Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Atrapándote (Gafou)

Autor: LILITH_HIWATARI

[Reviews - 4]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los personajes no me pertenecen. 

el fic es prácticamente la película pero mostrando como serían las cosas si fuese Gastón gay.

 

 

Capítulo 1: Gastón y Bella.

 

“¿Alguien que no es libre puede ser feliz?”

 

-          Mira ahí Bella – suspiro Gastón junto a la fuente donde dicha chica se había sentado - mi futuro esposo – sonrío entonces sin poder dejar de ver al pequeño hombre.

-          Gastón ¿por qué sigues hablando conmigo? – Belle dejo de atender a su libro y miro al hombre enamorado haciendo una mueca, estaba tan feliz de encontrar la fuente libre para sentarse cuando oh sorpresa Gastón llego y se sentó a su lado para como siempre empezar a hablar sobre todas las cualidades de Lefou, fue tierno la primera vez, repetitivo la segunda y ahora solo era molesto.

-          Porque eres la única mujer que no intenta ganar mi favor – rodo los ojos señalando con la mano detrás de ellos, Belle miro sin reparos y vio claramente a las tres chicas que se empujaban al verse descubiertas tras una pared, las mismas tres que seguían como patitos a todas partes a Gastón.

-          Estoy segura que alguna otra – intento Bella buscando con la mirada a alguna otra mujer que serviría a Gastón como caja de resonancia para estos casos - tienes razón – suspiro resignada al darse cuenta que realmente no tenía a nadie -  ¿Por qué no vas a hablar con él? – animo esperando que eso le diera el tiempo necesario para terminar ese capítulo, era su parte favorita.

-          Eres un genio eso hare ahora mismo – se levantó hinchando su pecho orgulloso -  le invitare a la taberna un cerveza y oírme hablar de mis grandes proezas – termino adentrándose en el mar de gente.

-          Eso no era lo que yo – Bella intento detenerle pero el hombre le ignoro - ¿Gastón?  – llamo cuando le vio llegar hasta las floristas y tomar un ramo de flores sin detenerse frunció la nariz molesta pero entonces le vio regresar y dejar unas monedas a la mujer y suspiro, todavía había esperanza tal vez Gastón tenía una oportunidad.

 

El gran y poderoso Gastón LeGume, héroe de Villeneuve era un sodomita, si esto no era ningún secreto para el pueblo, todos lo sabían era realmente obvio con Gastón siempre coqueteando con cada joven del pueblo, ¿Por qué no había sido colgado por estos aberrantes gustos? Eso no era un secreto tampoco.

 

Resulto que Gastón creció como todo niño con  un padre cazador y una madre amorosa, al principio sabía  que gustarle otros hombres estaba mal decidió esconderlo ignorando eso impulsos insanos, entonces la guerra estallo su aldea fue atacada y Gastón usando su fusil mantuvo a salvo a sus amigos y familiares, luego se enlisto listo para la guerra, se convirtió en capitán, vio tanto dolor y sufrimiento estuvo a punto de morir tantas veces que cuando al fin regreso a casa, una vacía colmada de riquezas pero sin nadie que le esperaba, cuando todo un pueblo estaba a sus pies y le llenaron de halagos, Gastón decidió que viviría lo que le quedaba de vida como le diera la gana.

 

Así fue como se dijo que no volvería a reprimirse ni un poco, no cuando estuvo a punto de morir un montón de veces, así que ignorando el hecho de que podían colgarle por ello dejo en claro la primera noche en el bar del lugar mientras todos cantaban alabanzas a él cuándo en lugar de sentar a una bella doncella en su regazo fue un joven sorprendido a quien abrazo por la cintura.

 

Al principio el mundo entero se congelo algunos murmullos por aquí y por allá  más la mirada de indiferencia del capitán parecía no escucharles, un hombre se levantó entonces alejo al joven y lo acuso de sodomita, el silencio cayo entonces Gastón se levantó con la cabeza orgullosa y se limitó a señalar a ese mismo hombre que no le parecía tan anormal cuando salvo su vida hace años o cuando se enfrentó al enemigo para mantener su trasero a salvo mientras él se escondía como un cobarde lleno de miedo, les recordó a todos que fue el quien lucho para mantener su vida tranquila de los invasores y que  colgarlo por algo tan frívolo como sus asuntos personales entonces era una mala forma de agradecer a quien les salvo la vida.

 

Nadie murió esa noche, o al día siguiente, o al otro, todos al parecer llegaron a aceptar que Gastón tenía razón sería muy ingrato de su parte colgarle solo por algo que no les concernía, además Gastón seguía siendo incluso con sus inclinaciones la virilidad andante, muchos aun deseaban ser como el, apuesto, fuerte y gran tirador, con el tiempo al pueblo dejo de importarle cuando Gastón sentaba a algún joven en su regazo o como sonreía con galantería, el que siempre coqueteara ellos e ignorara a las pocas mujeres que creían que podían “curarle” si les daba la oportunidad, nadie se metía con Gastón, nadie tocaba a su héroe.     

 

Belle había conocido a Gastón poco después de llegar a Villeneuve, ella era solo una niña leyendo un pequeño libro cuando un chico salió de la nada y la llamo su “doncella”, Gastón como se presentó después insistió en que la había escogido para ser su inspiración, que derrotaría ejércitos para ganar su amor y algún día la convertiría en su esposa, Maurice se rio al escuchar a su niña quejándose por el   chico   que le seguía a todas partes “protegiéndole” de los otros chicos que se burlaron de ella.

 

Con el tiempo se acostumbró a escucharle  hablar sobre sus planes, sobre las anécdotas de la cacería que tuvo con su padre o sobre lo bella que era mientras leía, además no iba negar que Gastón sabia como ganársela ayudándole en sus tareas, hasta que llevo una liebre muerta y le pidió que la cocinara, ella cerró la puerta en su cara por esa estupidez. 

 

Con el tiempo las liebres aumentaron y en algún momento se convirtieron en ciervos pequeños, ella y solo porque su padre insistía que era de mala educación rechazarle tanto cuando el joven era tan amable y para qué va a negar la carne era un lujo que no podía negar termino aceptándolos y hasta invitarle a cenar, así que todos supusieron que se casarían algún día, claro para ese entonces Bella ya sabía que Gastón no le quería realmente pero le dejo estar a su alrededor porque enserio el chico no parecía tener otros amigos.

 

Bella y su padre le había acogido en su casa desde entonces, vieron a Gastón crecer y aun que tenía su propia familia Gastón gustaba de pasar gran tiempo en su compañía siempre trayendo grandes cantidades de carne por lo que su padre le había tomado el gusto, ella recuerda el día en que le vio partir a la guerra, vio a un padre que solo le miro fríamente animándole a hacerlo orgulloso, a una madre más preocupada por su vestido que por ver por última vez a su hijo, vio a un joven que sonrío por última vez en su dirección con algo de esperanza, ella  se rindo y lanzo un pequeño beso en su dirección.

 

Bella no estaba enamorada de Gastón pero al igual que su padre eran los únicos que realmente esperaban su regreso.

 

Cuando la guerra termino y Gastón regreso  ella estaba esperando que por su puerta entrara el hombre galante  pidiendo su mano en matrimonio, tenía preparado un discurso totalmente para hablar bien las cosas, entonces Gastón paso su primera noche celebrando en la taberna, el siguiente día regresando cada una de las propiedades que su padre había robado con engaños a la gente del pueblo.

 

El imperio Legume se vino abajo cuando el heredero prácticamente regalo toda este, para el final de la semana Gastón solo era poseedor de su casa y unas cuantas monedas, durante las siguientes semanas el héroe del pueblo apenas si salía de esta,  Bella temió lo peor, había escuchado historias de hombres destrozados que regresaban de la guerra solo para dejarse morir en la bebida o de una forma menos digna, por lo que se dijo que ayudaría a su amigo.

 

Ella y su padre lo hablaron, recordaron que Gastón no tenía más familia y simplemente estaría completamente solo así que ella aceptaría casarse con él, Bella dejaría que Gastón cumpliera con la tontería de hacerla su esposa por el cariño que le tenían, entonces Gastón mostro su interés en los hombres frente a todo el pueblo y ella solo pudo abrazarle diciendo lo orgullosa que estaba de el por ser tan valiente.

 

Gastón volvió a visitarles, llevaba comida, el botín de su cacería mientras esta se cocía en el fuego contaba a Maurice lo emocionante que era y este a su vez explicaba su más novedoso mecanismo a un hombre que realmente no le entendía, era como había sido antes y Bella estaba feliz, pero a veces miraba a Gastón, le veía mirar el fuego pensativo y sabía que su felicidad no era completa, entonces Lefou aprecio.

 

Lefou no era su verdadero nombre, ¿Quién en su sano juicio llamaría Lefou a su hijo? Pensó la primera vez Bella, no, pero este hombre insistía en que todos debían llamarle así, resulto que una de las propiedades que Gastón devolvió fue la pequeña parcela de tierra al otro lado de la aldea, no era muy grande y la casa se estaba cayendo en pedazos pero este parecía ser propiedad de Lefou quien había regresado con la intención de reclamarla, así que el hombre estaba aquí busco un trabajo para ayudarse y construir nuevamente su hogar.

 

Cuando Gastón lo vio quedo prendado de inmediato, Bella realmente no lo comprendía, Gastón tenía una fila de chicos y mujeres, aunque lo negaran a sus pies, era realmente gracioso ver como hace unos años los aldeanos escondían a sus hijos alejándoles de la “depravación” cuando Gastón paseaba por las calles cuando apenas lo empezaban a tolerar, ahora muy diferente animaban a estos mismos hijos a conseguir la atención del capitán Gastón.

Gastón había dejado de ser dueño de media ciudad pero aun volviendo al fondo se las ingenió para amasar una nueva fortuna, no era tan escandalosa pero era muy decente, su cacería era la mejor eso y que el posadero prácticamente regreso la taberna por créelo demasiado Gastón tenía una buena fuente de ingresos todo un partido para alguna doncella o joven en este caso, así que atraparlo era un logro.

 

Por lo que Bella no podía entender como teniendo a muchos hombres, jóvenes apuestos dispuestos a encamarse con él, casi se ruboriza por ese pensamiento, Gastón tenía que caer por alguien como Lefou quien había dejado en claro que nunca, jamás, ni aun que fuera el último hombre en la tierra, realmente dijo eso, aceptaría los avances de Gastón.

 

Bella solo  podía quedarse ahí sentada, con un libro olvidado en su mano observando como Lefou miraba las flores  y se alejaba enojado dejando a Gastón como un pequeño cachorro perdido.

 

******************

Catorce años antes

 

Bella suspiro por enésima vez miro por la ventana a un muy decidido Gastón que parecía no querer dejar su pórtico, ella deseo con todas sus fuerzas desaparecer pero la mirada de su padre le dejo en claro que debía hacer algo, no podía dejar que el hijo del hombre más rico del pueblo muriera en su puerta, no era decente.

 

-          ¿Porque sigue aquí Gastón? – le pregunto abriendo la puerta de mal humor.

-          Te eh traído esto mi doncella – el joven de inmediato se levantó empujando el par de liebres a la cara de la niña, si puede que Bella fuera solo eso una niña y cualquiera a su edad ya estaría detrás de otras doncellas, aquellas que pudieran llenarlo con sus favores, pero en cambio Gastón el chico más apuesto del pueblo, futuro Héroe de Villanueve estaba perdiendo el tiempo como muchos decían tras la pequeña niña hija del pintor.

-          Por última vez  - dijo ella haciendo una mueca ante tales animales - traer animales muertos no va a hacer que te amé – pisoteo el suelo con fuerza ella no comprendía a ese tipo, era demasiado raro para ella, era solo una niña santo cielo.

-          Mi padre dice que debería convencerte – murmuro confundido, claro que su padre le hablo sobre que eso convencería a cualquier potencial conquista -  debes besarme al menos – exigió -  lo he cazado yo mismo – dijo con orgullo inflando el pecho y Bella solo quiso golpearle la cabeza.

-          No voy a besarle Gastón – gruño ella y cuando el joven se acercó ella dio un paso dentro de la casa – buenas noches Monsieur – dijo cerrando la puerta en su cara por lo que Gastón se dio un portazo en la nariz – y por favor aléjese de mi porche – reabrió la puerta solo para gritarle más.

 

Y Gastón se alejó de ahí de muy mal humor y devastado, claro que ella era nueve años más joven que él pero Gastón tenía una buena razón para no estar persiguiendo doncellas de su edad, un secreto que tenía muy bien escondido y cuyo padre no debía saber jamás, el no sentía ninguna atracción  a las féminas, lo intento realmente, escuchando los consejos de su padre mirar a las mujeres de aquella forma, tocarse a sí mismo imaginándolas pero simplemente nada, en cambio quedaba embobado al ver a todos sus amigos o sus hermanos mayores cuando iban a nadar al riachuelo.

 

Así que Gastón sabía que eso estaba mal, era inmoral y definitivamente no debería tener tales pensamientos impuros, pero de nuevo eso era lo que se esperaba de él y aun que por años pudo fingir no estar interesado ahora, cuando todos sus compañeros andaban detrás de faldas y demás, Gastón no podía fingirlo también, lo intento una vez y cuando la chica en cuestión trato de ser gentil con el Gastón casi huye despavorido, así que había estado buscando alguna forma de ocultarlo, tal vez finir su muerte y huir de ahí, ok eso era demasiado, entonces la vio una pequeña niña alejada de las demás cuyas manos siempre iba un libro y los murmullos que se decían sobre ella, que era extraña y bueno tal vez ella lo comprendiera.

 

Pero era solo una niña una pequeña que aún no comprendía nada de los problemas de adultos que un chico de 16 años podría tener, lo cual lo hacía perfecta, la edad no era problema Gastón salto de la nada y declaro al mundo que ella sería su futura esposa, tal vez con el tiempo llegaría apreciarla, incluso amarla y Bella tan extraña como era, quizás comprendería su problema.

 

Así que Bella seria su esposa, el problema llego cuando intento pedir la mano de la niña con su padre, esto no era inusual y aun que sus padres no estaban muy de acuerdo, acordarían “comprarle”  una esposa si eso quería su niño, pero entonces el padre de Bella se negó y en su lugar acepto no de tan buena gana que Gastón la cortejara, lo que le dejaba con el problema de tener a un adolecente intentando cortejar a su pequeña niña de siete años de edad. 

 

Y cuando todo parecía irse a la ruina sucedió.

 

-          Sé que voy a arrepentirme de esto pero, ¿estás bien Gastón? – pregunto Bella al ir caminando con su pequeña cesta tras lavar en el riachuelo, ella no iba a la fuerte donde las demás mujeres solo la criticaban,  vio a Gastón quien por cierto no le molesto al pasar como solía hacerlo, solo estaba ahí suspirando a la nada.

-          Claro soy maravilloso ¿por qué no debería estarlo? – de inmediato Gastón se levantó y corrió a tomar la cesta de la niña pequeña que se la arrebató y siguió caminando -  no Bella, no te vayas – la detuvo y ella solo suspiro – déjame ayudarte – dijo entonces y ella le tendió la cesta por lo que Gastón la acompañaría a casa, apenas dieron un par de pasos cuando el hablo -  ¿has besado a alguien alguna vez?

-          No voy a besarte – respondió de inmediato ella haciendo una mueca, lista para correr de ser necesario y tal vez darle un puntapié por descarado.

-          Lo sé – la tranquilizo pero detuvo el paso -  es solo que – se marido el labio mirando al camino como si tuviera miedo de regresar al pueblo -  bese a alguien – susurro como si aquello fuera algo completamente infame – pero – y ahora si tenía toda la atención de la niña cuya curiosidad era enorme -  no está bien – declaro – olvídalo – y diciendo esto empezó el camino otra vez.

-          Espera  - ella corrió para ponerse al día con él y cuando hizo eso pregunto - ¿Fue una mujer mayor? – más el joven solo siguió caminando -  ¿Gastón? – y el chico murmuro algo que ella no escucho -  más fuerte por favor – dijo cerrándole el paso, empujándole con sus brazos para que no caminara más.

-          Un chico,  bese a un chico – confeso totalmente sonrojado -  fue algo impulsivo y no sé si deba – y ahora tenía miedo de su declaración - los chicos no besan a otros chicos pero se sintió bien pero bueno nunca eh besado a una chica y tal vez solo estoy confundido – y parecía que Gastón ya no hablaba con Bella más bien parecía debatir consigo mismo, tal vez dándose excusas.

-          Gastón – Bella lo pateo para llamar la atención del chico que miro a la niña y esta le indico que se inclinara por lo que lo hizo - Juro que si esto es una jugarreta tuya voy a golpearte muy fuerte – amenazo y antes de que Gastón pudiera decir algo confundido le beso – ¿Y bien se sintió extraño? – dijo ella con un pequeño rubor en su cara, ese fue su primer beso y lo uso con Gastón más le valía al bastardo no estar jugando.

-          Si – respondió sorprendido pero dándose cuenta que no se sintió ni la mitad de bien que su otro beso, bueno no fue ni la mitad de lo que fue un beso pero ella no tenía que saberlo - digo no – reitero de inmediato al ver a Bella molesta - no es que fuera algo malo – trato de excusarse pero la niña arrebato su cesta y siguió caminando molesta, el muy bastardo la había engañado –espera Bella – finalmente la alcanzo y jaloneo a cesta -   es que no se sintió igual – confeso y ella le miro enojada solo para finalmente entregarle la cesta y dejarle hablar -  tal vez necesito besar más – ella lo volvió a mirar con desconfianza y jalo la cesta nuevamente furiosa -  no tu – le aclaro levantando dicha cesta sobre su cabeza donde Bella no la alcanzaba -  hablo de más chicas, otras chicas – dijo para su tranquilidad y ella solo se cruzó de brazos – no es que lo hagas mal – volvió a insistir – es solo que fue diferente y tal vez – dijo indeciso.

-           tal vez te gusta besar chicos – dijo ella.

-          Claro que no – frunció la nariz molesto pero su mirada decía otra cosa miedo y confusión reflejados – Gastón LeGume no es un sodomita – dijo con orgullo - además aun eres mi doncella y nos casaremos en el futuro – sentencio empezando a caminar con la cesta con sus ánimos nuevamente recuperados.

-          No sabes cómo lo espero – dijo ella con sarcasmo siguiéndole de cerca sonriente por aquella extraña confesión, tal vez Gastón no era un mal sujeto después de todo.

 

Al día siguiente las liebres muertas regresaron así como las flores y acoso, ella siguió odiando a Gastón nuevamente, jamás supo quién fue el afortunado y nunca pregunto, no fue necesario, dos meses después los merodeadores portugueses atacaron su aldea.

 

Un año después Gastón estaba en a la guerra.

 

*************

 

-          ¡¡¡Bella!!! – grito tratando de destruir la puerta con sus puños  -  Maurice – saludo sorprendido al hombre que le abrió intento disculparse cuando vio a la chica que buscaba detrás del viejo y entro sin ser invitado - Bella necesito tu ayuda – se acercó para tomarla por los hombros -  tu estúpido plan no funciono – la sacudió con ansiedad.

-          ¿Mi plan? – dijo confundida alejándose de Gastón porque enserio ese hombre tenía mucha fuerza.

-          Si le invite a la taberna a beber y escuchar sobre mí – le recordó, aunque claro no había sido esa la idea de Bella - y que dijo el “no, demasiado ocupado” – frunció la cejas al recordar -  el demasiado ocupado – repitió las palabras alejándose de bella y dejándose caer en el sillón que había reclamado como suyo en el hogar de la chica -  ocupado para decirle que no al gran Gastón – y su voz sonaba realmente ofendido por esto, como si pensarlo era completamente ridículo.

-          Tal vez no está interesado – respondió alejando las hojas del banquito donde Gastón pensaba subir los pies salvándolas justo a tiempo.

-          Pero Bella –  hizo un puchero -  es perfecto, sus ojos – enumero levantándose nuevamente mirando soñador a la nada – sus mejillas y joder lo has visto sonreír  - suspiró - es maravilloso – Bella miro a su padre quien la miro también sonriendo cálidamente al verlo así -  el me hace sentir un.

-          ¿Je ne sais quoi? – pregunto la chica al ver que Gastón no encontraba las palabras.

-          No sé qué significa eso – bufo dejándose caer otra vez en la silla con un gesto molesto.

-          Tal vez deberías intentar desde otro ángulo – hablo finalmente Maurice -  con Bella te esforzaste  - regreso su atención al reloj que reparaba nuevamente.

-          Pero qué gran idea Maurice  cazare el venado más grande para Lefou – Gastón había cruzado la habitación para palmear la espalda del hombre como agradecimiento - ¿por qué no puedes ser más como tu  padre Bella?  - se giró para mirar molesto a la chica - el si intenta ayudarme – y sin darles tiempo a nada más salió por la puerta tan rápido como había llegado.

 

Ambos se quedaron viendo la puerta como esperando que Gastón entrara en cualquier momento mas no sucedió.

 

-          Y yo soy la rara del pueblo – finalmente ella hablo.

-          No dejes que te oiga llamarlo así – murmuro su padre – se deprimirá una semana – se estremeció al recordar la primera vez que Lefou le había rechazado.

-          Conociéndole dirá “nadie es más raro que Gastón” – intento imitarlo – sabes que él quiere ganar en todo.

 

Y su padre empezó a reír seguido por Bella.

 

****************

 

 

-          ¿Entonces vengo a cenar esta noche? -  siguiendo el consejo de Maurice, Gastón el mejor cazador de la aldea había salido a buscar la mejor presa para su gran amor, para el horror de Lefou, Gastón apareció esa  tarde con un enorme  venado en sus hombros, la sangre aún se resbalaba por este y aun que era un animal de gran tamaño, el tipo apenas si parecía cansado por cargarlo.

-          Lo siento hoy no se puede – dijo con una falsa sonrisa mirando el desastre con desagrado pues había sido emboscado al salir de la panadería, el lugar donde había conseguido un empleo al llegar, salía temprano pero debía empezar en la madrugada y Lefou solo quería llegar y dormir un rato no lidiar con Gastón y mucho menos cocinar para él.

-          ¿atareado? – pregunto mirando sus manos y detrás de el por si aún estaba ocupado con su trabajo dándole una mirada al panadero quien ya sabía sobre su intención con Lefou, todo el pueblo lo sabía a esas alturas y este le negó animándole a continuar mirando a Lefou.

-          No – negó dejando caer su sonrisa y pasarlo para alejarse lentamente totalmente inconsciente del dolor en el rostro del hombre.

 

 Lefou llego a la taberna para subir a la posada sobre esta y dormir y Bella tuvo que escuchar  los lloriqueos nuevamente durante la noche en su casa, esa noche hubo estofado de venado.

Notas finales:

Finalmente el fic que todos estaba esperando está aquí wiiiiiiiiii

Ya es una realidad es algo corto pero no sé por qué mis primeros capítulos siempre son cortos.

Las cosas están así en edades, Gastón tiene 30 en este fic y como todos saben él es mucho mayor que Bella, aquí será 9 años mayor por lo que ella tiene 21, cuando eran niños él tenía 16 y ella 7, lo se suena mal que un adolecente ande tras una niña pero recordemos los tiempos y que él la escogió por ser muy joven para darle tiempo y ser medio rara.

 

En el próximo capítulo finalmente algo de interacción Gafou.

 

Gastón aún tiene su fuerza sobre humana, aun es un orgulloso y principalmente se quiere a si mismo pero en realidad aprecia a Bella, Maurice y Stayce.

 

Una galleta?

Un chocolate??

Un Lefou para Gastón???

 

 

 

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: