Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Harry Potter… O debería decir ¿Laufeyson?

Autor: Brisa200315

[Reviews - 49]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hey!  Hola esto se me había ocurrido hace un buen tiempo pero no estaba segura...  Quiero saber sus opiniones para bueno... Saber si debo irme a la esquinita a llorar o seguir escribiendo. 

Notas del capitulo:

Wii amo a Loki y amo a Harry...  La verdad amo a todo mundo, incluso a Voldy (pero eso es otra historia)  estén abiertos (no de esa manera, cierren las piernas)  a nuevas posibilidades wiii. 

Si creo que ya mejor sigan con la lectura. 

Ningún personaje ni bla bla bla me pertenece *llora en la esquinita* 

Harry Potter… O debería decir Laufeyson?

 

-¡¡Noooo!! ¡¡Padre no!! ¡No puedes quitarme a mi pequeño! ¡Apenas tiene un mes! No por favor…- Loki hizo lo que nunca pensó que haría se arrodilló y rogó al padre de todo.. Que le devolviera a su bebé… Que le devolviera a su Harry. Ahora sería capaz de hacer todo por él, lo amaba,  desde que había empezado a crecer dentro de su cuerpo… Era como si algo los conectara y no pudiera vivir sin él.

-Loki, has cometido daños irreversibles en todo el universo, es hora de que pagues por tus pecados y ese niño merece una buena familia no a un padre como tu o debería decir… MADRE, - lo escupió con desprecio -merece a alguien Mejor que el dios de las travesuras y el engaño.

-Estoy seguro de que estoy haciendo lo mejor para el niño manteniéndolo alejado de tí.- no podía creer lo que le decía… ¡No no no no no no!  Sabía que le odiaba pero no podía…  No podía tener tan poco corazón… Se levantó un poco del suelo y se quedó allí sentado, con su cabello revuelto, ropas hechas jirones,  pero eso no era lo que realmente impactaba … Sus ojos estaban llenos de lágrimas, súplica y necesidad de tener a su bebé a su lado.

-Ma-madre, no lo dejes… por favor... No dejes que me quiten a Harry… t-tú sabes más que nadie lo que es perder un hijo…  No lo dejes… Por favor- era solo un hilo de voz pero aún así con la sala en total silencio sus palabras eran totalmente audibles.

-No dejes que me lo quiten- Frigga no pudo soportar ver el dolor en los ojos de su preciado hijo, porque sí, Loki era su hijo, quizás no de sangre, pero ella lo había visto crecer, lo había visto caerse y le había enseñado a levantarse… Él era su hijo, y no dejaría que nadie lo hiciera sufrir de esa manera, ni aunque fuera su propio esposo…

-Cariño… - Frigga dió algunos pasos hacia delante

-Es suficiente, no puedes alejarlo de su hijo.- dijo con una voz muy autoritaria que hubiera dado escalofríos a cualquiera, pero al parecer no a su marido.

-Puedo y lo haré, esa es mi decisión final, así que Frigga, preferiría que te quedes al margen de la situación.- sin más, los guardias se levantaron y se llevaron a Loki hacia su habitación, no podían dejarlo en los fríos calabozos aún, porque estaba débil, por su reciente parto. Frigga le lanzó una última dura mirada a su marido y siguió a los guardias que se llevaban a su hijo.

En la habitación los guardias simplemente lo tiraron en su cama y se retiraron, mientras Frigga acomodaba bien a su hijo en la cama y lo intentaba consolar por su reciente pérdida.

-Tranquilo mi niño, lo volverás a ver muy pronto te lo prometo, shh shh, tranquilo por mala que sea nuestra situación, se que tu Padre..-

-No es mi padre...- lo dijo casi de forma  inaudible.

-Lo siento, se que Odín no pondrá en ningun mal lugar al niño, y que de una u otra forma se asegurará de que crezca bien.-

-Pero madre, mi niño no puede estar sin mi, ¿cómo aprenderá de su magia y de sus orígenes?… Madre, quizás sea repudiado por ser diferente, así como lo fuí yo… Madre… Mamá no me lo pueden quitar, él me necesita y yo lo necesito.- se abrazó más a su madre mientras lloraba un río.

Así se quedaron, Frigga intentando consolar a su hijo y loki llorando cada vez más, hasta quedar dormido.

 

============================

 

Mientras tanto en el mundo mágico una hermosa mujer de largo y rojo cabello estaba en trabajo de parto en San Mungo.

-¡Ahh! ¡Ja-ames!, ¡James! ¡Ya viene! ¡ahhh! ¡Nghhh!- un muy nervioso James tomaba la mano de su preciada Lily, intentando darle más confianza que en ese momento ni él tenía.

-Tranquila Lily, ya casi termina, solo puja un poco más..- de repente la mano que sostenía dejó de apretar y los signos vitales bajaron hasta ser muy débiles.

-Señor, por favor salga, nosotros nos encargamos- técnicamente lo botaron de la sala de parto mientras veía como varios médimagos iban y venían de un lado a otro rápidamente.

pasaron algunas horas, las cuales a James le parecieron totalmente eternas, era un manojo de nervios, ya se había tomado más de 10 tazas de té para intentar tranquilizarse, lo cual no había ayudado en lo más mínimo, entonces vió como la puerta de la sala se abría y el medimago muy cansado se dirigía hacia él.

-Sr. Potter, lo sentimos, no pudimos salvar al niño, su mujer aún no despierta pero se encuentra bien físicamente, realmente sentimos su pérdida, si desea puede pasar a verla, la revisaremos cuando despierte para asegurarnos de que se encuentre bien- el corazón de James literalmente se paró al escuchar la noticia, sus piernas temblaban y algunas lágrimas empezaron a salir de su rostro, tenía que ver a Lily. casi corriendo entró a la sala y se sentó en una sillita que estaba al lado de la camilla, Lily, su Lily estaba pálida recostada con serias muestras de cansancio.



-Hijo, realmente lamento lo de Lily- James había estado tan metido en sus pensamientos qué no había notado que Dumbledore había entrado en la sala.

-Llegué aquí lo más rápido que pude en cuanto me enteré.-

-Oh, Gracias profesor Dumbledore, esto está siendo muy difícil, después de todo lo que intentamos para poder concebir un hijo… y ahora lo pierde, va a estar devastada, se culpará de todo y morirá de tristeza… La conozco, no me lo podré perdonar nunca...- más lágrimas empezaron a surgir de los ojos de James, tomó la mano de Lily y la beso mientras sus lágrimas caían en las sábanas.

-James, creo que tengo una idea para este problema- lo miró un poco confundido pero asintió para que siguiera

-Tengo en mi posesión un bebé muy poderoso el cual, necesitará padres, ya que los suyos… pues bueno ya no están, creo que podrías adoptarlo, así Lily seguiría teniendo a su niño- era una idea bastante buena, James la tenía que aceptar, pero ¿Cómo lograrían que nadie se diera cuenta de que no era su hijo realmente?, seguramente a esta hora todos en el hospital e incluso el mundo mágico sabría que habían perdido a su bebé...Y como si Dumbledore hubiera leído sus pensamientos dijo...

-La noticia no ha salido de esta habitación me he asegurado de eso, pero el decirle o no a Lily, esa será tu decisión, claro que quizás podría no querer al niño y terminar como dijiste…- Dumbledore vio como James se planteaba si decirle o no a su esposa que había perdido al niño, esperaba que escogiera la opción correcta

-Puede terminar mal y eso es lo que menos espero para ustedes, después de todo son como mis hijos…-

-Profesor… ¿Cree que podría traer al niño? para que esté en los brazos de Lily ¿Antes de que despierte..?- esperaba estar escogiendo la opción correcta, no quería ver como su Lily se hacía pedazos frente a sus ojos y él no poder hacer nada para ayudarla.

-Claro que sí hijo, yo me encargaré de todo y mañana podréis presentar al pequeño Harry a la sociedad.- dijo un muy sonriente Dumbledore.

-¿Harry?- preguntó James con bastante desconcierto

-Haha me olvidaba de decirte, ¿un caramelo de limón?- James Negó

-El niño se llama así, aunque si lo deseas podéis cambiarle el nombre.

-Oh, creo que lo dejaré como Harry- Dumbledore se despidió y salió de la habitación con una gran sonrisa en su rostro, el primer paso de su plan ya estaba hecho.

Le dijo a todos los médicos que estuvieron en el parto de la Sra. Potter que se reunieran un momento en una sala, allí les mandó un  obliviate y puso algunos recuerdos falsos sobre el hijo de los Potter. Contento se apareció en las afueras del colegio para ir a recoger al niño de su oficina, aún no podía creer la suerte que tenía, realmente nunca se esperó aquello.



=========================================

 

*Flashback*

 

Era un tranquilo día en Hogwarts, el sol brillaba, y parecía que nada malo ocurriría… todo lo contrario, cuando estaba planeando junto a Severus  la derrota de Lord Voldemort un gran rayo cayó en medio del campo de Quidditch, se levantaron rápidamente, cogieron sus varitas y corrieron hacia el lugar, temiendo de que sea algún ataque de Mortífagos.

 

Thor le había pedido a Heimdall que observara en la tierra algún lugar al cual pudiera pertenecer el bebé sin llamar la atención de las personas por sus poderes, los cuales obviamente se irían desarrollando mientras crecía.

Así era cómo había llegado al “Mundo mágico”(Como ellos lo llamaban), o más específico había llegado a Hogwarts... Escuela de magia y hechicería, creía que había hecho una buena elección en preguntarle a Heimdall por este tipo de lugar.

 

El director y el profesor Snape estaban atónitos ante la imagen que estaba frente a ellos. Un hombre alto además de apuesto se encontraba con un pequeño bebé en brazos, muy diferente a él, llevaba cabello negro,  en diferencia del rubio,  también el bebé tenía piel tan blanca como la nieve en vez de bronceada.  Pero ese no era el momento para admirar a los dos hermosos seres.

Thor había notado la presencia de otras personas, así que,  comenzó su camino hacia aquél gran e imponente castillo. Los profesores al ver que aquel hombre se acercaba salieron a su encuentro.

-Buenos días muchacho, ¿te molestaría decirme quienes son y el porqué de tu extraña vestimenta?- preguntó Dumbledore con su usual brillo en la mirada.

-Claro buen hombre, ha sido irrespetuoso de mi parte el no haberme presentado, soy Thor Odison príncipe de Asgard, hijo de Odín, el porqué de mis ropas es que,  esta es la vestimenta diaria en Asgard.

-Te agradezco que hayas aclarado mis dudas, pero...- dió una gran sonrisa

-¿Podrías darme la razón de tu llegada a este lugar?- Thor sentía que algo en aquel viejo no estaba correcto, pero si Heimdall decía que ese lugar estaría bien, pues estaría bien.

-He venido para pedir un favor, el cual consta en hacerse cargo de mi pequeño sobrino, el cual por algunas razones será separado de nuestro mundo y necesita un lugar en el cual crecer y desarrollar sus poderes, los cuales, créanme, son muchos y muy poderosos, al ser el hijo de mi  hermano Loki, Dios del engaño y las travesuras.- los ojos del director se iluminaron al saber que le sería entregado en bandeja de plata, un ser tan poderoso como un dios o algo parecido, estaba muy emocionado porque ahora tenía una nueva pieza para la derrota de Tom.

-Claro muchacho, haremos todo lo que podamos para cuidar a tu sobrino,  pero creo que sería prudente si vamos hacia mi oficina para saber más del niño y cómo será educado.- el pequeño bebé se le había quedado mirando al director de una manera algo intensa para un bebé, pero cuando el profesor Snape se acercó para tomarlo en brazos y Thor quedara libre para el director, el niño rió y estiró sus bracitos hacia el mayor.  Snape se sorprendió ante la acción del bebé, pero no dudó en tomarlo y acurrucarlo en sus brazos. Thor, no era de más decir que se admiró al ver que su pequeño sobrino se tiraba hacia un hombre que apenas conocían, bueno en realidad no lo conocían, ya que si quiera había dicho una palabra.

Snape cogió al bello bebé en sus brazos,  el niño se entretuvo jugando con la cabellera de Severus, la cual a causa de su usual contacto con las pociones estaba lleno de grasa. El pequeño niño frunció el ceño al notar lo grasoso del cabello y con un pase de mano y entre risas hizo de su cabello muy sedoso además de muy largo, hasta más abajo de la cintura.

El director al ver esto abrió desmesuradamente los ojos, la magia sin varita, controlada y siendo tan solo un bebé,  es algo que no se había visto desde los tiempos de Merlín y Morgana.

Ni él ni Tom tenían un poder equivalente al de ese bebé, tendría que ser bien educado si quería un buen arma contra Tom.  No quería otro mago Oscuro y muy poderoso.

Thor rió y se dirigió a Snape.

-Lo siento hombre de Negro pero a él le gusta hacer trucos con las personas que le agradan- Severus levantó las cejas.

-¿Quiere decir que le agrado a esta cosa?- dijo mientras el niño hacía flotar su cabello de forma que parecía medusa.

-Pues sí, creo que es por su parecido a su padre- agachó la cabeza mientras negaba

-En su inconsciente sabe que es él.-

Siguieron su camino hacia el castillo sin más interrupciones, solo un lindo bebé jugando con el cabello del pelinegro. Ya dentro del castillo en la puerta de la oficina del director,  Dumbledore le dijo a Snape que llevará al niño a sus aposentos, porque al parecer el bebé se llevaba bien únicamente con él.

Después de hablar un rato sobre el poder que llevaba el niño y la responsabilidad que aquello implicaba, finalmente Thor se retiró para nunca más volver, dejando a su indefenso sobrino en otras manos

 

*Fin del Flashback*

 

============================

 

En las mazmorras, más específicamente, en la habitación de Severus Snape, se encontraba con un bebé durmiendo en los brazos del pocionista mientras él  se movía de una lado a otro clasificando y ordenando pociones de los estudiantes de 5to año, las cuales la mitad envenenarían a cualquiera que siquiera entrara en contacto con ellas y la otra mitad era medianamente aceptables.  De pronto Severus escucho pequeños golpes en su puerta así que, dejando de momento su división de pociones,  abrió la puerta. Frente a él se encontraba el viejo Dumbledore con una sonrisa muy grande en su semblante, la cual no sabía si le aterraba o le alegraba.

-Buenas noches profesor Dumbledore, ¿qué evento a acontecido a esta visita?-

-Oh, nada de qué preocuparse mi querido Severus, pero debo llevarme al bebé con su nueva familia- los ojos de Severus se abrieron y empezó a abrir y cerrar la boca como un pez,  nada propio del jefe de Slytherin

-Así que Severus, ¿me puedes dar al bebé?- el pocionista no sabía como reaccionar por lo cual Severus solo apretó más hacia sí al bebé.

-No puede llevárselo- dijo en un jadeo

-Él no aceptará a nadie que no sea yo,  por favor,  yo lo sabré cuidar, lo llevo haciendo todo este tiempo-aunque no lo quisiera aceptar había mucha desesperación en su voz, lo cual,  lo hacía sentir inseguro.

-Sé que lo has cuidado bien Severus,  pero él necesita una verdadera familia, dos padres que le amen y cuiden, necesita una vida normal y sin peligros, lo cual tú querido, no posees.- albus acentuó la parte de “vida normal” y “sin peligro”, haciendo claro hincapié en su posición de doble espía. Severus lo sabía, sabía que no le podía dar esas cosas al niño,  pero estos días lo había cuidado y empezado a amar, sentía que le quitarían una parte de su vida que había dejado de ser tan monótona como antes.

 

===========================

 

*flashback *

 

Había dormido muy bien esta noche, claro que tuvo un sueño de lo más extraño sobre un hombre que llegó en un rayo, les entregaba un bebé y entonces el profesor Dumbledore le había encargado cuidarlo.

Ahh y como olvidar esa extraña parte del sueño en la cual el bebé hizo crecer el triple de su cabello. Era una locura.

Se levantó y fue hacia el cuarto de baño para empezar a arreglarse para sus clases y hacer sufrir a sus “queridos estudiantes”,nótese el sarcasmo.

Empezó lavando su rostro, cepillándose los dientes y meterse a dar una buena, aunque no muy extensa, ducha caliente. Comenzó frotando su cabeza para después bajar lavando su laaaarga cabellera. Un momento, ¿¡larga cabellera!?, él no poseía una, el cabello solo le llegaba hasta mas abajito de los hombros como para agarrarse una mini coleta. Eso significaría que el bebé también era real, ¡¿quien se encargaría de él ?!, obvio que él no.

Se terminó por dar una ducha muy rapida, vestirse, recoger su cabello en una cola alta y buscar al bebé.

Salió de su habitación con su típica túnica negra, ceño fruncido y un bebé que llenaba las mazmorras con risotadas.

-buenos días profesor- un joven slytherin de 4to año estaba sorprendido hacia la nueva imagen de su profesor - se ve bien, pero… - dudó un poco en decir lo siguiente - acaso es su hijo? - el rostro de severus se puso rojo y perdió un poco la compostura.

- qu-que!  No  eh,  el no es mi hijo!! - técnicamente gritó esas palabras y  acercó el pequeño bulto a su pecho - po-po-por qué pensaría eso señor hide!?.

- pues,  si me lo permite decir señor- tragó en seco- se parecen bastante entre ustedes, - el bebé no apartaba la vista del chico que le había robado la atención del mayor. - principalmente en las miradas que echan.

Severus sin más que decir

dió media vuelta y se dirigió a la oficina del director ignorando las constantes miradas y murmullos que causaba al pasar.

-buenos días Severus!  No te pensaba tener aquí tan temprano - dijo dumbledore con su singular sonrisa y ojos brillantes.

- buenos días director,  quería preguntarle- se acercó sin sentarse en las sillas de enfrente del escritorio - qué piensa hacer con  el niño?,  porque yo no pienso hacerme cargo de él todo el día!

- severus,  severus,  severus, creo que ya hablamos sobre esto,  tú eres el indicado para cuidarlo,  ya que eres el único con el cual se lleva bien - dijo como si fuera obvio  

- pe- pero cómo voy a cuidarlo mientras doy clases?

- oh,  eso es lo que te preocupa muchacho?, pues no hay problema,  acondicionaremos una cuna en tu clase y ya te podras acomodar. - se levantó y comió un caramelo de limón - vamos al comedor severus,  ya le dije a los elfos domésticos que llevaran a tu puesto leche para el bebé. -salió dejando a un muy sorprendido Severus parado allí - por cierto Muchacho- asomó su cabeza por la puerta con cara muy divertida - te queda muy bien el cabello largo con tu túnica dorada -mientras el director se iba silbando,  se adelantó un poco buscando un espejo,  que después de unos minutos encontró. Severus se admiró del joven que se encontraba frente a el,  se veía muy bien, el cabello largo atado en una cola alta,  su rostro perfilado,  algunos cabellos más cortos caían en su rostro,  sus pestañas también se habían alargado,  haciendo más llamativos sus ojos. La túnica no estaba nada mal,  era de un dorado un poco obscuro, y le quedaba bien a la figura.  Algo le hizo salir de su admiración personal y eso fueron los pequeños quejiditos provenientes del bebé en sus brazos. Se retiró hacia el comedor atrayendo varias miradas, tanto de parte de profesores como de alumnos,  no sabía si era por su nueva apariencia o por el bebé en sus brazos.

El desayuno pasó sin mayores percances,  a parte de que todas las miradas en el comedor estaban clavadas en cierto profesor pelinegro y un bebé entre sus brazos,  después vino la verdadera acción cuando en clase de 6to curso Gryffindor - Slytherin al bebé se le ocurrió empezar a hacer flotar y cambiar los ingredientes de los estudiantes causando que después de unos minutos todo el curso explotara y la enfermería estuviera llena.

Así fueron los días,  severus cargaba al bebé en brazos mientras daba clases,  uno que otro truquito de parte del mocoso,  pero no pasó a mayores.

En la noche el bebé lloraba hasta que severus lo ponía a su lado,  realmente se había hecho un espacio en su corazón.

 

*Fin del flashback *

=========================

 

Dumbledore extendió sus brazos intentando quitarle el bebé a Severus,  a lo que él retrocedió instintivamente.

-¿quienes van a ser la nueva familia de mi harry? - albus pareció disgustado ante la constante negación de entregarle el bebé por parte de severus.

- eso no es de tu incumbencia,  pero es una buena familia,  te lo puedo asegurar,  así que,  será mejor que te dejes de tanto lloriquear y me entregues al niño- dijo dumbledore demasiado serio. Tuvo de lanzarle un hechizo para quitarle de los brazos al bebé.

Después de la difícil tarea de quitarle el niño a severus,  por fin pudo salir del colegio y aparecerse en San Mungo.  Allí se encontró con James durmiendo y lily aún inconsciente en la camilla del hospital.

Tuvo que poner un hechizo insonorizante para que no se escuchara el llanto del bebé al haber sido separado del pocionista y después lo durmió con otro hechizo para dejarlo en los brazos de Lily.  

Notas finales:

Espero que les haya gustado.... *se va a la esquinita* las parejas aún no las tengo bien definidas... Así que si tenéis alguna idea... Podéis dejarla...  Bye!!! 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: