


 


-          ¡Oye, Wayne!


La voz de uno de esos chicos le hizo girar la cabeza. Era Jack Parker, el chico popular del grado. A Damian no le agrado nunca, así que el primer día rechazó cualquier trato que podía llevarlos a una amistad.


Ya había terminado la primera hora, la cual mágicamente era la única que compartía con Sussy y Jaqueline. Así que, literalmente, sin ellas dos a su lado terminaba siendo solo él en todo lo que restaba de las demás horas. Algo triste, pero cierto.


-          ¡Wayne! ¿Estás pasando el rato con tus amigos?


Los chicos que estaban con él se rieron de su chiste. Damian rio con ellos fingiendo que era una buena broma, Ja, Ja, Ja. Después les hizo una señal obscena con la mano.


Uno de los chicos que estaba con él, el más grande, que seguramente era su gorila, se acercó hasta el pequeño Wayne para intimidarle. Pero Damian había peleado con tipos que le cuadriplicaban el tamaño desde que tenía cuatro años, así que un simple niñato con sobrepeso no le intimidaba.


-          ¿Tienes algún problema con Jack, Wayne?- preguntó.


-          En absoluto- respondió con fingida amabilidad.


-          Bien.


Dicho eso el mocoso se alejó hasta donde su manada, para después volver a burlarse de Damian y su “cobardía” como había escuchado le llamaba a su acto de consideración. Si hubiera querido ese niño hubiera terminado en el hospital junto con toda la bola de rastreros, pero Bruce le había advertido sobre los pleitos.


Era una de sus reglas, no meterse en problemas ni evidenciarnos. Literalmente, no ensuciar en apellido Wayne.


Antes de que los niñatos maleducados comenzaran nuevamente con su deporte favorito, el cual era fastidiarle, la maestra llego al salón, obligándolos a todos a retomar sus lugares. La maestra era una persona, extrañamente, agradable. Realmente no tenía queja alguna sobre ella.


-          ¡Buenos días!- dijo en su típico tono alegre. Ella solía estarlo siempre, le daba un poco de pena por eso.


-          Buen día- toda la clase respondió  en un vago intento de sonar animados, lamentablemente nunca lo hacían.


Después del típico saludo matutino de la profesora Pendragón les comenzó a contar de su vida (realmente de su mañana que a ninguno de los presentes interesaba) Siguió hablando hasta que se dio cuenta de que a nadie le importaba. Después de eso les dejó hacer una reflexión sobre la vida.


La profesora salió del salón para atender un asunto en la dirección, grave error.


-          ¡No me gustan las reflexiones!- Jack se quejó, como todos los días.


Solía hacerlo en voz alta para que los demás pensaran que era algo genial saber lo que a Jack le gustaba y lo que no. La verdad  al pequeño Wayne le valía un pepino Jack.


-          A ti no te gusta nada- le dijo intentando silenciar su molesta voz- si no tienes algo productivo que compartir con la clase es mejor que mantengas la boca cerrada.


Toda la clase hizo una estúpida exclamación de asombro. No había dicho nada asombroso, simplemente había dicho lo que pensaba. Se dio una reprimenda mentalmente por haberlo hecho y le dijo adiós a su meta de pasar desapercibido. Pero era un Wayne, no podía pasar desapercibido.


-          ¿Estas amenazándome, Wayne?- la mirada de odio que le lanzaba era algo estúpida, era una cara de enojo y reclamo, como si estuviera a punto de hacer una pataleta.


-          No, simplemente te lo advierto.


-          No te metas conmigo, rarito.


-          Tt. Sí, claro.


Jack se enojó aún más, lo podía notar por la forma en que su cara estaba roja del coraje y la vergüenza. A Damian no le importaba mucho lo que los otros dijeran de él, verdaderamente le daba igual, pero Jack no era uno de esos chicos listos.


-          No te metas conmigo, Wayne- repitió aún más enojado.


Después de eso se centró en terminar su reflexión.


Damian hizo lo mismo que él, después de todo no quería más problemas.


 


Un tiempo después la maestra entro nuevamente. Estaba emocionada, aún más que antes, y eso era entraño. Algunos lame botas preguntaron el porqué de su exaltación algo que ella pareció estar bastante agradecida.


-          ¡Chicos, no adivinan la sorpresa que me han dado!- realmente no lo hacíamos- ¿Alguno quiere intentan adivinar?


Algunos alzaron la mano.


-          ¿Es algún asenso?- Jenny Winter hablo algo esperanzada.


 A Jenny Winter no le gustaba la maestra.


-          No realmente…


-          ¡No habrá clases!- Sam Thomson, a él no le gustaba la escuela al igual que a Damian. Tan solo el chico era bastante idiota.


-          No Samuel, y espero que hayas avanzado con tu reflexión.


El aludido se encogió de hombros mostrándole su hoja en blanco, haciendo reír a más de uno.


-          ¿De verdad no tiene idea alguna?- parecía desilusionada, busco con la mirada entre nosotros hasta que sus ojos se posaron en los del pequeño petirrojo. Deseó estar en alguna misión al sentir la mirada suplicante de aquella mujer-  Joven Wayne ¿Alguna idea?


Sentía las miradas de sus compañeros sobre él, eso lo incomodo un poco aunque no lo hizo notar.


-          No realmente- dijo secamente intentado no llamar más la atención.


-          Vamos ¿Qué tal un intento?


-          Tt, no lo sé- dijo molesto, tal vez el tono de voz no fue el indicado ya que nuevamente se escuchó el coro del salón en tono de asombro- quiero decir, no me imagino que podría ser profesora.


La señorita  Pendragón hizo un asentimiento con la cabeza para dejar el asunto de un lado, al igual que a Damian no le gustaba alargar los problemas sin sentido y por eso le agradecía.


-          La verdad chicos me decepciona mucho su escasa imaginación- dijo haciendo un ridículo gesto infantil ¿Acaso tenía diez? – pero bueno… la razón por la que me encuentro emocionada chicos es realmente cansilla  ¡Tendremos una feria de talentos!


Realmente nada podía salir peor que eso.


 


-          ¿Escuchaste lo  de la feria?-  Damin sabía que tarde o temprano Jaqueline Kenny sacaría ese tema a relucir, y que mejor momento que en la hora del almuerzo- Wayne, espero que esta vez no me decepciones.


Sabía a lo que se refería, todos los chismosos que escuchaban su conversación a escondidas lo sabían. Jaqueline se refería a aquella vez que el pequeño Robin había sido invitado, por no decir obligado, a participar en un evento de la escuela. Era algo verdaderamente ridículo, un extraño ritual que hacían cada año para  escoger a el chico del año. Como era de esperarse los adoptados habían sido escogidos igual en su tiempo, y ahora como según era la tradición desde que a Bruce Wayne se le ocurrió adoptar hijos y ponerlos en esa institución, ellos  eran los elegidos. Lastimosamente ese día estaba en una misión y no había podido llegar dejándole así el premio, o lo que sea que fuera, a Jack Parker.


-          ¿No sabes lo estúpida que me sentí al haber pedido yo esa nota en el periódico?- reclamo mientras le apuntaba con su tenedor de plástico- Tuve que entrevistar a Jack, y él no paro de hablar de sí mismo


-          Se supone que de eso era la entrevista.


-          Pero a mí no me interesa para nada su vida.


-          ¿Y a quién sí?


Ambos asintieron y es que ni a mí ni a Jaqueline nos caía bien Jack, aunque Jack “secretamente” estuviera enamorado de Jaqueline. No era ningún secreto.


-          En fin. Este año las cosas serán diferentes.


-          ¿A qué te refieres?


-          Me refiero a que tuve que trabajar duro para que me dieran esta nota- dijo como si fuera lo más obvio del mundo- Yo cubriré el evento y tú tienes que salir como el estelar de ese mismo.


-          ¿Es acaso una clase de amenaza la que me estás haciendo?


-          Tómalo como una advertencia, querido.


Dicho eso ambos continuaron comiendo su almuerzo. Ahora el pequeño Damian solo debía pensar en algún plan para librarse de esa estúpida feria.


 


Alfred se estaba retrasando, según Damian, nuevamente para ir a buscarlos, y eso le estresaba demasiado ¿Para qué le pagaba su padre entonces? Realmente no tenía idea alguna de por qué aquel hombre de tan avanzada edad seguía sirviéndole a su padre si cosas como estas ocurrían frecuentemente.


-          Se retrasó otra vez- dijo desesperado en un intento estúpido para apresurar al mayordomo, cosa que no funciono-Tt


-          No desesperes Damian- la voz de Drake invadió el agradable silencio entre ambos chicos- seguramente está recogiendo a Bruce del trabajo.


-          Tt, nadie te ha preguntado.


-          Tal vez a mi si me interese el ser agradable.


-          Tal vez a mí no me interesa lo que a ti te interesa.


-          Entonces tal vez deberías ser un poco más agradable, Demonio- Drake se veía bastante molesto, pero realmente no le interesaba- tu maestra ha hablado conmigo en mi periodo de descanso.


Por primera vez desde que conoció a Tim algo de lo que decía le interesaba. Supuso que su cara era algo que le había caído de sorpresa por su extraña expresión de fascinación y superioridad que se cargaba. Para Damian Tim era un maldito bastardo.


-          ¿Qué quieres ahora, Drake?- le dijo con la intensión de que no fuera a ser un soplón y contarle a Bruce sobre aquella pequeña exaltación en el aula- ¿Alguien quien quieras eliminar? ¿Una advertencia? ¿Tienes problemas en controlar a tu hombre? Si es así, padre me ha dado un poco de Kryptonita que tal vez te sir…


-          ¡Oh, por el amor de dios, Damian!- su cara era un completo enigma- podrías no hablar de cosas extrañas ¿Matar a alguien? ¿Novio? Como se te ocurre semejante estupidez…


El menor se encogió de hombros. Para el eso era algo bastante natural, no era como si nunca en su vida hubiera dado muerte a una persona con sus manos o no supiera su noviazgo con el clon de Superman.


-          Ve al grano, Drake.


-          Tu profesora me ha comentado sobre tu feria cultural…


Y por su cara de soplo y la manera tan juguetona en que Tim había dicho esas palabras, Damian supo que todos se enterarían de esa maldita feria.


 

Notas finales:

Bien supongo que por el momento esto es todo, la historia tiene un avance de por lo menos 3 capítulos o 2 la verdad no sé, pero ya tengo muchas ideas que podrían hacer que termine otro capítulo en al menos un par de semanas más. No esperen un rápida actualización ya que tengo otra historia publicada que sí gustan pueden pasar a leer.

Me gustaría saber lo que piensan hasta el momento J

Adiós fantasmas espaciales. 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: