Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El tesorito de Shion (el secreto de la armadura dorada).

Autor: nezalxuchitl

[Reviews - 7]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Este fanfic esta dedicado con muchisimo cariño a nuestra amiga Jul (a quien nombramos asi para proteger su identidad), autora del incomparable fic El secreto de Shion (interviene Adanhel: ¡Que es el tesoro!) ah cierto, El tesoro de Shion, el secreto de la amatista de plata.

Por eso, hemos titulado a nuestro fanfic como el suyo, aunque no quede. (pero si queda)

Hablamos en plural no porque nos sintamos el papa, sino porque somos dos autoras en una cuenta (como dos juninis en un cuerpo) que han escrito este fanfic, pero mi nombre, Nezal, va primero en los creditos porque yo puse el tecleo artistico y Adanhel la sensibilidá homosesual.

Y por si han leido todo esto y no lo han pillado, esto va en plan coña, y tiene que leerse con acento español. Para entrar en tono se recomienda ver este video: https://www.youtube.com/watch?v=PdHTpAjpUkQ (Superagus, por Mariano y Mauri)

Asimismo, el unico error es creer que cometimos errores (hortograficos, gramaticales, narrativos, etc): todo lo hicimos a proposito.

Nota seria: Este fanfic es una historia alternativa a la del gaiden de Shion de Lost Canvas, donde se cuenta como consiguió su armadura (el primo Manigoldo nos encanta, pero Avenir congelada mola mas), asi como una historia sobre como Dohko consiguió su armadura, que junto con como se conocieron el carnero y la balanza, son dos de los misterios del universo.

Nota aclaratoria: Turra significa doncel, uke, omega, pasivo. Para propositos de este fic. Originalmente es una palabra argentina para zorra.

Asi sin mas, que lo disfruten, especialmente la de la dedicatoria.

Notas del capitulo:

Habra menciones de lemon y de parafilias, pero nada muy explisito. Si entraste por eso, cochino, vete.

El tesoro de Shion (el secreto de la armadura dorada).

 

Las montañas del Himalaya. Un joven con sombrerito de paja avanza por sus rocosas cumbres llevando a cuestas una enorme y pesada caja. A esas alturas el aire comienza ser enrarecido; a pesar de su entrenamiento de santo comienza a resentirlo; el aire le falta, las piernas le flaquean, cae de hinojos al suelo y la visión se le hace borrosa.

Se frota los ojos, cuando consigue enfocar ahí donde antes solo había cumbres borrascosas le parecer ver un joven. Pero no es un joven, porque tiene el pelo verde. El pelo verde limón, dos puntitos en lugar de cejas en el entrecejo y los mas majos ojos fuccias que haya visto.

Parpadea. La visión esta mas cerca. No parece haberse movido, parece haberse teletransportado. Sigue de hinojos, en el suelo, con el pecho agitado y los ojos engañándole. Es definitivo: se ha teletransportado: esta enfrente suyo, podría tocarlo con la mano. Y lo hace.

Si el joven hubiera sabido que desde tiempos ancestrales los alienígenas conviven con nosotros hubiese creido que era uno de ellos, por su extraordinaria belleza en inusuales colores, pero como no lo sabe cree que es una alucinación.

La alucinación lo toca, por lo que cree que su alucine se eleva un grado, al segundo sentido. Puede olerlo, tercero. Esta a punto de probarlo cuando las fuerzas le abandonan y cae desmayado.

 

*

No era el primer caballero que el joven lemuriano veía. Con frecuencia, los caballeros acudían a Jamil para resusitar sus armaduras, pero solian llegar por la entrada principal, no por esta que conectaba mas rápidamente con el pueblito de al lado, donde venden el mejor chow mein del mundo.

A comprar dos ordenes Shion se dirigía, teletransportadose despacito para que su mama no le pillara. Pero en cuanto lo vio cambio de planes; algo en ese cabello parado a pesar del sombrerito chino le atrajo, mas que un par de rollitos primavera humeantes. Sus ojos eran castaños y su piel morena, para nada la apariencia típica de un chino, aunque si su indumentaria.

Parecia hecho de caramelo, caramelo rubio y poco quemado. Lo toco con la intesion de probarlo, pero al hacerlo se desmayo. Tenia dos opciones: seguir por su chow mein o comenzar su historia de amor. Opto por lo primero: el caballero acaremelado no iba a ir a ningún sitio.

*

Ya con su antojo satisfecho, Shion cargo con el morenazo vestido de chino, aunque no por mucho, pues para llevarle a las aguas termales donde los cabelleros reponían fuerzas tenia forzosamente que desvestirlo. Trago saliva. Era mas apuesto de lo que parecía a primera vista, su tez color caramelo no padecia con la inconciencia, desvestirlo iba a ser como desenvolver un dulce.

Unos brazos fuertes y esculpidos, un pecho ancho y fornido, y ahí, en la espalda, lo mejor de todo: el tatuaje mas sensual que hubiera visto: un tigre, poderoso felino, evocador del salto del tigre, peluche afelpado en el que tan placido era acurrucarse las frias noches de invierno.

Sigio el dedo con el tatuaje, completamente embelesado, mordiendo su carnoso labio inferior con mueca de deseo, rodeando ese brazo color caramelo y probando la piel de detrás del cuello, estremeciéndose por el toque salado.

-¡Anda! ¿¡Pero que coño estas haciendo?! – le sobresalto el grito de su madre.

El caballero se le resbalo para el agua termal, tatuaje majo y todo.

-Nada, que solo he traido aca para… que se reanime, vamos, para que reviva un poco.

-¡¿No te he dicho hasta el cansancio que no lo hagas mas que con un caballero!?

-Pero mama, que es caballero, venia con su caja y todo.

-La caja vacia con la que cargaba el peso equivalente a una armadura, en piedras. – lo reprendio Hakurei  - si ya se me hacia raro no verte – sigio con la regañina, y el del tatuaje hechando burbujitas de aire – y el del chow mein me dijo que ya habias pasado, que engordando no vas a elevar el cosmos.

-Entre mas carne mas cosmos. – refunfuño Shion.

Y de repente, salido del umbral de la muerte y con el séptimo sentido despertado, Dohko emergio de las aguas termales como la sirenita, tatuaje majo brillante y todo, pero todo de fuera, porque el pantalón se le habia caído con el peso del agua.

Madre e hija lo contemplaron embelesadas. Ese tatuajazo molaba un monton. El charco de Shion se disimulaba en el charco. Pero luego la madre reacciono, ¿Cómo un encuerado delante de su hija y no eran los toros?

Apenas iba reaccionando el supuesto caballero cuando un rayo lo impactó. Pero no era un rayo, era el blanquísimo cabello blanco de Hakurei, moviéndose a la velocidad de la luz, por lo que el no lo pudo ver, no mas vio el rayo, pues apenas estaba enfocando al verde.

-¡Mama! – protesto la niña - ¡Que lo has matao!

-¡Y tu sigues como sigas de indecente! – dijo, quitándole las manos de encima del encuerado, cargándoselo en el hombro (el tatuajazo) y llevándoselo al hospital.

*

El hospital, de noche. La puerta se abre sigilosamente y unos ojos furcias destellan en la oscuridad. Parecen ojos de gato, de gato furcia. Con el mismo sigilo que un felino Shion avanza por entre las desocupadas camas hasta dar con el del tatuajazo. Se le sube encima con la confianza que su crianza lemuriana le había dado (aunque claro, las lemurianas eran todas niñas).

La súbita opresión en el pecho hizo despertar a Dohko, y los ojos destelleantes en la oscuridad le hicieron creer que se trataba de un ser sobrenatural de nuevo, pero de otra índole.

-¡El muerto! – grito - ¡Que se me ha subio el muerto!

-¡Muerto quedas si no te callas! – lo ahorco la niña, remolineándosele luego como era costumbre entre las lemurianas, para entrar en confianza y conocer a la gente, y sus medidas.

Dohko abrió mucho los ojos, bueno, todo lo que pudo porque era chino al sentir aquel cuerpo que no era de un ser incorpóreo, calientito, suavecito. Y abundante.

-¿Quién eres? – pregunto Dohko.

-Soy Shion.

-Shion… - repitió embelesado – Yo me llamo Dohko.

-Mucho gusto. – dijo remolineándose de nuevo, con mucho gusto.

-Igualmente. – respondio, tentandole el gusto, llevándose una impresión equivocada de como era Shion por su incultura respecto a la cultura lemuriana.

La niña no se opuso a los apretones porque era señal de que se estaban entendiendo.

-Eres la cosa mas hermosa que he visto en mi vida. – declaro Dohko.

-Lo se. – se lo decían todo el tiempo. Hizo el truco del mantel con la sabana que era lo único que cubria a Dohko. Lo miro con interés con sus ojos furcias, estudiando ese cuerpo humano que no se parecía a ninguno que hubiera visto antes.

Dohko tragaba con dificultad, resistiendo el análisis, tan similar a otro escrutinio que había recibido recientemente, por parte de otra turra con puntitos en el entrecejo en vez de cejas.

-Me gustas. – decidio la niña en voz alta.

-Me alegro. – contesto el otro, poniéndole las manos encima y sintiendo lo pachoncita que era.

Shion le dio una muestra de afecto lemuriano.

Luego de respirar tras ese beso destapacaños Dohko estaba listo para pasar a mayores. Le tento las pompas a la nena y le dijo:

-¿Estas lista?

-¿Para que?

-Para hacerlo.

-¿Hacer que?

-Pues hacerlo. – gesticulo impaciente.

-¡Hacerlo! – exclamo la niña, brincándole de la cadera al pecho – Mi mama me dijo que solo lo hiciera con un caballero, ¿tu eres uno?

No podía mentir.

-Aun no.

¿Esta seria su difícil prueba?

-Entonces no podemos hacerlo. Hasta que seas un caballero.

-Ya no me falta nada, esta es mi ultima prueba; el patriarca me mando a Jamil para completarla, me dijo que seria difisilisima y tendría que desempeñarme mejor que en la prueba que el me hizo. ¿Tu eres mi prueba?

Golpe de la niña.

-Yo soy Shion. ¿Te parezco una prueba?

-Pues con la prueba que me estas dando – tenia sus pompas sobre su pecho – la verdad si.

-Yo no pruebo a nadie. Yo si soy ya un caballero pero no me han dado mi armadura.

Eso si que sorprendio a Dohko, la nena era un caballero.

-¿De que eres caballero?

-De Aries – le contesto feliz – y de oro, para que combine con mis ojos. La armadura me llama dia y noche.

-Yo voy a ser caballero de Libra.

-¡Uy que bien! La armadura me ha dicho que le gusta mucho la armadura de libra.

-Entonces, si tu ya eres caballero, y yo prácticamente lo soy… ¿Por qué no lo hacemos? – pregunto con ojitos implorantes.

-Porque no lo eres. Mama se pondrá furiosa si desobedezco en eso.

Resignado, Dohko pregunto:

-¿Y quien hace las pruebas por aquí?

-Mama, obviamente.

-Pues vamos a despertarla.

Shion se encogio de hombros.

-Pues vamos.

Se enredo en la sabanita y le pidió a la niña que le indicara el camino. Esta le señalo la puerta de la alcoba de su mama, pero se negó a seguir adelante. Dohko abrió, saludando:

-Hola muy buenas…

Y lo siguiente que vio fue el rayo blanco que lo volvió a dejar inconciente.

***

 

Hakurei llego con retraso a su llamada holográfica de todos los días con su hermana.

-Llegas tarde. – le dijo Sage.

-Ya lo se – le rugio la hermana.

-¡Que humor! ¿Qué no te gusto el detallazo que te mande?

-Ni lo he visto siquiera.

-Ya se tardo. Que quizá sea perdió.

-Como no haya caído del puente a las estacas del caminito…

-Pues ya seria de pena, porque era un detallazo. Casi casi un caballero.

-Para detallitos estoy ahora, con la trastada que me ha hecho tu hija.

-¡La niña!

-¿Pues cual otra? Esa que no cuidas.

-No ha sido por gusto, sino por mis deberes de Patriarca.

-Lo se, lo se. – abrazito holográfico – Pero ahora además de querer la armadura quiere casarse.

-¡¿Queee!? ¿Con quien si en Jamir no hay hombres?

-Con un despistado que llego cargando piedras, y que es un descarado, que no conforme con seducirme a la niña se mete de noche a mi alcoba, diciéndome “Hola muy buenas”, seguro me las estaba viendo, el muy descarado.

-¡No!

-Si.

-Pero algo bueno tendrá, si le ha gustao a la niña.

-Pues bueno si esta, hasta bastante, diría yo, con ese tatuajazo tan sensual, pero de ahí a que se quiera llevar a la niña…

-Espera, ¿dijiste tatuajazo?

-Si, un tatuajaxo bien majo de un tigre en medio de la espalda.

-Y dices que esta bueno…

-Si, ¿Qué estas sorda hoy?

-¿Y tiene el pelo castaño, los ojos verdes como un gato y la piel color caramelo, que se antoja?

-Si.

-Anda. Pues que ese es el detallazo.

-¡No!

-¡Si!

-Con razón le ha gustao a la niña.

-¿Pero porque no llego contigo?

-Porque la niña lo encontró en el camino, donde el muy imbécil se había desmayado.

-Menos mal que lo mande cargando piedras y no joyas, que si no que hacemos si las pierde.

-Pues mira que quiere robarnos nuestro tesoro mas preciado.

-Eso si que no, es un detallazo pero mi niña no, esa si que no! Y menos porque a mi ya…

-Ya ves por cochina y meterte con los varones.

-Pues tu mas, que hasta me pides que te los mande.

-Es para no perder tiempo, que yo tambien te he mandado detallazos.

-Pues buena se ha armado. Regresamelo y la prueba se la hara Lugonis, en el dia de descanso del servicio medico.

-¡Ah! ¿Entonces es cierto que esta por ser un caballero?

-Si. De oro.

-De sapuri a lo mas, que muerto no se podrá poner otra cosa.

-Pero seguirá siendo caballero, que es el único requisito que le pone la niña.

-Pues habrá que ponerle tal prueba que no la pase.

 

 

Continuara en continuidad.

Notas finales:

Ojala haya sido de su agrado. Cualquier detallaxo comuniquese con nosotros.

Nezal: seran cuatro capitulos. Ya esta terminado. Se los subiremos semanalmente, como la radionovela de las cinco. Si nos acordamos.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: