Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

112. Bad Habits (Malos Hábitos) (03)

Autor: dayanstyle2

[Reviews - 13]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

HELLOUUUUUUUUUUUU soooorry por haberme tardado tanto tiempo es que me ha pasado tantas cosas malas este mes y el anterior que ya estaba que me lanzaba al metro... si quieren saber con lujos y detalles cual fue mi hisoria triste y llorar a moco suelto escribanme al correo privado y se las contare porque honestamente es tan tragico que no lo voy a publicar por estas paginas..

He estado corrigiendo algunos fics en 
Watt pero es un proceso que lleva tiempo y donde estoy no tengo nada de internet asi que buehhhh T_T es por eso mi ausencia si acaso pude corregir por el tlf cosa que es HO RRI BLE.. nadsa como tener su pc con internet como la gente normal...

 

 

 

Notas del capitulo:

nenessss... seguimos con la manada de YoungJae que tambien esta entre villa Kim y Pride Valley que es la manada del este..

 

El ULTIONEM tambien tiene muuucha participacion asi que será la bomba kkkkk.... a leer

 

LES RECUERDO QUE AQUI HY UN TAEYANG QUE NO ES EL DE BIGBANG  SI NO QUE PERTENECE A SF9 ASI QUE NO SE CONFUNDAS PEQUEÑUELAS

Park Jae sacudió la cabeza mientras agarraba la jarra vacía y empezaba a lavarla en el fregadero debajo del mostrador. —Lo siento, Jerry, pero estás cortado.

El anciano parpadeó ante Jae. — ¿Pero por qué?

—Estás hablando contigo mismo.

Jerry dirigió a Jae una mueca de dolor. —Siempre hablo conmigo mismo.

—Sí, pero ¿siempre te respondes? —Jae se rió cuando la piel alrededor de los ojos de Jerry se arrugó.

Jerry tocó suavemente la barra. —Supongo que estas en lo correcto. Tal vez sea hora de que llegue a casa de la señora.

Jae no tenía el corazón para recordarle al anciano que su esposa había muerto hace un año por un derrame cerebral. —Déjame llamar a tu hijo para que te recoja.

Jerry asintió mientras se alejaba del mostrador y miraba a la gente en el bar.

—Voy a esperar por la puerta —murmuró.

Lo último que Jae necesitaba era que el hombre borracho cayera. —¡Gyuri !

Su camarera echó una mirada por encima del hombro y lo miró, señalando la mesa que estaba esperando. —Estoy un poco ocupada —gritó sobre la máquina tocadiscos y el bajo sonido de charla en el bar.

 

Jae inclinó la cabeza hacia Jerry, y los ojos azules de Gyuri se suavizaron. —Estaré allí en un segundo.

— ¿Por qué no te sientas de nuevo? —Le sugirió Jae a Jerry—. Gyuri estará contigo cuando termine.

Desire cuidaba a sus residentes, los ancianos más que a los demás. Los miembros de su grupo ayudaron cuando pudieron, y Gyuri siempre lo cubrió cuando lo necesitaban en casa. Aunque ella no era parte de su manada, ella era una shifter de lobo y pensaba en Jerry como su abuelo.

Sin embargo, eso era una gran responsabilidad para poner en los hombros de una persona. Tal vez era hora de contratar más ayuda. No sucedía a menudo, pero cuando Gyuri tenía que manejar cosas, se sobrecargaba. Las horas eran a veces brutales cuando ella trabajaba sola, y tenía cachorros y un compañero para llegar a casa todas las noches.

Con la mente compuesta, Jae se sintió mejor en contratar ayuda adicional. Sólo tenía que decirle que necesitaba un camarero. También tenía su cocinero, Seung Tae, pero Seung Tae principalmente se aferraba a la cocina, la única cosa en la que se destacó. Jae intentó una vez poner a Seung Tae en el salón para servir mesas, y Seung Tae terminó siendo arrestado después de que casi mató a un tipo por escupirle.

La única persona con la que Jae se había encontrado con un temperamento igualmente violento era You Jin , y en estos días You Jin estaba demasiado ocupado pasando todo su tiempo libre con In Seong para prestar atención a quien le rodeaba.

Después de que Jae llamó al hijo de Jerry, le hizo una taza de café y le dio un golpecito al anciano en el hombro mientras colocaba la taza en el mostrador. —Aquí tienes, viejo.

Gyuri finalmente se acercó al bar y se sentó junto a Jerry. Ella lo acompaño hasta que Hank llegó. No tardó mucho, y Hank ayudó a su padre a salir por la puerta.

 

Jae había empezado a lavar los vasos sucios cuando oyó a Gyuri decir: — Ahora, no es todos los días cuando puedo decir que un hombre se ve mejor que yo.

Confundido, Jae la miró. — ¿De qué estás hablando?

Gyuri asintió con la cabeza rubia hacia la puerta. Jae miró hacia allí y casi aplastó la taza en su mano. Caminaba un desconocido con el pelo negro y los ojos más bonitos que Jae había visto. El color gris no era lo único que le quitaba el aliento a Jae. Había aplicado un ligero toque de maquillaje alrededor de esas bellezas.

—Creo que estoy celosa —bromeó Gyuri—. Mira esas pestañas gruesas.

¿Cuánto quieres apostar que son reales?

Jae miró al hombre de la cabeza a los pies mientras el desconocido se acercaba al mostrador.

—Disculpe, ¿puede decirme si el dueño está cerca?

La voz del extraño era tan suave y dulce que la polla de Jae se endureció. Él estaba agradecido como el infierno de que la barra ocultaba su erección floreciente. Jae se secó las manos y tendió una. —Eso sería yo, Jae Park.

El hombre puso su mano en la de Jae, y se sintió frágil. —Soy Yang Won Pil.

— ¿Qué puedo hacer por ti, Won Pil?

Won Pil deslizó su mano libremente, y Jae extraño instantáneamente la conexión. —Me preguntaba si estabas contratando. Acabo de mudarme a Desire hace unos días, pero hasta ahora no he tenido suerte para encontrar un trabajo.

—Será mejor contratarlo —dijo Gyuri en voz baja.

 

Jae entrecerró los ojos antes de verter dos tazas de café. — ¿Por qué no tomas un asiento y averiguamos qué tan calificado estas? —le dijo a Won Pil.

—Si no está calificado, lo entrenaré —dijo Gyuri, antes de escabullirse del taburete y dirigirse hacia sus mesas.

Cuando Gyuri se fue, Jae colocó la taza de Won Pil en el mostrador. —Ve y toma asiento.

Won Pil se deslizó sobre el taburete y juntó las manos alrededor de su taza. —Dios, este calor se siente bien. Tengo las manos tan frías.

Teniendo en cuenta que Won Pil llevaba un abrigo delgado y sin sombrero ni guantes, Jae podía imaginarse. — ¿Has trabajado antes en una taberna?

Won Pil chupó el labio inferior y Jae tuvo que suprimir un gemido. —No, pero soy bastante bueno con la gente y soy un aprendiz rápido. Lo único que te pido es que me des una oportunidad. Si no funciona, entonces no habrá rencores.

Era viernes por la noche y el bar Bad Habits estaba lleno. Jae consideró la oferta de Won Pil. — ¿Crees que puedes empezar ahora? Sólo quédate con Gyuri, y ella te mostrará las cosas.

— ¿Así que tengo el trabajo? —los hermosos ojos de Won Pil se ensancharon—.¿En serio?

—Una prueba —le recordó Jae. Cogió un delantal de debajo del mostrador y se lo entregó—. Ponte esto, y entonces... —Jae frunció el ceño. Olía un perfume muy particular que se sentía como si un martillo se hubiera estrellado contra su pecho cuando el olor a jazmín le envolvió. Dio un paso atrás, luchando para evitar que sus caninos descendieran. No sólo Won Pil era humano, sino que era compañero de Jae.

 

 

Una mirada de preocupación cruzó la cara de Won Pil. — ¿Estás bien, señor Park?

Jae forzó el gruñido por su garganta. —Sólo... —sacudió la cabeza—, solo dame un minuto.

Se movió de detrás del mostrador y se dirigió directamente a Gyuri. —Necesita que tomes el control por un segundo.

—Claro —se volvió y sus ojos se abrieron de par en par mientras miraba su boca—. ¿Qué pasa, Jae?

—Won Pil es mi compañero —se frotó una mano sobre su barba y meneó la cabeza—. Tengo que ir a juntar mi mierda. Muéstrele las cosas mientras voy a mi oficina.

—Tómate tu tiempo —dijo ella—. ¿Necesitas que llame a alguien?

—No, pero gracias —Jae no necesitó ayuda. Estaba luchando contra agarrar a Won Pil, tirarlo sobre el mostrador, y follarlo hasta que la mente del hombre volara. El lobo de Jae estaba luchando para liberarse, y necesitaba agarrar a su bestia.

No miró a Won Pil mientras se apresuraba a pasar por la puerta de la cocina y directamente a su oficina. Después de golpear la puerta detrás de él, Jae se apoyó en ella y tomó varias respiraciones profundas. Nunca en su vida se había sentido tan preparado para tomar a alguien. Todo su cuerpo palpitaba de necesidad mientras se sentaba detrás de su escritorio.

Cogió el teléfono de su base y llamó a Tae Yang. Tae Yang no era sólo el mejor amigo de Jae, sino que había ayudado en el bar más que nadie. Jae se sorprendió de que Tae Yang no estuviera allí esta noche. Tae Yang usualmente venía cuando el lugar estaba lleno, escudriñando a cualquier hombre que caminara a través de la puerta con la esperanza de encontrar un compañero de cama para la noche.

 

—Dime que tienes un hottie en el bar —dijo Tae Yang cuando respondió—.¿Tiene un amigo?

Jae se frotó la palma de la mano contra su ojo. —No, pero mi compañero entró buscando un trabajo.

—Tienes que estar bromeando —Tae Yang  dejó escapar un suspiro—. Felicidades, pero eso es jodidamente injusto. ¿Por qué no he podido encontrar mi compañero?

—Deja de lloriquear y trae tu culo aquí —él podría haberle dicho a Gyuri que no necesitaba a nadie, pero Jae se sentía como si realmente estuviera perdiendo. Con la forma en que se sentía, si volvía allí fuera, asustaría a Won Pil. El hombre parecía demasiado delicado para ser perseguido por la taberna por un shifter lobo caliente.

—En camino —Tae Yang  colgó.

Jae bajó el teléfono y se echó hacia atrás, esperando que Tae Yang llegara aquí antes de que perdiera la batalla y acechara detrás del sexy empleado nuevo.

 

 

 

— ¿Dije algo mal? —Won Pil le preguntó a Gyuri mientras le mostraba cómo servir mesas. No fue tan difícil, y Won Pil se encontró disfrutando de las interacciones con los clientes. Sin embargo, la conducta de su jefe lo confundía. Won Pil nunca había visto a nadie desprenderse a mitad de la frase.

—No —dijo ella—. Jae está pasando... algo. ¿Por qué no traes un cubo y limpias la mesa seis?

Won Pil asintió cuando señaló la mesa que necesitaba la limpieza. No esperaba ser contratado, y mucho menos trabajar en el lugar. Won Pil se alegró, sin embargo. El poco dinero que tenía estaba disminuyendo rápidamente y necesitaba todos los fondos que pudiera obtener. Le había mentido a Jae cuando había dicho que acababa de mudarse a la ciudad. De hecho, Won Pil había llegado a Desire hace sólo unas horas, y sin lugar para vivir, planeaba dormir en su coche esta noche.

Pero la historia que le había dado a Jae sonaba menos desesperada que decirle a su nuevo jefe que no tenía hogar, y esa era la forma en que Won Pil quería mantener las cosas. No quería que nadie supiera su negocio, y cuanto menos supiera de él, mejor.

Won Pil miró hacia la puerta cuando sintió una fría brisa en sus tobillos. Un vaquero sexy caminó con confianza hacia la cocina antes de desaparecer detrás de la puerta.

— ¿Quién es? —le preguntó a Gyuri cuando pasó junto a él.

—Se llama Tae Yang —dijo—. ¿Por qué, estas interesado?

—No, pero puedo apreciar a un hombre apuesto.

—Amen a eso —ella se rió mientras se movía hacia un tipo que estaba haciendo gestos para ella. Won Pil no pudo evitar notar su expresión de vacilación y luego alivio. Simplemente no estaba seguro de por qué lo había mirado de esa manera. Tal vez Gyuri y Tae Yang tenían algo en marcha. Won Pil lamio el labio inferior mientras miraba a Gyuri. Tendría que asegurarse de no pisar los dedos de nadie. Necesitaba su trabajo.

Además, el perder el tiempo estaba en lo último de su lista de prioridad. Necesitaba encontrar un lugar donde vivir primero.

 

 

…Tae Yang se echó a reír tan pronto como entró en la oficina. —Pareces mierda, hermano.

Jae descubrió sus caninos en Tae Yang. Había dejado de luchar contra su cambio una vez que se había asegurado en su oficina. —Basta, imbécil. No puedo esperar hasta que te pase.

 

—Yo tampoco —Tae Yang se dejó caer en la silla plegable en el otro lado del escritorio de Jae—. Dime que fue ese hottie con Gyuri.

Jae gruñó.

Tae Yang entrecerró los ojos. —Dime que era ese tipo de aspecto femenino con Gyuri. ¿Eso está mejor?

Mierda. La piel de Jae estaba tan apretada que debería haber salido de ella a estas alturas. Sus garras se habían deslizado de sus vainas, y su lobo seguía tratando de liberarse. —Soy un lío caliente, así que deja de bromear conmigo antes de quitarte la cabeza de los hombros.

Tae Yang se encogió de hombros. —Tráelo aquí y jodele. Problema resuelto.

—Es humano.

—Me duele ser tú —dijo Tae Yang—. Voy a salir de las ramas y decir que él no sabe que el mundo paranormal existe.

—Eres un genio —Jae abrió la ventana para tomar aire fresco. La brisa fría en su piel no ayudó. Sabía que tenía que chuparlo y lidiar con la situación, pero su reacción inicial había sido demasiado salvaje para que pudiera permanecer cerca de Won Pil.

—  ¿Y qué necesitas que haga?

—Exactamente lo que estás haciendo —dijo Jae—. Sólo háblame.

—  ¿Qué diablos debo decir? —Preguntó Tae Yang—. Buen tiempo el que estamos teniendo.

Jae gruñó. —Apestas en esto.

—Estoy aquí —señaló Tae Yang—. Salí de mi cálida cama para ayudarte. Eso debería ser suficiente.

—Eso me recuerda —dijo Jae—. Es viernes por la noche y no estabas aquí.

 

Tae Yang se agachó en su asiento y se encogió de hombros. —Cansado de la escena. No hay demasiadas opciones en Desire —se animó un poco—. ¿Has oído que Young Jae consiguió que el doctor Alex  accediera a trabajar aquí si se construía una clínica?

Jae no lo había oído. Cada vez que se iba a casa, era para dormir. La taberna tomaba la mayor parte de su tiempo, y no había estado sucediendo últimamente que su alfa lo necesitara. Jae estaba fuera del circuito, y odiaba eso, porque por lo general se mantenía al tanto de todas las noticias de la manada.

Espero que eso cambiara con un nuevo camarero. Por otra parte, ya que el nuevo camarero era su compañero, Jae no estaba seguro de cómo eso le daría más tiempo. Estaría demasiado ocupado persiguiendo a Won Pil. Tal vez debería considerar contratar a un camarero adicional, además de su camarero adicional que había contratado.

Dios, estaba teniendo un dolor de cabeza.

—No, no lo había oído —dijo.

—Tienes que tomarte un tiempo libre —dijo Tae Yang—. Desde que abrieron la taberna, has estado trabajando a muerte.

—Esa es la única manera para que tu negocio tenga éxito —dijo Jae—. Tienes que trabajar duro.

—Pero desde hace cinco años lo has estado haciendo. Has recibido más ayuda de la que debías.

—  ¿Cómo es culpa mía que la gente siga dejándolo? —preguntó Jae—. Les pago bien, pero supongo que trabajar en una taberna no es su sueño de toda la vida.

—La única persona que has tenido a largo plazo es Gyuri. Deberías contratar más ayuda.

—Quítate de mi cabeza —dijo Jae—. Ya lo estaba pensando.

—Y strippers —añadió Tae Yang—. Definitivamente algunos strippers. También apuestos.

Jae frunció el ceño. —Esto no es un cabaret de mierda, imbécil. Tae Yang se rió entre dientes. —Tenía que intentarlo.

Jae tomó unas pocas respiraciones lentas y profundas. Debía de parecer un bribón corriendo desde el bar. No se iba a explicar a Won Pil, pero necesitaba hacer una mejor primera impresión. Quería seducir al ser humano, no tener a Won Pil pensando que era un tipo loco.

—  ¿Está todavía Seung Tae aquí? —preguntó Tae Yang—. No lo vi en la cocina, y me muero de hambre.

—Ve a hacerte algo para comer —dijo Jae mientras miraba el reloj—. Seung Tae se fue hace cinco minutos.

—Gracias —Tae Yang se levantó y se volvió hacia Jae—. ¿Seguro que no necesitas que me sienta aquí contigo? Lo haré si quieres.

La sinceridad de los ojos verdes de Tae Yang tocó a Jae, pero su orgullo entró en acción y despidió al hombre. Ya era bastante malo que llamara a Tae Yang en primer lugar. Jae no necesitaba mirar más a un chiflado de lo que ya lo hacía.

Con una inclinación de cabeza, Tae Yang salió de la oficina.

Jae cerró la ventana y respiró hondo antes de regresar al bar. Vio a Won Pil sonriendo a una mesa llena de hombres mientras anotaba sus órdenes. Ya que la cocina estaba cerrada, estaban pidiendo bebidas solamente. Si Won Pil necesitaba escribir eso, realmente era un novato.

Pero la sonrisa de Won Pil era lo que había detenido a Jae. Estaba llena de inocencia, y Jae tenía un impulso de apartar a su compañero de la mesa de los hombres que lo miraban.

 

—Mantén la calma —murmuró para sus adentros. Gyuri miró en su dirección y le dirigió una mirada que le preguntó si estaba bien. Él le dio un guiño y se movió detrás del mostrador.

 

continuara...

Notas finales:

Y strippers —añadió Tae Yang—. Definitivamente algunos strippers. También apuestos.

 

hahahhahahahaa que loquillo

 

dejen rw

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: