Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Por tí, seré el peor

Autor: AlexSchmidtMahone

[Reviews - 33]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Los personajes no me pertenecen, son propiedad creativa de Masashi Kishimoto.

 

Te pido me escuches, padre, no quiero a nadie más.

 

-¿Sabes bien en el problema que te estas metiendo, hijo? Aunque te diera mi consentimiento; que por supuesto lo tienes. Será sumamente difícil lograr tu objetivo, estas cosas no dependen de mi persona y hasta cierto punto de la tuya tampoco.

 

-Solo eso necesitaba padre, si no resulta yo seré el primero en hacerlo saber a ti, a mi madre e inclusive a mi hermano menor.

 

***

 

En una casa en las fueras de la ciudad se escuchaba a un atolondrado adolescente rubio gritar:

 

-¿Cómo se te ocurrió hacer semejante estupidez, viejo pervertido?- mientras agarraba el cuello de la camisa de un adulto de cabello blanco, y lo movía violentamente de un lado hacia el otro.

 

-¡Suéltame, renacuajo ingrato! – expresaba el hombre de gran altura mientras trataba de alejarlo de él empujando hacia atrás los hombros del menor, hasta que lo logró; haciendo que el joven se sentará de nuevo en el sofá unipersonal en el que estaba antes de levantarse abruptamente con el único propósito de atacarlo.

 

-Vamos, no te estoy pidiendo que te cases con él, bueno, prácticamente sí, pero tomando en cuenta tu respuesta también- Termino de decir finalmente lo que quería decir.

 

-¿Qué acaso esta sordo? mi respuesta fue, es y será ¡NO! Mi único futuro será la presidencia en la empresa de mi padre, llegaré allí con mi propio esfuerzo, lograré que todos me reconozcan como merecedor del cargo y no por sucesión y la abuela Tsunade me hará del puesto. – Dijo esto con orgullo, con un puño alzado hacia arriba y mirando afectuosamente hacia el techo.

 

-Cálmate mocoso, solo quiere cortejarte un año y concertar algunas citas ocasionales y terminado el tiempo tu darás tu respuesta.- Respondió con cierto hastío, él se sabía de memoria el discurso de ese sueño pues el adolescente lo repite constantemente hasta el cansancio desde que tenía cinco años.

 

-Pues que no ve que la respuesta la estoy dando desde ahorita, entiéndalo dattebayo, dile que deje de perder su tiempo- mencionó desinteresado mientras tocaba el interior de su oído derecho con su dedo meñique.

 

-Mira –dijo con tono serio poco común en la voz del mayor, logrando la atención total del menor, viendo que había conseguido el objetivo de hacer que se concentrará prosiguió con su disertación – Le debo un favor desde el pasado a el padre de él y esto es lo que me ha pedido a cambio, bien pudo pedirme tu mano de un solo y gustoso se la hubiera dado por el agradecimiento que le tengo.

 

-¿Qué?- gritó el muchacho muy molesto y con el ceño más fruncido que le había visto hasta ahora, le preguntó irónicamente -¿Quién te ha dicho que decides por mí? - Y antes que pudiera el contrario contestar siguió gritando –Eso sí que no te lo hubiera permitido, aunque sea doncel, me gustan las chicas, igual que a mi padre, no quiero un señor para mí, y menos a él.

 

Suspirando el mayor profundamente en señal de rendición le suplico –Solo te estoy pidiendo que le concedas tu tiempo durante un año-

 

-No viejo pervertido, tú me estas pidiendo considerar el revolcarme con el hermano mayor de mi mejor amigo y eso es algo que no haré ¿Lo entendió? Además él e... ¡! ¿Por qué me pega dattebayo? - Mencionó mientras se sobaba la parte superior de la cabeza con pequeñas lágrimas en sus ojos celestes, que dicho sea de paso, no fue porque le dolió mucho sino porque el chico era un dramático y exagerado de primera.

 

-No me dejaste terminar enano, eso es lo que menos quiero, esto también servirá para que él evalué si realmente tu eres su mejor opción- El adulto pelilargo supo que cometió una gran imprudencia cuando observó la sonrisa traviesa en ese rostro aniñado frente a él y desde ese momento supo que nada bueno sucedería.

 

-¿Conque evaluar su mejor opción?- preguntó con picardía mientras miraba hacia la ventana de la izquierda y tocaba su mentón, para luego respirar tranquilamente por primera vez desde que empezó la conversión y entornar los ojos hacia su padrino.

 

-¿Qué estás pensando torpe cría? –Preguntó el mayor temiendo lo peor.

 

-Está bien, le daré el tiempo que me pide- dicho esto empezó a reírse de manera excesiva y con un gesto travieso, comparable a un zorro juguetón viendo una presa, coloco sus brazos alrededor de su nuca y miro hacia el horizonte mientras agregaba. –Prepárate querido Uchiha Itachi, te demostraré que como prometido definitivamente seré el peor-

 

***

 

Sabía que nada bueno pasaba por la mente del cabeza hueca de mi ahijado, mientras lo miraba retorciéndose como lombriz en el sofá de la risa, conociendo sus antecedentes como bromista temí por la vida de aquel que su única falla era haberse fijado en él.

 

-Ya termina tu risa dramática Naruto, ya entendí que vas a deshacerte de él, pero todavía no me has explicado como lo harás- Lo miré curioso porque aunque lo regañaba, siempre me gustaba ver sus bromas, eran sumamente pesadas y preparadas, esas payasadas crecieron paralelamente con él, ahora que ya iba a cumplir 17 años sus jugarretas eran dignas para un programa de televisión, aún me pregunto porque con esa astucia que tiene no le va bien en las clases de la escuela exceptuando deportes.

 

-Fácil, sabio pervertido, acordaremos las citas con él y seré completamente yo mismo- esa explicación fue tan vaga que no entendí que trataba de decir con una duradera risa estridente y retorciéndose similar a una babosa con sal, me cansé y fue a su lugar a taparle la nariz para que dejará de reírse.

 

-Viejo verde, suélteme me duele- me decía al mismo tiempo que trataba de quitarme el pulgar e índice derecho de su nariz.

 

-Ya dime que vas a hacer – Luego lo solté, mientras escuchaba que murmuraba maldiciones y sobaba su nariz.

 

-¡Eso fue cruel Ero-padrino! Lo que te trato de decir es que haré unos ajustes a mi persona y te apuesto que en la tercera cita sale corriendo- ¡oh, oh, oh! me huele a una jugosa apuesta por aquí.

 

-¿Y qué vas a apostar eh, renacuajo? Pues si estas tan seguro, no te dará miedo hacer una pequeña competencia conmigo, yo estoy seguro que romperá el compromiso desde que mire como tragas, nadie en su sano juicio se casaría con un cabeza hueca como tú...- No me dejo terminar con mi convincente acto de estafa, cuando indignadísimo me contestó.

 

-¡Oye! Para tu información cualquiera quisiera tenerme- dijo con total aire de soberbia, ¡ha! un imbécil completo.

 

- ¿Ah? sí como digas -, mencione indiferente yo sé que eso es cierto, pero también conozco la capacidad y tenacidad de mi pupilo para alejar impertinentes. –Cómo iba diciendo te parece que si no logras que huya a la tercera cita me des todo el dinero de gamakichi. – Dije y empecé hasta babear pensando en todo lo que podría hacer con lo que el mocoso tiene ahorrado en esa alcancía de ranita, según tengo entendido con eso quiere comprarse su primer carro y lleva más de siete años guardando dinero.

 

-¡No! Jamás le entregaría a Gamakichi, olvídelo – Dijo retándome, pero a este mocoso yo lo conozco desde hace mucho y odia quedar como cobarde.

 

-Es cierto, mejor no Naruto, tú no eres capaz de lograrlo, mejor quédate así pequeño, cobarde- Me di la vuelta para hacer más exuberante mi salida de la sala de estar.

 

-¡Espera! El gran Uzumaki Naruto-sama nunca se comporta como cobarde, téngalo por hecho. –dicho eso me estiro la mano y la acepte, es tan idiota que no va a pedir nada a cambio por si lo logra.

 

Esa noche dormí con una gran sonrisa definidamente, va a pasar algo interesante este tiempo.

 

***

Notas finales:

Esta historia la había subido el 5 de mayo del 2017, borrada en septiembre por razones personales.


La trama tendrá unos ligeros cambios, mis disculpas por los que seguían esta historia y de repente salía borrada, nunca volverá a pasar.


Gracias por su apoyo. Historia también disponible en Wattpad bajo el mismo título.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: