Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Lo que pasó acá, se queda acá. por Princess Haruka

[Reviews - 1]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hi, cómo están?

Al igual que mi fic anterior este está ambientado en mi AU donde Yoh y Hao tienen dos hijos.

Al principio quería que fuera una conversación entre los gemelos, pero para que no se parezca tanto a mi historia pasada será entre Yoh y Yuri.

Shaman King no me pertenece, le pertenece a Hiroyuki Takei.

Disfruten de la lectura.

– Valió la pena… cada yen de mi bolsillo – decía entre jadeos Yoh mientras intentaba recuperar el aliento.

Luego de salir del trabajo había ido a la tienda a comprar los ingredientes para la cena y el almuerzo del día siguiente, seguido a eso fue a una sex shop que frecuentaba de vez en cuando porque quería comprar un nuevo juguete, un juguete que acababa de estrenar.

– Debo darles crédito, saben lo que me gusta – agregó mientras agarraba el vibrador de la cama y lo guardaba en uno de los cajones de su mesa de luz, para luego tomar una botella de agua que estaba encima de esta y beber de su contenido –. Quién necesita de alguien cuando puedes tener uno juguetes que te hacen ver más que las estrellas.

– Así se habla, mami –se escuchó desde otra habitación.

– ¿Yuri? ¿Qué haces despierta? – preguntó molesto, pero para nada sorprendido –. ¿Por qué me espías otra vez?

– Vamos, mamá, sabes que así obtengo inspiración – se defendió –. Tus gemidos alimentan a la musa.

– ¡Musa mis polainas! – exclamó –. Ve a dormir ahora antes de que decida quitarte tus mangas yaoi – amenazó.

– ¡No! Ya me voy a dormir – dijo asustada –. Buenas noches.

Hubo un silencio por unos segundos, Yoh pensó que en serio se fue a dormir, hasta que la vio entrar por la puerta.

– ¿Puedo hacerte unas preguntas?

– Está bien – dio un suspiro mientras se tapaba. No era la primera vez que Yuri entrara a su cuarto poco después de que terminara de usar sus juguetes, y sabía que no sería la última.

– ¿Me puedo sentar? Tengo mucho para preguntar – tras ver que su madre asentía fue directo a la cama de este y se sentó cerca del borde.

– Acércate un poco más al medio que te puedes caer– dijo –. ¿Qué me quieres preguntar?

– Bueno, me ha llamado la atención el hecho de que dices mucho de los tíos en las noches – aquello puso a Yoh rojo.

– No sé a qué te refieres – respondió mientras evadía la mirada.

– Pues te he escuchado decir frases como “Chocolove, tus chistes serán malos pero tu polla es exquisita” o “dame tu lechita caliente, Lyserg” – comentó sin descaro alguno –. También escuché decirte “Ah, Ryu, se nota que tu copete no es lo único grande que tienes, me vas a romper todo”

– Eh… Bueno, yo…

– “Mmmmm, Ren, con razón eres el guerrero elemental del trueno, con cada estocada que das siento la electricidad recorrer mi cuerpo” – agregó con un tono seductor –. “Dios, con razón Ren y tú ya no pelean tanto, Horohoro, eres una bestia”.

– Bueno, sí, he dicho el nombre de mis amigos cuando uso mis juguetes – admitió totalmente avergonzado –. Pero necesito pensar en algo al usarlos, y por lo general ellos vienen primero a mi mente – agregó –. Eso no significa que quiero algo con ellos, claro que no, es sólo lujuria.

– Claro… Lujuria – rodó los ojos –. Y de todos los hombres del mundo fantaseas con ellos.

– Bueno… Los conozco – intentó defenderse –. Y no creo que todo lo que diga sea verdad; digo, dudo mucho que Ryu tenga un pene grande o que Horohoro sea una bestia en la cama…

– ¿Y qué fantaseas? – le cortó –. ¿Qué escenarios imaginas?

– A ver – piensa –. Una vez me imaginé que Horohoro y Ren habían peleado y yo consolaba a Horohoro acostándome con él.

– ¡¿Qué?! ¿Mamá, cómo puedes pensar eso?

– Era una fantasía, si eso pasara haría todo lo posible para reconciliarnos – respondió –. Otra fantasía, o imaginación mejor dicho, fue cuando le hice una mamada a Chocolove para animarlo porque le abuchearon bien feo en uno de sus show de… ¿Por qué te estoy contando todo esto?

– No sé, ¿Para pasar el rato? – contestó –. Dime más.

– Me voy a arrepentir de esto mañana – se dijo a sí mismo –. Una vez cuando usé varios vibradores pensé que me acostaba con diversos hombres, entre ellos algunos de mis amigos. Fue una gran noche.

– Ajá.

– A veces, pocas veces, he llegado a pensar en las típicas fantasías – dijo –. Como hacerlo en un elevador, durante el trabajo, en un lugar público con mucha gente; con un vibrador u otro juguete, claro está.

– Eres un sucio.

– Bueno, tampoco es que sea tan expuesto, estas cosas me las guardo para mí y nunca llegan a la práctica.

– ¿Y qué hay de papá?

– Tu papá es un odioso.

– Me refería a que si has tenido alguna fantasía o sueño con él.

Yoh dio un suspiro y miró al cielo mientras balbuceaba algo completamente molesto.

– Por desgracia sí – admitió –. He soñado con que lo hacíamos en la piscina, en la sala, en la entrada, en el auto, en tu cuarto, en el cuarto de Yusuke, en la aldea Apache, cerca de la tumba de Amidamaru, en la posada Funbari, en una montaña, en un avión, dentro de los Grandes Espíritus, delante de mucha gente, incluso una orgía de Haos – contó –. Y estoy comenzando a pensar que está usando sus poderes para meterse en mis sueños.

– Vaya – Yuri lo miró atónita –. Creo que me voy a dormir, tengo sueño – se levantó de la cama y fue directo a la puerta.

– Yuri – la detuvo –. Para que quede claro, lo que pasó acá se queda acá, ¿Entendiste? – la miró de manera amenazante.

–  Sí – respondió temblando –. Buenas noches, mamá.

– Buenas noches, hija.

Apenas Yuri dejó la habitación se dejó caer contra la almohada. Se sentía algo avergonzado por todo lo que contó.

– Debo ser más cauteloso.

 

Notas finales:

Pobre Yoh, pero eso le pasa por abrir la boca.

La verdad es que últimamente quiero escribir más sobre mi AU que otra cosa, aunque pronto habrá reescritos de fanfics viejos.

Bueno, espero que lo hayan disfrutado.

Matta Ne.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: