Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Duendecillos de jardín por elenaa

[Reviews - 3]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Es un muy pequeño One Shot Sasunaru

Todos los personajes pertenecen a Kishimoto

El sol se asomaba radiante en el firmamento anunciando un esplendoroso día y Naruto Uzumaki solo lo podia contemplarlo desde su ventana. Le encantaban los días como esos.

Motivado por el agradable día, se alisto rápidamente para dirigirse a su instituto. Sin embargo cuando llego se sorprendió al notar que todos sus compañeros estaban listos para salir de excursión.

— ¿No me digan que la excursión a los jardines es hoy?— pregunto a sus amigos, recordando que se habia olvidado completamente de esta.

—Que no vez los autobuses estacionados— le respondio Sasuke Uchiha burlonamente, mientras pasaba a su lado y se dirigía a unos de los autobuses.

—Olvídalo, no empieces a hacer este viaje problemático, antes de que comience— dijo su amigo Shikamaru, jalándolo hacia otro autobús, para que no peleara con el Uchiha.

—Pero, el empezó…—soltó, siendo ignorado.

La mayor parte del recorrido se la paso viendo por la ventana el paisaje y escuchando hablar a su amiga Ino sobre las flores que se encontrarían en el jardín. La cual era la más emocionada por la excursión, debido a que su familia tenía una floristería.

Él estaba emocionado, aunque no tanto como la chica, la jardinería no era lo suyo, por algo se le habia olvidado dicha excursión.

— ¿Qué pasa entre tú y Sasuke, en el pasado solían llevarse muy bien?— inquirió Shikamaru.

Naruto soltó un pequeño suspiro y respondio—No lo sé, el simplemente cambio.

—Todos cambiamos.

—Pero él empezó a evitarme.

Una vez que se encontraron en su destino, todos los alumnos habían sido divididos en grupo de dos para que exploraran los esplendorosos jardines y para su mala suerte le toco de pareja el Uchiha.

—Quita esa cara, a mí tampoco me hace gracia tener que estar emparejado contigo— soltó Sasuke a la par que se alejaba, adentrándose en los jardines.

Se colocó al lado de Sasuke y mientras caminaba al lado de su examigo, no pudo evitar preguntar— ¿Por qué cambiaste? ¿Qué hice para que me empezaras a odiar?

—No seas ridículo, yo no te odio.

—Entonces, porque te la pasas provocándome para pelear.

—Eso no quiere decir que te odie— dijo Sasuke caminando hasta uno de los jardines más alejados.

Naruto se enojó un poco por la respuesta del Uchiha y sin pensarlo mucho lo empujo sin querer hacia el campo de flores.

— ¿¡Qué pasa contigo!?— exclamo Sasuke saliendo del jardín, para empezar una pelea con Naruto que arruino un par de flores.

Ambos cuerpos rodaron por el suelo, hasta que el sonido de una chillona voz se hizo presente.

—Deténganse, arruinan mi jardín.

Escucharon y aunque la voz no era muy alta, lo fue lo suficiente para que detuvieran su pelea y se concentraran en la pequeña figura que tenían frente a ellos.

Con no más de 15 cm de altura un pequeño duende se encontraba ante ellos.

— ¿Vez lo que estoy viendo?— pregunto Naruto dándole un ligero codazo a Sasuke.

—Si lo veo— respondio Sasuke regresándole el codazo.

—Dejen de mirarme así par de tontos, ustedes  han estropeado parte de mi jardín y merecen ser castigados— grito la pequeña figura al mismo tiempo en que aparecía una especie de bastón y con ella soltaba una espesa neblina.

Cuando se dieron cuanta todo se habia agigantado a su alrededor y el pequeño duende estaba a su misma altura.

—Hey que fue todo eso, porque todo creció—Soltó Naruto.

—Las cosas no crecieron tonto, nosotros nos encogimos.

El duende sonrió y dijo— Ese será su castigo por estropear mi hermoso jardín.

—Espera no podemos quedarnos de ese tamaño— dijo Sasuke.

—Porque no, ahora son duendes como yo, y ser duende es genial— soltó el duendecillo con una risita.

—No lo dudo señor duende y de verdad que mi amigo y yo estamos sumamente apenados por dañar su jardín, si pudiera usted perdonarnos le aseguro que arreglaríamos lo que hicimos—expreso Sasuke intentando razonar con el duende.

—No lo sé, no parecen muy unidos como para venir a cuidar mi jardín, además no creo que estén arrepentidos por dañarlo— dijo mirándolos curioso el duende.

—Somos muy buenos amigos señor duende y estaríamos encantados de venir cada fin de semana a cuidar su jardín si nos vuelve a la normalidad— afirmo Naruto, entendiendo la idea de razonar con el duendecillo.

—Mmmm, está bien si quieren volver a su forma original, primero tendrán que buscar algo para mí, aceptan—

—Claro señor duende— pronunciaron al unísono.

—Bien, necesito que encuentren por mí la flor de la amistad. Entre todos estos jardines hay una única flor de hermosos pétalos naranjas y centro amarillo. Encuéntrenla y talvez los regrese a la normalidad— dijo el duende antes de desaparecer.

—Genial ahora por tu culpa tendemos que buscar una flor en un lugar inmenso lleno de flores y con nuestra ridícula estatura.

—No fue mi culpa, fue la tuya tú fuiste el que empezó a provocarme como siempre.

—Tú fuiste el que me ataco, así que fue tu culpa.

—Tú también me atacaste, eres igual de culpable— soltó Naruto listo para volver a empezar a pelar a golpes con Sasuke. Pero el Uchiha se apartó un poco y dijo—Olvídalo, mejor empecemos a buscar esa flor.

Al inicio de su búsqueda creyeron que encontrar la flor no sería fácil, pero a medida que el tiempo pasaba y no veían señal de la dichosa flor y de que aparentemente eran invisibles para sus amigos que también se encontraba recorriendo los jardines. Naruto y Sasuke empezaron a pensar que les sería imposible volver a su tamaño original.

Mientras más tiempo pasaban en miniatura extrañamente mejor se llevaban, casi como cuando iban en la primaria y eran los mejores amigos.

—Tomemos un descanso— dijo Sasuke y se dejó caer en uno de los jardines de flores.

Naruto no lo pensó mucho y también se dejó caer al lado del Uchiha. —Lo siento— dijo.

—Sasuke lo miro y sonriendo levemente y expreso— también lo siento—

Naruto le regreso la sonrisa y juntos se pusieron en pie para seguir buscando la flor.

El día les gano y cuando se dieron cuenta, la luna ya se asomaba en el cielo.

—Rayos deben de estar preocupados por nosotros— dijo Naruto, mirando hacia la luna.

—Probablemente, pero debemos de seguir buscando—

Naruto asintió y continúo con la búsqueda. Hasta que mientras caminaba por uno de los jardines le pareció ver unos pétalos naranjas.

—Hey, Sasuke creo que la encontré— grito feliz, mientras trepaba por el tallo.

—Ten cuidado— grito Sasuke.

—Si es, tiene el centro amarillo— dijo naruto dejándose deslizar por el tallo.

—Bien y ahora que—

—Hay que llamar al duende—

—No se molesten ya estoy aquí— dijo el duende apareciendo de la nada—pensé que se tardarían más en encontrar la flor, pero me han sorprendido.

—Señor duende hemos encontrado la flor tal como nos pidió, puede por favor devolvernos a nuestra forma original—comento Naruto.

—Talvez— soltó el duende volviendo a aparecer su bastón, el cual movió grácilmente haciendo que todas las flores a su alrededor se tornaran de color naranja.

—Todas las flores de este jardín eran de la amistad— dijo Sasuke incrédulo.

—Claro, yo solo las disfrace a todas excepto a una la cual era poco probable que encontraran.

— ¿Porque lo hiciste? —pregunto Naruto curioso.

—Los estaba probando, las flores en estos jardines crecen hermosas, porque los cuidadores, las plantan, riegan y cuidan con amor. Duendes como yo supervisamos esa labor y también cuidamos de los campos pero, ustedes par de tontos han arruinado parte de ese trabajo y la única forma en la que pueden arreglar el daño que han hecho es haciendo ese mismo trabajo con amor.

—Sigo sin entender del todo, lo de buscar la flor— soltó Naruto.

—Hay diferentes tipos de amor, la amistad es uno de ellos la flor que buscaron con tanto ahínco era casi imposible de encontrar con el hechizo que les puse a los flores, a menos que quienes la buscaran tuvieran un fuerte lazo de amistad o amor y ustedes par de tontos, sorpresivamente la encontraron— dijo el duendecillo a la par que aparecía una pequeña flor en la mano de Naruto.

—Es un regalo—

—Claro— dijo el duende antes de desaparecer.

—Ese pequeño duendecillo nos timo, ha vuelto a desaparecer—dijo Sasuke.

—No, creo que entiendo que tengo que hacer con esta flor— soltó Naruto con una sonrisa, caminando hacia Sasuke para entregarle la flor.

—Nunca entendí, por qué nos distanciamos, pero estas últimas horas a tu lado me han hecho recordar lo mucho que te extraño Sasuke. Extraño estar contigo como en los viejos tiempos y quiero recuperar tu amistad.

Sasuke sonrió un poco triste y tomo la flor.

Haciendo que la misma espesa neblina que los habia encogido los cubriera.

En un abrir y cerrar de ojos se encontraban nuevamente en su forma original. Así que Sasuke no lo pensó mucho y aun con la flor en la mano que le habia dado el rubio dijo—No acepto volver a ser tu amigo, Naruto yo quiero algo más que una amistad contigo—antes de robarle un beso a Naruto.

—Apúrate debemos encontrar a los demás o a algún profesor— le dijo Sasuke a Naruto, sacándolo de sus pensamientos. En los cuales el rubio solo podia pensar que el beso de Sasuke no le habia desagradado para nada.

—Si — dijo un poco sonrojado.

Ambos empezaron a caminar con una sonrisa y cuando divisaron a su grupo de compañeros, una voz susurrante en el viento les dijo—Acuérdense que deben regresar la próxima semana.

 

Fin

 

Notas finales:

Espero que les haya gustado

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: