Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

NIÑA MALA

Autor: Liss83

[Reviews - 12]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Ojala les guste

Wanning, es una ciudad en el sur-este de la isla Hainan, la cual está bajo bandera china. Su economía se basa en la producción de café, pimienta, arroz y caña de azúcar, entre otros. Es precisamente este último la base de los negocios de la familia Thompson. Los ingleses se habían mudado hacía cuatro años y eran en total siete los integrantes. Alexander Thompson era la cabeza de la familia, un hombre de un metro ochenta, cabellos castaños y unos profundos ojos verdes, quien estaba envuelto en un halo misterio. Siempre donde él estaba, estaba su esposo, Ryan Thompson, un rubio de uno sesenta y cinco que siempre tenía algo que decir sobre todo mientras movía las manos, con quien constantemente tenía discusiones que solo terminaban en apasionados besos. Alexander Thompson era conocido por su tan particular forma de conducir que nunca era castigada por el miedo que todos le tenían a su familia, ya que era bien sabido sus nexos directos de estos con la yakuza. La pareja tenía dos hijos. Aurora Thompson era la hija mayor del matrimonio. Una chica hermosa de cabellos rubios y ojos tristes, aunque su carácter era alegre y desinhibido, y tenía entre catorce y quince años. Richard Thompson era el segundo hijo. Un niño de seis años, que parecía una copia fiel de su padre Ryan, pero que con tan corta edad ya demostraba que tendría el carácter de su padre más alto. Completaban la familia Jasper y Amelia Thompson, los padres de Alexander, de quienes se decían tenían el mismo carácter que este y los niños. Y Li Thompson, el hijo adoptivo de Jasper y Amelia
Salían poco, por lo que casi nadie los conocía en la isla, pero se decía que tanto Alexander como Ryan eran hombres de armas tomar, al nivel de que ni la policía se atrevía a levantarle nisiquiera la mirada y su palabra era ley. Aunque en realidad eso no era tan malo, ya que desde su llegada procuraban el progreso de todos en el lugar, debido a que habían ido capitalizando los diferentes negocios de la ciudad. Los Thompson vivían en una mansión en las a fueras de la ciudad que no estaba custodia solamente por su guardia personal, ya que la policía misma se aseguraba que nadie molestara a la familia.

 

Pero más allá de lo que todos creían, las cosas en el seno familiar de los Thompson eran completamente diferentes

 

- ¡Enserio Steve – dijo el rubio agitando sus manos – estoy harto de esta situación! O te detienes o vamos a acabar matándonos tú y yo
- ¿Qué yo me detenga? – dijo Steve sorprendido –. A ver – frunció las cejas – ¿Por qué no te detienes tú?
- ¿Perdón? – dijo Danny mirándolo fijamente – yo lo único que quiero es comer como Dios manda
- Pues, Dios no manda a saquear McDonald todos los días – dijo Steve
- Yo no saqueo McDonald – dijo Danny ofendido
- ¿Sabes por qué la cadena sigue en el país? – dijo Steve – para dejar en la bancarrota mi cuenta bancaria
- ¿Bancarrota tu…? – dijo Danny frunciendo las cejas – ¿De qué hablas?
- Tú solo consumes el noventa y cinco por ciento de lo que ponen a la venta – dijo Steve
- ¡Eso es mentira! – grito Danny – lo que pasa es que… – pero un re chiflido detuvo la discusión
- Habemos personas en esta sala – dijo Doris mientras sus nietos reían – que intentamos ver televisión
- ¡Es su culpa! – dijeron tanto Steve como Danny señalándose mutuamente – ¿Cómo que mi culpa?
- ¿Y ustedes son el terror de la Interpol? – dijo Doris cruzando los brazos mientras John y sus nietos reían a carcajada
- No tiene nada que ver una cosa con otra, Doris – siseo Steve
- ¡Claro que tiene que ver! – dijo John intentando salvar a su mujer – parecen dos colegialas peleando por sus pantis – y nuevamente la carcajada de los niños se escuchó en todo el lugar
- Son dos colegialas – dijo Wo Fat entrando al lugar – aloha mamá – dándole un beso a Doris –, John
- Hola hijo – dijo este sonriendo
- Tío – dijo Charlie – ¿Vas a quedarte a jugar futbol?
- Contigo si Charlie – dijo Wo Fat –, tus padres son muy tramposos
- Hey – dijeron ambos hombres indignados
- Necesito hablar contigo – dijo Wo Fat sonriendo a Steve
- Vamos al despacho – dijo este sonriendo
- Papi – dijo Charlie corriendo a sentarse en las piernas de Danny – ¿Tú me harás barra?
- Por supuesto Campeón – dijo Danny abrazándolo – y si tu tío gana le ira muy mal
- Pues – dijo Grace sonrió – yo le hare barra a mi tío
- Siempre apuestas a perdedor – dijo Danny ganándose una mirada asesina de su hija

 

Steve y Wo Fat se sentaron frente a frente en el despacho del primero mientras bebían una copa de wisky

 

- No quise decirlo frente a Danny – dijo Wo Fat –, pero tenemos problemas y muy grandes
- Sin que te ofendas, Danny es mi mano derecha en la organización – dijo Steve
- Lo sé, hermano – dijo el asiático – y sabes que lo respeto, pero esto no es sobre negocios, sino personal
- ¿Qué pasa? – pregunto Steve intrigado
- Me acaban de avisar que Rachel Edwards llego hoy a Hainan – dijo Wo Fat –. Arribó hace tres días a Hong Kong y hoy voló a la isla
- ¿Qué? – dijo Steve sorprendido
- Tienen que moverse cuanto antes – dijo Wo Fat.
- Alista todo – dijo Steve – nos vamos a Irlanda
- A mamá le va encantar – dijo Wo Fat sonriendo
- Pero a cierto gruñón que conozco, no le va gustar nada – dijo Steve respirando hondo
- Definitivamente no envidió tu puesto – dijo sonriendo
- Y yo que te lo pensaba ceder – dijo Steve saliendo
- No, gracias – dijo Wo Fat sonriendo mientras lo seguía

 

Los niños jugaban en el jardín vigilados por Danny que estaba sentado en su habitual sillón mientras leía el último libro de Dan Brown que Steve le había regalado hacia unas semanas.
Sonrió cuando sintió una suave caricia en la mejilla y se inclinó buscando más contacto

 

- ¿Me extrañaste? – pregunto Steve sentándose detrás de él abrazándolo por la cintura
- No – dijo Danny sonriendo mientras cerraba los ojos al sentir como le besaban el cuello
- Con que no ¿eh? – dijo Steve colando su mano por debajo de la camisa del rubio para acariciarle el vientre plano
- Para nada – dijo Danny cerrando los ojos y echando su cabeza hacia atrás
- Vamos a la recamara y demuéstrame tu indiferencia – dijo Steve besándole la oreja
- Nop – dijo Danny sonriendo y poniéndose de pie de tal manera que su trasero quedo a la altura del rostro de Steve
- ¿Cómo qué no? – dijo Steve sorprendido
- Me estas ocultando algo Steve McGarrett – dijo Danny – y mientras eso no cambie, tú no me tocaras un pelo
- Pero… – dijo Steve – ¿sabes qué? Añoro los meses en los que me tuviste miedo… – pero antes que pudiese añadir nada más un puño se estrelló contra su cara haciéndolo caer hacia un lado
- ¡Eres un maldito animal! – susurro Danny furioso
- Eso… – dijo Steve haciendo una mueca de dolor – no lo voy a discutir. Perdón. ¿Paz?
- La tendrás en tu tumba – dijo Danny y se fue hacia su recamara sabiendo que las niñeras se haría cargo de sus hijos.
- Papá… – dijo Grace nerviosa
- Tranquila cariño – dijo Steve limpiándose el lugar en el que había recibido el golpe –. Por cierto, quiero que empaquen. Mañana nos iremos a Irlanda.

 

Danny llego a su recamara convertido en una fiera que escupía fuego a quien se le atravesase. Empezó a tirar todas las cosas de su closet y las metió como pudo en su maleta. Estaba harto. Se iría a Miami. No, se iría a Nueva Jersey. No, mucho mejor a se iría a Hawaii y así cuando el maldito imbécil con el que se acostaba cada noche lo siguiera, su Ohana le pegaría un tiro en ese su lindo tra…, “no” se dijo a si mismo moviendo la cabeza, su Ohana le pegaría un tiro en trasero. Sí, eso se escuchaba mejor. ¡Maldito McGarrett y su cuerpo de Adonis!

 

- Si dejas de tirar fuego – dijo Steve entrando lentamente con la mano en los bolsillo – te explicare mi decisión
- ¿Qué me puedes explicar? – grito Danny
- Hace un rato Wo Fat me aviso que Rachel llego hoy a Hainan – dijo Steve
- ¿Qué? – dijo Danny sorprendido – ¿Cómo? ¿Por qué? – dijo Steve girando para verlo
- Podría mentirte – dijo Steve –, pero no lo hare. Es más que seguro que ya sabe que tú y los niños están vivos. Quiero que desaparezcamos un tiempo, solo hasta que se calmen las cosas. Luego podemos ir a Australia, hace tiempo que tú quieres ir
- ¿Te das cuenta de que en algún momento Grace querrá volver a ver su madre? – dijo Danny – no podrás evitarlo
- Ella y Charlie son nuestros hijos – dijo Steve con tono serio
- Eso no lo dudo, pero… – pero en ese momento alguien llamo a la puerta
- Papá… – dijo Grace asomándose
- Pasa monito – dijo Steve sonriendo
- Mi tío dijo que en dos días nos iremos a Irlanda – dijo Grace – ¿es cierto?
- No – dijo Steve –, nos iremos hoy mismo
- ¿Qué? – dijeron ambos Williams sorprendidos
- ¡Irlanda nos espera! – dijo Steve sonriendo
- Pe… pero… – protesto Grace – ¿Y mi novio?
- ¿Qué novio? – dijeron Steve y Danny al mismo tiempo
- ¿Yo dije novio? – dijo Grace frunciendo las cejas
- Si, lo hiciste – dijo Steve con voz firme – así que en este momento me vas a decir de que novio hablabas, Grace McGarrett
- Me… equivoque – dijo la chica sonriendo nerviosa – con todo esto ya no se ni lo que digo
- Creo que acabo de cambiar de opinión – dijo Danny –, si nos iremos hoy mismo
- ¿Qué? – grito Grace – ¡No!
- ¡A empacar ahora mismo! – dijo Danny –. Camina. Yo te ayudare. Tú y yo hablaremos luego – sentencio mirando a Steve

 

Notas finales:

Opiniones?

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: