Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

No sabes lo que tienes... hasta que lo pierdes

Autor: Babu

[Reviews - 103]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Gracias por escoger este humilde Fic para leer un rato c:

Este es mi primer Fan Fic, estoy muy muy nerviosa, espero les guste lo que intenté escribir!

Gracias!

<3

*Los personajes son del anime de Naruto pero ambientados a la epoca actual

Notas del capitulo:

Este capítulo es corto porque es una pequeña probada de como va el Fic.

 

Miró su reloj, las 11:01 p.m., llevaba dos horas de retraso la persona a la cual esperaba, tal vez se le había hecho tarde en el trabajo y no tenía como avisarle; suspiró, se debía ver un poco tonto en aquel restaurante, llevaba solo un par de horas y lo único que había pedido era agua pues se excusaba diciendo que esperaba a alguien. ¿Por qué le pasaba aquello? Era lo único que podía pensar, había esperado tanto aquel día, se sentía tan emocionado, nervioso y feliz, todo al mismo tiempo; realmente se había esforzado en su vestimenta a pesar de que era muy malo en cuestión de moda y es que aún así debía admitir que se había superado y se veía bastante bien (sin sonar egocéntrico, claro) aunque tal vez podría ser porque su cabello rubio lo tenía controlado y llevaba una pizca de maquillaje (algo demasiado leve para el gusto de su mejor amiga). Miró su reloj de nuevo… las 12:30, definitivamente no llegaría aquella persona, sin más pidió la cuenta y se fue directo a su casa, se sentía tan mal en aquel momento, sus ojos azules poco a poco se comenzaron a llenar de lágrimas hasta que ya no las pudo contener, había planeado tantas cosas y al final nada pasó, pero lo peor es que no tuvo la decencia de avisarle que no iría, aunque, claro que quería pensar positivo y decir que fue por trabajo o un atraso. No se dio cuenta en que momento ya había llegado a su casa y agradeciendo sus instintos de ubicación entró a ella. Lo primero que hizo fue quitarse toda esa ropa y lavarse bien la cara para luego revolver ese alborotado cabello que cargaba consigo; se tiró en su cama para poder jugar un rato con el celular, grave error, su celular sólo le mostró la triste realidad en la que se encontraba pues ahí pudo ver por qué aquel hombre nunca llegó a su cita, a su aniversario.

-          Te odio tanto, pero más a mí por creerte y nunca dejarte- fue lo único que soltó para dejar aquel aparato y llorar amargamente hasta quedar dormido

En alguna otra parte de la ciudad se encontraba un joven de cabellos negros, apuesto como él sólo, bailando con más de una bella mujer, y es que no era culpa de ellas… ¿Cómo saber que aquél hermoso hombre se encontraba en una relación de más de 4 años con una persona? Todas las mujeres que obviamente no pudieron resistir al ver a tremendo hombre ahí, solo se acercaban pensando que con un poco de suerte alguna lograría llevarlo a la cama. Sin duda aquel hombre se divertía demasiado y es que con unas buenas copas demás cualquiera estaría así como él.

¡Oh sí! El ambiente era tan malditamente bueno, jamás había dicho que no cuando se trataba de alcohol, después de una tarde de arduo trabajo no caía nada mal.

A pesar de que no había salido con ninguno de sus amigos se sentía des preocupado y es que era extraño pues cuando les habló para invitarlos todos le dijeron lo mismo “¿Hoy? ¿Sabes qué día es? Lo siento, pero no puedo” sabiendo que él jamás festejaría solo se decidió ir a un antro, ya en el lugar seguro se le acercaban unas cuantas chicas. Como si fuese arte de magia, ni bien se había sentado ya se encontraba rodeado de extravagantes mujeres. Trago tras trago fue como llegó hasta la pista de baile (a pesar de que a su pareja siempre le negaba bailar porque según el pelinegro no le gustaba) se sentía tan bien hasta que vio algo que lo dejó estático… a unas cuantas personas de donde se encontraba había un chico rubio bailando demasiado cerca de un tipejo; estaba apunto de dirigirse hacia ellos hasta que se dio cuenta de que no era la persona que creía que era.

-          ¿Cómo pude creer que era Naruto? - sonrió.

Y fue en ese preciso momento en el que se le vino a la mente revisar la hora que marcaba aquel reloj de marca que tenía en la muñeca. 1:36 a.m.

-          Mierda – fue lo único que dejo salir para correr a pagar la cuenta y salir de ahí – lo más seguro es que siga en el restaurante esperando por mi como siempre.

Una vez el Mercedes-Benz Maybach Exelero llegó al estacionamiento se acomodó la ropa que anteriormente las mujeres le habían desalineado; Bajó y se dispuso a caminar hacia la puerta, pero al notar que las luces de este se encontraban apagadas detuvo su pasó, si estaban apagadas eso quería decir que ya habían cerrado y que su novio no se encontraba en ese lugar y como claramente se podía apreciar no estaba fuera del establecimiento esperándolo.

-          Tsk, como pudo no esperarme – soltó molesto- será mejor que vaya a casa, en unas horas tengo que ir a trabajar… ya el me mandará algún mensaje- estaba a punto de subir a su automóvil cuando sintió que su celular no dejaba de vibrar por lo que contestó a aquella llamada tan insistente

-          ¡Sasuke! ¡¿Como rayos pudiste irte de fiesta en vez de tu cena?! Y además de tener el descaro de publicarlo en las redes sociales

-          Cálmate Itachi, no se de que me hablas

-          ¡De tus fotos con todas esas mujeres! – se escucha un suspiro del otro lado de la llamada – mira, se que siempre has dejado a Naruto por irte de fiesta, pero ten la decencia de no hacerlo el día de tu aniversario y menos de hacerlo público

Sin más se cortó la llamada, aquella persona junto al auto solo pudo suspirar y una vez dentro de este se dispuso a checar su celular; en definitiva, alguna de las mujeres había agarrado su teléfono y había subido algunas fotos porque estaba seguro de que él no había sido. Una vez se colocó el cinturón se dirigió a su casa, necesitaba descansar. Ya mañana vería que comprarle a su novio para bajarle el enojo si es que había visto su teléfono, aunque lo más seguro es que solo se haya puesto a llorar sin ver aquellas fotos, sin más borró las fotos entre las luces rojas camino a casa.

Ya mañana se encargaría de contentarlo, total, siempre lo perdonaba si es que se llegaba a molestar.

 

Notas finales:

De nuevo, gracias por leer este capítulo!

Podrias decirme que te pareció? aunque sea rudo yo lo quiero saber c:

Gracias!

<3

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: