Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Usagi-san

Autor: aiakafuri

[Reviews - 2]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hellooooo chic@@s

Después de un tiempo les traigo un one shot para celebrar San Valentin.
Se que es mañana, pero no creo poder compartirlo

 Espero les guste.

 

Mala ortografía

Los personajes no me pertenecen.

 

 

—¿Qué dices? cuestionó a su mejor amigo.

humm. Está bien. Pero mañana lo traes, Kō-chan  respondió entregando su conejo favorito.

Te lo prometo Sei-kun dijo feliz recibiendo aquel objeto tan preciado y él, entregó el suyo.

Sei recibió el peluche favorito de su mejor amigo.

Kō es hora decía un hombre castaño.

Sí, mami dijo levantándose de columpio Hasta mañana Sei-kun.

Toco la mejilla que acaba de ser besada y un lindo sonrojo adorno sus mejillas.

Seijūrō vamos a casa.

Mamá— corrió y se abrazó las piernas de su pelirroja madre.

Cariñ¿Y ese muñeco? dijo notando el peluche.

Es de Kō-chan dijo sonriendo.

Ya te dije que no lo llames así. Es kun, ya que es mayor que tú, además es un lindo doncel.

—¿Doncel? cuestionó curioso.

SíKō podrá tener bebés como él  señaló a un doncel embarazo que iba a recoger a su hijo kō se podrá casar con un varón ya que es doncel y tiene esa flor de sakura.

Yo soy varón. Me casare con Kō-chan.

Shiori rió por la declaraciópor su hijo. De seguro Masaomi se reiría, después de todo adoraba a Kō.

Vamos a casa.

Siiiiii.

 

.

——————————— 13 años después ————————————

—Otra vez ese sueño— murmuró frotándose el rostro.

Desde la Winter Cup había tenido una y otra vez aquel sueño... o más bien, recuerdo. Un recuerdo de su infancia.

Abandonó la comodidad de su cama y se dirigió al baño. Era domingo y su padre estaría esperándolo para desayunar (un hábito que retomaron desde que regreso). Aquel padre que recordaba estaba con él y apoyándolo, está vez no dejaría su cuerpo tan fácilmente.

—No estés tan seguro.

—Lo sé... Pero ahora estoy yo al mando. No dejaré que...

—Ve al ático. En la caja de mamá está lo que buscas.

—¿Lo que buscó?

—El niño del sueño. Allí lo guardé... creí que era innecesario pero veo que no es así. Yo también tuve esos sueños.

—Entiendo...

Se percató de que ya se había terminado de bañarse; se enrollo en una toalla a la cadera y se dirigió al guardarropa.

————————

 

—Tardaste, Seijūrō.

—Lo siento, Papá... Él me entretuvo.

Masaomi casi se ahoga con el bocado que acababa de ingerir.

—Papá— corrió a auxiliarlo.

—Estoy bien— dijo después de unos sorbos de agua.

—... ¿Lo prefieres a él, verdad?

—No. Claro que no— respondió inmediatamente —Te quiero a ti. Estuve cegado mucho hasta que vi que te perdí, desde entonces hice lo posible para recuperarte pero todo falló. Para empezar siento que fue mi culpa que él apareciera.

Cuando falleció su esposa se enfrascó en el trabajo dejando de lado a Seijūrō y exigiéndole más, la perfección. Cuando se dio cuenta fue demasiado tarde, aquel Seijūrō con el que vivía no era su hijo, ese Seijūrō tenía un ojo dorado y no sus preciosos ojos rojos heredados de Shiori.

—Tal vez... pero ya no importa— dijo sonriendo.

Aquella sonrisa le recordó a su difunta esposa —Anda. Desayuna ¿Y qué quería?

—Ohh eso... Bueno, desde que regresé he estado teniendo un sueño... Un recuerdo de la infancia, sobre un niño castaño.

—¿Cómo sabe él eso?

—No sé. Me dijo que subiera al ático y en la caja de mamá buscará algo.

¿En la caja de su esposa? Frunció el ceño —Después de desayunar iremos.

Seijūrō asintió y miró a su padre. Akashi Masaomi era un hombre alto, pelinegro y de ojos negros. Su carácter siempre había sido amoroso y comprensivo con su familia, más no con los demás. Pero desde que su madre falleció, su padre cambio y comenzó a exigirle más, quería que fuera perfecto. Y eso fue lo que trato de hacer, ser perfecto.

Giro la mirada al cuadro que recién habían vuelto a colocar.

Se apreciaba a su padre, él y su madre, Shiori Akashi. Su madre era dulce y risueña, la fue quien le enseñó su pasión por el básquet. Lamentablemente perdió la batalla contra la leucemia y fue cuando la familia Akashi se desmoronó.

—Seijūrō, come.

Asintió y comenzó a desayunar.

————

Llegaron al ático y al encender la luz lo vieron completamente limpio. Como si alguien siempre estuviera ahí.

—¿Cuál es el de mamá?

—Todos.

Soltó un suspiro —Comenzare por la izquierda.

La búsqueda comenzó. Ambos miraban con nostalgia las pertenencias de su esposa/madre. Seijūrō abrió un pequeño baúl, el contenido era los jugos de té favoritos de su madre, algunas fotografías y... lo sintió, algo esponjoso estaba debajo de los portarretratos. Aquel objeto de sus sueños estaba en sus manos.

—Oh... hablabas sobre Usagi-san— dijo Masaomi al ver lo que sostenía.

—¿Usagi-san?— pregunto mientras revisaba a un conejo café pero encontró unas iníciales: U. Kō.

—Era de tú mejor amigo en el preescolar. Se llamaba Kō... Bueno su nombre era más largo sólo que le decíamos de cariño Kō.

—En el sueño, él me dijo que me regresaría el mío— dijo mirando esos ojos cafés del conejo.

—Al siguiente día regresaste llorando. Shiori me dijo que Kō había sido dado de baja del preescolar y no volviste a verlo.

—Kō...

—Le prometiste a tú madre casarte con él.

Las mejillas del pelirrojo se tiñeron de rojo por la vergüenza —Yo...

Masaomi rió —De seguro Kō ya se casó y ...— guardo silencio al ver esa mirada.

—Kō es mío y tiene algo que me pertenece. Encuéntralo, papá— dijo serio. Por alguna razón no le gustó lo del casamiento.

—¿Eso quieres?

—Sí.

—Entiendo. Le diré al investigador que lo busque.

—Gracias papá.

 

.

————————————————————————————————

 

 

Era viernes, ya habían pasado varios días desde que comenzó la búsqueda y no sabía nada de U.Kō.

—Seijūrō-sama, el auto está listo. Su equipaje ya está en el auto.

—Gracias, Akemi-san— tomó su celular y el libro que había estado leyendo. Salió de la casa y abordó la camioneta que lo llevaría a Tokio.

Era sábado, 31 de enero y cumpleaños de Kuroko Tetsuya. Hace una semana había recibido un mensaje por parte de Momoi avisándole que se reunirían para festejar el cumpleaños de Kuroko jugando básquet ball, claro, también tuvo que convencer a Murasakibara.

———————

—Le hablo cuando venga a recogerme.

—Sí, Seijūrō-sama— dijo sonriendo. Sin duda las cosas habían cambiado.

Se bajó de la camioneta y arreglo un poco su sudadera. Había elegido un short negro, una playera azul marino y una sudadera gris con una franja azul en los brazos.

Al llegar a las canchas, ya estaban reunidos casi todos a excepción de Murasakibara. Cuando llegó el pelo morado, comenzaron a jugar.

Jugaron hasta que el crepúsculo comenzó a ponerse.

—Una foto— sugirió Satsuki antes de marcharse.

Todos se reunieron para la fotografía y él no pudo evitar reír por la dichosa posé que Kise Ryōta le sugería a Kuroko.

—Tengo hambre ¿Vamos al magi?— dijo Daiki bostezando.

—Pues...

—De hecho— Tetsuya interrumpió a Kise —Los chicos me invitaron a casa de Kagami-kun ¿Quieren ir?

—¿Estás seguro? No quisiera incomodarlos— dijo Seijūrō algo nervioso.

—No hay problema. Me encargaré de Kagami-kun.

—Suerte, Tetsu. Espero mañana puedas levantarte.

Las mejillas del pelo celeste se encendieron en un fuerte rubor.

Miró a Kuroko —¿Ustedes están juntos? son varones no les...

—Soy doncel...

—eh... ¿EH?— gritó sorprendido.

Todos rieron —¿Nunca te diste cuenta?— cuestionó Shintarō.

—No... ¿Y la flor?— cuestionó. Los pocos recuerdos que tenia de Kuroko en Teiko, no recordaba que tuviera la flor de Sakura. La marca con que nacían los donceles.

—No quieres saber dónde está— dijo inexpresivo.

Aquella mi mirada le indicó que era mejor no preguntar —Vale.

—Nos vemos en una hora en xxxx— instruyó Tetsuya y todos se dividieron.

Abordó el auto y se dirigió a la mansión. Esa mansión fue un regalo de sus abuelos maternos para su madre cuando se casó, ahora era suya. Su padre se lo había informado hace unas semanas.

Al llegar, fue a su habitación a bañarse y luego de tomar el regalo para Kuroko, nuevamente, abordo la camioneta y se dirigieron a la dirección que el indico el peli celeste.

El lugar era un parque que estaba rodeado por complejos de departamentos de lujo... o eso daba a entender la fachada alguno de los edificios. Al no ver a nadie esperó varios minutos hasta que comenzaron a llegar. Bajo del auto y despidió al chofer.

———————

—Pues vamos. Aomine-kun ya viene— dijo Tetsuya viendo correr al peli azul hacia ellos.

Cuando Aomine les alcanzó, se dirigieron al departamento de Kagami. Al llegar, Tetsuya tocó el timbre y esperaron.

—Bienvenido...— el castaño se congeló al ver a la generación de los milagros, pero no solo a ellos.

—Hola, debes ser Furihata-kun—— dijo recordando el nombre del basé que lo había cubierto.

—¡A-Akashi!— chilló. Parecía una gelatina humana.

—Ya que estábamos todos reunidos, los invite— dijo Tetsuya apareciendo de la nada haciendo que Furihata se desmayará.

Seijūrō lo sujetó de la mano para que no se golpeara contra el piso.

—El chihuahua te sigue teniendo miedo— dijo en un tono burlón Daiki.

—¿A mí? ¿Por qué?— cuestionó confundido pero el peso le estaba ganando —Ayuda— el peli morado reacción y sujetó al castaño.

—Se enfrentó a ti, Akashi-kun... Bueno al otro, y desde entonces tiene miedo— explicó todo inexpresivo Tetsuya.

Antes de que pudiera decir algo, Daiki olfateó la comida y empujó a todos dentro del departamento.

Al llegar a la sala, Kagami pego el grito y todos giraron.

—Siento las molestias. Soy Akashi de Rakuzan— dijo dando una reverencia.

—¡Ya lo sabemos!— grito hyugga —¿Qué le pasó a Furi?

—Se desmayó al ver a Akashi-kun — dijo serio pero todos vieron que se estaba divirtiendo con ello.

—Pobre...

—————————————

Se sintió culpable de ver al castaño en esa cama. Kagami les había dicho que utilizarán unas de sus habitaciones y Murasakibara lo llevo a la primera que encontró.

Observó una vez más el rostro del castaño y no pudo evitar tocar su mejilla. Tal y como lo había pensado, su piel era suave.

—Lo recuerdo. Él encestó frente a mi nariz.

—¿En serio?

—Sí un tiro de tres puntos... creo que ya lo había visto, al inicio de la Winter.

—¿Crees?

—Si... aunque no sé por qué lo recuerdo.

—Quien sabe— le acarició el cabello pero el sorprendido castaño se alejó dejando en su mano un objeto castaño.

El castaño se removió y abrió sus ojos. Frente a él estaba el causante de sus miedos, Akashi Seijūrō. Retrocedió y ese fue su error, vio su peluca en la mano blanca.

—Siento lo de hace rato. No sabía que se desmayaría, Furihata-kun— dijo sin apartar la mirada del castaño. Tenía el cabello trenzado.

Negó de forma efusiva —N-No fue su culpa...

—Eres un doncel— afirmó.

Tembló. Había sido descubierto — No le diga a nadie.

—No le diré a nadie. No te preocupes— le entregó la peluca.

—Gracias...

—¿Por qué lo ocultas?— cuestionó viendo que se colocaba la peluca.

Tembló —N-No me gusta hablar de eso.

No pudo evitar sonreír al ver que retrocedía en la cama —Está bien, prometo no decir nada. Vamos. Lo están esperando.

—Gracias...

Salieron de la habitación y se unieron a la fiesta.

——————————————————————

La mayoría ya se había retirado, quedaban unos pocos de Seirin y él.

—Kuroko-kun. Espero te guste — dijo entregándole regalo.

—Gracias, Akashi-kun.

—Nos vemos luego. Gracias por la invitación— se despidió de los demás, abandonó el departamento y se dirigió a la camioneta. Habían avanzado unas cuadras cuando lo vio. Furihata iba caminando en una calle oscura —Alto. Aproxímate a él.

Se asustó al ver la camioneta negra detenerse cerca de él y comenzó a temblar.

—Furihata-kun— se acercó al castaño.

—A-Akashiii.

—Tranquilo. No quise asustarte. Sube, te iré a dejar.

—Pero...

—Es muy tarde y no puedes andar sólo en la oscuridad.

Tras dudar unos segundos, aceptó. Akashi tenía razón.

Subieron a la camioneta y se dirigieron a la dirección que indicó el castaño.

————

—Muchas gracias...— estaba nervioso. Algo le hacía sentir nervioso con el pelirrojo, y no solo por el miedo sino por los ojos rojos, sentía que ya lo había visto antes pero no recordaba de dónde.

—De nada. No andes sólo por las noches— se acercó y le beso la mejilla —Hasta pronto— abordó la camioneta y se dirigieron a la mansión.

 

 

.————— Kōki ——————

Se tocó la mejilla que acababa de ser besada. Estaba 100% seguro de que su cara debía de estar completamente roja.

—¿Qué fue eso?

—Shouta-nii— giró y vio a su hermano aproximándose.

—Kōki... — Shouta Furihata, peli negro y de ojos verdes. 20 años.

—Etto es un amigo de Kuroko-kun. Me vio caminando y se ofreció a traerme.

—Me refiero al beso.

—No lo sé— se encogió de hombros.

—Entremos o nuestros padres se preocuparan — dijo viendo las sombras de sus padres, y luego entraron.

—Shouta-nii, Kō-nii— dijo un pequeño pelinegro.

—Kōta— saludaron a su hermano menor. Kōta era un varón pelinegro y ojos chocolate.

—Ya era hora. Me estaba preocupando.

—Pa...— abrazo a su padre.

—¿Cómo te fue, cariño?— Kō Furihata. Un doncel castaño y ojos chocolate. Kōki era su réplica...

—Bien.

—Sí. Un chico lo besó — dijo Shouta riendo. Pues ya veía gruñir a su padre.

—¿Quién te besó?

—Papá...— susurro intimidado.

—Habla— dijo Shou Furihata. Un hombre pelinegro de ojos negros y piel blanquecina.

—Etto sólo fue en la mejilla — dijo nervioso. Después de lo que había pasado, su padre lo sobre protegía —Es un amigo de Kuroko-kun. Fue a su fiesta y cuando venía caminando se ofreció a traerme.

—¿Por qué te besó?— cuestionó Shou.

—No sé. Akashi-kun sólo me beso la mejilla de la nada.

—¡Akashi-kun!— Kō pego el grito en el cielo.

—Sí ¿Por qué?

—¿No lo recuerdas?

—¿Eh?

__________

Seijūrō

Quince días habían pasado desde la fiesta de Kuroko y él seguía pensando en Furihata Kōki. No entendía por qué seguía pensando en él y tampoco entendida porque le había besado la mejilla.

—Sei-chan. Vamos al centro comercial — sugirió Reo Mibuchi pegándose amorosamente al pelirrojo.

—Mibuchi-sempai. No haga eso— dijo separándose como pudo.

—No seas así. Yo te amo, Sei-chan.

—Mi...

—Qué cruel Reo-nee— grito Kōtaro mientras salía corriendo y cubriéndose el rostro, estaba llorando.

—Vez lo que ocasiones, Diva.

—Cállate, cerdo— gruñó enojado y salió detrás de Kōtaro Hayama.

—¿Antes era así? — al ver la mirada confundida de Nebuya agrego —Me refiero con el otro yo.

—Sí, pero no le daba abrazos— respondió Mayuzumi.

—Ya veo y ...— se vio interrumpido por su celular, lo extrajo de las bolsas de su pantalón y vio el remitente —Papá... entiendo... por supuesto— colgó y miró a Nebuya —Díganle a Mibuchi que será otro día su oferta. Hasta el lunes.

Salió de las instalaciones de Rakuzan y abordó el auto. Tras media hora de escuchar música llegó a la sede principal de Akashi Corp., y como siempre fue recibido con exagerado miedo.

Saludo a la recepcionista y abordó el elevador al último piso —Buena tarde, Shirotani-san.

—Seijūrō-sama. Buena tarde. Su padre lo espera— le dijo sonriendo.

—Gracias— tocó la puerta y entró.

—Ya era hora.

—Tráfico congestionado.

—Toma asiento— espero a que su hijo se sentará y prosiguió —Kō está más cerca de lo que crees.

—¿En serio?

—Sí. Tuviste que verlo en la Winter Cup.

—¿Juega básquet?

—Así es— abrió el expediente y comenzó a leer:

Padre doncel: Usui Kō.

Padre varón: desconocido.

Se mudaron a Tokio cuando Kō tenía 4 años. Su padre fue trasladado sin previo aviso.

—Así que por eso nunca regreso.

—Sí. Déjame continuar.

Tres años después Usui Kō contrajo nupcias con un varón llamado Shou, y adoptó a Kō legalmente.

Actualmente, viven en Tokio.

Shou trabaja como contador en un despacho contable.

Kō padre es maestro de primaria.

Shouta tiene 20 años y estudia finanzas en la Universidad T. Él es hijo del primer matrimonio de Shou.

Kōta es el hijo menor y del matrimonio. Tiene 11 años y juega béisbol.

Kō acaba de cumplir 17 años. Estudia en Seirin y está inscrito en el equipo de básquet. Por alguna razón se hace pasar varón y ....

—Furihata Kōki — interrumpió a su padre.

—Si ¿Lo conoces?

—Sí. Es el chico a que le dicen chihuahua.

—Con razón se me hacía familiar ¿Sabe sobre ti?

—No sé... Me tiene miedo. Bueno, al otro. Según entendí atacó a Kagami-kun con unas tijeras y Furihata-kun estaba presente.

—Mal inicio. ¿Qué piensas hacer?

—Reclamar lo que me pertenece / Reclamar lo que me pertenece.

Masaomi reconoció esa mirada. El otro Seijūrō también quería a Kōki Furihata.

 

 

.—————————— Kōki ———————————————

Quince días en lo que no podía olvidar a Akashi Seijūrō. No solo por el beso en la mejilla, sino por lo que le había dicho su padre.

—Furih...— algo lo impacto en la cabeza y perdió el conocimiento.

———

—Gracias a Dios despertaste, Furihata — fukuda estaba a su lado.

—¿Qué pasó? — se sentó y observó a los demás entrenando.

—Kagami evito golpear a Kuroko pero el balón rebotó y te golpeó. Te noqueó— dijo rascándose la nuca.

—Ya veo— dijo frotándose el lugar y fue cuando lo noto, miró asustado a Fukuda —Ellos...

—Etto si... salió volando, ellos lo vieron— él era amigo y vecino de Kōkil y sabía que era doncel —Verás, quien está muy molesta es...

—Soy yo— interrumpió Riko Aida enfada.

—Sempai...

—¿Por qué nos lo ocultaste? Sabes que no tenemos problemas con que seas doncel pero pudimos tomar más cuidado.

—Lo siento— susurró apenado — No quería que hicieran diferencias.

—¿Acaso hicimos diferencias con Kuroko y Izuki?

—No...— era verdad. Nunca hicieron diferencias... Bueno, sólo para las duchas, eran los últimos en entrar y luego lo hacia Riko, ya que ella custodiaba la puerta de los vestidores y cuando ella entraba, los donceles hacían lo mismo.

—¿Entonces por qué ocultarlo?

—Yo también quiero saber — cuestionó Seijūrō desde la puerta.

—A-Akashiii — su corazón latió rápidamente al verlo.

—¿Y bien?— se cruzó de brazos y esperó a que el castaño hablará.

Para esos momentos, sus compañeros lo miraban atentamente.

—Cuando estaba por graduarme, un maestro me dijo que me quedara a lo último, que necesitaba hablar conmigo y ...— un nudo en su garganta se formó y lágrimas comenzaron a surcar sus mejillas — y... él intentó ...

Fukuda puso una mano en el hombro de su amigo para tranquilizarlo —Intento violarlo. Yo lo esperaba, y cómo no salía regresé a buscarlo. Escuché sus gritos y noquee al maestro. Desde entonces se oculta.

Kōki lloraba desconsoladamente en los brazos de su amigo.

Sintió una rabia recorrer su cuerpo. Su mejor amigo estuvo a punto de ser violado. Ahora entendía porque ocultaba que era doncel.

—Tranquilo, Furi— dijo Fukuda. No le gustaba ver a su amigo así, pero desde entonces Furi tenía miedo por eso se ocultó tras una peluca.

Sus compañeros comenzaron a darle palabras de ánimo. Riko recordó que el capitán de Rakuzan estaba allí —¿Se le ofrece algo Akashi-kun?

—Sí... Vine por mi prometido— dijo sonriendo mientras veía a Kōki limpiarse las lágrimas.

—¡Prometido!— exclamaron los que escucharon. Kōki sintió una opresión, de seguro iba por Kuroko (Seirin no sabe de la relación entre Kagami y Kuroko).

—Sí. Vamos, Kōki — dijo extendiendo su mano y esperaba que el castaño la tomara.

—EH— gritaron todos, incluidos Furihata Kōki.

—¿Sales con Akashi?— cuestiono Fukuda incrédulo.

—No...— respondió sonrojado y nervioso ¿Por qué Akashi decía que era su prometido?

—Kōki. Vamos— dijo acariciándole la mejilla, al ver que Kōki solo lo miraba, agregó —Oh debería decir Kō-chan.

—¿Sei-kun?— cuestiono nervioso. Entonces lo que su padre le dijo era verdad.

—Al fin te encontré, Kō-chan.

—¡Sei-kun!— exclamó y se lanzó a los brazos del pelirrojo dejando a todos con la boca abierta —Lo siento. Nunca quise...

—Lo sé— respondió al efusivo abrazo —Ayer me entere porqué nunca regresaste.

—Lo siento — cuando su padre le platico como abandonaron Kioto, recordó como lloro llamando a Sei-kun mientras se abrazaba del conejo blanco. Aquel conejo que aún tenía y lo trataba como un tesoro.

Los demás veían incrédulos aquella escena —Alguien me puede explicar que está pasando— dijo Kagami Taiga confundido ¿Al caso furi no le tenía miedo a Akashi?

—Kōki era mi mejor amigo. Cuando tenía 4 años Kōki desapareció, con el paso de los años y que surgiera el otro yo, lo olvide... Hasta hace unos días que volví a recordarlo y mandamos a buscarlo por todo el país. Nunca pensé que Furihata y Usui fueran el mismo.

—¿Usui?

—Es el apellido de soltero de papá. Papá Shuo no es mi padre biológico, él me adopto cuando se casó con papá.

—Entiendo... ¿Entonces por qué están comprometidos?— dijo Taiga.

Kōki negó y Seijūrō sonrió —Kōki es mi primer amor y mi prometido — sujeto a al castaño y lo besó.

—Sei-kun...— susurro tocándose los labios y completamente sonrojado.

—Vamos. Iré hablar con tus padres— dijo arrastrando al castaño.

—Espera, Sei-kun. Mis cosas— Seijūro se detuvo y esperó a que el castaño se cambiara y recogiera sus cosas.

Los demás vieron alejarse a ambos. Sin duda fue una sorpresa saber aquella amistad.

———————

Akashi Seijūrō no soltó su mano por nada del mundo. Estaba avergonzado por lo que acaba de suceder ¡Lo había besado! ¡Su primer beso! No sabía qué hacer y seguía sin creer que ese pelirrojo fuese con quien había estado soñando los últimos días. Se veía tan adorable con su ropa del preescolar.

Tras abordar el auto, se instaló un incómodo silenció entre ambos. Seijūrō miraba de reojo al castaño, quien miraba fijamente sus manos —No tienes que tener miedo. No te hare nada... que no quieras.

Escucho aquel ultimo susurro y se sintió aún más nervioso de lo que ya se sentía —No—No tengo miedo— aseguró tartamudeando.

—Me alegra escuchar eso— sonrió mientras entrelazaba su mano con la de Kōki. El castaño sólo se sonrojo.

————————

—Ya llegue— anunció al entrar a la casa. Por la hora, sus padres y hermanos tenían que estar en la casa.

—Kōki. Bienveni...— Shou guardo silenció al ver al pelirrojo y más al ver que mantenía agarrada la mano de su hijo.

—Bienvenido, Kōki ¿Cómo te fue?... — Kō reconoció al joven —Akashi-kun. Mira cuanto has crecido.

—Papá...— susurró Kōki avergonzado.

—¿Qué significa esto?— gruño cursándose de brazos.

—¡Es el que besó a Kōki! — grito Shouta a la defensiva.

—¡Nii-san!— exclamo avergonzado.

—Bueno— Shou se cruzó de brazos — ¿Por qué tiene tomada la mano de mi hijo?

—Oh esto. Vine hablar con ustedes.

—¿Sobre qué?

—Soy Akashi Seijūrō. Tengo 17 años. Estudio en Rakuzan. ¿Me da su permiso para cortejar a su hijo Kōki y, en un futuro su mano?

Kō y Kōta se cubrieron las bocas con las manos.

—Haber si entiendo ¿Me está pidiendo la mano de mi hijo en matrimonio?

—Sí.

—¿Pero aun así quiere cortejarlo?

—Efectivamente, Furihata-san. Tengo años de no ver a Kōki— la dulzura de su voz al pronunciar el nombre del castaño hasta lo sorprendió a él mismo —Y quiero que nos volvamos más cercanos. Por ello le pido su permiso para cortejarlo.

—¡Lo tienes, Akashi-kun! — Kō abrazó al pelirrojo —Tienes mi permiso, hasta se pueden casar ahora mismo.

—¡Papá!/ ¡Kō!

—¿Qué? Siempre supe que ellos estaban destinados.

—Pero...

—Adelante, Akashi-kun. Bienvenido a la familia Furihata. 

—Papá/Kō.

 

****************************************

—¿Qué haces?

Bajó las fotos y miró al pelirrojo —Sei.

Se acercó y miró las fotos que el castaño miraba. Sonrió —Cuando pedí permiso para cortejarte.

—Si. Puedes creerlo. Ya han pasado tantos años de eso.

—Lo sé. Tuvimos un buen noviazgo.

Rió —Si.

—Y ahora tenemos una familia, nuestra propia familia.

Kōki sonrió encantado —Y tres maravillosos hijos.

—Cierto—le robó un beso a su castaño esposo —. Y casi te quedas sin esposo cuando te deje embarazado.

—Mi padre no lo tomó nada bien — Tuvieron seis años de noviazgo. En el séptimo, tras que se comprometieran, Koki quedó en cinta. Su padre casi mata a Seijūrō.

Pero su padre doncel  y su suegro le salvaron de una muerte prematura.

—Claro que no. Le robe la inocencia a su preciado hijo a meses de la boda.

Kōki sonrió traviesa mente —¿Meses?  Si tan solo hubiese sabido que fue desde el años de noviazgo.

Seijūrō tembló —Jamás tiene que saberlo.

—Hummm— Kōki le jaló de la corbata y le besó la comisura de los labios —Que tal si recordamos aquella primera vez...

—Será un placer recordarla— respondió antes de cargar a su esposo y llevarlo a la cama que compartían desde hace 21 años.

Fin 

 

Notas finales:

Espero les haya gustado.

 ES uno de los fanfics que les dije que tenía desde hace mas de un año, y al fin decidí terminarlos.

Nos leemos pronto.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: