Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Como conoci a tu Padre por choi_minki

[Reviews - 7]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Aqui vengo con un one-shot. Fue una idea que se me ocurrio debido a un sueño que tuve, lo hice en una hora asi que espero que les guste. Si hay algun error solo dejenmelo saber en lo reviews.

Bueno, sin mas nada que decir, que lo disfruten.

-¡Papa!

Naruto giro en cuanto escucho la voz de su hijo llamarlo, termino de secar el ultimo plato y lo puso en su lugar para después dirigirse a la sala.

-¿Menma? ¿Hijo que pasa? –pregunto el rubio sentándose junto a su hijo en el sofá

--Papa, ¿Puedo hacerte una pregunta? –Menma lo miro con esos ojos azules iguales a los suyos.

Su hijo era una copia exacta de el, lo único diferente era su color de cabello tan oscuro como el de su padre, Naruto sonrio al pensar en ese detalle.

-Ya la estas haciendo, cariño. –Menma lo miro suplicante mientras cruzaba sus brazos haciendo un pequeño puchero.

-Papa… ¿Puedo? -Naruto sonrio y le revolvió el cabello con cariño.

-Por supuesto. Ahora dime, ¿Qué te preocupa? –Naruto tomo las manos de su hijo y las beso con dulzura.

-¿Cómo se conocieron tu y mi padre Sasuke?  –termino desviando la vista hacia el pecho de su progenitor.

A Naruto se le borro la sonrisa de golpe, miro a su hijo sorprendido soltando sus manos lentamente, se rasco la cabeza con nerviosismo y en sus ojos apareció una mirada nostálgica mientras embozaba una sonrisa triste.  

Recordar esos tiempos lo ponía sensible.

-¿Papa..? –Menma lo miro preocupado –Lo siento, yo no quise…

-No te preocupes, mi amor –El rubio solto un largo suspiro – ¿Cómo conoci a tu padre? –Puso un gesto pensativo llevándose la mano a la barbilla –Veras eso fue hace muchos años, yo tenia 16…

 

Hace 16 años atrás

Naruto caminaba de un lado a otro con el teléfono en la mano mientras se comia las uñas de la otra, decir que estaba asustado era poco, estaba aterrado. Ahora como le diría a su hermano que el payaso que iba a ser el centro de entretenimiento de la fiesta que estaba organizando para su sobrino le había cancelado a ultima hora.

Deidara lo iba a matar.

O tal vez él era un exagerado. Después de todo su madre se lo decía siempre. Pero es que simplemente quería que algo le saliera bien en la vida. Se supone que su hermano contaba con el, y ahora,  ¿Que se supone que iba a hacer?, rayos no debio aceptar, pero como decirle que no.

-Si sigues caminando en el mismo lugar, vas a terminar haciéndole un hueco al piso –Naruto giro y vio a su padre recargado en el marco de la puerta.

Su padre Minato lo veía con cariño, se adentro a la habitación y se sento en la cama dándole pequeños golpecitos al colchón indicándole a Naruto que se sentara junto a el.

-¿Qué pasa?  -pregunto el rubio mayor.

Naruto se sento a su lado con aspecto de cansancio, solto un largo suspiro y encorvo su espalda. Minato le dio un leve golpe para que se enderezara y Naruto a regañadientes lo hizo.

-El payaso que iba a animar la fiesta de Sora me acaba de cancelar por problemas familiares –Solto por fin Naruto suspirando nuevamente.

-¿Eso es todo? –pregunto Minato acariciándole el cabello a su hijo.

-¿Y ahora que se supone que voy a hacer? Mañana es la fiesta y mira la hora –el mayor miro el reloj que estaba sobre el escritorio del cuarto de su hijo, marcaban las 9:23pm -¿Dónde se supone que voy a encontrar a otro payaso? Le dije a Deidara que no se preocupara por nada, pero esto no era lo que estaba planeando –Naruto se paro de la cama y llevo sus manos a la cabeza con frustacion.

Minato lo miro y sonrio con ternura, su hijo era tan parecido a el. Su alborotado cabello rubio que no se arreglaba con nada, sus ojos azules que siempre estaban inundados de una calida alegría pero que en ese momento solo mostraban preocupación. Su hijo era una copia exacta de el, excepto por esas curiosas marcas en sus mejillas. Aun asi, su hijo era un doncel muy atractivo.

-Vamos, Naruto. No te preocupes tanto –Minato se paro de la cama lentamente y se dirigio hacia su hijo. Lo sujeto por los hombros y lo obligo a mirarlo –Papa se encargara de ese pequeño percance –dijo mostrasdo su típica sonrisa.

Naruto lo miro por unos segundos y bajo la cabeza suspirando, quito las manos de su padre y se sento en la silla del escritorio –Solo no quiero que nada salga mal, se lo prometi a Deidara.

-Ya te dije que no te preocuparas, hijo. Yo me encargare de eso –Minato se poso delante de Naruto mientras se agachaba para llegar a su altura –conozco a un amigo que tiene un hijo que le gusta trabajar en su tiempo libre en esas cosas del entretenimiento, lo llamare y preguntare si esta disponible para mañana, ¿Qué te parece?

Naruto lo miro con un pequeño brillo de esperanza en sus ojos y lo abrazo con efusividad –Gracias papa, en serio, muchas gracias –Naruto lo miro con una sonrisa que contagio a Minato inmediatamente.

-¡Vaya! Reunión familiar y no me invitan –Los dos rubios miraron en dirección a la puerta y vieron a una mujer pelirroja que sonreia felizmente -¿Qué estamos celebrando? –pregunto entrando a la habitación y situándose junto a Minato.

-¡Mama! Papa me va a conseguir un nuevo payaso para la fiesta de Sora –dijo Naruto mientras daba pequeños saltitos de alegría.

-¿Uno nuevo? ¿Y que paso con el que ya tenias? –pregunto la mujer cruzando los brazos.

-Le acaba de cancelar, Kushina. –respondio Minato abrazando a su esposa.

-Pero como va a ser… Ese idiota… Me dan ganas de arrancarle la cabeza –dijo la pelirroja molesta.

-Tranquila, mama. Dijo que tuvo una emergencia familiar. Pero no importa –Naruto miro a su padre feliz –Papa dijo que me iba a conseguir otro.

-¿Ah, si? ¿Y quien es? –Kushina miro a Minato confundida.

-¿Te acuerdas de Gai? Su hijo a veces tiene tiempo libre y le gusta hacer este tipo de cosas, hablare con el y le preguntare si puede venir mañana –el rubio mayor miro a su esposa mientras sonreia.

-¿Y que estas esperando? ¡Apurate y llámalo! –Le grito a su marido haciendo que este saliera de la habitación rápidamente para hacer lo que su esposa le decía –Este hombre… Ojala y todavía este despierto. –Se dijo a si misma. Giro hacia su hijo y le sonrio con dulzura – Y usted jovencito, es hora de que vaya a la cama.

-Pero mama.. –intento replicar Naruto.

-Mama nada, ve a cepillar los dientes y te acuestas inmediatamente –dijo Kushina cruzando los brazos.

-No soy un niño, sabes. Tengo 16 años –dijo el rubio haciendo un puchero.

Kushina lo miro con ternura y se acerco a el dándole un beso en la frente –Para mi seguiras siendo mi bebe, ahora anda a hacer lo que te dije –se dirigio hacia la puerta y antes de salir se giro nuevamente –No te preocupes por lo de mañana, yo hare que un payaso este en esa fiesta por que me llamo Kushina Uzumaki, ahora descansa hijo. Te amo.

-Descansa tu igual, Mama. Dale las buenas noches a Papa –dijo Naruto sonriéndole con entusiasmo.

-Por supuesto, cariño.- Kushina le sonrio por ultima vez y salio de la habitación.

Naruto se quedo mirando la puerta por la que había salido su madre sin quitar esa sonrisa de su rostro, amaba a sus padres, de eso no habia duda.

 

*****

 

Hasta ahora todo iba bien, los niños se divertían corriendo de aquí para alla, los adultos hablaban animadamente sin despegar la vista de sus respectivos hijos y el payaso que había contratado su padre lo estaba haciendo todo de maravilla. Definitivamente la fiesta estaba resultando un éxito, se aplaudio a si mismo mentalmente.

-Gracias, Naruto –escucho una voz a su lado que lo hizo sobresaltar sacándolo de sus pensamientos, miro quien era la persona causante de ello y vio a su cuñado parado junto a el- Esta vez te luciste.

-Oh, Itahi. No te vi –Naruto miro al frente nuevamente y vio a dos niños de no mas de 3 años tirándose galletas mientras sus madres le gritaban que no lo hicieran, sonrio por eso –No te preocupes, es un placer para mi. –Naruto reviso la libreta que tenia en sus manos y vio que ya era hora de jugar a la piñata - ¿Y tu hermano? Dijiste que iba a venir para que todos lo conociéramos por fin –cerro la libreta y la dejo sobre el muro.

-Ya debe estar por llegar –Itachi por fin lo miro y le sonrio cálidamente – Dijo que por nada del mundo se perdería el primer cumpleaños de su sobrino –termino dándole un sorbo a la bebida que traía consigo.

-¿Eso es alcohol? –Pregunto Naruto sorprendido.

-No –repondio el moreno desviando rápidamente la mirada hacia la ventana.

-Itachi… -Dijo Naruto con todo de advertencia.

-Esta bien, si es alcohol. –Itachi suspiro resignado.

-Es una fiesta para niños, Uchiha. –Naruto cruzo los brazos molesto.

-Vamos solo es un vaso –el moreno lo miro suplicante –No le digas a Deidara, por favor.

Naruto lo miro severamente por unos momentos, de repente tocaron el timbre haciendo sobresaltar a el rubio y sacarle una pequeña risa al Uchiha –De acuerdo, no le dire a Deidara, pero… -el Namikaze agarro el vaso rápidamente de las manos de Itachi y tomo rápidamente lo que quedaba en su interior –No beberas mas, recuerda que es la fiesta de tu hijo –Itachi lo miraba con el ceño fruncido –No me mires asi, ahora ve a ver quien esta tocando el timbre, yo estare en el patio.

Itachi suspiro derrotado y negó levemente con la cabeza mientras se dirigía a la puerta de entrada –De acuerdo.

 

****

 

-¡Eso, asi es! ¡Vamos inténtalo otra vez, que casi lo logras! –gritaba Lee o mejor dicho el payaso que había contratado su padre mientras le daba animos a un niño que intentaba romper la piñata.

Pero algo no salio bien. Debido a que el niño tenia los ojos tapados y había varias personas alrededor de el, el pequeño calculo mal y al tratar de darle a la piñata el bate salio volando hacia atrás dándole justo en la entrepierna a uno de los invitados. El afectado cayo de rodillas tapándose su intimidad y Naruto salio corriendo a auxiliarlo. Después de todo estaba en su casa.

-¡No se preocupen, yo me encargo de el! –Grito el rubio ayudando a parar a el hombre y llevándolo adentro de la casa, miro a su madre y le entrego la libreta que traía consigo –Mama, ¿Podrias encargarte tu de lo demás? –le susurro Naruto suplicante a su madre, Kushina asintió rápidamente y avanzo hacia la gente.

-Bien, que siga la fiesta. Mi amor, ven toma. –Dijo Kushina pasándole el palo a el mismo niño y quitándole la venda de los ojos –Ahora si. ¡Dale a la piñata!

 

Mientras tanto Naruto recostaba en el sillón a el joven y salio corriendo hacia la cocina, tomo un paño y metio en el algunos hielos y se dirigio nuevamente a la sala. De inmediato puso el paño en la entrepierna del muchacho que solto un quejido.

-Lo siento, de veras –dijo Naruto sin despegar la vista de sus manos.

-N-no te preocupes –respondio el desconocido mirándolo –Son cosas que pasan.

-¡Sasuke! –grito alguien mientras se dirigía hacia ellos, Naruto lo reconoció al instante. Itachi –Hermano, ¿Estas bien?.

-¿Hermano? –pregunto el rubio mirando a Itachi.

-Oh. –exclamo el moreno de cabello largo mientras sonreia levemente –El es mi hermano. Naruto te presento a Sasuke.

-¡Oh por Dios! ¿El es tu hermano? Cuanto lo siento, de veras. Yo no sabia que esto pasaría. –el  Namikaze se inclino haciendo una leve reverencia.

-Ya te dije que no importa. Itachi, por favor… –pidio Sasuke estirando la mano hacia su hermano para que lo ayudara a levantarse. Una vez de pie se giro hacia Naruto y le sonrio levemente. –Ya estoy mejor ¿Ves?

-Si hay algo que pudiera hacer…  -el rubio lo miro suplicante mientras llevaba sus manos hacia el pecho, estrujando sus dedos.

-En realidad… hay algo que podrias hacer –dijo Sasuke haciendo un gesto de dolor al quitarse el paño con hielo de sus genitales.

Naruto lo miro con interés y alegría al mismo tiempo -¿En serio? Dime y lo hare.

-Quiero una cita contigo –dijo Sasuke sencillamente mientras dejaba el paño en la pequeña mesa que había en el centro de la sala.

-¿!Que!? –exlamaron Itachi y Naruto al mismo tiempo.

El primero en reaccionar fue el Uchiha mayor- Sasuke te estas pasando, solo fue un pequeño accidente, no tienes que aprovecharte. –dijo Itachi con el ceño fruncido acercándose a su hermano.

-Oh, vamos. Solo es una cita –Sasuke sonrio con arrogancia y metio sus manos en los bolsillos del pantalón. –No es como si fuera a comérmelo ni algo por el estilo –Su vista se clavo en Naruto el cual mantenía la cabeza agachada mirando el suelo –Aunque…

-Sasuke. –Dijo en tono de advertencia Itachi –el es el hermano menor de mi esposo, podras ser mi ototou pero no voy a dejar que le hagas algo.

-Lo dices como si fuera a violarlo o algo parecido –Sasuke lo miro frunciendo el ceño.

-Se que no lo harias, Sasuke. Per.. –Itachi se vio interrumpido.

-Esta bien, lo hare –dijo Naruto finalmente alzando la cabeza y mirando a el menor de los Uchihas directamente a los ojos –Si eso es lo que quieres esta bien, después de todo, es culpa mia.

Itachi lo miro sorprendido –Naruto no es culpa tuya. Es culpa de este idiota por estar en el medio.

-¡Hey! No soy idiota.

Naruto sonrio y negó levemente –No te preocupes, Ita. Estare bien. Además, como dijo Sasuke, no es como si me fuera a comer, ¿O si? –pregunto el rubio mirando a Sasuke con una calida sonrisa.

El Uchiha menor lo miro embelasado unos momentos antes de asentir lentamente y devolverle la sonrisa al rubio –Por supuesto.

Itachi suspiro y miro a los dos por ultima vez antes de dirigirse hacia su esposo que estaba en el patio mientras sostenia a su hijo que se había quedado dormido en mitad de su propia fiesta.

 

****

-Muchas gracias por venir, espero la haya pasado de maravilla –despedia Naruto a la ultima familia, agito la mano y cerro la puerta.

-¿Cansado?

El Namikaze se sobresalto al escuchar al menor de los hermanos Uchihas detrás de el y giro rápidamente -¡Sasuke-teme! Me asustaste.

-No importa. Recuerda nuestra cita –Sasuke tomo el pomo de la puerta para abrirla nuevamente –Mañana paso por ti a las 4:00pm –antes de salir el Uchiha se devolvió y se paro delante de Naruto lo miro por unos momentos haciendo que el rubio se sonrojara. Había que admitir que Sasuke era atractivo. Se inclino un poco y le dio un beso en la comisura de los labios como despedida- Ahora si, me voy. –dijo saliendo de la casa y dejando a un rubio paralizado y con la mente hecha un desastre.

 

 

Actualidad

-Y asi fue como conoci a tu padre –termino Naruto con una sonrisa.

-Debio ser doloroso –Menma se llevo las manos a la entrepierna haciendo un gesto de dolor.

Naruto solto una pequeña carcajada y revolvió el negro cabello de su hijo. –Tal vez –dijo mirandolo –pero bueno.. ve a cepillarte los dientes y a dormir, mañana tienes que ir al colegio.

-Esta bien –Menma se paro del sofá, se despidió de su papa con un beso y salio corriendo hacia las escaleras –¡Descansa, papa!

-Descansa, hijo –susurro Naruto.

Una vez solo se permitio pensar en Sasuke, su Sasuke.

Vaya, cuanto lo extrañaba.

Giro su cabeza hacia la chimenea y se paro dirigiéndose hacia allí. Tomo una de las fotografías y no pudo evitar que sus ojos se cristalizaran debido a las lagrimas. En la foto se podía observar a un Sasuke mirando a Menma atentamente mientras lo sostenia y a un Naruto mas joven mirándolos con amor.

Desgraciadamente Sasuke murió debido a un accidente de carro, mientras volvia del trabajo. Según los oficiales. Sasuke se había quedado dormido en mitad de camino, no vio el carro que venia a su izquierda y fue inevitable frenar el coche. El moreno había muerto en el impacto. Naruto sabia que el Uchiha no había estado durmiendo bien, debido a un importante proyecto que tenia que entregar al dueño de la empresa en la que trabajaba.

Debio haber hecho algo.

Cuando eso sucedió. Menma apenas tenia 1 año de edad. Y aun después de 11 años seguía amando a Sasuke como la primera vez, aunque no estuviera a su lado. Menma ya tenia 12 años, tenia que seguir adelante por su hijo, y por el.

Y asi lo hizo.

Escucho la puerta abrirse y rápidamente se seco las lagrimas, dejo la fotografía en su sitio y se dirigio hacia la entrada.

-Ya estoy en casa, amor –dijo un pelirrojo besándo a Naruto en la frente.

-Bienvenido a casa, Gaara –Naruto le sonrio tiernamente y lo condujo hacia la mesa para servirle la cena.

Naruto conocio a Sabaku no Gaara 4 años después de la muerte de Sasuke, al principio no quería aceptar los sentimientos que empezaba a sentir por el pelirrojo, pero el que lo ayudo a dar ese paso fue nada mas y nada menos que Itachi, aun recordaba sus palabras.

Naruto, se que amaste, amas y amaras a mi hermano para toda la vida. Pero también debes darte una oportunidad en conocer otras personas. Se que Sasuke donde sea que este, diría lo mismo. Porque a el no le gusta verte triste. Asi que dale una oportunidad a ese pelirrojo, que se que muere por ti.

Y después de eso no dudo en hacerlo. No se arrepentia.

Gaara lo respetaba y lo queria. A Menma lo trataba como si fuera su propio hijo.

Naruto lo miro por la ventana que comunicaba la cocina con el comedor y sonrio levemente.

No. Nunca dejaría de amar a Sasuke. Pero como dijo Itachi, tenia que seguir adelante. Ahora tenia a otra persona en su vida y sabia que Sasuke donde sea que este, lo estaba observando con su típica sonrisa.

 

 

-Prometeme que me amaras toda la vida –dijo Sasuke mirando a Naruto directo a los ojos.

-Hasta que muera, Sasuke –el moreno sonrio y se acerco para besarlo en los labios dulcemente.

-Oh… Parece que alguien tiene celos –dijo Naruto bajando la vista hacia su hijo que apenas tenia 1 mes de nacido, y se movia inquieto debido al beso de sus padres.

Sasuke lo tomo entre sus brazos y lo miro atentamente. Naruto miro a su hijo y a su esposo con infinita ternura. De pronto los tres sintieron un flash de una cámara y levantaron sus cabezas para ver a la persona delante de ellos.

-Esta es la foto mas hermosa que he tomado, hmm –dijo Deidara asintiendo varias veces, sintiendose orgulloso de si mismo.

Naruto sonrio y miro a su esposo que volvió a mirar a su hijo como si estuviera analizando cada detalle de su pequeño y sonrojado rostro.

-Sasuke- llamo el rubio cálidamente.

El nombrado subio la cabeza y lo miro -¿Naruto?

-Te amo, Sasuke. Gracias por todo –Naruto lo miro rojo hasta mas no poder.

Sasuke lo observo por unos momentos y sonrio de oreja a oreja –Deberias agradecerle a ese pequeño niño en aquella fiesta –Dijo el moreno refiriéndose al accidente de cuando se conocieron –Tambien te amo, Naruto.

Los dos sonrieron y miraron a su hijo que en ese momento se había quedado dormido.

Notas finales:

Si les gusto no olviden comentar. 

Los quiero.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: