Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

6 reasons why... por Topo

[Reviews - 8]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Despues de una casi-depresión por perder alrededor de 50 notas de ff en proceso cuando mi disco duro consideró que era buena idea morir, I'm back.

Me temo que los capítulos son cortos. But, estaré actualizando cada día, o dos, como mucho -ocuandomeacuerde-

     

Notas del capitulo:

Enjoy it~

 

Razón número 1: Mamá es muy seria y trabaja mucho

 

Mis papás no están juntos. Le he preguntado a mamá, pero ella solo me dice que son cosas de adultos.

A veces, cuando estoy solo en mi habitación, me quedo pensando en cuáles podrían ser las razones por las cuales están separados. Fuera de pequeños regaños por parte de mamá, ellos no pelearon nunca. Entonces, ¿por qué no están juntos?

¿A papá le apesta mucho el aliento? ¿Mamá se pedorrea de forma grosera? ¿Es porque son muy diferentes?

Y sí, son muy diferentes. No sé como papá se enamoró de ella, ni cómo mamá se enamoró de él. Es una locura, y es un completo NO-NO intentar imaginarme cómo mis papás me fabricaron.

Iugh.

Mamá trabaja mucho, y pasa mucho tiempo fuera de casa, a veces tarda días. Siempre está arreglada y maquillada, con los labios pintados y ese feo moño recogido en la nuca que la hace ver mayor. Sin un solo pelo fuera de su lugar, no importa cuánto sopla el viento. Muy pocas veces la he visto con el pelo suelto, y es una lástima, porque mamá es muy bonita, y mucho más sin tener la cara pintada y el pelo recogido.

Ella no es mala, pero pone muchas reglas, y no sonríe mucho. No sé cuál es su trabajo, pero siempre anda cargada de papeles con cosas aburridas en ellos. A veces, tiene que estar fuera del país, y en esos días, me voy a pasarla con papá en su apartamento. Otras veces, paso al departamento de papá a pasar los fines de semana, o a pasar el día con él.

Por mamá he tenido que ir a las aburridas clases de etiqueta y protocolo, y las aun más aburridas clases de esgrima, donde tengo que pararme más tieso que una aguja y dedicarme a hacer reveses y hacer un baile grotesco sujetando un florete tan tembloroso como una gelatina, hasta que el maestro se de por satisfecho.

Y en realidad, no me gusta decir el aburrido “Touché” y retirarme como caballero esmirriado después de darle un toquecito inofensivo a mi contrincante. Solo quiero atizarle mil veces con el insípido florete y anunciar mi victoria como un verdadero caballero medieval. Pero el maestro se enfada si hago el tonto y no me deja hacer lo que quiero, así que me toca comportarme. Mi odio a la esgrima es en parte culpa de mamá.

Papá es todo lo contrario a mamá. Él ríe mucho, y la mayoría del tiempo trabaja en casa. Es muy divertido y hace muchos chistes, aunque sus chistes apestan tanto que harían llorar a las cebollas y prenderle fuego a la más intensa de las salsas súper-hiper-mega picantes.

Antes, solíamos hacer batallas en la cocina, lanzándonos cereales y escondiéndonos tras la mesa y las sillas. Pero eso era antes que el se fuera de casa. Extraño eso, y el silencio a la hora del desayuno no se siente bien.

Papá es un arquitecto súper solicitado, a juzgar por todas las llamadas que recibe desde su trabajo, y por el montón de planos mega geniales y perfectos que siempre estaban en su despacho. Aun así, siempre encuentra tiempo para ir todos los fines de semana jugar fútbol. Él mismo me enseño, pero a escondidas de mamá, porque siempre acabábamos rompiendo algún adorno de la casa cada vez que jugábamos y eso no le hacía a ella ni una pizca de gracia

Cuando voy a su casa, papá me lleva a jugar fútbol, y me ha enseñado a usar palabrotas mientras juego, pero con las condiciones de nunca-nunca-nunca decirlas en presencia de mi madre, y jamás de los jamases contarle que papá me las enseñó.

En parte lo entiendo. Cuando mamá regañaba a papá le decía solamente “Kim-Jong-In” y le lanzaba una de sus miradas efectivas, y papá callaba en seguida y se ponía más derecho que el palo del trapeador. Seguro mamá se pondrá peor si se entera que papá esta contradiciendo todas las lecciones que me dan en mis clases de etiqueta y protocolo. Pobre papá. Mamá lo despellejaría vivo y se haría unos bonitos guantes con su piel.

Ahora, lejos de mamá, en un condominio en las afueras de la ciudad, papá es mas ruidoso y más revoltoso. Va a desayunar en ropa interior, y a veces habla con la boca llena durante el desayuno. Además, cada vez que tropieza con algo, canta una diatriba de palabrotas en varios lenguajes. Se escucha gracioso. Incluso me está enseñando algunas palabrotas muy expresivas.

En general, me gusta papá, y también me gusta la nueva casa de papá. El lugar donde vive es muy bonito y hay mucho espacio para jugar.

En conclusión, la primera razón por la que papá y mamá no están juntos consiste en que son muy diferentes.

 

Notas finales:

Quiera Dios que AY no me trolee y me mueva/desaparezca letras como suele hacer

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: