Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

La Estatua del Príncipe

Autor: AlexSchmidtMahone

[Reviews - 15]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Naruto es propiedad creativa de Masashi Kishimoto, y propiedad material de la Shonen Jump y TvTokyo.

*Historia disponible tambien en Wattpad

 

 

En las calles el pueblo grita ¡Revolución! A la vez que exigen las cabezas de la familia real, principalmente la del tirano gobernante, que les ha orillado a traicionar el juramento de obediencia a la corona.

 

La tierra del fuego estuvo muchos años en guerra antes de instituir un pacto de paz, entre los clanes poderosos, mediante la unión de una boda, estableciéndose así, que la pareja que propicio la armonía fuera la que gobernará, de esto ya casi 121 años.

 

Pero la tercera pareja reinante, Uchiha Fugaku y su esposa Uchiha Mikoto, han tergiversado esa paz, convirtiendo la vida de las personas a su cargo en una completa pesadilla, años de abuso, zozobra, altos impuestos a pagar, trabajos forzosos, malos pagos, pobreza, discriminación e injustificadas condenas a la horca, han provocado el repudio de la realeza entre los oriundos del lugar, ¡Cuánto se extrañan a los antiguos reyes! Aquellos que fueron generosos y cálidos.

 

Los dos retoños del matrimonio no podrían ser más semejantes a ellos, el primogénito y se esperaba próximo rey Uchiha Itachi, era una persona mentirosa y cobarde, aunque se compadecía del pueblo nunca contradijo ningún mandato, pues su seguridad y la de su pequeño hermano siempre fue más importante, Uchiha Sasuke, quien era el más cínico de todos, pues eliminaba a cada persona que representaba un obstáculo, teniendo en su mano la sangre de casi todos los pueblerinos que terminaron en la horca, su principal defecto era el ser vengativo y completamente egoísta, para él, solo importaba sus padres, su hermano mayor y el poder.

 

El palacio está en silencio, mientras los cuatro miembros de la realiza esperan la cena, la cual, ha tardado en llegar, son 15 gramos de arena en el reloj, imperdonables, de los cuales alguien tendrá que pagar, no importan quien, hombre, mujer, doncel, niño, joven, adulto o anciano, como se atreven a cometer semejante osadía.

 

Antes de que el rey se pusiera a lanzar al aire algún castigo, entra un joven hermoso de cabellos rojos, con los pies descalzos, que cierra silenciosamente con llave la puerta tras el sin que las personas delante se den cuenta, luego sirve una copa de vino para cada uno.

 

El empuña sus manos, cuando su cara gira hacia un lado, el rey lo ha abofeteado por tardar en el pedido, espera pacientemente a que los cuatro terminen su bebida, cuando levanta su rostro hacia los guardias que están en los extremos de la habitación, estos se colocan atrás del joven, se han movido sin que se les de ningún consentimiento.

 

Sasuke, el menor, reprocha la tan descarada muestra de irrespeto que tienen las personas, el doncel acaba de levantar su rostro ante un hombre, y mas porque ese hombre es de la realeza ¡qué desvergonzado! Además, porque se retiran los guardias, nadie ha dado ninguna orden.

 

Mas, ninguno de los mencionado se dio por aludido, este al verse ignorado, colocándose de pie, replica a su padre para que haga algo, su padre y madre también puestos en pie, iban a actuar, pero se dieron cuenta que algo no estaba bien, ya que no podían hablar.

 

El aspirante a rey, quien realmente no le molesto la actitud de los demás no se coloco de pie, pero al intentar mover su cabeza hacia sus demás familiares, no logro hacerlo.

 

-El pueblo agoniza por inanición, mientras su alteza, consume lo que su gente produce en estas tierras, ¿Es acaso justo?- decía el doncel caminando alrededor de los cuatro quienes estaban impresionados, habían comprado a ese sirviente desde hace 9 años y nunca le habían permitido hablar, por lo tanto no le conocían la voz.

 

-Dentro de un reloj de arena, aproximadamente, aparecerá por esa puerta- señalo burlonamente el pelirrojo. La insurrección, para juzgarlos junto al reino vecino, por sus crimines; lo mas probable es que dictaminen que el castigo sea la muerte por decapitación. Prosiguió haciendo la mueca de hoz en su propio cuello.

 

-Pero, ¿será la muerte un castigo suficiente?- pregunto al aire -no, no lo es, ustedes no merecen una salida tan rápida de todo lo que provocaron- termino con odio, dando un golpe en la mesa -Lo tenían todo- dijo empezando a caminar -dinero- toco el hombro de Fugaku, -bienes- Palmeando la espalda de Mikoto, -poder- menciono acariciando la mejilla de Sasuke -hasta belleza- persistió su palabrería, colocando la quijada en la cabeza de Itachi.

 

-Sin embargo, no les fue suficiente- bajando la voz susurro -nunca les fue suficiente- se sentó en una silla, mientras lanzaba la llave a un guardia, y hacia la señal para que se fueran.

 

-La alquimia es una verdadera maravilla; esta pretendía conseguir la fuente de la juventud y vivir para siempre, sin embargo al hacer varios intentos, siempre dado un mismo resultado; ¿sabes cual es asesino?- levanto la voz estrellando la copa vacía que tenía en la mano en la cabeza de Sasuke, que aunque hubiera querido contestar no podía.

 

-Si exacto ¡Nada!, pero yo me negué a que fuera ese el resultado, así que hice unas cuantas investigaciones, y encontré otro resultado, si existe la manera de vivir más, no es para siempre, pero es por largo tiempo, a cambio de algo muy importante, se preguntaran ¿a qué viene este discurso? Ahora ustedes van a tener ese destino-

 

-Vivirán hasta 500 años, pero, del mismo material de su podrido corazón, serán de piedra- Dijo levantándose un poco, dispuesto a salir -los sentencio a una existencia en soledad, aparentemente serán estatuas sin vida, meros adornos, los cuatro podrán comunicarse entre ustedes por medio de su mente, más no podrán comunicarse con nadie más y este castigo solo será roto, cuando alguien llegue a amar puramente a uno de ustedes- caminando con risas se dirigió a la puerta.

 

Y saliendo del cuarto, los dejo, literalmente petrificados en su lugar, un tiempo después llego la horda enardecida buscándolos, sin embargo, al no encontrarlos, destrozaron todo a su paso, mientras gritaban toda clase de insultos a las estatuas de los reyes que creían fugitivos.

 

Paso el tiempo y las ruinas del palacio, no fueron restauradas, nadie compraba la tierra simplemente por desprecio, fue hasta un día, 23 años después de lo acontecido que una persona la compró, haciendo nuevamente la construcción, pero dejando las estatuas juntas una a la otra en el jardín trasero.

 

Las personas que llegaban a esa casa no duraban, pues las estatuas no eran de su agrado, más no se podían lanzar a la calle por considerarse un patrimonio del lugar, y un recuerdo histórico donde Konoha -como se llamaba ahora el poblado- vivió un tiempo oscuro.

 

Los Uchiha vieron generaciones, crecer, amar y morir ante sus ojos, mientras lamentaban diariamente sus malas decisiones, todos habían sido cambiados como la vida misma de los que habitaban esa casa. Otras costumbres, manera de hablar, vestir, inventos, en fin, tantas cosas que en su cuadrada mente pensaban imposibles.

 

Interiormente agradecían poder ver esos increíbles cambios, además su relación familiar creció menormente, como era lógico al compartir un mismo espacio mental, aun así, extrañaban su vida, comer, dormir, hablar, caminar, hasta extrañaban la posibilidad de morir,

 

Pero sabían que eso iba a ser imposible, ¿Habría alguien lo suficiente ingenuo para amar puramente algo que no existe? ¿algo aparentemente muerto? Los cuatro lo creían imposible e inverosímil, no fue hasta 345 años después de la fatídica noche, que la llegada de una mujer con cabellos como la sangre, un adulto rubio muy amable, un escritor pervertido de medio siglo, y un problemático doncel rubio, podrían regresarles su ya perdida esperanza. 

Notas finales:

Estoy resubiendo este fanfic, contaba unicamente con dos capitulos cuando lo borré. Las disculpas del caso para las personas que lo seguian.

 

Gracias por el apoyo.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: